PUBLICIDAD

El Opus Dei sobre el cura investigado: «Total colaboración para curar las heridas»

Recogemos el comunicado de la Prelatura
|

A propósito de la noticia publicada en algunos medios de comunicación sobre un sacerdote de la prelatura (Manuel Cociña), con gran dolor y cercanía a los afectados, confirmamos que:

1. En agosto de 2018 la prelatura del Opus Dei en España recibió una denuncia de abuso sexual contra este sacerdote, ocurrida en Sevilla en el curso 2002-2003. El denunciante era mayor de edad en el momento de los hechos.

  1. El 14 de septiembre de 2018 el Vicario Regional de la Prelatura del Opus Dei en España, a instancias del Prelado, ordenó una Investigación Preliminar en conformidad con el canon 1717 del Código de Derecho Canónico.
  2. El Prelado del Opus Dei adoptó, con fecha 1 de octubre de 2018, la medida cautelar de restringir la actividad pastoral de este sacerdote al ámbito del Centro de la Prelatura en el que reside, y en todo caso con mayores de 30 años.

    4. Como es lógico, la investigación incluye la declaración del denunciante tomada en Chile, país donde reside. El expediente se remitió a la Santa Sede (Congregación para la Doctrina de la Fe), en diciembre de 2018, donde se encuentra en fase de estudio.

    5. Queremos manifestar nuestra cercanía y apoyo al denunciante, así como el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas.

  3. No tenemos constancia de menores involucrados. Cualquier persona afectada puede dirigirse a proteccionmenores.es@opusdei.org

12 comentarios en “El Opus Dei sobre el cura investigado: «Total colaboración para curar las heridas»
  1. Yo conocí y traté a Manuel Cociña en los tiempos en que fuí socio, y más tarde presidente, de la Peña Egulbati, en Pamplona, y puedo y debo decir que mi relación con esa persona fue magnífica y muy, pero que muy amena. En ningún momento me llegaron habladurías, comentarios negativos y menos denuncias. Recuerdo que fuimos un autobús entero de la peña a Barcelona a su ordenación sacerdotal. Ojalá estemos ante una denuncia falsa, que haberlas haylas, máxime tratándose de una supuesta víctima mayor de edad. Yo no soy de los de poner la mano en el fuego, ni siquiera por mí mismo. Pido a Dios que se resuelva cuanto antes y que prevalezca la Verdad, pues la Verdad nos hace libres, a todos.

    1. Belzunegui ¿tú has dicho que ojalá el acusado salga bien librado o que le pides a Dios que resplandezca la Verdad? Es que no es lo mismo.

      1. Para buen entendedor… ¿no es acaso lo mismo?
        Si quieres puedes poner el segundo enunciado primero y ahí queda todo bien entendido.
        No seamos tan minuciosos con tal de tener algo que decir!

        1. Es obvio que no es lo mismo. Y si no lo ves, tienes un serio problema: de entendimiento y de moralidad.
          Y yo diré lo que me dé la gana. Y tú, a mandar y censurar, en tu casa y con los tuyo. No te columpies.

  2. A mí ya es que me da igual el resultado final de este enésimo caso. Lo que NO HAY DERECHO es cómo ha puesto de perdida y sucia la Iglesia de Cristo todo este grotesco sanedrín embebido de sí mismo y engolado.

  3. Belzunegui, un consejo: ponga las manos en el fuego pero solo por Dios.

    Que la Verdad aflore, pero siempre sabiendo que ella proviene de Su Palabra, que ilumina las conciencias, hoy lamentablemente debilitadas, precisamente por negarse a escucharlo a Él y a su Iglesia Católica con su doctrina bi-milenaria, que excluye nuevos paradigmas jorgistas.

    Los casos de abusos sexuales son los más difíciles de probar. Hay medios para hacerlo, incluso si el acusado niega los hechos denunciados. Esos mismos medios se pueden utilizar para probar la inocencia del acusado.

    El Opus Dei, vista su declaración, denota que sugiere que al no estar un menor involucrado tendría menos importancia y trascendencia al asunto. Esto en línea con el jorgismo que asegura que los abusos homosexuales de los eclesiásticos, son «algo de orden privado» y «asunto de naturaleza administrativa». Nada que involucre el manoseo de algo sagrado y a la ética cristiana.

    1. El Opus Dei, respecto del cual tengo muchas discrepancias, en su nota, al decir que el denunciante era mayor de edad, no «sugiere» nada, sino que se limita a expresar un hecho. Después cada uno sacará sus consecuencias.

      Es obvio que el abuso de un menor es más grave que el de un mayor (y el de un niño de 7 años es mas grave que el de un menor con 17). Pero el abuso de un mayor sigue siendo grave, sobre todo si se encuentra en circunstancias de vulnerabilidad.

      En este caso, algunos medios han publicado que los abusos se produjeron en el entorno del sacramento de la penitencia; no durante la confesión sino inmediatamente después. Y esto sería gravísimo, y podría implicar además un abuso de conciencia.

      Nosotros no podemos hacer nada mejor que rezar por víctimas y culpables. Rezar por aquellos sacerdotes que han llegado a tanta perversión (muchos de los cuales supongo que serán enfermos mentales) y por la mayoría de sacerdotes fieles, que hoy tiene «el techo de cristal».

      1. A ver Juanjo, usted sostiene que «el Opus Dei, respecto del cual tengo muchas discrepancias, en su nota, al decir que el denunciante era mayor de edad, no “sugiere” nada, sino que se limita a expresar un hecho. Después cada uno sacará sus consecuencias.»

        El problema es previo, es decir, imaginar porqué el Opus Dei, de un CONJUNTO NUMEROSO DE HECHOS que integran la denuncia,, elige ése HECHO: que no involucra un menor.

        Usted tienen el derecho a pensar que sólo expresa un hecho y nada más.

        Por mi lado, conociendo de primera mano cómo funciona la obra cuando determinadas cuestiones caen en la orbita de la central romana -le puedo asegurar que han defendido lo indefendible- vía bajar línea de discursos para sostener a integrantes de la Obra que son, me consta y se le hecho constar a algunos de ellos con pruebas irrefutables, unos auténticos delincuentes.

        La línea del Opus ahora es defender a este cura, minimizando la gravedad de la denuncia.

        1. Por último, coincido plenamente con su último párrafo del comentario del 11 abril, 2019 a las 9:11 am.

          Hay que rezar por todos los sacerdotes, incluso por aquellos que han caído en garras del Enemigo. Pero rezar por su conversión y arrepentimiento, huyendo de las tapaderas para que aflore la Verdad, que viene de Su Palabra.

          Y también por las víctimas si son reales. Si no lo son para que hagan conciencia de la gravedad de una falsa denuncia, con culpa aumentada si es contra un sacerdote de Cristo.

  4. Señores responsables de Infovaticana, solicito por este medio pongan límites al teclado fácil de La Cigüeña de la Torre.

    No es admisible que en un medio católico de primer orden como éste, alguien en un blog que se aloja aquí, sugiera que las actividades homosexuales –Fernández las da por probadas antes que la CDF- y atribuidas a un cura del Opus Dei, son fruto de dos Papas de la Iglesia Católica.

    NI los habituales bergoFSSPX que pululan en su blog han llegado a sostener tan enorme fantasía, que denigra solo a quien la formula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles