PUBLICIDAD

El Papa arremete contra la hipocresía de los católicos que “explotan a los trabajadores”

En su homilía en Santa Marta habló de la hipocresía de algunos católicosVatican News
|
Durante la Misa celebrada en Santa Marta, el Papa comenta la primera lectura, tomada del libro del profeta Isaías (Is 58,1-9a), y explica “la diferencia que hay en nuestras vidas entre lo real y lo formal”, condenando toda forma de hipocresía.

(Barbara Castelli/Vatican News)- “Lo formal es una expresión de lo real”, pero deben proceder “juntos”, de lo contrario se termina por vivir una existencia de “apariencias”, una vida “sin verdad” en el “corazón”. Es la reflexión que el Papa Francisco ofrece en la homilía de la Misa celebrada en Santa Marta, a partir de un pasaje del libro del profeta Isaías.

La sencillez de las apariencias debería ser redescubierta especialmente en este período de Cuaresma, a través del ejercicio del ayuno, la limosna y la oración. Los cristianos, en efecto, deberían hacer penitencia mostrándose agradecidos; ser generosos con los necesitados sin “tocar la trompeta”; dirigirse al Padre casi “escondidos”, sin buscar la admiración de los demás. En el tiempo de Jesús, explica el Papa Bergoglio en su homilía, el ejemplo era evidente en la conducta del fariseo y del publicano, hoy los católicos se sienten “justos” porque pertenecen a una tal “asociación”, asisten a “Misa todos los domingos” y no son “como los aquellos pobrecillos que no entienden nada”.

Los que buscan apariencias nunca se reconocen a sí mismos como pecadores y si les dices: “Pero tú también eres un pecador”. – “Pero, sí, los pecados los tenemos todos “, y relativizan todo y vuelven a ser justos de nuevo. También intentan aparecer con cara de estampita, de santito: todo apariencia. Y cuando hay esta diferencia entre la realidad y la apariencia, el Señor usa un adjetivo: “hipócrita”.

Cada individuo es tentado por la hipocresía y el tiempo que nos lleva a la Pascua puede ser una oportunidad para reconocer las propias incoherencias, para identificar las capas de maquillaje aplicadas para “ocultar la realidad”. El Papa Francisco insiste en el aspecto de la hipocresía, un tema que también surgió con fuerza durante la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. A los jóvenes no les impresionan los que intentan aparecer, pero que luego no se comportan en consecuencia, sobre todo cuando esta hipocresía la llevan los “profesionales de la religión”. El Señor pide, en cambio, coherencia.

Muchos cristianos, también católicos, que se llaman a sí mismos católicos practicantes, ¡cómo explotan a la gente! ¡Cómo explotan a los trabajadores! Del mismo modo que los envían a casa al principio del verano para recogerlos al final, así no tienen derecho a una pensión, no tienen derecho a seguir adelante. Y muchos de ellos se llaman a sí mismos católicos: van a misa los domingos…. pero hacen esto. ¡Y esto es un pecado mortal! Cuántos humillan a sus trabajadores.

En este tiempo de Cuaresma, el Papa Francisco invita a todos a redescubrir la belleza de la sencillez, de la realidad que “debe estar unida a la apariencia”.

Pídele al Señor fuerza y humildemente sigue adelante con lo que puedas. Pero no te maquilles el alma, porque si maquillas tu alma, el Señor no te reconocerá. Pidamos al Señor la gracia de ser coherentes, de no ser vanidosos, de no parecer más dignos de lo que somos. Pidamos esta gracia, en esta Cuaresma: la coherencia entre lo formal y lo real, entre la realidad y las apariencias.

26 comentarios en “El Papa arremete contra la hipocresía de los católicos que “explotan a los trabajadores”
  1. Por Misericordia ya !!!

    Pero de quien habla???
    No se puede meter en una homilia en el mismo saco a los corderos y a los lobos disfrazados de cordero. La culpabilidad creada en el pueblo que busca Reconciliación, tan solo genera confusión y apartarse de la Palabra.

    Seguiré orando.

  2. Qué suerte tiene de no ser católica la inmensa mayoría de explotadores y esclavizadores de seres humanos que hay en el mundo. ¡¡¡Ni el papa os condena!!!

    1. Por lo demás, en cierto sentido me alivia pensar que cada vez va muchísima menos gente a misa los domingos. Así menos gente creyente puede ser continuamente injuriada y criminalizada ante los medios de masas por este orate.

      1. Eso no lo diga, ni siquiera con ironía, amigo mío. Es una tremenda desgracia que cada vez menos gente asista a Misa los domingos. El disgusto de Nuestro Señor por esto debe de ser enorme… Hay que perseverar en la asistencia a la Misa dominical, caiga lo que caiga. Incluso, aunque haya que aguantar esta clase de críticas de Su Santidad… Son una buena penitencia, ahora que estamos en Cuaresma…

        1. No lo digo con ironía sino con sangrante realismo comprobado día a día: va poquísima gente a misa y casi toda muy vieja. Y yo acuso directamente al papa, cardenales, obispos y clero en el poder de sepultar de nuevo a Jesús con su descristianización programada, calculada y porfiada. Que el Padre del Señor se lo demande un día.

      1. Gracias a Dios que ya pocos le escuchan. Y ni en sueños le leen. Por mí que siga hablando y hablando a “católicos” de paja como esos negreros de misa entera todos los domingos y fiestas de guardar…

      2. Y es muy cierto que católicos de medalla y hermandad pagan sueldos mínimos a sus trabajadores. Pero también debería elogiar a los que lo hacen bien ( que ya estoy cansado de ir a misa a oír chorros).

  3. ¿ Algún día arremeterá contra la hipocresía de ateos, musulmanes, protestantes, budistas y otras especies no católicas ? ¿ Porqué tiene tanto odio a los católicos ? ¿ Porqué siempre asocia el catolicismo con rigidez, hipocresía, cotilleo, cotorreo, falsedad, tristeza, fariseísmo, cuando es todo lo contrario ? ¿ Es una enfermedad obsesiva, es persecución, es maldad o quizás todo ello junto ? ¿ Cuando va a reconocer y arremeter contra su propio encubrimiento, encubro y miento ?

    1. Don Belcebunegui se corrige al que se ama,con caridad fraterna,no es odio si no amor. Personalmente me parece bien que en tiempo de Cuaresma nos invite a mirar con detenimiento nuestro comportamiento ,a fin de que sea verdaderamente evangélico y no mera fachada y postureo,podemos engañar a los que nos rodean pero no a Dios ,asi que una miradita a nuestra vida siempre viene bien ,ya que lo que más nos gusta a todos es bien de repaso pero a la vida de los demás,y es tontería porque es la nuestra la primera que nos interesa poner a salvo ,con humildad y con la misericordia de Dios,no?

      1. Pero dígame si conoce a un empresario desalmado como el que describe Bergoglio que encima tenga a gala el ir a misa los domingos. ¡Ni siquiera un masón o un anarquista de los de antes le tenían tanta inquina al católico que santifica las fiestas, que hoy es una especie en extinción!

  4. El empresario católico que no paga un salario justo a sus empleados es un hipócrita y les roba dinero. Cuando la Iglesia pide dinero para los pobres, y lo emplea para indemnizar a las víctimas de los clérigos abusadores sexuales, ¿no es hipócrita?, ¿no roba dinero a los pobres?

  5. Pues yo voy a seguir injuriada si es preciso pero pienso seguir yendo a misa, confesando, comulgando y rezando el rosario. Si el Papa piensa que hay que ser perfecto para hacer todo eso porque si no se cae en el fariseismo está haciendo una llamada para que dejemos nuestras obligaciones para con Dios por razones de imperfección. Todo aquel que no es perfecto es un fariseo…si va a misa y aunque se confiese. En cambio el que abiertamente es perverso no es un hipócrita porque a gala lleva sus actos. Pues muy bien, si hay que ser fariseo que sea como José de Arimatea ¿o se le ha olvidado al Pontífice que este hombre que prestó su propia tumba para que enterraran a Jesús era fariseo? ¿Y no lo era también Nicodemo?

    1. Hasta que no caigan en la cuenta de que su “hoja de ruta” era y es vaciar la Iglesia y que la está recorriendo con apabullante éxito, no entenderán nada.

  6. Nova: Una cosa es decir que repasemos nuestra conducta, que cada cuál sabrá sus pecados, y otra es asociar el fariseismo con los católicos que no son perfectos. Los católicos no podemos ser perfectos precisamente porque la Iglesia siempre nos ha dicho que somos pecadores, en cambio los ateos si pueden serlo porque no tienen que medirse con una Ley objetiva como los mandamientos. ¿Quién va a decirle a un ateo que no es perfecto? Nadie, porque se mide por criterios subjetivos; ¿quién va a decirle que es pecador? Nadie, porque no reconoce el pecado. La gente no es tonta y en esas circunstancias le resulta muy fácil dejar de ser hipócrita y pecador por el mero hecho de salirse de la Iglesia. Ya ve, la perfección gratis et amore.

  7. Francisco ¡ véte ya ! ¡ Tú sí que explotas a todos los católicos, los insultas, los persigues, para que el pensamiento único y el islam religión de paz rematen la faena ! ¡ Nos entregas a los leones y lo sabes !

  8. Yo arremeto contra la falsedad de quien ocultó toda su vida que era Leninista, y ahora Abusa de los Católicos.

    Basura tóxica, no reciclable.

  9. Cuando se trata de arremeter contra los mismos católicos nadie le gana a este Papa, tal parece que le provoca repulsion la iglesia que el mismo representa, pero si el abusador fuera musulman seria capaz de decir “este no representa al islam”. Afortunadamente yo voy a Misa por amor a Cristo no por seguir a este papa.

  10. Yo no creo que nadie cree una empresa para “explotar” a nadie sino para crear riqueza. Y si paga sueldos bajos puede ser, en parte, por la presión fiscal que le obliga a ajustar costes. Presión fiscal que ejercen estos gobiernos a los que nunca critica Francisco. Y, sinceramente, no sé que tendrá que ver la “hipocresia” con pagar sueldos más altos o más bajos. El “católico hipócrita” sería aquel que exigiera trabajar en domingo o en festivos a sus empleados, cuando no es imprescindible, o montará picoteos con sus empleados en viernes de cuaresma. Pero no, es evidente que no es eso de lo que se trata.

  11. Totalmente de acuerdo con Lector en todos sus comentarios pero especialmente en el último. A los bienintencionados, que son legión, os digo: es un destructor, intelectualmente inane, pero un destructor. Tal cual el Bobo solemne, que siempre fue de izquierdas como él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles