PUBLICIDAD

Parolin llama «neutralidad positiva» al equilibrismo vaticano sobre Venezuela

|

Los obispos venezolanos no quieren ni oír de una mediación de la Santa Sede en un conflicto que, tal como lo viven ellos, tiene un solo responsable: Nicolás Maduro.

 

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, sigue insistiendo en que la Santa Sede no va con ningún bando en el ‘conflicto’ venezolano, ni con el presidente Maduro ni con Guaidó. Parolin lo llama «neutralidad positiva», explicando la expresión «no como la actitud de quien se asoma a la ventana y contempla lo que sucede, casi indiferente a lo que sucede, sino la actitud de quien se pone por encima de las partes para tratar de superar la conflictividad».

Muy interesante, pero el clero venezolano sigue sin entender esta neutralidad, positiva o no, y no es imposible que con el tiempo esta equidistancia -que no ha sido siempre exactamente equidistante, al menos en los gestos- acabe pasando factura a la imagen de la diplomacia vaticana.

El Vaticano trata de distanciarse con prudencia y pasos contados de una mediación en Venezuela que en su día se acogió con entusiasmo y una poco disimulada simpatía hacia el líder bolivariano Nicolás Maduro. Pero la insistencia papal de hablar de «dos partes» de un conflicto cuando el régimen se viene abajo, los exiliados alcanzan los tres millones y el Gobierno responde a cualquier desafío con una represión que acumula los muertos en las calles.

Entre los más perplejos se encuentran, naturalmente, los obispos venezolanos, que no solo ven cómo el Santo Padre aún pretende que se «dialogue» con un dictador dispuesto a llegar hasta el final aun a costa de una guerra civil, sino que no entienden las sonrisas papales a quien ha hecho a la propia jerarquía católica su enemigo.

El abismo entre la posición vaticana en esto y la de sus representantes en Venezuela lo han hecho expreso las declaraciones del arzobispo de Mérida, cardenal Baltazar Enrique Porras Cardoso, que ha comentado así la posibilidad de una nueva mediación papal entre Maduro y Guaidó, reconocido como presidente venezolano por una mayoría de la comunidad internacional: «Creo que las circunstancias debería inducirle a decir no, porque sería una apelación en blanco, y quizá luego se hablaría de una cosa distinta, porque no hay una agenda de prioridades», ha dicho Porras a la cadena argentina Radio Continental.

Para Porras, la petición de mediación papal por parte de Maduro es solo una iniciativa cosmética. «En cualquier caso, la Santa Sede y el Papa nos apoyan, y entre nosotros hay una completa unidad de criterios y acciones, en una relación permanente. Por supuesto, cada uno tiene su propio papel. Nosotros somos los primeros que tenemos que asumir la responsabilidad. Nos hemos dirigido al gobierno a través de la conferencia episcopal y juzgamos también positivo que hayan querido acudir al Papa, pero antes deben hablar con nosotros, porque entre el Vaticano y la conferencia episcopal hay unidad de intenciones, no hay discordancias».

 

24 comentarios en “Parolin llama «neutralidad positiva» al equilibrismo vaticano sobre Venezuela
  1. Pues Msr Parolín estuvo en la nunciatura en Caracas y se supone que sabe de lo que habla.

    No lo veo fácil, se trata de elegir entre dos manifiestamente mejorables, cada uno en su estilo, pero ambos tienen, digamos, fallos y gordos.

    1. En Venezuela, por un lado, hay una dictadura comunista, genocida, promotora del narcotráfico, y corrupta en extremo, sostenido por una élite de militares que se benefician de esta opresión.

      Por otro lado, está el pueblo venezolano hambreado, torturado y asesinado. Y que en su desesperación ya hay más de 4 millones de habitantes que han huido con lo puesto para conseguir algo para comer y un futuro digno y en libertad ¿Puede Ud.aclarar cuáles son los fallos gordos de esta pobre gente?

  2. Parolin lavarse las manos como Poncio Pilatos no viene de DIOS!no engañes y no te engañes! Fíjate en el artículo al lado de este Francisco dice estar preocupado por la ultra derecha, pero por la izquierda que es tan peor como la ultraderecha nada habla,como tbien justifica tanto para nada hablar de la izquierda como decir no meterse en política,mientras la gente espera solo en ser mejores cosa que la política tiene que ver con esa mejoría en la vida, por esto no se trata de política sino de la vida que está siendo atentada en este mundo por el comunismo ahora a quien tanto también se ha lavado las manos como Poncio Pilatos,mostrando también la indolencia hacia aquellos que tanto sufren por el comunismo demoníaco también ahora! La ultraderecha es otra mal,es verdad,pero el que afecta ahora es otro y ustedes se han hecho cómplices!

  3. De todo este aquelarre narco-chavista-jorgista queda en evidencia la molestia de los obispos venezolanos con Bergo glio que admite las convocatorias de Maduro, puenteándolos. Aunque no lo digan directamente.

    No es una función del Papa (falso) mediar en un conflicto interno de un país, aunque ya sabemos la tendencia autorreferencial de Jorge Mario que necesita incansablemente de autobombo, de protagonismo, no importando los límites. Y aquí el límite natural que no respeta es la Conferencia de obispos venezolana.

  4. No hay dos partes en pie de igualdad.

    Una parte es la que reprime al pueblo, la que cuida de los narco negocios de la casta militar educada por militares castristas en el modelo de corrupción aplicado con éxito, hasta ahora, en la isla caribeña. Un éxito pero con pies de barro como la URSS que se base en la mentira y la deshonestidad.

    Y la otra parte es el sufriente pueblo venezolano.

    Una vergüenza tener que escuchar hablar de equidistancia.

    Y cuidado porque lo saben, la caída de Maduro es la caída subsiguiente de los Castro. Un muy probable éxito en futuro inmediato del presidente Trump.

    1. Rafael ya sabía que tus tantas palabrerias sobre DIOS! Llevan el engaño! Por esto tbien denuncie tu Nick en esta página que habías entrado para confundir a la gente conmigo y quien sabe tanto más hayas o estés haciendo,igual te digo que aunque te ocultes en tal Nick llevando mala intención!quien te denuncia lo hace ante EL CIELO! Y será EL JUEZ quien decida lo que te toca! HAGASE LA VOLUNTAD DE DIOS! Amén.

      1. Francamente, creo que no debería preocuparte que no tengas la exclusiva de un Nick tan normalito como Rafael y, en cambio, sí te debería preocupar que la alternativa al tirano Maduro, para la pobre Venezuela, sea un masón, es decir, un siervo de Lucifer. Eso de suponer mala intención en los demás por cosas sin la menor importancia suena a obsesión extraña, creo que deberías revisarlo. Por si sirve de algo, te diré que no había la más mínima intención por usar mi nombre, porque es mi nombre, en esta web, a ver si es posible que lo asimiles. Piensa un poco, sin prejuicios y sin paranoias, creo que ta hará bien.

        1. Para Rafael Si quieres seguir en tu rencor todavía pasado ya muchos días,es tu elección,yo ya había olvidado tal cosa,y con respecto a lo de ser mason quienes pueden salir de maduro,déjale solo a DIOS! Lo que tú no puedes saber!

  5. El sinverguenza de Parolin, después de apoyar a Maduro, ahora pretende lavarse las manos, y tomar equidistancia entre el psicópata criminal Maduro y sus víctimas. Este Parolin es de lo peor del Vaticano

  6. La insoportable equidistancia entre los malvados y sus víctimas (Setién y buena parte del clero vasco nacionalista, fue un ejemplo claro, y ahora vuelve a ocurrir con Maduro y la población de Venezuela).

  7. Parolin debería recordar las palabras del Señor: «Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca» ( Apocalipsis, cap.3, v.16 )

  8. Frente al mal, y más si es absoluto, no cabe neutralidad, por mucho que se califique hipócrita y farisaicamente de positiva. Parolín y Francisco son el mismo cisco.

  9. A este Parolín habría que recomendarle aquel…

    «Haga como yo, no se meta en política»

    (Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios*)

    * ¿Os acordáis que era la leyenda en las monedas de «un duro»?

    1. No sé que es lo que ha querido decir. El general Franco era un estadista católico, brillante a la luz de los resultados obtenidos, y elogiado por el mismo Beato Juan XXIII, por promover leyes de inspiración cristiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles