PUBLICIDAD

Jaume Pujol presenta su renuncia al Papa

|

El Arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, presenta su renuncia al Papa al cumplir 75 años de conformidad con el canon 401.1 del CIC.

En 2013 el arzobispo de Tarragona fue entrevistado por InfoVaticana. Recogemos a continuación sus palabras:

¿A qué santos tiene especial devoción y por qué?

— Naturalmente por Santa María, Madre de Dios, en su advocación “del Claustro”, venerada en mi Guissona natal y en Tarragona; y por San José. Siento especial devoción por los santos protomártires Fructuoso, obispo de Tarragona, por su amplitud de miras (aquel “Ahora conviene rezar por la Iglesia católica extendida de Oriente hasta Occidente”, pronunciada al pie de la pira donde iba a ser sacrificado) y sus diáconos Augurio y Eulogio, por su explícita confianza en Cristo. Y desde luego tengo gran devoción por san Josemaría Escrivá de Balaguer, junto a quien conviví durante once años en Roma.

¿Cómo definiría a Benedicto XVI y como valora su renuncia?

Un grandísimo teólogo, un pontífice extraordinario y un hombre de una humildad y una amabilidad grandísimas. Hombre de una profundísima espiritualidad. Su renuncia fue toda una lección de humildad y de amor a la Iglesia sobre la que todos deberíamos meditar.

¿Cómo definiría al Papa Francisco?

Un regalo de Dios para su Iglesia. Un aire nuevo para la Iglesia, sin traicionar sus raíces. Un ejemplo a imitar en muchas de sus cosas. Quiera Dios darle fuerzas en su difícil tarea de pilotar la nave de la Iglesia.

¿Cómo es el día a día del Arzobispo de Tarragona?

Absolutamente normal, repartido entre la oración, y la gran variedad de obligaciones que el cargo impone: salidas a las parroquias para las celebraciones, habitualmente sacramentales, pero también festivas; atención a las visitas; contestar las innumerables cartas y correos; coordinar los equipos de trabajo y a los colaboradores más próximos: el vicario general, el secretario general, etc.; meditar y escribir las homilías y tantos otros escritos como nos piden a los obispos; visitar a los enfermos; intentar tener al día mi blog i twitter; estar al día a través precisamente de los buenos medios que tenemos: Infovaticana, Zenit, Agencia SIC… Y también descansar: si puedo, hago un paseo diario de una hora y una salida a la montaña cada mes. Procuro también dedicar un tiempo de la semana a atender el sacramento de la reconciliación y siempre tener la puerta abierta a los sacerdotes y diáconos, mis colaboradores inmediatos, así como al personal de la curia diocesana.

¿Cómo se fomenta en su diócesis una mayor participación de los laicos en la vida de la Iglesia?

Lo fundamental es valorar mucho la aportación mayor de los laicos a la vida de la Iglesia, que es la que hacen en la vida familiar, profesional, ciudadana, política… Y acudir a ellos en las materias de su competencia, otorgando confianza a sus capacidades y entrega. En nuestros planes diocesanos siempre se contempla un apartado importante referido a esa participación y procuramos llevarlo a la práctica. Un ejemplo: numerosos cargos importantes en la curia diocesana están confiados a laicos y laicas. La Secretaría General y Cancillería, pongamos por caso, la ostenta una mujer, así como varias delegaciones diocesanas.

PUBLICIDAD

¿Cómo se prepara una homilía?

Mediante la oración y documentándome sobre el tema a tratar. Me gusta también —si el tiempo disponible lo permite— dejarlas “reposar” un poco y volver a leerlas en voz alta. Descubres siempre aspectos mejorables. Me gusta escribir directamente en el ordenador.

¿Con qué frecuencia habla el arzobispo con cada uno de sus seminaristas?

Tenemos el Seminario Interdiocesano en Barcelona y procuro una vez al mes acudir allí para hablar con ellos. También cada dos o tres semanas voy al Seminario Menor que tenemos en Tarragona. Procuro hablar tan a menudo como puedo… y me gustaría poder dedicarles más tiempo. El tiempo dedicado a conversar con ellos, a pulsar sus inquietudes, a entender sus preocupaciones, son también provechosos para mí. Creo que es imprescindible esa comunicación, que redundará en un mejor servicio cuando ejerzan su ministerio pastoral.

¿Conduce? ¿Qué coche lleva?

La verdad es que me gusta conducir. Te da mucha autonomía. Prefiero los vehículos más bien grandes y que consuman poco. No quisiera hacer publicidad, pero ahora tengo un Volkswagen.

¿Dónde van los niños cuando son abortados?

Al cielo… ¿Le cabe alguna duda? Estoy seguro de que allí rezan por el arrepentimiento y conversión de sus padres.

¿Qué opina de la adopción de embriones?

Considero que cualquier tipo de manipulación es antinatural y atenta contra la dignidad humana, y pienso que clama al cielo esa manipulación y la destrucción de los embriones que no han sido utilizados: son seres con vida propia que sólo necesitan un ámbito donde crecer, el útero materno.

¿Considera que puede un católico votar a un partido que no defienda explícitamente los principios no negociables definidos por Benedicto XVI?

Pienso que un católico debe intentar que todos los partidos defiendan esos principios innegociables, porque van unidos a la dignidad de la persona humana. Aquí hay un gran reto para todos los cristianos laicos.

¿Cree que es necesaria una opción política en nuestro país que los defienda explícitamente?

Creo más bien que las distintas opciones políticas que se autodenominan “católicas” o de “inspiración cristiana” deberían preguntarse si sus programas electorales o su conducta a la hora de gobernar son coherentes con el Evangelio que dicen creer y practicar. No me gusta que se utilice el nombre de Dios en vano, como sucede muchas veces. Considero muy importante la participación de los católicos en la vida pública, para que, como hicieron los primeros cristianos, ser la sal y la luz de la sociedad: cambiaron la sociedad pagana en cristiana desde dentro, con su ejemplo de vida.

¿Cuál considera que es su mayor defecto?

Quizá confíe demasiado en la supuesta bondad de los demás. Aunque prefiero equivocarme a vivir en perpetua desconfianza.

 ¿Cuál cree que debe ser la actitud de un obispo ante un sacerdote acusado de pederastia?

En cualquier caso, de caridad. No juzgar a base de presunciones, sino de pruebas; no fuera a ocurrir que nos halláramos ante una calumnia. Luego, de demostrarse la culpabilidad, tolerancia cero, apartarle de su ministerio…, pero sin olvidar la caridad, fuente del arrepentimiento.

¿Cuál cree que es el principal rasgo de su carácter?

La confianza en el prójimo, la cercanía. Y querer a los demás, como me enseñaron mis padres y después tantos buenos maestros como he tenido a lo largo de mi vida.

¿Cuál es su comida preferida?

Como hijo de una familia con once hermanos, ya puede figurarse que estoy acostumbrado a comer lo que me pongan en el plato. Nunca he tenido preferencias, pero desde que estuve en Italia me gusta la pasta.

¿Cuál es su lema episcopal y por qué lo eligió?

“Quae audisti doce” (“Enseña lo que has escuchado”) y está sacado de la segunda carta del apóstol Pablo a Timoteo (2Tm 2,2). Se refiere a la necesidad de evangelizar. Además, siempre he admirado la audacia de san Pablo a la hora de difundir la Buena Nueva.

¿Cuál es su película favorita?

No puedo ir al cine lo que quisiera. Cuando era más joven me gustaban los “westerns” (Clint Eastwood y John Wayne, sobre todo). De lo que he visto últimamente destacaría “Un Dios prohibido”, de Pablo Moreno. La película narra el martirio de 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca), haciendo hincapié en el aspecto humano y religioso de las personas que participaron en ese hecho histórico. Me gustó que el director resaltara la dimensión universal del triunfo del amor y el perdón sobre la muerte y el odio.

¿En qué ciudad del mundo le gustaría vivir?

En la que vivo: Tarragona… Lo tiene todo: historia, belleza… y una gente maravillosa. Una ciudad y de la que me han hecho, sin méritos, hijo adoptivo. Pero en segundo lugar me gusta Roma, donde viví once felices años de mi vida.

¿Fuma?

No, ya respiramos bastante humo de los tubos de escape de los automóviles.

¿Hay algún movimiento de la Iglesia que le guste especialmente?

He de decir que siendo Obispo conoces a fondo muchos movimientos y, si están aprobados por la Iglesia, los quiero con toda mi alma y procuro ayudarles en todo lo que puedo. Son movimientos que sirven magníficamente a la Iglesia a través de sus distintos carismas, y todos me merecen mi admiración y mi plegaria.

¿Le gusta beber alcohol? ¿Alguna bebida especialmente?

Un poco de vino en las comidas y un poco de cava en ocasiones señaladas. No soy amigo de licores fuertes.

¿Pertenece a algún movimiento, institución, realidad eclesial u orden religiosa?

Yo pedí la admisión en el Opus Dei en 1961, y desde entonces he tenido la suerte de conocer a su fundador san Josemaría durante once años. También a D. Álvaro del Portillo, que será próximamente declarado beato. Estoy recibiendo todo el cariño y afecto del actual Prelado, Mons. Javier Echevarría. Y desde aquellas lejanas fechas, recibo de la Obra la ayuda espiritual para vivir la santidad en medio del mundo a través del trabajo, ahora ejerciendo mi ministerio episcopal. El Opus Dei es una prelatura  personal de la Iglesia. Ahora jurídicamente formo parte del Colegio Episcopal y dependo directamente del Santo Padre.

¿Podría contarnos cómo surgió su vocación al sacerdocio?

De la forma más insospechada. Yo, siguiendo la tradición familiar, iba para farmacéutico. Pero estudiando el curso Preuniversitario en Barcelona en 1961, conocí el carisma del Opus Dei y ello cambió mi vida: descubrí que se podía ser santo en medio del mundo, a través del trabajo; santidad y apostolado; vocación y misión. Y decidí entregar la vida entera como numerario del Opus Dei. El sacerdocio vino después, por una petición de San Josemaría el año 1973 para servir, de otra manera, a la Iglesia y a la Obra. Y más tarde, en 2004, directamente del Papa Juan Pablo II, me llegó la petición de ser el Arzobispo de Tarragona.

¿Qué cambiaría de la Iglesia?

Esa especie de pesimismo, derrotismo o como quiera llamársele que impregna en ocasiones nuestra vida eclesial. Costará, pero no dudo de que vendrán tiempos mejores, aunque no sé cómo ni cuando.

¿Qué idiomas habla?

Aparte del catalán y del castellano, francés, italiano y latín. Mi asignatura pendiente es el inglés, que sólo chapurreo.

¿Qué libros está leyendo ahora?

Ahora estoy leyendo las biografías de quienes van a ser beatificados el 13 de octubre. En ellas se encuentran testimonios magníficos de fe, amor y perdón. Son increíbles las enseñanzas que pueden extraerse de la vida, pasión y muerte de, por ejemplo, los seminaristas claretianos de Barbastro o del obispo Mons. Manuel Borràs, auxiliar de Tarragona. O de las religiosas Mínimas, los Hermanos de las Escuelas Cristianas, las Hijas de la Caridad o los monjes benedictinos de Montserrat.

¿Qué música escucha?

Me encanta la música de los años 1970, sobre todo la italiana y también la catalana de aquellos felices años. Pero tengo una especial predilección por los oratorios, como por ejemplo “Pau i Fructuós” (Pablo y Fructuoso), con letra de Mn. Joan Roig y Mons. Valentí Miserachs, o “Pontifical de flames” (Pontifical de llamas), igualmente referido a los santos mártires san Fructuoso, obispo, y Augurio y Eulogio, diáconos, inspirada creación poética de Mn. Miquel Melendres y musical de Mn. Francesc Tápies, los dos fallecidos.

¿Qué opina de las voces que piden que la Iglesia pague el IBI?

Todo el mundo es libre de opinar lo que quiera. Yo me remito a los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede y también a las leyes aprobadas en el Estado español, que se exime del IBI a todas las entidades sin ánimo de lucro, como los sindicatos, por ejemplo.

¿Qué parte de responsabilidad tiene la Iglesia en la crisis de fe que se vive en Occidente?

Que duda cabe que algo de responsabilidad le corresponde. Quizás hubo un tiempo que se apoltronó un poco y Jesús exigía moverse. Posiblemente nos hemos concentrado demasiado en las 99 ovejas del redil y no en la extraviada.

¿Qué podemos aprender de los cristianos ortodoxos? ¿Y de los musulmanes?

Muchas cosas de todos ellos. De los ortodoxos su fidelidad a la Tradición, su maravillosa Liturgia y su devoción y confianza en María, Madre de Dios. De los musulmanes, su fe inquebrantable en el Dios único, su solidaridad y su sentido de la hospitalidad.

¿Si no hubiera sido sacerdote, en qué le habría gustado trabajar?

De farmacéutico o de comerciante. Tenía —y tengo, gracias a Dios— buenos ejemplos y modelos a seguir en mi familia.

¿Le gusta el fútbol? ¿De qué equipo es?

Muchísimo. En mis años mozos jugué mucho al fútbol con amigos, estudiantes, etc. Dicen que no lo hacía mal del todo. En cuanto a preferencias por un equipo, siempre he sido seguidor del Barcelona. Llevo unos años disfrutando de lo lindo… ¡y que dure! También me encanta seguir al “Nàstic” de Tarragona, pero éste lleva unos años duros.

¿Con qué personaje del siglo XX le gustaría tomar un café?

Después de haberlo tomado con un santo (San Josemaría), con un beato papa (Juan Pablo II) y otros dos papas (Benedicto XVI y Francisco), los tres últimos a caballo con el siglo XXI, no tengo un especial interés. Ahora, si me obliga a escoger le diría… ¿Se escandalizaría si le digo que con Mustafá Kemal Atatürk, el fundador de la Turquía moderna?… Pero falleció en 1938. Me hubiera gustado preguntarle cuál era su idea (no lograda) de un Estado laico tolerante con las religiones… El café que fuera turco, por supuesto. Está muy rico.

¿Qué le gustaría trasmitir a sus fieles en una sola idea central?

Que sólo quiero ser un servidor suyo y de Cristo, que es el modelo a seguir para todos aquellos que nos confesamos cristianos. Por otro lado, me gustaría que me recordaran como quien intentó ser el arzobispo de todos.

Por último y para terminar ¿Conocía Infovaticana? Si es así ¿le gusta? ¿Qué diría a un grupo de laicos interesados por informar sobre la Iglesia?

Por supuesto que sí y me gusta… y les felicito por el producto que ofrecen y les animo a que sigan en la senda trazada… Siempre he pensado que los Medios de Comunicación Social son un valioso e imprescindible vehiculo de evangelización. En el Arzobispado de Tarragona hemos conseguido crear un Departamento muy competitivo sin casi medios económicos. En cuanto a ese grupo de laicos interesados por informar sobre la Iglesia, que la miraran con amor y que no olvidaran que la formamos seres humanos y, por tanto, imperfectos. Por tanto, que nos ayudaran a hallar nuestro lugar en ese complicado mundo de los Medios y nos indicaran lo que hacemos mal.

11 comentarios en “Jaume Pujol presenta su renuncia al Papa
  1. Puede que Francisco la acepte de inmediato por ser opusdei o puede que la retrase, al tener el seminario casi vacio, que eso vende mucho hoy día, ser separatista y no haber abierto la boca sobre la dramática situación de la Iglesia, su diagnóstico ni su tratamiento, como todos, o casi todos, los opusdei actuales, a diferencia de san Josemaría Escrivá, su fundador, y sus célebres tres campanadas.

  2. Perdone hay muy buenos obispos del Opus Dei, ahí tiene a Cipriani,… Yo tuve la gracia de conocer a Mons. Livieres Plano, también de la Obra, un hombre de verdadera fe, hombre de comunión, heraldo de la Verdad, verdadero padre y pastor, ahí tenía sus frutos

    1. Por eso mismo fué destituido por Francisco y desautorizado por la Obra de manera infamante. Lo dejó solo. Cipriani nunca debió criticar a los cardenales de las dubia. Esa crítica no le ha valido, pues la aceptación inmediata de su renuncia equivale a su destitución, como a Livieres. Para más inri Francisco ha nombrado sucesor a su principal opositor. Le ha aplicado la medicina más amarga. Pujol no ha dado la talla y deja un seminario casi vacío, pues su prioridad última ha sido el separatismo, que no lo podrá invocar el día del juicio.

  3. “De los musulmanes, su fe inquebrantable en el Dios único, su solidaridad y su sentido de la hospitalidad.”

    El Dios único que es la negación de la Divinidad de Cristo, la solidaridad y la hospitalidad que consisten en no dejar entrar refugiados en sus países mientras los envían aquí.

    Menudo crack.

  4. Magnifica entrevista ,sencilla y llena de amor y lo digo porque conocí a D Jaime excelente persona ,excelente profesor y mucho más ,habla de la bondad y el es bondad,amistad,cercano, es hijo de San Josemaria y antes hijo de Dios en su Hijo Jesucristo .
    Hoy presenta su renuncia por su edad y según CDC,pero en mi oración a Jesucristo voy a pedir que el Santo Papa Francisco ,prolongue ese Ministerio Episcopal y voy a pedir en mi atrevimiento que lo nombre Cardenal pues lo necesitamos y mucho llevando adelante la Iglesia Universal.
    Señor escúchanos y María Virgen y Madre de la Iglesia acompañanos junto a tu hijo D Jaime que siga como Arzobispo muchos años ,donde tú decidas.

    1. JUAN NADIE

      Se dice que una mala muerte arregla una buena vida. Yo acabo de ver unas declaraciones de este cretino por mucho obispo y mucho del opus que sea, sobre un tema de abusos que estropean toda su vida por buena que sea. Hay que ser imbécil.
      Antes se decía que en Opus solo admitían a gente inteligente, a los mas listos. Este idiota desde luego no lo es. Debió hacer trampa o es que han bajado mucho pero mucho el listón.
      Hay que tener poca verguenza y poco seso para decir las cosas que le he oido a este majadero en esa situación de abusos.
      Si me las dice a mi a la cara se la parto. Hay que despreciar mucho a los fieles para hablar así. ¿Pero que se ha creido este imbécil que somos? borregos?
      Igual es que se ha dado un golpe en la cabeza o le han lobotomizado, pero en ese caso que lo digan, porque pone a los obispos y al Opus por los suelos. Escandaloso.

  5. La fe de los musulmanes, Ata Turk.
    Este último, con sus jóvenes turcos, causantes del genocidio de cientos de miles de cristianos armenios.
    Vaya modelos de este señor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles