Sorondo, piensa en los pobres pero sirve a los ricos

|

En una entrevista concedida a La Repubblica el día de la marcha contra el cambio climático, el canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de Ciencias Sociales presenta una visión del mundo al revés…

 

Vamos, que parece que uno de los principales inspiradores de la marcha de estudiantes de ayer por el clima ha sido el Papa con su encíclica Laudato Si’. Nos lo dice Avvenire, y además en el titular que abre la primera página (del 15 de marzo): parece que las calles italianas se llenaron de jóvenes «que se han criado en asociaciones eclesiales, grupos de oración y escuelas igualitarias» como testimonio de que «el mensaje de la Laudato Si’ está dejando huella».

Y nos lo dice el inefable monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de Ciencias Sociales, que en una entrevista concedida a La Repubblica afirma que «está convencido de que Francisco está muy contento por esta iniciativa en defensa del clima».

Apuntémonos también esta: según «el amigo del papa Francisco» (así lo define La Repubblica para darle un poco de autoridad), los estudiantes pueden saltarse el colegio el viernes y dedicar el día a protestar contra el cambio climático como hace su heroína Greta Thunberg. El Papa da su bendición.

No nos gustaría desilusionar a tan grandes autoridades y a los numerosos intelectuales eco-católicos que ayer se volvieron locos en las redes sociales ensalzando el amanecer de una nueva era: ayer también habría muchos jóvenes católicos en las calles, pero la Laudato Si’ no es el motor de la protesta, es sólo una rueda añadida a un coche que otros han proyectado y construido. Con todo el respeto, la adhesión de la Iglesia es solamente la última pieza del puzle para esa ideología ecologista que hunde sus raíces en las sociedades eugenésicas de finales del siglo XIX y principios del XX, que tantas destrucciones provocaron durante el siglo pasado. Y es una ideología financiada por las ricas fundaciones americanas.

Antes o después alguien tendrá que explicárselo a monseñor Sorondo, que una vez más, en la entrevista a La Repubblica, nos explica, desde una óptica totalmente marxista, que el mundo está dividido en ricos y pobres: los ricos contaminan y los pobres mueren; los ricos consumen todos los recursos y los pobres los pagan; los ricos calientan el planeta y los pobres se ahogan (por el nivel de las aguas que sube); los ricos eligen a presidentes americanos de derechas y los pobres pagan las consecuencias. Por lo tanto, es necesaria una revolución y Greta, como un nuevo Moisés, guiará a este pueblo hasta la Tierra prometida.

El esquema de Sorondo tiene la ventaja de ser muy sencillo y fácil de entender, lástima que la realidad quede tan lejos de lo que él piensa. Como ya dijimos ayer, detrás del enfrentamiento sobre las medidas ambientales se mueven intereses que valen cientos de millones de dólares, tanto a nivel local como a nivel global. Y son los millonarios los que financian las campañas ecologistas, por sus propios intereses, ya sean ideológicos o económicos. Creer que lo que les mueve a invertir es la emoción provocada por las imágenes del plástico en el mar o la conmoción por los pobres osos polares a la deriva es más que ingenuo.

Plástico en el mar, osos a la deriva, glaciares que se deshacen, el nivel de los océanos que sube, desiertos que avanzan, etc. en realidad son sólo oportunidades para que aumente el consenso sobre las políticas globales. El estado de emergencia en el que se encuentra la Tierra – según ellos –, justifica la supresión de los derechos.

Los primeros penalizados por las medidas exigidas según un supuesto respeto del ambiente son precisamente los países pobres, a los que se les quiere impedir el desarrollo típico de los países industrializados. Que a su vez se ven obligados a desindustrializarse: la obsesión por las emisiones de anhídrido carbónico (CO2), cuya responsabilidad sobre el cambio climático aún se tiene que demostrar, apunta a ello. Se acusa a los combustibles fósiles, es decir, a toda la economía nacida con la Revolución industrial, que, de hecho, se describe como un punto negativo de la historia de la humanidad. Se sueña con el ideal de un regreso a un mítico pasado y se exaltan las culturas primitivas que vivían en armonía con la naturaleza (un mito que no se corresponde con la realidad).

El objetivo que mueve a este movimiento no es ayudar a que todo el mundo sea rico, o a que, por lo menos, esté bien, sino la necesidad de que todos seamos más pobres para salvar el planeta.

En esta visión global, resulta fundamental limitar al máximo la presencia de la raza humana: no traer hijos al mundo es una elección civilizada, reducir al mínimo la huella ecológica (brillante invención para convencernos de que consumimos demasiado) es un deber. Pero son unos pocos ricos, las élites que dominan el mundo, los que establecen las reglas del juego y deciden los criterios de la sostenibilidad, como en 1994 el Pontificio Consejo para la Familia denunció criticando el concepto de desarrollo sostenible.

Muchas cosas han cambiado desde entonces en el Vaticano, es evidente. Pero entonces la Santa Sede en los foros internacionales defendía de verdad a los pobres, oponiéndose a cualquier acto o documento que pusiera en discusión el valor absoluto de la persona y su dignidad. En cambio hoy la Santa Sede, poniéndose al servicio de las élites que dirigen la ONU, está justo hipotecando el futuro de esos pobres que dice que quiere ayudar.

 

Publicado por Riccardo Cascioli en la NBQ; traducido por Teresa Chaves para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
19 comentarios en “Sorondo, piensa en los pobres pero sirve a los ricos
  1. Ni en lo de llenarse la boca con «los pobres» mientras sirven prosternados a los ricos, son originales estos ceporros mitrados e infulados.

  2. No nos engañemos: Decir Sorondo es decir Francisco. Es la voz de su amo, una voz ambientalista, pauperista, antinatalista, migracionista, homosexualista, genderista, de todo menos católica, la única que se salva. Están empeñados en irse al infierno, pero quieren que les acompañemos.

    1. dices esas mentiras e imbecilidades, primero, porque no das para otra cosa, segundo, porque no has leído que el PApa ha hablado en contra de todo lo que dices. Pero esas informaciones no les interesa darlas a los blogueros infovaticanos, sólo retorcer, manipular y tergiversar lo que dice o hace el Santo PAdre

      1. Que el Papa hable de esos milloncetes de dólares que se dieron a sus manos derechas antes de su viaje a los EE.UU a cambio de que hablase de ecologismo y de muros en vez del aborto como aparecieron en los documentos de Hillary Clinton y Obama. Que hable…

  3. Como diría Bono, » Eg keeeeee…». Tanto estudiar para hacerse pobres tontos. Se los lleve Dios a la escuela de la vida real y les enseñe como a los demás. Quizá no tarde mucho.

  4. El mundo está mal repartido, la culpa no es de Dios, sino de los hombres, que tienen lo necesario y mucho más pues todo es burocracia, que le puedo decir necesitamos conseguir un medio de Transporte para llevar al Centro de Personas Discapacitadas a mi hija Elisa Isabel…en un 86%. Físico y psíquico con falta de movilidad, necesitamos ayuda, tiene 43 años, es pesada, y yo enfermo del corazón con dos infartos, dos operaciones, Llevo puestos tres sten en el corazón; La tengo que desplazar mañanas, y tarde al Centro de día y recoger por la tarde. Abro esta ventana para llamar a la caridad, de los hermanos en la fe; Y pediros ayuda. ¡Ayudarme! por favor que ella tiene que asistir cada día, para su bien! de enseñanza y desarrollo del habla porque es muda. También para su mantenimiento corporal, e intelectual. Estos tienen que avanzar y si no asiste menguara.
    Mi correo [email protected]. Reza el Santo Rosario a la Virgen María nuestra madre cada día

  5. Dice una canción: Pobre del pobre, que vive sin un consuelo.(está equivocada ésa letra, ) el pobre tiene el consuelo de pertenecer a la Iglesia católica , donde sus obispos , como vigilantes pastores, cuidan con celo divino, el rebaño que Dios les ha puesto bajo su cuidado,
    El alma de sus feligreses es su única y mayor preocupación, Que Dios les premie con creces, todo el trabajo y las fatigas que por difundir el Evangelio se han tomado….?,???

    1. Debía haber hecho cono Jesucristo, que mató a Herodes y a Pilatos, a los publicanos y a las prostitutas, incluso a los fariseos en cuanto les tuvo cerca… A veces hay gente que parece que odia a los musulmanes porque les envidia su forma de implantar los mandatos de Dios o Alá: muerte a todo el que sea «malo»

      1. Jesucristo no se fotografió con aquellos dos. Ya sabemos todos que en aquella época no había ni grabadoras ni cámaras. Menos mal que alguien lo aclaró…
        Estoy segura que si hubieran existido las cámaras de fotos no hubiera dicho: venga chicos, patata…
        Ah!! Y tampoco comió con ellos.

      2. Cristo decía a los pecadores: Vete y no peques más; Corvertíos el reino esta cerca. Por cierto, a los fariseos los puso verdes. No creo que Sorondo le haya dicho eso a la Carmena y otros… sino lo contrario. Por cierto, que tienen que ver aquí los musulmanes cuando nadie ha hablado de ellos.

  6. Jesucristo, que condenaba el pecado y el error, salía en busca de la oveja perdida para traerla al redil, no para llevarla al infierno, como hace la misericorditis, que no se atreve a condenarlos para complacer al pensamiento único. Unicamente se atreve a condenar y perseguir a los católicos, como hace el pensamiento único y el islam religión de paz.

    1. Los que se creen más supermisericordiosos que el mismo Dios, creen que Dios puede perdonarlo todo: adúlteros que comulgan, protestantes que también, ateos que sin arrepentirse van al cielo directos, pero es ver un comentario distinto a su opinión y eso no tiene perdón para ellos.
      Es para llorar de risa. Les gusta la contradicción y el lío…

      1. Pero que sabemos nosotros de lo que sucede a un alma cuando ha de encontrarse con Dios,del arrepentimiento interno de una persona aunque no se manifieste externamente,a los ojos de los demás,no os dais cuenta de que vuestros juicios son temerarios?no os dais cuenta que estáis poniendo el listón de vuestro propio juicio?.Dios mío,o sois unos camikaces o estáis muy convencidos de vuestros méritos,en cualquier caso imprudentes sois un rato,con ese desprecio a la misericordia de Dios.

        1. Nadie en pecado mortal puede comulgar.
          El que no distingue el Cuerpo y Sangre de Cristo, come y bebe su propia condenación. Y eso no es juzgar. Es un aviso bíblico.
          Si esto que digo es temerario…válgame el cielo!!!

  7. Como dijo en un sketch vasco un carlista trabucaire: Yo no creo en la Ciencia, yo creo en la Religión. La Ciencia es el moderno idola fori. ¿Qué me dice usted del flogisto, mesmerismo, la generación espontanea, la frenología, el impetus, el éter, el racismo, la criminologia de Lambroso, etc. todas cientificas? ¿Qué me dice del Climagate, de las temperaturas cuanticas, que a cada año que pasan cambian y así tenemos que la temperatura tomada en una estación meteorológica en 2015 es distinta en el 2016, 2017, etc.? En 150 años no había pasado nunca, claro que no había que demostrar el Calentamiento (decir cambio climatico es como decir que el cambio cambia) y cobrar los fondos …

  8. Lo temerario es:cree que puedes juzgar a una persona,externamente,por las apariencias,con una mirada miope,solo Dios conoce el corazón del hombre,solo él puede juzgar ,justificar,o condenar,y nosotros solo podemos rezar unos por otros,sin pretender poner límites a Dios y su misericordia.La parábola de
    los jornaleros es muy
    luminosa para meditar en ella .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles