PUBLICIDAD

Francisco: «El sacerdote no es un funcionario, no puede serlo»

"Cuando un sacerdote no encuentra alegría adentro, que se detenga inmediatamente y se pregunte por qué"
|
En el día en que la Iglesia celebra a San Juan Bosco, el Papa entrelaza sobre su figura la homilía de la Misa matutina en Casa Santa Marta. Fulcro de su exhortación es que los sacerdotes no sean funcionarios sino que tengan el valor de tener ojos de hombre y de Dios hacia el pueblo

(Debora Donnini/Vatican News)- Que los sacerdotes sean alegres y miren con ojos de hombre y con los ojos de Dios, como hizo San Juan Bosco. Lo subraya el Papa Francisco en la Misa en la Casa Santa Marta para exhortar a los sacerdotes a hacer lo mismo que Don Bosco, que miraba la realidad con el corazón de un padre y de un maestro. Una mirada que le mostró el camino: vio a esos pobres jóvenes en la calle y se conmovió y entonces pensó en formas para hacerlos madurar. Caminó y lloró con ellos.

Francisco recuerda que el día de su ordenación, la madre, una humilde campesina, «que no había estudiado en la facultad de teología», le dijo: «Hoy comenzarás a sufrir». Quería subrayar una realidad, pero también llamar la atención, porque si el hijo se hubiera dado cuenta de que no había sufrimiento, significaba que algo no estaba bien. «Es una profecía de una madre», una mujer sencilla con un corazón lleno de espíritu. Para un sacerdote, por tanto, el sufrimiento es un signo de que las cosas están bien, pero no para que “haga el faquir», sino por lo que hizo Don Bosco, que tuvo el valor de mirar la realidad con los ojos de un hombre y con los ojos de Dios. «Él -dice el Papa Francisco- vio en esa época masónica, anticlerical», de «una aristocracia cerrada, donde los pobres eran realmente los pobres, la brecha, vio a esos jóvenes en las calles y dijo: ‘No puede ser’.

«Miró con ojos de hombre, un hombre que también es hermano y padre, y dijo: «¡Pero no, esto no puede ser así! Estos jóvenes quizás acaben con Don Cafasso, en la horca… no, no puede ser así», y se conmovió como hombre y como hombre empezó a pensar en caminos para hacer crecer a los jóvenes, para hacer madurar a los jóvenes. Caminos humanos. Y entonces, tuvo el valor de mirar con los ojos de Dios e ir ante Dios y decirle: «Pero, déjame ver esto… esto es una injusticia… qué se hace ante esto… Tú creaste a esta gente para una plenitud y ellos viven una verdadera tragedia…». Y así, mirando la realidad con el amor de un padre – padre y maestro, dice la liturgia de hoy- y mirando a Dios con los ojos de un mendigo pidiendo algo de luz, comienza a trabajar».

Don Giuseppe Cafasso, de hecho, consoló a los prisioneros en el ochocientos en Turín y a menudo seguía a los condenados a muerte a al patíbulo. Fue un gran amigo de San Juan Bosco.

Por tanto, el sacerdote –afirma el Papa- debe tener «estas dos polaridades»: «mirar la realidad con los ojos de hombre» y con «los ojos de Dios». Y eso significa pasar mucho tiempo frente al tabernáculo.

“El mirar así le hizo ver el camino, porque él no fue con el Catecismo y el Crucifijo solamente, «hagan esto…» Los jóvenes le habrían dicho: «Buenas noches, nos vemos mañana». No, no: se acercó a ellos, con la  vivacidad que los caracteriza. Los hizo jugar, en grupos, como hermanos…. fue, anduvo con ellos, sintió con ellos, vio con ellos, lloró con ellos y los llevó adelante, así. El sacerdote que mira humanamente a la gente, que siempre está a la mano”.

El Papa subraya entonces que los sacerdotes no deben ser funcionarios o empleados que reciben, por ejemplo, “de las 15 a las 17.30”.

“Tenemos tantos funcionarios, buenos – prosigue – que hacen su trabajo, como lo deben hacer los funcionarios. Pero el sacerdote no es un funcionario, no puede serlo”. Por tanto, el Papa exhorta a mirar con ojos de hombre y – promete – “llegará a ti aquel sentimiento, aquella sabiduría de entender que son tus hijos, tus hermanos. Y además, tener el valor de ir a luchar, allí: el sacerdote es uno que lucha con Dios”.

El Papa sabe que “siempre existe el riesgo de mirar demasiado lo humano y nada lo divino, o demasiado lo divino y nada lo humano” pero “si no arriesgamos, en la vida no haremos nada”, advierte. Un papá, de hecho, se arriesga por el hijo, un hermano se arriesga por un hermano cuando hay amor. Ciertamente esto causa sufrimiento, comienzan las persecuciones, las habladurías: “este sacerdote está allí, en la calle” con estos chicos mal educados que con la pelota “me rompen el vidrio de la ventana”.

El Papa agradece a Dios por “habernos dado” a San Juan Bosco, que desde niño comenzó a trabajar, sabía que era ganarse el pan cada día y había entendido qué era la piedad, “cuál era la verdadera verdad”. Este hombre – evidencia concluyendo el Pontífice – tuvo de Dios un gran corazón de padre y de maestro:

“¿Y cuál es la señal de que un sacerdote va bien, mirando la realidad con los ojos de hombre y con los ojos de Dios? La alegría. La alegría. Cuando un sacerdote no encuentra alegría adentro, se detenga inmediatamente y se pregunte por qué. Y la alegría de don Bosco es conocida: es el maestro de la alegría. Porque él hacía gozar a los demás y gozaba él mismo. Y sufría el mismo. Pidamos al Señor, por intercesión de don Bosco, hoy, la gracia de que nuestros sacerdotes sean alegres: alegres porque tienen el verdadero sentido de mirar las cosas de la pastoral, el pueblo de Dios con los ojos de hombre y con los ojos de Dios”.

PUBLICIDAD

12 comentarios en “Francisco: «El sacerdote no es un funcionario, no puede serlo»
  1. No son funcionarios, pero, si ejercen de sacerdotes al 100%, serán perseguidos por mí por ser demasiado católicos. Tienen que salir a las periferias, que nadie sabe qué es eso, y dejar las iglesias cerradas o transformadas en comederos/evacuatorios para pobres.

  2. Qué costumbre tiene Francisco en proyectar contra la Iglesia lo que son sus propios errores personales. Son funcionarios los «sacerdotes» y «obispos» chinos a los que Vd. apoya marginando a los auténticos. Son funcionarios los «sacerdotes» que siguen a su Testigo del Evangelio Lutero, por cierto, muy bien remunerados. Los verdaderos, los de la Santa Iglesia Católica a los que Vd. trata de rígidos y clericalistas, no lo son.

  3. Que me presenten al cura modernista progre o semimodernista conservador que no sea un funcionario. La crisis iniciada por el vaticano II tanto si este se inerpreta bien o interpretacion modernista, tanto como si este se interpreta mal en su version semimodernista, el resultado ha sido en ambas versiones interpretativas el mismo: sacerdotes funcionarios de dudosa vocación porque los colocaron otros allí. La santidad consiste ahora en ser simpático, y la vocacion consiste en que unos adultos le dijeron a unos niños que se colocaran de eso allí. Un robot programado que obedece incluso si es pecado y que se cortacircuita al oir hablar de una tal misa de Trento.

  4. Se dice tienen que ser como San Juan Bosco?les digo que todo santo es visto por DIOS! Porque su corazón conoce! No por obras engañosas como lleva la falsa humildad que vive en apariencias bondadosas pero su corazón es otro,nadie cambia por decirle a alguien como tiene que ser,no viene eso de la verdadera enseñanza,la verdadera enseñanza solo brinda el verdadero amor que solo reconocerán quienes en verdad esperan en el amor por amor y con amor,solo el verdadero amor vence! Es falso quien piensa y cree que todos cambiarán solo por decirle que tiene que ser como alguien,JESUS!enseña que solo EL!es el camino la verdad y la vida! Los santos son santos porque reconocen la verdad ,y cada santo lleva diferencia de cada santo,como también quien sea santo tendrá sus propias cualidades y son santos no por imitar a alguien más, sean santos como DIOS! Es SANTO!haced lo que EL dice! Porque no llegarán a santos por.imitacion!solo el amor vence! HAGASE LA VOLUNTAD DE DIOS! Amén.

  5. Si se pregunta por la misa de trento, es muy probable que Dios lo esté llamando, pero si asiste a esta y dice que qué asco sacadme de aquí prefiero la guitarrita, probablemente sea un prefuncionario que está siendo programado para que adore la misa calvinista de un tal san pablo VI .

  6. Por ejemplo. Un cura chino, fiel a la Iglesia que no encuentre alegría interior, que se pregunte así mismo por su tristeza y luego la respuesta se la remita al Vaticano y a ver qué pasa…

  7. San Juan Bosco es quien es porque en verdad el amor habitaba en el, muchos teólogos piensan y creen que tanto saber sobre historia los hará ser mejores,les digo que muchos de ellos pueden saber tanto sobre cuestiones de la iglesia pero en verdad no conocen y no llevan verdadera sabiduría,pero si, hay algo bueno en ello, y solo será para quien en verdad saque provecho de ello! A ver quién se ALERTA!?

  8. El modernismo nos presenta la santidad como una persona con cara de cumpleaños en todo momento, o sea, el ser simpático, cosa que suena a protestante, de ahí que presenta la misa como una fiesta muy alegre de cumpleaños. Eso de que los santos sufren internamente ya no se lleva. De sufrimiento, abnegacion,penitencia y sacrificio nada de nada. La misa ya no es la cruz sino la fiesta y de ahí se pasa luego a la parranda de toda jmj. A lo mejor el sacerdote que no tiene felicidad interna es porque Dios lo está santificando haciéndole ver lo mal que va la Iglesia desde que decidieron adaptarse al mundo. Y a lo mejor el de falsa cara sonriente carece de cerebro.

  9. Los miles de sacerdotes q se murieron de pena cuando les obligaron a apostatar de la misa que juraron defender en su ordenacion por el juramento antimodernista, a ver por qué no se preguntaron por qué. Tenían que estar muy felices de pasarse a la misa de calvino que ideó el masón Bugnini. San Juan Fitcher murió en vano por no celebrar la misa que pablo VI iba a poner siglos después. Qué ironía. Los que se creen que han vencido están felices porque realmente se creen q han vencido, hasta q un dia Dios se canse de ellos.

  10. Me parece muy esclarecedora la reflexión sobre St.Juan Bosco sobre todo para entender la pedagogía con que él, el Papa, quiere guiar y guía a la Iglesia.Apertura, acercamiento, paciencia, amor…ver con ojos de hombre, muy humano.También con ojos divinos…

    Para reflexionarlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles