Cardenal Marx: «Se han destruido archivos» sobre abusos sexuales

Vatican Media
|

El cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich, ha puesto el dedo en una dolorosa llaga al reconocer que la jerarquía eclesial ha destruido dossiers sobre abusos o ha omitido crearlos. Ya solo falta que dé nombres, datos, fechas.

 

Entiendo que no era su intención, pero las palabras del cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana y miembro del consejo de cardenales que asesora al Papa, han dejado al aire toda la palabrería inútil entre la que ha transcurrido esta inútil cumbre.

«Los archivos que podrían documentar los hechos terribles e indicar los nombres de los responsables han sido destruidos o ni siquiera se han creado», ha declarado Marx. «En vez de los culpables, fueron amonestadas las víctimas y se les impuso el silencio».

Lo sorprendente es que pueda decir esto sin sacar las dos consecuencias obvias. La primera es que si lo que hay que hacer es indicar los nombres de los responsables de los abusos pero no se puede porque se han destruido, lo lógico es, al menos, indicar los nombres de quienes los han destruido. No se puede plantear una acusación de semejante gravedad como quien dice que va a llover. Eso exige un desarrollo, una explicación, que Su Eminencia se explaye y diga dónde, cómo, cuándo y, sobre todo, quién.

Lo segundo es más fácil, porque solo exige completar el razonamiento: si se destruyeron, fue porque no interesaba que se supiera, y los responsables vienen a ser los mismos que en estos momentos se reúnen para decidir cómo evitarlo. No es creíble que semejante ola tenga por únicos responsables los disciplinados, que se pueden contar con los dedos de una mano.

Por eso todo lo que viene a continuación en el discurso de Marx, en línea con lo acordado en la cumbre, esos teléfonos de denuncia y llamadas a la transparencia y nuevos procesos -cuando ya existían, y simplemente se ignoraron- suena a hueco, casi contradictorio. Es la misma estructura que destruyó pruebas o se negó a registrar las denuncias la que está ahora debatiendo sobre cómo evitar que se destruyan pruebas y fomentar esas misma denuncias. No tiene mucho sentido.

De hecho, esta cumbre no ha venido propiciada por los abusos en sí, mucho menos por su encubrimiento, y eso no puede ser más evidente para quien tenga ojos y haya seguido la trama desde este pasado verano.

Ha sido la prensa, ese Gran Acusador contra el que ha fulminado veladamente el Santo Padre obsesivamente, han sido las autoridades civiles las que han obligado a actuar. Sabemos que sabían; sabemos, gracias en buena medida al Testimonio Viganò, que sabían muchas cosas y no le dieron ninguna importancia, y que son los mismos, exactamente los mismos, que ahora nos piden que les creamos, que cambiando un proceso aquí y aplicando una normativa allá -y las hay para aburrir-, todo va a arreglarse de una vez.

 

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “Cardenal Marx: «Se han destruido archivos» sobre abusos sexuales
  1. que tomen unas medidas solamente me parece ridículo,de que sirve tomar medidas si luego van destruyendo documentos lo que hay es corrupción la solución es un departamento autonomo de anticorrupcion para dar transparencia al vaticano

  2. «Inedita e Historica» reunion, una farsa bien montada. Mejor hubieran usado el dinero que costo «organizar» este Synodo para apoyar a Venezuela u otro pais que sufre hambre.

    1. titano solucionar el problema del hambre cuando el mal todavia esta presente no lleva ninguna solucion! ya ves como el depostismo destruyo varios camiones que llevan tal ayuda! igual, de nada serviria si llegara tal ayuda, mientras el mal gobierna! se debe llegar primero a la cabeza! y no se llega porque tanta riqueza compra la ambicion de los corazones en todo mundo ahora que se prostituyen al contrario de DIOS! pero te digo que tanta guerra evitada por la falsa paz que lleva la comodidad y la ambicion en muchos quienes han evitado la guerra que ha debido venir en su tiempo, igual vendra y sera peor mucho peor, no solo para venezuela sino tambien para el mundo porque el mal se ha fortalecido y asi tambien se ha expandido, esto como dije por la mala eleccion del hombre al escuchar la falsedad! tambien en la falsa enseñanza modernista dentro de la iglesia en este mundo! por quienes se prostituyen al anticristo!

  3. Eso de que a las víctimas se les ha amonestado y exigido silencio no es científicamente posible. Y los mandamases de Alemania deberían abandonar la iglesia y montar un negocio.

  4. Quienes pisotean la doctrina y no soportan la moral católica ¿ no van a destruir pruebas, por mucha cruz pectoral que lleven para disimular y simular ?

  5. Qué manda decir el diablo que no se crean, que el ni existe. ! Y manda decir Dios, Que no tengan miedo de los que matan el cuerpo, si no, de los que matan el alma,

  6. Marx en su línea de demoler la Iglesia. Acusaciones vagas. Verdades incompletas. Táctica de los marxistas (de Karl Marx) para hacer aparecer mayor la culpabilidad de mi contendor o de mi víctima. Seamos cautelosos: No juzguemos lo que parece, juzguemos lo que es (Juan 7,24). Pero para poder juzgar lo que es, necesitamos la verdad completa.

  7. Gracias Carlos Esteban muy agudo y claro comentario. Esto de la claridad sobre los abusos y su cumbre es ya una » tragicomedia» de la cual debemos despertar y actuar como bautizados responsables y amantes de la esposa de Cristo, su Iglesia Católica: orando, no callando y exigiendo respuestas. Claro, primero tenemos que mirar hacia dentro de nosotros mismos, arrepentirnos y convertirnos.

  8. Acabo de leer en un periódico local, que el cardenal marx, no solo no defiende, si no que ataca a la institución donde él mismo se encuentra, , … ¿Qué pasa? Está recibiendo el Papa fuego «amigo», ? Acaso éste es el tan esperado momento para hacer cambios en la tradición y la doctrina?

  9. Con este asunto de los archivos «destruidos», que se ha llevado los titulares del día, parece que al Cardenal Marx se le ha olvidado lo que dice el Código sobre los «archivos eclesiásticos»; quizá no lo supiera, pero se trataría de una ignorancia culpable. Pero sucede que nadie lo ha tenido en cuenta…
    El Codex de 1917 decía: «Tengan además los Obispos otro archivo secreto o por lo menos en el archivo común habiliten un armario o cajón totalmente cerrado con llave, que no pueda ser trasladado de lugar. Guárdense en él, con toda cautela, las escrituras que deben mantenerse en secreto; pero cada año habrán de quemarse, cuanto antes, los documentos de las causas criminales en materia de costumbres, cuyos reos hayan fallecido o que hace diez años se han terminado con sentencia condenatoria, conservando un breve resumen del hecho con el texto de la sentencia definitiva» (c. 379, 1*).

  10. Y el Código vigente dice, tras describir como el viejo canon el «archivo secreto», dice en el c. 489, §2 que «Todos los años deben destruirse los documentos de aquellas causas criminales en materia de costumbres cuyos reos hayan fallecido ya, o que han sido resueltas con sentencia condenatoria diez años antes, debiendo conservarse un breve resumen del hecho junto con el texto de la sentencia definitiva».

    Pues eso. Hacer demagogia de esto no creo que sea muy adecuado; y precisamente quien cuestiona la mayor parte de la leyes de la Iglesia… eso sí, excomulgará a quienes no paguen el impuesto religioso… Y a ver qué papeles encuentra en su archivo el Obispo de Solsona (que va a investigar a sus sacerdotes desde los años 30…). En fin.

    Saludos cordiales.

  11. No son creíbles. Ni cuando dicen que toman medidas ni cuando dicen que han destruído documentos incriminatorios. Son mentirosos y criminales que ocultan, acogen, desplazan a pederastas. Y todo ello ocultándose tras los sacramentos, el evangelio y la eucaristía. Mentirosos. Que Dios proteja a las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles