PUBLICIDAD

Francisco en la misa en Santa Marta: “Si murmuro, no amo a Dios”

“Si no eres capaz de amar a Dios en la práctica, no es verdad que amas a Dios"
|
Si no amas a tu hermano, no puedes amar a Dios. Lo recuerda el Papa esta mañana en la Misa en Santa Marta subrayando que es la fe la que da la fuerza para rezar por todos, incluso por los enemigos, para no dejar crecer los sentimientos de celos y envidia, y para no chismosear.

(Debora Donnini/Vatican News)- Para amar a Dios concretamente, hay que amar a los hermanos, es decir, rezar por ellos, simpáticos y no simpáticos, incluso por el “enemigo”, no dar espacio a sentimientos de celos y envidia, y no dar lugar a “habladurías “que destruyen a a las personas.  Es una fuerte exhortación al amor, la que el Papa dirigió esta mañana, en la homilía de la Misa en la Casa Santa Marta. Es la fe, que da la fuerza de amar así, la fe la que vence al espíritu del mundo, que miente y divide.

La reflexión de Francisco se desarrolla a partir de la Primera Carta de San Juan Apóstol (1 Jn 4, 19 – 5, 4) propuesta por la Liturgia de hoy. El apóstol Juan habla, en efecto, de “mundanidad”. Cuando dice: “Los que son generados por Dios son capaces de vencer al mundo”, habla de la “lucha de todos los días” contra el espíritu del mundo, que es “mentiroso”, es un “espíritu de apariencias, sin “, sin consistencia, mientras que “el Espíritu de Dios es verdadero”. “El espíritu del mundo es el espíritu de la vanidad, de las cosas que no tienen fuerza, que no tienen fundamento y que caerán”, subraya Francisco. Como los dulces que se ofrecen en Carnaval, las crepes -llamadas en dialecto “las mentiras”- no son consistentes, sino “llenas de aire”, así es el espíritu del mundo: “lleno de aire” y engaña porque es “hijo del padre de la mentira”.

El apóstol nos ofrece el camino hacia la concreción del Espíritu de Dios, que “no va por las fantasías”: el decir y el hacer son la misma cosa. “Si tienes el Espíritu de Dios” – recuerda el Papa – harás las cosas buenas. Y el apóstol Juan dice algo “cotidiano”: “El que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve”. “Si no puedes amar algo que ves, ¿cómo es que vas a amar algo que no puedes ver? Esa es la fantasía”, enfatiza Francisco, exhortándo a amar “lo que ves, lo que puedes tocar, lo que es real”. Y no las fantasías que no ves”.

“Si no eres capaz de amar a Dios en la práctica, no es verdad que amas a Dios. Y el espíritu del mundo es un espíritu de división y cuando se mete en la familia, en la comunidad, en la sociedad, siempre crea divisiones: siempre. Y las divisiones crecen y vienen el odio y la guerra… Juan va más allá y dice: “Si uno dice: ‘Yo amo a Dios’ y odia a su hermano, es un mentiroso”, es decir, un hijo del espíritu del mundo, que es pura mentira, pura apariencia. Y esto es algo sobre lo que os hará bien pensar: ¿Yo amo a Dios? Vayamos a la piedra de comparación y veamos cómo tú amas al  hermano: veamos cómo  tú lo amas”.

El Papa Francisco se detiene, por tanto, en los tres signos que indican que no se ama al hermano. Se puede sonreír de muchas maneras: incluso en el circo los payasos sonríen y muchas veces lloran en sus corazones. Ante todo, pues, el Papa nos exhorta a rezar por nuestro prójimo, incluso por aquella persona que “me está antipática” y que sé que “no me quiere”, incluso por aquel que “me odia”, incluso por “el enemigo”, como dijo Jesús. Si no rezo, es una señal de que no me amo:

“La primera señal, la pregunta que todos tenemos que hacernos es: ¿rezo por las personas? Por todas ellas, concretas, las que me están simpáticas y las que me están antipáticas, las que son amigas y las que no lo son. Primero. Segunda señal: cuando siento en mi interior sentimientos de celos, envidia y quiero desearle daño o no… es una señal de que no amas. Detente ahí. No dejes que estos sentimientos crezcan. Son peligrosos. No dejes que crezcan. Y entonces, la señal más diaria de que no amo a mi prójimo y por lo tanto no puedo decir que amo a Dios, son las habladurías. Pongámonos en el corazón y en la cabeza, claramente: si yo chismoseo, no amo a Dios porque el chisme estoy destruyendo a esa persona. Las habladurías son como un caramelo de miel, que también es bueno, uno se tira al otro y el otro y luego el estómago se arruina, con muchos caramelos…. Porque es agradable, es “dulce” hablar, parece algo bueno; pero destruye. Y esa es la señal de que tú no amas”.

“Si una persona deja de chismosear en su vida, “diría que está muy cerca de Dios”, porque -explica Francisco- no hablar “custodia al prójimo, custodia a Dios en su prójimo”. Y el espíritu del mundo es vencido con este espíritu de fe: creer que Dios está en mi hermano, en mi hermana. La victoria que ha ganado en el mundo es nuestra fe. Sólo con tanta fe se puede recorrer este camino, no con pensamientos humanos de sentido común… no, no: son inútiles. Ayudan, pero no sirven para esta lucha. Sólo la fe nos dará la fuerza para no chismosear, para rezar por todos, incluso por nuestros enemigos, y para no dejar crecer los sentimientos de celos y envidia. Con este pasaje de la Primera Carta de San Juan Apóstol, el Señor nos pide concreción en el amor. Amar a Dios: pero si no amas a tu hermano, no puedes amar a Dios. Y si dices que amas a tu hermano pero no lo amas, lo odias, eres un mentiroso”.

27 comentarios en “Francisco en la misa en Santa Marta: “Si murmuro, no amo a Dios”
    1. buenas noches me tomo este jesto de contestarte ya que se puede obviamente no soy ejemplo ni quien para desirte esto pero yo lo que interpreto es que eso es lo que Dios nos pide Amar te lo dice alguien qe le cuesta y mucho es el mensaje qe nos esta dando amemos amemos a nuestros enemigos amor nada mas nos pide y seria facil que nos pida odiar no perdonar criticar pero el nos pide amar perdonar eso que es tan dificil qero si queremos estar en paz tendriamos que tratar ami me cuesta muchisimo pero se que Dios me necesita y me pide eso Gracias si leiste y qe tengas un muy buen año

  1. Y el apóstol Juan dice algo “cotidiano”: “El que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve”. “Si no puedes amar algo que ves, ¿cómo es que vas a amar algo que no puedes ver? Esa es la fantasía”, enfatiza Francisco, exhortándo a amar “lo que ves, lo que puedes tocar, lo que es real”. Y no las fantasías que no ves”.

    ¿Dios es una fantasía, Papa Francisco?

  2. Diría que en todas estas lecciones tiene en mente y siempre ataca al católico tradicional del que debe tener un mal concepto, una mala percepción.

  3. Murmurar
    1.Hablar [una persona] en voz muy baja, en especial manifestando una queja o un disgusto por alguna cosa.

    2.Hablar mal de una persona que no está presente.

    A Dios no le gusta la murmuración y todos hemos caído en ella alguna vez. De ahí a no amar a Dios… A Dios claro que lo amamos, con nuestros defectos pecados e imperfecciones. Él único que puede amar con perfección es Él. Nosotros, mientras, a pedirle a Dios la gracia de amarlo y amar a los demás como Él quiere.
    Al Papa le molesta más la primera acepción porque anda que no oirá quejas. Pero no son murmuradas sino gritadas a los cuatro vientos…e ignoradas.

    Menos mal que no ha dicho que para ser murmuradores es mejor no ir a la Iglesia y vivir como ateos.

  4. La murmuración a Francisco le obsesiona. Es un tema recurrente. Pero yo creo que hay que leerle entre líneas, porque el mensaje indirecto que nos lanza es que no debemos rechistar ante ninguna decisión suya, aunque se contradiga con lo que Cristo nos manda. E intenta estimagtizarnos equiparandonos con los ateos y demás yerbas.
    Parece traumatizado por lo de Vigano. Pero por mucho que insista, no nos va a asustar.

    1. Sí, amiga, murmurar y llamar a las cosas por su nombre no son sinónimos. Decir que un dictador venezolano asesina a su pueblo ¿es murmurar? Decir que la persona ha sido aplastada por el poder del omnímodo partido comunista chino ¿es murmurar? Decir que el papa Francisco… ¿es murmurar? No sé qué se ha creido este hombre, pero le falta una cosa para tener fuerza real: no puede “relajar al brazo secular” como la Santa Inquisición, sus sentencias expresas o veladas y por tanto su fuerza es CERO. El juicio es de Dios y la conciencia y que se deje de insinuaciones de señorita melindrosa. Y si no, que lo diga clarito: L´Eglisse c´est moi. Como un papa-sol.

  5. Tiene la razón, el que murmura no ama, pero tampoco ama el causante de la murmuración, y en éso, no sé cuál ame menos, el ejemplo es el del esposo, que no ama suficiente a su esposa, comete con ella tantos pequeños desagravios, que la llevan a ella a quejarse de su vida con él. Ella no debería de quejarse ni murmurar de él, pero él es el causante, es como un círculo, y es verdad que a fin de cuentas, ninguno de los dos ama al Amor

  6. Aclarar, destapar, poner negro sobre
    blanco la sana doctrina para que no contamine NO ES MURMURAR.
    Mostrar el inmenso dolor y perplejidad por los inimaginables escándalos ES UNA ACTIVIDAD SANTA.
    El desobedecer al papa (?) porque ordena cosas contra la ley de Dios y de la propia conciencia no es murmuración, ES HEROÍSMO.

  7. Cuando cualquier jefe -político, empresarial, religioso- empieza a insistir mucho con la de la murmuración, malo , malo. Porque en muchos casos no es tal , sino legítima defensa o defensa de la verdad, y en otros, es la única arma que tienen los subordinados, porque no tienen opción de decir las cosas en voz alta (son ninguneados o depurados) y que se les escuche; sólo es válida la voz del jefe. Lo malo de esto es si el jefe, resulta ser un jefecillo que, en algunos asuntos , está abusando de los siervos. Por eso nos avisó el Jefe de lo que pasaría si , quien está al frente de la casa en su ausencia, empieza a maltratar a los siervos, a comer y a beber… Moralmente la murmuración es más compleja que el “murmurar” y requiere muchos matices morales, a veces sólo expresa desacuerdos u otras formas de ver asuntos, siendo éstos opinables o intrascendentes.

  8. Herodes murmuro contra S.J bautista porque le dijo que no puede convivir con mujer ajena. ni con atenuantes ni acondicionamientos ni discernimientos subjetivos de la conciensia que da”cierta paz” ni por los hijos del siguiente afaire como lo llamas lps obispos de la reguon del “mar del fin del mundo”.
    en el fondo esta murmuracion fue contra Dios Padre Hijo y el Espiritu Santo, esta murmuracion la seguiria haciendo Herodes contra todoa la iglwsia los apostoles y Pedro y sus sucesores, porque Herodes con la misma necedad no van a dejar de existir que quiwren ser mas que Dios.
    Esta es la murmuracion que hoy ya es fiesta, y lo que causa es una vida sin sacramento de matrimonio ya ni creen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles