El Papa: ¿Existe el diablo o es una fantasía?

Lo afirmó en una visita a una parroquia al norte de Roma: "Existe, sí, es verdad, y es nuestro mayor enemigo"
|
El Pontífice visita la Parroquia romana San Crispín y se reúne con los jóvenes, a quienes asegura que la oración nos defiende del diablo. A los ancianos les aconseja ofrecer su sabiduría y a los enfermos les pide hacer su enfermedad fructífera en los corazones de otros.

(Vatican News/InfoVaticana)- El domingo 3 de marzo, en torno a las cuatro de la tarde, el Papa Francisco visitó la parroquia romana de san Crispín de Viterbo, concretamente en Labaro, en el sector norte de la diócesis, donde fue recibido por el cardenal Angelo De Donatis, por el obispo auxiliar Guerino Di Tora, por el párroco Don Luciano Cacciamani, el párroco don Andrea Lamonaca y todos los sacerdotes que trabajan en San Crispín; y toda la comunidad que lo esperaba con sonrisas y carteles de bienvenida.

Una visita en la que destacaron sus encuentros con los jóvenes de la comunidad, con los enfermos y con los indigentes. Día en el que también hubo espacio para las confesiones de algunos fieles y que concluyó con la celebración de la Santa Misa, en torno a las 17:30 horas.

Como es habitual en sus visitas pastorales, el Papa se reunió con todo el sector juvenil; niños y niñas que asisten a catequesis de preparación para la Comunión y la Confirmación, así como los jóvenes de los grupos post-Confirmación y Oratorio. Los niños más pequeños prepararon una canción para el Papa y una carta, en la que dicen que saben que el Papa «ama el fútbol» y que está «enamorado de Jesús» y en la que le piden que les cuente «algo más» sobre sí mismo.

Los más mayores, en cambio, le hicieron algunas preguntas. Gloria, de la post-Confirmación, preguntó al Papa «¿cómo podemos defendernos de esta lucha diaria con el mundo?», considerando que «lo que el mundo piensa es completamente diferente de lo que Dios quiere de nosotros». Francesca, que se está preparando para la Confirmación, preguntó cómo reconocer la elección correcta frente a dos opciones. Angélica, que también va a recibir la Confirmación, tiene curiosidad por saber cómo se siente el Papa al estar entre ellos que lo han esperado con impaciencia. Lorenzo, en su segundo año de preparación para la Confirmación, se preguntó: «¿Cómo podemos continuar nuestro camino de fe?».

El pontífice se inspira en las preguntas de los niños y se enfoca en el tema del mal. Les pregunta a los niños si el diablo existe o si es simplemente «una historia».

“¿Quién es el jefe de la maldad?”, preguntó el Papa, a lo que los niños contestaron que el diablo. El Papa les dijo “Pero el diablo es una fantasía, no existe, ¿no?”. En ese momento hubo división de opiniones, unos niños dicen que si existe, otros dudan y contestan que no, el Papa les pregunta “¿No es una historia de viejas?”. Los niños siguen dudando y el Papa dijo con humor «¿Seguís dudando? La catequesis no va bien…». Al final todos dicen que si, que existe, y el Papa dijo: «Existe, sí, es verdad, y es nuestro mayor enemigo».

Una vez que las dudas acerca de la existencia del diablo son eliminadas, les explica que el diablo es un mentiroso: «en el Evangelio lo llamamos el padre de la mentira». Y agrega: «¿cómo defenderse? Con la oración». El Pontífice describe a los niños esta diferencia entre el diablo que miente, quien «hace lo contrario de lo que dicen los mandamientos» y Jesús, que es «bueno y verdadero: siempre dice la verdad». Agrega que también es necesario dirigirse a María: «la Madre de Dios. Ella es la que nos trajo a Jesús y nos defendió del mentiroso, el diablo, id también a Nuestra Señora, a María y decidle:» Madre, ayúdame como Usted ha ayudado a su Hijo, Jesús. La oración. Y luego hablen con los catequistas, hablen en su casa».

Respecto a la pregunta sobre la elección, el Papa les invitó a reflexionar sobre las posibilidades y también a pedir consejo en casa, a los catequistas, al sacerdote, al obispo: “pidan consejo: ‘Me gustaría hacer esto, o esto otro: ¿qué debo hacer? ‘. Y rezad. De esta manera probaremos las dos posibilidades y elegiremos la más grande”.

Seguidamente, Francisco se trasladó a una sala de la planta baja, donde se reunió con una treintena de personas sin hogar e indigentes, que diariamente son atendidos por la parroquia, Caritas y la Comunidad de Sant’Egidio, a quienes dijo: «Cuando estamos solos, somos débiles, tenemos nuestras debilidades: materiales, espirituales; pero somos débiles. Solos somos débiles. Y muchas veces seremos derrotados solos, pero cuando estamos juntos nos volvemos fuertes, fuertes para resistir, fuertes para seguir adelante, fuertes para ganar en la vida. Es la fortaleza de estar en grupo».

No faltó su mirada sobre los enfermos y los discapacitados. «Cuando venía hacia aquí, antes de entrar – dijo – he escuchado una voz interior que me decía: «»Ahora te llevan al sindicato» – «¿Pero qué sindicato?» – «¡El tuyo, el de los ancianos!». Este es el sindicado de los ancianos, pero estamos todos juntos, incluso los enfermos».

El Pontífice destaca la riqueza del último período de la vida y la importancia de ofrecer generosamente la sabiduría adquirida a lo largo de los años, la cual – ha puntualizado – «es un regalo del Señor»: «Diría a los ancianos que la vejez no es algo malo: quieren hazlo feo, pero no es feo. La vejez, cuando se vive bien, es como el buen vino, que con el paso de los años se vuelve mejor. Pero no es para tenerlo para nosotros, es para darla, para ofrecerla, ofrecer la sabiduría. Y una cosa importante que recomiendo a las personas mayores es hablar con los jóvenes».

Por último, se enfoca en el tema de la enfermedad: «Incluso la enfermedad es algo que ofrecer a los demás: es dolorosa, es una cruz, la enfermedad, de verdad. Es una cruz fea. Pero podemos vivir esta cruz con serenidad, para ofrecerla a otros. Ofrezcan esta experiencia de la enfermedad que es fea, pero háganla fructífera en los corazones de otros».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
11 comentarios en “El Papa: ¿Existe el diablo o es una fantasía?
  1. Francisco nunca ha negado la existencia del demonio, aunque tendría que hablar en plural, pues son ángeles caídos. Es un tema muy recurrente en él. Yo estoy convencido de que tanta insistencia en el diablo tiene gato encerrado. De una parte afirma su existencia, pero, de otra, niega a Scálfari, varias veces, la existencia del infierno, en entrevistas reiteradas y no desmentidas debidamente. De modo que, si no existe el infierno, el diablo no nos puede llevar al inexistente infierno, por lo que sólo nos puede hacer daño en esta vida. El diablo de Francisco es un diablo de juguete, de mentirijillas, pero los papólatras se quedan muy tranquilos. Ahí está el gato encerrado. Hay que fomentar la papolatría para seguir avanzando en un programa donde cada paso está muy calculado y no precisamente en la buena dirección.

  2. Un demonio es un ser espiritual
    de naturaleza angélica
    condenado eternamente. No
    tiene cuerpo, no existe en su ser ningún
    tipo de materia sutil, ni nada semejante a
    la materia, sino que se trata de una
    existencia de carácter íntegramente
    espiritual. Spiritus en latín significa
    soplo, hálito. Dado que no tienen cuerpo,
    los demonios no sienten la más mínima
    inclinación a ningún pecado que se
    cometa con el cuerpo. Por tanto la gula o
    la lujuria son imposibles en ellos. Pueden
    tentar a los hombres a pecar en esas
    materias, pero sólo comprenden esos
    pecados de un modo meramente
    intelectual, pues no tienen sentidos
    corporales. Los pecados de los demonios,
    por tanto, son exclusivamente
    espirituales.

    Summa Daemoniaca
    José Antonio Fortea Cucurull

    1. Scalfari insiste en que el Papa negó el infierno y Francisco mantiene su silenciohttps://infovaticana.com/2018/04/02/scalfari-insiste-en-que-el-papa-nego-el-infierno-y-francisco-mantiene-su-silencio/

  3. Claudio ustedes los papólatras si que tiene gato encerrado, no alaban ustedes a Dios, sólo son seguidores de un líder, que hoy en Francisco, ayer fue Benedicto y mañana será Alberto, ustedes han puesto en el trono de Dios a un ser mortal, los cristianos debemos de ser seguidores de Jesucristo que es el que nos redimió, un ser mortal puede ser un buen pastor, pero no merece adoración, ni siguimiento ciego. Ustedes no necesitan ya los baales, lo tienen sentado en el trono pontificio, cualquiera que sea. Ustedes tienen la religión del Papa.

  4. Estos papólatras de tres al cuarto son muy papólatras porque la papolatría actual no conlleva ninguna exigencia, sino ancha es Castilla, sobre todo de bragueta arcoiris. Si Francisco dijera que hay que ayunar todos los días de cuaresma, abstenerse de intimidad y dar limosnas del 10%, tirarían su papolatría por la borda y serían los más críticos de Francisco, con muchísima diferencia.

    1. Y por lógica: tú serías un papolatra, porque es eso lo que buscas, un Papa o un Jesús a tu gusto y medida. No eres ni católico ni cristiano, tu eres un ególatra.

  5. A los odiadores crónicos del papa Francisco (zelotes de bisera) a los miramelindos de semana santa (fariseos) y a los impacientes por llegar al cielo (santos de comedia) . El Demon existe y se expresa de muchas maneras como vemos en los comentarios incluso en el mío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles