Francisco: «Dios no quiere ser ‘amansado’ con largas retahílas de adulaciones»

"Basta hablarle como a un padre que sabe lo que necesitamos antes incluso de decírselo" Vatican News
|

Lo dijo el Papa en la primera Audiencia General del año 2019, que ha tenido lugar en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Catequesis del Santo Padre:

Queridos hermanos:

Continuamos con la catequesis del Padre nuestro, y hoy nos fijamos en el contexto donde el evangelista Mateo coloca esta oración, que es el discurso de la Montaña. Ese relato que comienza con las bienaventuranzas resume la enseñanza de Jesús y se abre precisamente invirtiendo las categorías humanas corrientes, llamando dichosos a unas personas que ni entonces ni ahora tenían gran prestigio en la sociedad, pero que son capaces de amar, de trabajar por la paz y, por ello, de ser constructores del reino.

La ley llega a su cumplimiento en el mandato del amor y del amor a los enemigos, de ese amor que Dios nos enseña y que lleva hasta las últimas consecuencias. Nosotros somos hijos de ese Dios, no superhombres capaces de lo que nadie puede hacer; al contrario, somos tan pecadores como los demás, pero podemos ponernos delante de la zarza ardiente del misterio divino y llamarle Padre, dejándonos renovar por su potencia y reflejar un rayo de su bondad en este mundo sediento de bien.

Y en este contexto se encuadra la enseñanza del Padre nuestro. Dios no quiere ser “amansado” con largas retahílas de adulaciones, como hacían los paganos para captar la benevolencia de la divinidad; basta hablarle como a un padre que sabe lo que necesitamos antes incluso de decírselo. Del mismo modo, la oración no es un acto hipócrita, ateo, que no tiene otro interés que ser admirados por los demás. El único testigo de la oración cristiana es la propia conciencia, pues es un diálogo íntimo con el Padre que nos ama.

* * *

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América –veo mexicanos por allá atrás, ¿no?–. Los animo a que mantengan siempre abierto ese canal de comunicación con Dios, pues él los ama, los espera y no quiere nada más que darles su amor. Les deseo a ustedes y a sus familias un año nuevo lleno de la cercanía y de la ternura de Dios. Muchas gracias.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “Francisco: «Dios no quiere ser ‘amansado’ con largas retahílas de adulaciones»
  1. Ya no es solo lo que dice – que, por supuesto, también- sino cómo lo dice. Sea por lo uno o por lo otro, tiene la discutible cualidad de ofender o, cuando menos, de dejar mal sabor de boca innecesariamente.

  2. Este hombre tiene una facilidad innata para menospreciar todo aquello que le disgusta, sin pararse a pensar ni tan siquiera un segundo, que lo importante no es el modo en que se dicen las cosas sino la intención del corazón que las dice.

  3. Pues el Papa será el Papa, y yo un pobre diablo. Pero con todo lo pecador que soy, me confieso regularmente con un cura, a diario pido perdón a Dios por los pecados del día y, antes de acostarme, le endilgo a Dios un par de carantoñas. Bien sensible que tiene su corazón, ¡cómo no va a gustarle que lo trate con cariño! No sólo para mostrarle que lo quiero, que siento haber cometido faltas y, como a un padre terrenal, ablandarle un poco su severidad por mis ofensas con un par de caricias. Si para alguien es malo, lo siento, pero, como no puedo dejar de cometer faltas, tampoco puedo dejar de suavizarle el ánimo a Dios

  4. Ya sabemos lo que Dios quiere ;» Que le amemos sobre todas las cosas». Es el primer mandamiento de Su Ley, con todo lo que eso significa.
    Aparte de esto, sería muy deseable que las palabras del Papa tuvieran, no sé, un nivel más de acuerdo con la importancia del tema que se refiere nada más y nada menos que a Dios…

  5. No se le puede pedir peras al olmo.
    Pero en este caso con el agravante de un intento consciente y solapado de desmantelar oraciones tradicionales agradabilisimas a Nuestro Señor y la Virgen María.

  6. Pareciera como que molesta toda oración pública de alabanzas a Dios en secuencia, y por ende se juzga y se determina que quienes lo hacen son necesariamente fariseos o ateos que sólo buscan ser estimados por su (aparente) piedad. Y por lo tanto, no se debe hacer, y los que lo hagan deben ser mal vistos.

    Esta es una de las formas sutiles con las cuales se persigue últimamente la piedad pública y el debido honor a Dios.

    En Canadá, y en muchos países de Europa, está prohibida la oración pública en las escuelas. Un docente que rece será expulsado de su empleo. Y así, se persigue la oración pública de mil maneras.

    En los países sometidos al dragón Rojo del comunismo, si rezas en público te hacen desaparecer o vas preso.

    Todos estos coinciden en lo mismo, bajo diferentes formas…

    Les tengo una mala noticia a todos estos perseguidores: en los Cielos, los Ángeles proclaman con fuerte voz, una y otra vez, sin cesar: «Santo, Santo, Santo es el Señor Sabaoth»

    1. Mejor no se puede expresar. Gracias Bernie. Lo de Canadá lo conozco bien. Un presidente que dice ser católico y persigue lo católico con el gender. Se ve que es un alumno aventajado de cierto argentino acogido en Roma.

  7. Es una pena que los que escriben aquí hagan oración de adulación en lugar de oración de alabanza, pues tanto se oponen a lo que dice el Papa. Hay que tener mala fe para interpretar todo lo que dice el Papa del peor modo posible. Esto incrementa la temperatura del Purgatorio en unos cuantos grados, por palabra dicha a la ligera. Tened cuidado, que algunos de los que aquí escriben ya han pasado los 100 grados: haced penitencia para que Dios se apiade y os baje la temperatura

    1. No se qué motiva a otros a comentar aquí. A mí me motiva la defensa de la Fe católica, tal como la recibí yo y tal la recibió Ud.por la jerarquía en sucesión Apostólica, la que nos fue confirmando en la Fe en Nuestro Señor Jesucristo. Y por la cual Ud.y yo deberemos rendir cuentas.

      No sé cuántos grados de temperatura le asignarán a Ud.en el Purgatorio por permanecer en silencio ( o quizás hasta en complicidad ) ante tanto atropello, herejía y apostasía que no tiene precedentes, porque sucede desde el vértice y desde adentro.

      Después de 6 años de Bergoglio ocupando el trono de San Pedro, me resulta inaudito que Ud.pueda aducir ignorancia, salvo que Ud. viva encerrado en un armario.

      No sea papólatra. Abra los ojos y entérese. Y luego abra la boca para denunciar, mientras pueda. No vaya a sucederle lo que le sucedió a las 6 vírgenes necias, y de improviso llegue el Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles