PUBLICIDAD

El Vaticano se distancia de Maduro

|

Supimos por el propio Papa y otras fuentes de la carta enviada por Nicolás Maduro para que Su Santidad mediara en la difícil situación que vive en Venezuela. Pero esta vez la respuesta ha sido evasiva, el equivalente a un «no» diplomático.

 

La Santa Sede no se quiere dejar liar por el presidente (?) bolivariano, Nicolás Maduro, no otra vez. La equidistancia papal -por no hablar del evidente lenguaje gestual de simpatía hacia el chavista- ya tuvo en su día, no hace mucho, la respuesta irritada de numerosos jefes de gobierno latinoamericanos, que afearon al Papa que pusiera en un mismo plano a opresores y oprimidos.

El Papa ya ha dicho, como única respuesta, que las mediaciones las tienen que pedir las dos partes de un conflicto, y puso el ejemplo de una disputa de vecinos. Imaginamos que no era la respuesta que esperaba el venezolano, que ha perdido el reconocimiento internacional de medio mundo y se enfrenta al aislamiento.

Parece que fue ayer cuando, en 2016, Maduro fue recibido por un sonriente y cariñoso Francisco es Santa Marta, un encuentro del que hay abundante material fotográfico evidenciando la química entre ambos.

Pero de aquel encuentro no salió ninguna mejora de la situación venezolana, ni del acoso al que el régimen sometía a la oposición. Y el Vaticano no está dispuesto a que el régimen vuelva a usar al Papa como coartada y espaldarazo a un gobierno cada vez más cuestionado dentro y fuera del país.

Hoy la Santa Sede ha reiterado su disponibilidad, pero en términos tan imprecisos que equivale a una negativa, y no ha dado paso alguno para esa dirección. Alessandro Gisotti, portavoz interino del Papa, ha declarado a este respecto que «el Santo Padre siempre se ha reservado y se reserva la posibilidad de verificar la voluntad de ambas partes si existen las condiciones para avanzar en esta vía». Es decir, Dios le ampare, hermano.

O, en palabras del Papa hace dos días, decía: «En general hay pequeños pasos, el último es una mediación; son pequeños pasos iniciales, facilitadores, pero no solo por parte del Vaticano, toda la diplomacia, acercarse a uno y al otro para poner en marcha posibilidades de diálogo. Así funciona en la diplomacia. En la Secretaría de Estado podrán explicar bien todos los diferentes pasos que se pueden dar; yo, antes del viaje, sabía que estaba llegando con el sobre diplomático una carta d Maduro. Todavía no he leído esta carta. Y veremos qué se puede hacer. Pero, para que se haga una mediación, se necesita la voluntad de ambas partes. Las condiciones iniciales son claras: que las partes lo pidan, siempre estamos disponibles. Como cuando la gente va a ver al cura porque hay un problema entre marido y mujer: va uno, “¿y la otra parte, viene o no viene? ¿Quiere o no quiere?”. Siempre se necesitan ambas partes. Esta es una condición que los países deben tener en cuenta antes de pedir una facilitación o la presencia de un salvador o una mediación. Ambas partes, siempre».

Más largo, pero viene a ser lo mismo. No hay espacio ya para una mediación, y la Santa Sede sabe que, esta vez, el destino de Maduro está sentenciado y todo el desprestigio internacional que arrastre en su caída podría salpicar el prestigio de la Santa Sede.

15 comentarios en “El Vaticano se distancia de Maduro
  1. ¿ Y no se atreve siquiera a decir que lo que hace Maduro, matando de hambre a todo un pueblo y obligándole a emigrar, no es cristiano ? como se atrevió con Trump, a pesar de ser defensor de la vida, de la familia, de crear empleo a espuertas y de enfrentarse al pensamiento único totalitario. Dos varas de medir que dan demasiado al ojo y que hablan, dejando otros aspectos, de la precariedad intelectual de Francisco, en horas muy bajas.

      1. Que no es defensor de la vida? Que te pasa, al menos más que muchos gobernantes, todos los que están a favor del aborto son unos perros rabiosos.

    1. De momento se distancia, porque tú observa la foto: parece que King-Kong o Godzilla se abalanza sobre un pequeño pontífice paralizado o como de cera. Ahora entiendo por qué, acto seguido, le trazó en la frente al monstruo la señal de la Cruz…

  2. Belzubegui, en otras palabras, si dos esposos pelean y se divorcian, ¿la culpa la tiene la Iglesia por haberlos casado?
    El papa Francisco tiene toda la libertad de hablar y de quedarse callado, en asuntos internos de cada país. ¿Acaso San Pedro no se desenvolvía con los mismos problemas actuales de la época?
    Todos los papas han redactado encíclicas, exhortaciones, decretos, sobre todos los problemas que el hombre genera en la humanidad, pero ¿quién los lee? ¿Porque no lo practican lo que leen?
    Ya lo dijo el Señor: «Mi reino no es de este mundo». O esta otra: “Confirma la fe a tus hermanos.”
    Saludos

  3. El Papa es cómplice de todos los políticos de izquierda, lo que no quiere decir que tenga que apoyar a «liberales o de derecha», pero ha sido totalemente parcial. Su prudencia pastoral es una mentira absoluta. Y los que vivimos en Argentina, vemos cómo ha fomentado a todos los violentos que quisieron derrocar el gobierno de Macri. El Papa apoya a gente que además de defender la lucha armada, ha ofendido a la Iglesia como pocos, como son los casos de Hebe de Bonafini, Estela de Carlotto y la ex presidente Cristina Kirchner. Dicho sea de paso, todas ellas pro aborto y feministas de extrema. Cómplice, Francisco es cómplice de todos estos infames.

    1. No me sea facha, que le estaba dando la unción con efectos adelantados. Recuerde los ojillos piadosamente cerrados del camarada presidente y la solemne unción del obispo de Roma. Caridad profética, no abandono del barco, malpensado Albert.

  4. A ver… es que lo veo tremendamente cínico.

    Cuando le viene bien, dice que media; cuando no, no… O sea, no es que esté equivocado pero se mantenga en una posición firme y digna, sino que es simple cálculo político

  5. Maduró para caerse,. El sr se creía dueño del mundo, con su oro y su petróleo. La justicia de Dios llega tarde o temprano, ojalá que los tiranillos vieran como acaban, por ahí hay varios a los que les llegará su turno, al tiempo.

  6. Claro Carlos, ya te dije yo: «no caigamos tán fácil en las trampas que nos tienden los gobiernos de turno», en otro hilo tuyo ‘duro’ sobre el Papa y Venezuela.

    Ni las de un lado, ni las del otro.

    Así que te toca entregar la cuchara esta vez, mi «periodista de poca fe».

    Hombre, aunque la verdad es que con la razón aquí, lo único que puedo hacer yo es ir a dar una vuelta con ella por ahí y tal.

    Pero me llevo la cuchara, por lo menos.

    Saludos.

  7. Disculpadme escribir otro comentario a este hilo.

    La trampa tendida aquí era (con carta sibilina de N. Maduro y su «cristianismo» incluida):

    Si el Papa condena el régimen (como le pedíamos por activa y pasiva), le da a Maduro y población anticlericalista o atea un enemigo exterior e interior común magnífico para justificar desdichas y desastres allí, amén de aunar aliados como Bolivia, Ecuador, Cuba, Nicaragua….

    Si ‘bendice’ el régimen para acercar a todos, pues ‘desarma’ a la población católica y a todo hombre de buena intención respecto a la situación allí, amén de enfrentarse al medio occidente ‘demócrata’.

    En resúmen, ha actuado muy correctamente a mi entender (de hecho el Vaticano se apartó del dialogo con el régimen hace tiempo, cuando vió que se les estaba utilizando sin más).

    1. Bernie, estos regímenes (como todos, al final) se hunden por su propio peso y caen sólos al abismo tarde o temprano.

      Nosotros a ‘caminar sobre las aguas’, agarraditos a Cristo siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles