PUBLICIDAD

Blázquez insta a los votantes a no olvidar la defensa de la vida, la familia y la dignidad de la persona

El presidente de la CEE recuerda en su discurso los principios que deben inspirar el voto, y pide promover el empleo, también entre los jóvenes
|

Del 1 al 5 de abril los obispos españoles celebran su Asamblea Plenaria en la sede de la Conferencia Episcopal Española. La sesión inaugural ha tenido lugar esta mañana, con el discurso del presidente de la CEE, el cardenal Ricardo Blázquez. Después intervino, en nombre del nuncio apostólico en España, el consejero de la nunciatura, Mons. Michael F. Crotty.

Re­pro­du­ci­mos ín­te­gro las pa­la­bras del car­de­nal Bláz­quez, publicado por la Agencia SIC

CXIII ASAM­BLEA PLE­NA­RIA DE LA CEE – 1-5 DE ABRIL DE 2019

DIS­CUR­SO INAU­GU­RAL DEL CAR­DE­NAL RI­CAR­DO BLÁZQUEZ PÉREZ, AR­ZO­BIS­PO DE VA­LLA­DO­LID Y PRE­SI­DEN­TE DE LA CON­FE­REN­CIA EPIS­CO­PAL ESPAÑOLA

!.- Sa­lu­dos, re­cuer­dos y agra­de­ci­mien­to

Sa­lu­do fra­ter­nal­men­te a los se­ño­res car­de­na­les, al se­ñor nun­cio, y a los se­ño­res ar­zo­bis­pos y obis­pos, miem­bros de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la. Des­de aquí, sa­lu­do cor­dial­men­te a los obis­pos emé­ri­tos, que hoy no pue­den acompañarnos. Mues­tro mi gra­ti­tud a cuan­tos tra­ba­jan en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, sin cuya co­la­bo­ra­ción leal y com­pe­ten­te no se­ría po­si­ble el cum­pli­mien­to de sus ta­reas pas­to­ra­les. Ma­ni­fies­to mi res­pe­to y afec­to a cuan­tos cu­bren la in­for­ma­ción de esta Asam­blea y a los que co­nec­tan con no­so­tros por su me­dia­ción. A to­dos los aquí pre­sen­tes doy la bien­ve­ni­da.

Des­de la úl­ti­ma Asam­blea Ple­na­ria, que tuvo lu­gar en el mes de no­viem­bre, han fa­lle­ci­do cua­tro her­ma­nos en el epis­co­pa­do: Mons. San­tia­go Gar­cía Ara­cil, ar­zo­bis­po emé­ri­to de Mé­ri­da-Ba­da­joz; Card. Fer­nan­do Se­bas­tián, ar­zo­bis­po emé­ri­to de Pam­plo­na y Tu­de­la; Mons. Jau­me Tra­se­rra, obis­po emé­ri­to de Sol­so­na; y Mons. Ra­fael To­ri­ja, obis­po emé­ri­to de Ciu­dad Real. En­co­men­da­mos a to­dos al Se­ñor, pi­dién­do­le que pre­mie sus tra­ba­jos por el Evan­ge­lio; con­fia­mos que ha­brán es­cu­cha­do de la­bios del Buen Pas­tor: «Sier­vo, bueno y fiel, en­tra en el gozo de tu Se­ñor».

El día 15 de di­ciem­bre re­ci­bió la or­de­na­ción epis­co­pal Mons. José Ma­ría Gil Ta­ma­yo en la ca­te­dral de Ávila acom­pa­ña­do por nu­me­ro­sos obis­pos y co­la­bo­ra­do­res de esta casa, don­de ejer­ció como se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal du­ran­te cin­co años; tres me­ses más tar­de he­mos acom­pa­ña­do al se­ñor obis­po de Ávila en la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca por su her­mano sa­cer­do­te D. Juan An­to­nio. Tam­bién Mons. Fran­cis­co Oroz­co fue or­de­na­do obis­po el día 22 de di­ciem­bre en la ca­te­dral de Gua­dix.

Fe­li­ci­ta­mos a los nue­vos obis­pos: Rvdo. D. Jo­se­ba Se­gu­ra, nom­bra­do obis­po au­xi­liar de Bil­bao, que re­ci­bi­rá la or­de­na­ción epis­co­pal en la ca­te­dral de Bil­bao el día 6 de abril, jus­ta­men­te al día si­guien­te de ter­mi­nar esta Asam­blea Ple­na­ria; igual­men­te fe­li­ci­ta­mos al Rvdo. D. Se­bas­tián Chi­co, nom­bra­do obis­po au­xi­liar de Car­ta­ge­na, que será or­de­na­do obis­po en la ca­te­dral de Mur­cia el día 11 de mayo. Ex­pre­sa­mos a los nue­vos obis­pos nues­tra fe­li­ci­ta­ción cor­dial; son re­ci­bi­dos en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal como her­ma­nos en el mi­nis­te­rio. Ten­drán la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar la aco­gi­da cor­dial que to­dos he­mos ido re­ci­bien­do.

Con fe­cha de 4 de mar­zo de este año el papa Fran­cis­co ha nom­bra­do nun­cio apos­tó­li­co en Aus­tria al ar­zo­bis­po es­pa­ñol Mons. Pe­dro Ló­pez Quin­ta­na, que en los úl­ti­mos años ha sido nun­cio en Li­tua­nia, Es­to­nia y Le­to­nia. Re­ci­ba nues­tra fe­li­ci­ta­ción cor­dial.

Ha sido una fies­ta go­zo­sa de la fe cris­tia­na la bea­ti­fi­ca­ción, el día 9 de mar­zo, en la ca­te­dral de Ovie­do, de nue­ve se­mi­na­ris­tas que fue­ron mar­ti­ri­za­dos en­tre los años 1934-1937 por­que «iban para cu­ras». Tam­bién fue bea­ti­fi­ca­do en la ca­te­dral de Ta­rra­go­na, el día 23, Ma­riano Mu­lle­rat i Sol­de­vi­la, pa­dre de fa­mi­lia y mé­di­co, que pa­de­ció el mar­ti­rio en el año 1936 por su vida cris­tia­na y apos­tó­li­ca. La par­ti­ci­pa­ción de fa­mi­lia­res en la bea­ti­fi­ca­ción im­preg­nó a am­bas ce­le­bra­cio­nes de un sen­ti­do par­ti­cu­lar­men­te en­tra­ña­ble. Los már­ti­res, de­po­si­tan­do con­fia­da­men­te su vida en ma­nos de Dios y otor­gan­do el per­dón en la pro­xi­mi­dad de la muer­te, como nues­tro Se­ñor, a los que les arran­ca­ron la vida, son tes­ti­gos emi­nen­tes de la fe en Je­su­cris­to. Su mar­ti­rio ma­ni­fies­ta cómo Dios saca fuer­za de la de­bi­li­dad, ha­cien­do de la fra­gi­li­dad su pro­pio tes­ti­mo­nio, pues ni la per­se­cu­ción, ni la muer­te ni la vida pu­die­ron se­pa­rar­los del amor de Dios (cf. Rom 9, 35ss). Su vida en­tre­ga­da por amor, sin acu­sa­cio­nes ni re­sen­ti­mien­to, es una lla­ma­da a la con­cor­dia y la paz en­tre to­dos.

El día 13 de mar­zo se cum­plie­ron seis años de la elec­ción del papa Fran­cis­co. Da­mos gra­cias al Se­ñor por el mi­nis­te­rio de la uni­dad en la fe, la si­no­da­li­dad y la mi­sión que ha ins­ti­tui­do en su Igle­sia. En esta opor­tu­ni­dad, ma­ni­fes­ta­mos una vez más nues­tra gra­ti­tud al papa Fran­cis­co por su en­tre­ga va­lien­te y sin re­ser­vas a la mi­sión que el Se­ñor le ha con­fia­do. Sea­mos dó­ci­les a sus en­se­ñan­zas y orien­ta­cio­nes. Apo­yé­mos­lo fren­te a las for­mas de di­sen­so y las crí­ti­cas irres­pe­tuo­sas y a ve­ces des­pia­da­das que pa­de­ce. Pi­da­mos a Dios que lo sos­ten­ga en las prue­bas y que con­ti­núe con­fir­mán­do­nos en la fe, así como en el se­gui­mien­to a Je­su­cris­to.

PUBLICIDAD

2.- Dis­cur­so del papa al fi­nal del En­cuen­tro so­bre «La pro­tec­ción de me­no­res en la Igle­sia»

Dos dis­cur­sos del papa Fran­cis­co me han sor­pren­di­do par­ti­cu­lar­men­te. El pri­me­ro fue pro­nun­cia­do el día 17 de oc­tu­bre de 2015 en el aula Pa­blo VI, en el mar­co de una  Asam­blea si­no­dal, al cum­plir­se cin­cuen­ta años de la erec­ción por el papa Pa­blo VI del Sí­no­do de los Obis­pos (cf. De­cre­to Ch­ris­tus Do­mi­nus, n. 5). En una vi­tri­na, co­lo­ca­da en el re­ci­bi­dor que da paso a la Sala Ner­vi, se po­día con­tem­plar el tex­to es­cri­to a lá­piz con una gra­fía be­lla y se­gu­ra del de­cre­to de erec­ción, ti­tu­la­do Apos­to­li­ca so­lli­ci­tu­do. Pron­to nos di­mos cuen­ta, los que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en aque­lla ce­le­bra­ción, que el dis­cur­so des­bor­da­ba lo nor­mal­men­te exi­gi­do por una con­me­mo­ra­ción cin­cuen­te­na­ria de un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te para sor­pren­der­nos al com­pro­bar cómo el pa­sa­do se abría a un fu­tu­ro con reales no­ve­da­des. La con­me­mo­ra­ción del Sí­no­do de los Obis­pos se des­ple­ga­ba en la reali­dad más am­plia y en­vol­ven­te de la si­no­da­li­dad. Des­de el inicio de su mi­nis­te­rio, el ac­tual obis­po de Roma ha­bía ex­pre­sa­do su in­ten­ción de pro­fun­di­zar en el al­can­ce de la ins­ti­tu­ción del Sí­no­do. Con­te­nía, el dis­cur­so, una im­por­tan­te pers­pec­ti­va de fu­tu­ro enun­cia­da en es­tos tér­mi­nos: «La Igle­sia del si­glo XXI será una Igle­sia si­no­dal».

El se­gun­do dis­cur­so que me pa­re­ció es­pe­cial­men­te re­le­van­te fue el pro­nun­cia­do el día 24 en la lla­ma­da Sala Re­gia del pa­la­cio apos­tó­li­co. El con­tex­to era sig­ni­fi­ca­ti­vo: el papa ha­bía con­vo­ca­do a una reunión, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la Igle­sia, a los pre­si­den­tes de las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les del mun­do y a otras per­so­nas con par­ti­cu­lar res­pon­sa­bi­li­dad ecle­sial. El tema tra­ta­do ha­bía sido «la pro­tec­ción de los me­no­res en la Igle­sia», que des­de ha­cía tiem­po ocu­pa­ba un lu­gar des­ta­ca­do en la Igle­sia y en la so­cie­dad, con una gran do­sis de in­quie­tud y de ex­pec­ta­ción. El papa pro­nun­ció el dis­cur­so, una vez ter­mi­na­da la ce­le­bra­ción de la eu­ca­ris­tía, ante los par­ti­ci­pan­tes en los días pre­vios del En­cuen­tro. Con­fe­ren­cias va­lio­sas pro­nun­cia­das por per­so­nas com­pe­ten­tes; co­mu­ni­ca­ción per­so­nal de los su­fri­mien­tos pa­de­ci­dos por al­gu­nas víc­ti­mas; re­fle­xio­nes im­preg­na­das de em­pa­tía con quie­nes ha­bían pa­de­ci­do abu­sos en la Igle­sia; una ce­le­bra­ción de ca­rác­ter pe­ni­ten­cial en que el si­len­cio y la hon­du­ra eran pal­pa­bles ha­bían ocu­pa­do in­ten­sa­men­te a los par­ti­ci­pan­tes in­vi­ta­dos al En­cuen­tro.

Pues bien, en este con­tex­to pro­nun­ció el papa un dis­cur­so, no lar­go –tam­po­co lo fue el re­fe­ri­do a la si­no­da­li­dad–, pero a la al­tu­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad del mi­nis­te­rio pa­pal, de la reali­dad tra­ta­da y de las ex­pec­ta­ti­vas sus­ci­ta­das den­tro y fue­ra del En­cuen­tro. Yo ten­go la con­vic­ción de que en esa in­ter­ven­ción po­de­mos en­con­trar la orien­ta­ción y las pers­pec­ti­vas fun­da­men­ta­les so­bre esa cues­tión tan gra­ve, hu­mi­llan­te y do­lo­ro­sa. In­vi­to en­ca­re­ci­da­men­te a que sea leí­do con de­te­ni­mien­to.

Me per­mi­to sub­ra­yar, a con­ti­nua­ción, al­gu­nos as­pec­tos del dis­cur­so.

Para co­no­cer un fe­nó­meno de esta mag­ni­tud y para afron­tar­lo ade­cua­da­men­te son im­pres­cin­di­bles los da­tos es­ta­dís­ti­cos y su dis­tri­bu­ción en la so­cie­dad. Cito las pa­la­bras del papa: «La pri­me­ra ver­dad que emer­ge de los da­tos dis­po­ni­bles es que quien co­me­te los abu­sos, o sea las vio­len­cias (fí­si­cas, se­xua­les o emo­ti­vas) son so­bre todo los pa­dres, los pa­rien­tes, los ma­ri­dos de las mu­je­res ni­ñas, los en­tre­na­do­res y los edu­ca­do­res. Ade­más, se­gún los da­tos de UNI­CEF de 2017 re­fe­ri­dos a 28 paí­ses del mun­do, 3 de cada 10 mu­cha­chas que han te­ni­do re­la­cio­nes  se­xua­les for­za­das, de­cla­ran ha­ber sido víc­ti­mas de una per­so­na co­no­ci­da o cer­ca­na a la fa­mi­lia». «Tea­tro de la vio­len­cia no es solo el am­bien­te do­més­ti­co, sino tam­bién el ba­rrio, la es­cue­la, el de­por­te y tam­bién, por des­gra­cia, el ecle­sial». «Es­ta­mos, por tan­to, ante un pro­ble­ma uni­ver­sal y trans­ver­sal que des­gra­cia­da­men­te se ve­ri­fi­ca en to­das par­tes. De­be­mos ser cla­ros: la uni­ver­sa­li­dad de esta pla­ga, a la vez que con­fir­ma su gra­ve­dad en nues­tras so­cie­da­des, no dis­mi­nu­ye su mons­truo­si­dad den­tro de la Igle­sia». «La in­hu­ma­ni­dad de este fe­nó­meno a es­ca­la mun­dial es to­da­vía más gra­ve y más es­can­da­lo­so en la Igle­sia, por­que con­tras­ta con su au­to­ri­dad mo­ral y su cre­di­bi­li­dad éti­ca». «La Igle­sia se sien­te lla­ma­da a com­ba­tir este mal que toca al nú­cleo de su mi­sión: anun­ciar el Evan­ge­lio a los pe­que­ños y pro­te­ger­los de los lo­bos vo­ra­ces». «Qui­sie­ra re­afir­mar con cla­ri­dad: si en la Igle­sia se des­cu­bre un solo caso de abu­so –que re­pre­sen­ta ya en sí mis­mo una mons­truo­si­dad–, ese caso será afron­ta­do con la ma­yor se­rie­dad».

El abu­so de po­der, apro­ve­chan­do la po­si­ción de in­fe­rio­ri­dad del in­de­fen­so, ade­más de en abu­sos se­xua­les «está pre­sen­te en otras for­mas de abu­so de las que son víc­ti­mas casi 85 mi­llo­nes de ni­ños, ol­vi­da­dos por to­dos: los ni­ños sol­da­do, los me­no­res pros­ti­tui­dos, los ni­ños malnu­tri­dos, los ni­ños se­cues­tra­dos y fre­cuen­te­men­te víc­ti­mas del mons­truo­so co­mer­cio de ór­ga­nos hu­ma­nos, o tam­bién trans­for­ma­dos en es­cla­vos, los ni­ños víc­ti­mas de la gue­rra, los ni­ños re­fu­gia­dos, los ni­ños abor­ta­dos y así su­ce­si­va­men­te». La erra­di­ca­ción de los abu­sos de me­no­res tie­ne un cam­po in­men­so por de­lan­te. Aun­que el En­cuen­tro se cen­tró en la «pro­tec­ción de me­no­res en la Igle­sia», de­be­mos es­tar aten­tos a otras for­mas de abu­so y hu­mi­lla­ción y en cual­quier lu­gar en que acon­tez­ca.

El papa pro­fun­di­za, a con­ti­nua­ción, en el sig­ni­fi­ca­do de los abu­sos. Son, cier­ta­men­te, ins­tru­men­ta­li­za­ción de me­no­res; y pue­den ser tam­bién de­li­tos, que por res­pe­to a quie­nes han pa­de­ci­do esta ac­ción abo­mi­na­ble no pue­den que­dar im­pu­nes; la víc­ti­ma, la fa­mi­lia, la Igle­sia, la so­cie­dad exi­gen que no se ocul­ten, que sean juz­ga­dos, que no que­den im­pu­nes, que se cor­te la di­fu­sión de este mal. To­dos com­par­ti­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger a los me­no­res, y por ello de con­tri­buir a que se haga jus­ti­cia.

Los abu­sos son tam­bién pe­ca­do ante Dios, que hie­re pro­fun­da­men­te a la per­so­na y que con­ta­mi­na la vida ecle­sial. En es­tos he­chos se per­ci­be cla­ra­men­te tan­to el po­der des­truc­ti­vo del pe­ca­do como su di­men­sión so­cial. Por otra par­te, el per­dón de los pe­ca­dos por Dios no exi­me del cas­ti­go por los de­li­tos co­me­ti­dos.

Con pa­la­bras del papa: «Her­ma­nos y her­ma­nas, hoy es­ta­mos de­lan­te de una ma­ni­fes­ta­ción del mal, des­ca­ra­da­men­te agre­si­va y des­truc­ti­va. De­trás y den­tro de esto está el es­pí­ri­tu del mal. Esto qui­sie­ra de­cí­ros­lo con la au­to­ri­dad de her­mano y de pa­dre, cier­ta­men­te pe­que­ño y pe­ca­dor, pero que es el pas­tor de la Igle­sia que pre­si­de en la ca­ri­dad: en es­tos ca­sos do­lo­ro­sos veo la mano del mal que no per­do­na ni si­quie­ra la inocen­cia de los pe­que­ños».

El pa­sa­do no po­de­mos can­ce­lar­lo; pero sí po­de­mos afron­tar­lo «pu­ri­fi­can­do la me­mo­ria» a tra­vés de la con­ver­sión, de la re­pa­ra­ción de los he­ri­dos y de la pre­ven­ción de cara al fu­tu­ro. Así dijo el papa: «El ob­je­ti­vo de la Igle­sia será es­cu­char, tu­te­lar, pro­te­ger y cui­dar a los me­no­res abu­sa­dos, ex­plo­ta­dos y ol­vi­da­dos. Ha lle­ga­do la hora de co­la­bo­rar jun­tos para erra­di­car di­cha bru­ta­li­dad del cuer­po de nues­tra hu­ma­ni­dad, adop­tan­do to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias ya en vi­gor a ni­vel in­ter­na­cio­nal y a ni­vel ecle­sial». «El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de cual­quier me­di­da es el de pro­te­ger a los me­no­res e im­pe­dir que sean víc­ti­mas de cual­quier abu­so psi­co­ló­gi­co y fí­si­co». En­tre las me­di­das que el papa se­ña­la es­tán: «Re­afir­mar la exi­gen­cia de uni­dad de los obis­pos en la apli­ca­ción de pa­rá­me­tros que ten­gan va­lor de nor­mas y no solo de orien­ta­ción. Desa­rro­llar un nue­vo y efi­caz plan­tea­mien­to para la pre­ven­ción en to­das las ins­ti­tu­cio­nes y am­bien­tes de ac­ti­vi­dad ecle­sial».

Des­pués de lo di­cho en el dis­cur­so, a mu­chos e im­por­tan­tes as­pec­tos del mis­mo no he po­di­do ni si­quie­ra alu­dir por el tiem­po dis­po­ni­ble aho­ra. El papa, an­tes de con­cluir, ex­pre­sa lo si­guien­te: «Per­mi­tid­me aho­ra un agra­de­ci­mien­to de co­ra­zón a to­dos los sa­cer­do­tes y a los con­sa­gra­dos que sir­ven al Se­ñor con fi­de­li­dad y to­tal­men­te, y que se sien­ten des­hon­ra­dos y des­acre­di­ta­dos por la con­duc­ta ver­gon­zo­sa de al­gu­nos de sus her­ma­nos. To­dos  –Igle­sia, con­sa­gra­dos, Pue­blo de Dios y has­ta Dios mis­mo– su­fri­mos las con­se­cuen­cias de su in­fi­de­li­dad. Agra­dez­co en nom­bre de toda la Igle­sia, a la gran ma­yo­ría de sa­cer­do­tes que no solo son fie­les al ce­li­ba­to, sino que se gas­tan en un mi­nis­te­rio, que hoy es más di­fí­cil por los es­cán­da­los de unos po­cos –pero siem­pre de­ma­sia­dos– her­ma­nos su­yos. Y gra­cias tam­bién a los lai­cos que co­no­cen bien a sus bue­nos pas­to­res y si­guen re­zan­do por ellos y sos­te­nién­do­los».

Ter­mi­na el papa con­ven­ci­do en la fe de que este mal será opor­tu­ni­dad para la pu­ri­fi­ca­ción. Con «obs­ti­na­da es­pe­ran­za» afir­ma que el Se­ñor no nos aban­do­na. Las prue­bas acri­so­lan la es­pe­ran­za, pero no la apa­gan.

El ex­tra­or­di­na­rio dis­cur­so del papa, del cual he­mos ci­ta­do al­gu­nos pá­rra­fos, las nue­ve po­nen­cias pro­nun­cia­das por per­so­nas com­pe­ten­tes en la cues­tión y tes­ti­mo­nios con­mo­ve­do­res de víc­ti­mas, de todo lo cual se fue in­for­man­do pun­tual­men­te du­ran­te el En­cuen­tro, apa­re­ce­rán es­tos días en la Bi­blio­te­ca de Au­to­res Cris­tia­nos. Con­fío en que pue­dan re­ci­bir un ejem­plar los par­ti­ci­pan­tes en esta Asam­blea Ple­na­ria.

3.- El don de la vo­ca­ción pres­bi­te­ral

En el or­den de te­mas de esta Asam­blea Ple­na­ria apa­re­ce el es­tu­dio para su po­si­ble apro­ba­ción del Plan de For­ma­ción para los Se­mi­na­rios Ma­yo­res de Es­pa­ña. Con ello la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal quie­re cum­plir la en­co­mien­da que nos hace la nue­va Ra­tio fun­da­men­ta­lis ins­ti­tu­tio­nis sa­cer­do­ta­lisEl don de la vo­ca­ción sa­cer­do­tal, pu­bli­ca­da el 8 de di­ciem­bre de 2016 por la Con­gre­ga­ción para el Cle­ro.

Al­gu­nas no­ve­da­des e in­sis­ten­cias de la Ra­tio –pas­to­ral vo­ca­cio­nal, cur­so pro­pe­déu­ti­co, for­ma­ción hu­ma­na, co­la­bo­ra­ción en­tre dió­ce­sis, for­ma­ción per­ma­nen­te en un úni­co ca­mino dis­ci­pu­lar y mi­sio­ne­ro– es­tán desa­rro­lla­das en el tex­to que se so­me­te a con­si­de­ra­ción de esta Ple­na­ria, des­pués de un pri­mer y sa­tis­fac­to­rio es­tu­dio rea­li­za­do en la Asam­blea de no­viem­bre.

La im­por­tan­cia de la pas­to­ral vo­ca­cio­nal apa­re­ce re­for­za­da por el re­cien­te Sí­no­do de los Obis­pos, cuyo tema fue «los jó­ve­nes, la fe y el dis­cer­ni­mien­to vo­ca­cio­nal». El día 25 del pa­sa­do mes de mar­zo, en dos cir­cuns­tan­cias elo­cuen­tes, a sa­ber, en la fies­ta de la Anun­cia­ción del Se­ñor y en pe­re­gri­na­ción al san­tua­rio de Lo­re­to, hizo pú­bli­ca el papa Fran­cis­co la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca pos­tsi­no­dal Ch­ris­tus vi­vit («Cris­to vive, es­pe­ran­za nues­tra»). Aco­ge­mos la ex­hor­ta­ción con gra­ti­tud y con el em­pe­ño de de­di­car­le la aten­ción que me­re­ce. Es im­por­tan­te sub­ra­yar la pas­to­ral vo­ca­cio­nal al sa­cer­do­cio mi­nis­te­rial, in­dis­pen­sa­ble para la vida de la Igle­sia. No que­re­mos con­for­mar­nos con ad­mi­nis­trar la es­ca­sez; desea­mos ser cau­ce de nue­vas lla­ma­das que, sin duda, el Se­ñor si­gue rea­li­zan­do. Se debe cui­dar par­ti­cu­lar­men­te el dis­cer­ni­mien­to y acom­pa­ña­mien­to de la sa­lud hu­ma­na y es­pi­ri­tual de los se­mi­na­ris­tas y los sa­cer­do­tes, en el mo­men­to ecle­sial y so­cial tan exi­gen­te que vi­vi­mos.

El ca­rác­ter co­mu­ni­ta­rio y el sen­ti­do mi­sio­ne­ro del mi­nis­te­rio del fu­tu­ro pas­tor atra­vie­san todo el ca­mino dis­ci­pu­lar y con­fi­gu­ra­ti­vo de la for­ma­ción del can­di­da­to en el don de sí mis­mo al Se­ñor, a la Igle­sia y al mun­do, que es el con­te­ni­do esen­cial de la ca­ri­dad pas­to­ral.

El día 10 de mayo pró­xi­mo ce­le­bra­mos la me­mo­ria li­túr­gi­ca de san Juan de Ávila, de­cla­ra­do por el papa Pío XII el año 1946 pa­trono del cle­ro se­cu­lar es­pa­ñol. La coin­ci­den­cia de los cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta años de su muer­te en Mon­ti­lla (Cór­do­ba) con la pre­pa­ra­ción del nue­vo Plan de For­ma­ción para nues­tros se­mi­na­rios ma­yo­res nos in­vi­ta a aco­ger­nos con par­ti­cu­lar con­fian­za a la in­ter­ce­sión de nues­tro pa­trono en fa­vor de los sa­cer­do­tes, de los se­mi­na­ris­tas y de las vo­ca­cio­nes al mi­nis­te­rio pres­bi­te­ral.

In­vo­que­mos al Es­pí­ri­tu San­to para que este nue­vo Plan de For­ma­ción y la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca im­pul­sen en­tre no­so­tros una re­no­va­da pas­to­ral de las vo­ca­cio­nes al sa­cer­do­cio apos­tó­li­co y la for­ma­ción ade­cua­da en nues­tros se­mi­na­rios.

4.- Ante las pró­xi­mas elec­cio­nes

En poco tiem­po, va­rias ve­ces, so­mos los ciu­da­da­nos con­vo­ca­dos a las ur­nas; son acon­te­ci­mien­tos re­le­van­tes de la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y un ejer­ci­cio que re­cla­ma la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos.

Per­mí­tan­me que ex­pre­se, en esta opor­tu­ni­dad, al­gu­nos de­seos que es­toy con­ven­ci­do de que co­nec­tan con los de mu­chas per­so­nas. La de­di­ca­ción a la po­lí­ti­ca es un ser­vi­cio ne­ce­sa­rio y digno al bien co­mún. Es­pe­ra­mos que los que tra­ba­jan de esta for­ma por la so­cie­dad res­pon­dan leal­men­te a la en­co­mien­da que los ciu­da­da­nos les con­fían. La hon­ra­dez los acre­di­ta y en­no­ble­ce; la co­rrup­ción, en cam­bio, los de­gra­da y en­vi­le­ce. Ne­ce­si­ta­mos la ejem­pla­ri­dad de quie­nes pre­si­den las ins­ti­tu­cio­nes para for­ta­le­cer la mo­ra­li­dad en la so­cie­dad.

Re­cuer­do al­gu­nas cau­sas que re­quie­ren por par­te de vo­tan­tes y ele­gi­dos una con­si­de­ra­ción par­ti­cu­lar: la de­fen­sa de la vida hu­ma­na des­de el ama­ne­cer has­ta el oca­so, des­de la con­cep­ción has­ta el fin na­tu­ral, ya que en todo su re­co­rri­do y en to­das las cir­cuns­tan­cias está en jue­go la dig­ni­dad de per­so­nas; el cui­da­do y pro­mo­ción de la fa­mi­lia, que es au­tén­ti­co pi­lar de la so­cie­dad, de­ci­si­va para la edu­ca­ción de los hi­jos, apo­yo en la en­fer­me­dad, ayu­da en las cri­sis in­di­vi­dua­les y so­cia­les, equi­li­brio de las per­so­nas y es­ta­bi­li­dad de la so­cie­dad. El tra­ba­jo, sub­ra­yo aho­ra es­pe­cial­men­te el de los jó­ve­nes, es ne­ce­sa­rio para rea­li­zar­se per­so­nal­men­te, ga­nar­se el pan de cada día, ser re­co­no­ci­do en su dig­ni­dad per­so­nal y para cons­ti­tuir una fa­mi­lia. Re­cla­me­mos res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, y nos exi­ja­mos la co­rres­pon­dien­te obli­ga­ción, sin dis­cri­mi­na­ción «al­gu­na por ra­zón de na­ci­mien­to, raza, sexo, re­li­gión, opi­nión o cual­quier otra con­di­ción o cir­cuns­tan­cia per­so­nal o so­cial» (Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, art. 14). El ca­mino es la jus­ti­cia y la paz, la li­ber­tad y la con­cor­dia. Los de­re­chos y los co­rres­pon­dien­tes de­be­res cons­ti­tu­yen una uni­dad ar­mo­nio­sa den­tro de la cual nin­guno debe se­pa­rar­se de los de­más.

Desea­mos que en es­tos acon­te­ci­mien­tos, tan im­por­tan­tes y de­ci­si­vos para la vida en so­cie­dad, bri­llen tan­to la cla­ri­dad en las pro­pues­tas como el res­pe­to en las for­mas de co­mu­ni­ca­ción. Los in­sul­tos no son ar­gu­men­tos; más bien, la des­ca­li­fi­ca­ción de las per­so­nas es in­di­cio de ra­zo­nes dé­bi­les. Los ciu­da­da­nos tie­nen de­re­cho y obli­ga­ción de co­no­cer y so­pe­sar los pro­gra­mas elec­to­ra­les. La ma­ni­pu­la­ción de la ver­dad y la des­in­for­ma­ción in­ten­cio­na­da son par­ti­cu­lar­men­te da­ñi­nas en pe­rio­dos elec­to­ra­les, ya que las con­se­cuen­cias pue­den ser gra­ves y de lar­go al­can­ce.

La pa­pe­le­ta que de­po­si­ta­mos en la urna con­tie­ne nues­tras le­gí­ti­mas ex­pec­ta­ti­vas y ex­pre­sa nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

Ma­drid, 23 de mar­zo de 2019

 

Documentos de estudio e informaciones

La Asamblea estudiará el borrador de modificación de Estatutos de la CEE que ha redactado la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y el plan de formación para los seminarios mayores de España, que está elaborando la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades. Además, Mons. Braulio Rodríguez presentará la propuesta de creación de un organismo encargado de cuestiones relativas al Rito Hispano-Mozárabe y la aprobación de sus Estatutos.

Los obispos recibirán información sobre la situación actual de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) y del Colegio Español de San José de Roma, por parte de sus rectores. Además, el obispo de Córdoba, Mon. Demetrio Fernández, hablará sobre el 450 aniversario de la muerte de San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia universal y patrón del clero secular en España.

Eucaristía en Getafe y otros temas del orden del día

Los obispos españoles se desplazarán el miércoles a Getafe, donde concelebrarán la Eucaristía con motivo del Año Santo organizado por la diócesis de Getafe en el centenario de la consagración al Sagrado Corazón de Jesús.

Como es habitual en la Plenaria de abril, se aprobarán las Intenciones de la Conferencia Episcopal Española del año 2020 para el Apostolado de la Oración.

La Plenaria tratará también diversos asuntos de seguimiento y económicos; repasará las actividades de las distintas Comisiones Episcopales; y procederá a la aprobación de distintas Asociaciones Nacionales.

Fuente: Conferencia Episcopal Española

2 comentarios en “Blázquez insta a los votantes a no olvidar la defensa de la vida, la familia y la dignidad de la persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles