PUBLICIDAD

Un periodista le niega el saludo, bromeando, al Santo Padre

Durante el vuelo a Marruecos
|

Un periodista italiano, Claudio Lavagna, durante el vuelo de ida del Viaje Apostólico que Su Santidad realizó el pasado fin de semana a Marruecos, protagonizó una escena surrealista a raíz de la famosa polémica del anillo papal.

El Vaticano, a través del director de la Sala Stampa, Alessandro Gisotti, ya explicó que aquel extraño besamanos se debió a ‘razones de higiene’, pero un periodista italiano que iba en el vuelo papal durante el viaje a Marruecos este fin de semana, Claudio Lavagna, quiso entrar de nuevo en el tema.

En un acto que algunos podrían tachar, y no sin falta de razón, de irrespetuoso, el periodista corresponsal de la NBC, al ir a saludar al Pontífice y una vez que éste le había tendido la mano para estrechársela, súbitamente se la retira con un tono de broma, recordando a los fieles que en Loreto no pudieron besar el anillo papal.

El Papa aprovechó para explicar, como había adelantado Gisotti, que su actitud en Loreto, retirando la mano cuando los fieles querían besarle el anillo, se debió a razones higiénicas porque vio que tenía la mano mojada y temió la propagación de gérmenes.

10 comentarios en “Un periodista le niega el saludo, bromeando, al Santo Padre
  1. ¿Por qué no dice la verdad acerca de la historia de retirar la mano? ¿Que tenía la mano mojada? Es que no doy crédito.
    Si temía la propagación de gérmenes, hubiera sido más sencillo decir, viva voce, que la gente no le besara el anillo. Hubiera quedado más elegante que lo que hizo.

    1. Somos cristianos, no franciscanos.

      Ni de Pablo, ni de Kefas, ni de Santiago, ni de Francisco: de Cristo. Si el Papa se equivoca es nuestro deber corregirle fraternalmente, y si no podemos llegar a él (por ser meros laicos) debemos advertir a los demás para que no caigan en el error: “Corregir al Ignorante” es una de las obras de misericordia corporales que son necesarias para la salvación.

  2. ¿Alguien podría imaginar una irreverencia tal a la figura del Vicario de Cristo? Resulta impensable que un periodista se animara a semejante descaro frente a la hierática figura de Pío XII, a la imponente figura de Juan Pablo II o a la piadosa figura de Benedicto XVI. Y era impensable porque las figuras de esos pontífices romanos “imponían” ya sea la majestad, la santidad, la dignidad o la importancia del sublime cargo para el que habían sido elegidos.
    El Papa Francisco impone la burla y la risa. Dino Risi habría podido crear varias historias para su “I mostri” con el triste personaje de Jorge Mario, que supera aún a Alberto Sordi en el ejercicio de su personaje.

  3. Pues me parece creible lo que dice el papa de cuestión de higiene pero hay que saber decirlo. El o su largo acompañamiento. Personalmente me ha pasado que en el rito de la paz, en la Misa, no he dado la paz porque estaba con gripe o mal, pero lo he explicado al de al lado (“no te doy la mano que estoy costipado, en bajito), y tan bien. Si el pontífice no es bueno para ciertas estrategias, debería tener a su lado personal más avispado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles