PUBLICIDAD

Hace 525 años se cantó la primera Misa en el nuevo mundo

|

Una Isla pequeña, La Española fue el escenario de este gran acontecimiento de nuestra fe. La ciudad llamada La Isabela,  fundada por Colon en su segundo viaje, el primer poblado hispano del Nuevo Mundo, en el norte de La Española, fue donde se celebro por primera vez en el nuevo mundo, el Santo Sacrificio de la Misa. En el primer viaje de Colon, (1492). Como nos cuenta Mons. Hugo Eduardo Polaco Brito, en su libro: “Síntesis de la Historia de la Iglesia en Santo Domingo”, (1992). “No vino con el almirante, ningún sacerdote, aunque Ordenes Religiosas han querido demostrar la presencia de algunos de sus miembros. Los Mercedarios con Fray Juan de Solórzano, y Fray Juan Infante; los Franciscanos con Fray Juan Pérez; y el clérigo Pedro Arenas”. Por tanto solo en su segundo Colón pudo traer consigo un grupo de misioneros y pudo celebrarse la Misa, que tuvo lugar el 6 de enero de 1494. Pedro Mártir de Angleria nos dice: “Como la premura del tiempo lo permitió, construyeron casa y una capilla se canto la santa Misa, según nuestro rito, con asistencia de trece sacerdotes.” Juan Pablo II, en su mensaje del 12 de diciembre de 1993, recordaba que: “En su primer viaje Cristóbal Colón plantó la Cruz de Cristo, el 12 de octubre de 1492, como primordial signo espiritual de su llegada a las nuevas tierras y del encuentro con sus pobladores. Pero fue sólo en el segundo viaje cuando, en la gran expedición   «pobladora», doce misioneros con el Vicario Apostólico Fray Bernardo Boyl llegaron a La Española, hoy Santo Domingo, el 22 de noviembre de 1493.” Fue el mismo Fray Bernardo Boyl, religioso, de la Orden de los Mínimos perteneciente a los Ermitaños de Fray San Francisco de Paula, primer vicario apostólico de las Indias occidentales, nombrado por Alejandro VI a petición de los Reyes Católicos fue quien tuvo el honor de cantar la primera Misa en el continente de la Esperanza. Desde aquella fecha memorable hasta nuestros días, resuena en todo el continente americano las palabras de Cristo: HOC EST ENIM CORPUS MEUM… (Este es mi cuerpo).  HIC EST ENIM CALIX SANGUINIS MEI… (Este es el Cáliz de mi Sangre).

La Iglesia ha recibido la Eucaristía de Cristo, su Señor, no sólo como un don entre otros muchos, aunque sea muy valioso, sino como el don por excelencia, porque es don de sí mismo, de su persona en su santa humanidad y, además, de su obra de salvación. Ésta no queda relegada al pasado, pues « todo lo que Cristo es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad divina y domina así todos los tiempos… ».

¡Demos Gracias a Dios! Por el don de la Eucaristía, por el don de la fe, por todos los pastores que a lo largo de más de cinco siglos, hasta en los lugares más apartados que, siguiendo las huellas del Padre Boyl, han estado al servicio de la Eucaristía.

¡América Latina, América cristiana, Cristo es tu faro luminoso, tu gozo y tu esperanza!  ¡Bendita seas, América! (S. Juan Pablo II).

Juan Alfredo Pineda

2 comentarios en “Hace 525 años se cantó la primera Misa en el nuevo mundo
  1. Cabe aclarar que la imagen que ilustra este artículo no corresponde a la primera misa en América, sino que a la inexactamente considerada primera en Chile, en 1536, en la expedición de Diego de Almagro, y su autor es el pintor Pedro Subercaseaux, benedictino.

    En realidad, la primera misa celebrada en Chile lo fue hace 499 años, el día 11 de noviembre de 1520, en el aquel entonces bautizado Puerto de las Sardinas -actualmente, Bahía Fortescue-, situado en el Estrecho de Magallanes. Celebrante fue Fray Pedro de Valderrama, capellán de la célebre expedición de Fernando de Magallanes.

  2. Algo que los de izquierda , en éstas tierras americanas, nunca van a perdonar. El haber traído la fe católica les duele y les seguirá doliendo, prefieren adorar idolillos que al Dios verdadero, ya lo estamos viendo. El dolor causado, fue inevitable, pero éso queda atrás, lo presente es que aquí se celebra desde entonces, la Santa Misa,. Bendito sea Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles