Un cura roba 120.000 euros de su iglesia para jugar por Internet

El sacerdote alega que ha sido víctima del engaño de unos ciberdelincuentes, pero lo cierto es que se llevó una cantidad enorme de dinero que no era suyo y tendrá que devolver.
|

(El Español)– Un sacerdote católico que ejerce en la localidad alemana de Ballenstedt ha robado 120.000 euros de los ahorros de su parroquia y los ha perdido jugando a una lotería por Internet. Así lo ha confirmado un portavoz del obispado de Magdeburgo después de que el cura confesase lo ocurrido ante la policía y el obispo, Gerhard Feige.

Para justificarse ante las autoridades, el cura aseguró que había sido víctima de un engaño. «Caí en las redes de unos ciberdelincuentes y les transferí dinero varias veces», aseguró. Sin embargo, no solamente usó su propio dinero para invertir online, sino también esos 120.000 euros que pertenecían a toda la comunidad.

Ahora tendrá que devolver todo el dinero que robó desde este pasado verano y tampoco se librará del castigo: «sufrirá las consecuencias de la ley estatal y de la Iglesia», advirtió el obispo, añadiendo que «ningún sacerdote, ningún empleado de la Iglesia puede robar fondos destinados a la parroquia». Por lo de ahora ya ha sido relevado en su cargo de párroco y está a la espera de conocer qué le espera.

Será el Consejo Parroquial quien decida si se la aplican otras medidas disciplinarias hasta que el cura consiga devolver el dinero que robó. Un hecho que provocó diversos problemas financieros para la parroquia.

Artículo publicado en El Español.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Un cura roba 120.000 euros de su iglesia para jugar por Internet
  1. ¿Qué controles tiene el dinero del cepillo? Pongamos que esto está pasando en muchas otras parroquias (juegos en Internet, orgías, manceb@s, etc…). ¿Qué controles hay para que eso no pase? ¿Cuántos más habrá como éste al que han pillado?

  2. La pornografia y el juego pervierten,ouizas tendria oue ser pecado.yo ni los miro en internet,y la verdad es oue no me llaman ademas de oue destrozan familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles