Pablo VI. Apologia pro vita sua

El "hecho dogmático" de la canonización de Pablo VI. Tres testigos de excepción
|

El documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Nota doctrinal ilustrativa de la fórmula conclusiva de la “Professio fidei” (29 de junio de 1998), n. 11, anejo a la Fórmula para la profesión de fe y el juramento de fidelidad al asumir un oficio que se ejercita en nombre de la Iglesia, enseña lo siguiente:

«Entre las verdades relacionadas con la revelación por necesidad histórica, que deben ser tenidas en modo definitivo, pero que no pueden ser declaradas como divinamente reveladas, se pueden indicar, por ejemplo, la legitimidad de la elección del Sumo Pontífice o de la celebración de un concilio ecuménico; la canonización de los santos (hechos dogmáticos); la declaración de León XIII en la Carta Apostólica Apostolicae Curae sobre la invalidez de las ordenaciones anglicanas, etc.».

Para mejor dilucidar el hecho dogmático de la canonización del beato Pablo VI por el Sumo Pontífice Francisco el pasado 14 de octubre de 2018, traemos a la memoria de nuestros lectores unos episodios de la vida del Papa Montini narrados por tres testigos de excepción, Romano Amerio (1905-1997), Arz. Marcel Lefebvre (1905-1991) y Ralph Michael Wiltgen (1921-2007):

«… si se pierde de vista la coexistencia esencial de los dos fines, que hace imposible la unión perfecta si no se consuma en ella la unión conyugal naturalmente procreadora, será posible separar el matrimonio de la procreación. Se supone así que esa unión plenísima en la cual consiste el matrimonio, puede separarse de su efecto natural: la generación. Esta posibilidad fue sostenida con fuerza también por la mayoría de los miembros de la comisión consultiva a la que Pablo VI había encomendado decidir y contra la cual, sin embargo, mantuvo la doctrina perpetua.

Junto con Mysterium fidei [3 Sep. 1965], la Humanae vitae [25 Jul. 1968] es el documento más significativo de Pablo VI: con la primera el Papa mantiene el núcleo del dogma sobrenatural, y con la segunda el núcleo de la ley natural, es decir, los dos órdenes de verdad que la Iglesia debe mantener».

ROMANO AMERIO, Iota unum: estudio sobre las transformaciones de la Iglesia católica en el siglo XX (Madrid 2003), n. 297 (tr. Carmelo López-Arias Montenegro). Editorial Criterio Libros.

«… Los liberales tuvieron cuatro razones principales de descontento con el Papa Pablo VI durante la semana final de la tercera sesión. En primer lugar, su insistencia en una Nota Explicativa Previa sobre colegialidad, que se comunicó oficialmente a la asamblea el lunes 16 de noviembre de 1964. Luego, su decisión ante la votación sobre la libertad religiosa, programada para el jueves de esa semana. Una tercera razón era su intervención de última hora en el esquema sobre ecumenismo. Y finalmente estaba su inesperado anuncio del sábado 21 de noviembre, día de clausura de la tercera sesión, de la aplicación del título Madre de la Iglesia a la Virgen María. Los holandeses inventaron rápidamente un término gráfico para este periodo de la historia del Concilio: la “Semana Negra”.

«… En la reunión pública del sábado 21 de noviembre, último día de la sesión, el Papa Pablo dijo en su Alocución de clausura que las estrechas relaciones entre María y la Iglesia “tan claramente establecidas por la actual Constitución conciliar” le hacían pensar que “es éste el momento más solemne y más apropiado para dar satisfacción a un voto que, señalado por Nos al término de la sesión anterior, han hecho suyo muchísimos padres conciliares, pidiendo insistentemente una declaración explícita, durante este Concilio de la función maternal que la Virgen ejerce sobre el pueblo cristiano. A este fin hemos creído oportuno consagrar, en esta misma sesión pública, un título en honor de la Virgen, sugerido por diferentes partes del orbe católico, y particularmente entrañable para Nos, pues con síntesis maravillosa expresa el puesto privilegiado que este Concilio ha reconocido a la Virgen en la Santa Iglesia.

Así pues, para gloria de la Virgen y consuelo nuestro, Nos proclamamos a María Santísima Madre de la Iglesia, es decir, Madre de todo el pueblo de Dios, tanto de los fieles como de los pastores que la llaman Madre amorosa, y queremos que de ahora en adelante sea honrada e invocada por todo el pueblo cristiano con este gratísimo título”».

RALPH M. WILTGEN, S.V.D., El Rin desemboca en el Tíber: historia del Concilio Vaticano II (Madrid 1999), cap. 3. 15 (tr. Carmelo López-Arias Montenegro). Editorial Criterio Libros.

«… y sin embargo, en medio de todo este tumulto ha brillado una luz que puede reducir a la nada los esfuerzos del mundo para terminar con la Iglesia de Cristo: el 30 de junio de 1968 el Santo Padre proclamó su Profesión de fe. Éste es un acto que, desde el punto de vista dogmático, es más importante que todo el concilio.

Ese Credo, redactado por el sucesor de Pedro para afirmar la fe de Pedro, asumió una solemnidad absolutamente extraordinaria. Cuando el Papa se puso de pie para pronunciarlo, los cardenales también se levantaron y toda la multitud quiso imitarlos, pero el Papa hizo sentar a todo el mundo; quería estar sólo él de pie como vicario de Cristo; para proclamar su Credo, y lo hizo con las palabras más solemnes en nombre de la Santísima Trinidad, ante los santos ángeles, ante toda la Iglesia. Por consiguiente, el Papa llevó a cabo un acto que compromete la fe de la Iglesia.

Tenemos pues éste consuelo y esta confianza de sentir que el Espíritu Santo no nos ha abandonado. Se puede decir que el arca de la fe, apoyándose en el concilio Vaticano I, torna a encontrar un nuevo punto de apoyo en la profesión de fe de Pablo VI».

MARCEL LEFEBVRE, Carta abierta a los católicos perplejos (Madrid 1986), cap. XIV (tr. Guillermo Devillier). Editorial Arca de la Alianza Cultural.

***

AUTOR: N.M.B. (Madrid, 15 Oct. 2018, Fiesta de Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora. Patrona del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra).

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
30 comentarios en “Pablo VI. Apologia pro vita sua
  1. Sí, sin duda, «Mysterium Fidei», «Humanae vitae», la «Nota explicativa previa», Maria, Madre de la Iglesia, «Lumen ecclesiae», sobre Santo Tomás de Aquino, y el Credo del Pueblo de Dios.

    Pero eso no quita lo otro: el desmadre permitido en la reacción contra «Humanae Vitae», la impunidad generalizada de la heterodoxia durante su pontificado, la gran cantidad de Obispos homosexuales o promotores de la homosexualidad que hizo, el hecho de que durante su pontificado los que de hecho mandaban y estaban en situación de privilegio en la Iglesia eran los heterodoxos, y para ser ortodoxo casi que había que pedir permiso, sin que de Roma llegase lo que tenía que haber llegado.

    Por algo tanta gente adhirió en forma entusiasta al programa de Juan Pablo II, que ciertamente puso más acento en la recta doctrina. Y hoy dia estamos sufriendo las consecuencias de toda la falta de autoridad efectiva de la que Pablo VI fue un claro exponente.

    Necesitamos como nunca la verdad.

    1. Habría que añadir también la encíclica Sacerdotalis Coelibatus sobre el celibato sacerdotal que es un doucmento excelente y muy importante. Sobre todo en estos momentos, cuando viene el Sínodo de las Amazonas y las peticiones de los obispos alemanes y belgas de acabar con el celibato.

  2. Interesante la cita del arzobispo Lefebvre, tomada del capítulo XIV de su «Carta abierta a los católicos perplejos». En efecto, el Credo del Pueblo de Dios, como la reafirmación de la doctrina católica sobre la eucaristía en la encíclica Mysterium Fidei y de la condena católica de la anticoncepción en la encíclica Humanae vitae, quedan como grandes hitos católicos del pontificado de Pablo VI.
    Pero no sería honrado citar esas palabras sin citar las siguientes, tomadas del capítulo XXI del mismo libro: «Hay que reconocer que el Papa Pablo VI ha planteado un serio problema a la conciencia de los católicos. Este Pontífice ha causado más daños a la Iglesia que la Revolución de 1789. […] El liberalismo de Pablo VI, reconocido por su amigo el cardenal Daniélou, basta para explicar los desastres de su pontificado. El católico liberal es una persona de doble cara, en una continua contradicción.»

  3. Si el motivo de canonizarlo es que no traspasó las líneas rojas que se supone que ontológicamente un papa no puede traspasar entonces todos los papas deberían ser canonizados

  4. Argumento muy claro y contundente el suyo, Javier. Pero no, no quieren canonizar a todos los papas, sino únicamente a todos los papas desde el concilio Vaticano II y, con ellos, al propio concilio. Para ganar tiempo y ahorrarse dinero en procesos y ceremonias, sería más práctico que en adelante elección papal y canonización en vida se celebraran en unidad de acto. ¡Santo súbito!
    Pero de Dios nadie se burla. Por mucho que esta huida adelante se prolongue, por mucho que acumulen canonizaciones en serie, algún día caerá el telón sobre esta farsa y volverá a resplandecer el rostro sereno de la Iglesia.

  5. Con todo respeto, Paulo VI no pidió ser declarado Santo, es totalmente ajeno a esa declaración. Fue el Papa 262. Murió en 1978 de infarto agudo de miocardio. Un sabio Cardenal anciano amigo mío sostenía que murió de «concilitis». A otra persona muy querida le aconsejó «nunca vacile en pedir». Afirmó con claridad profética que «De entre alguna fisura el humo de Satanás entró en el templo de Dios». Sus Encíclicas: Humanae Vitae (25 de julio de 1968), Sacerdotalis Caelibatus (24 de junio de 1967), Populorum Progressio (26 de marzo de 1967), Christi Matri (15 de septiembre de 1966), Mysterium fidei (3 de septiembre de 1965), Mense Maio (29 de abril de 1965), Ecclesiam Suam (6 de agosto de 1964), son textos incuestionables de Doctrina. Ciertamente debe haber sido un hombre pecador y espero que haya muerte en Paz con Dios. Con todo respeto por los «procesos de canonización» prefiero esperar al Juicio Final, vayamos a la Sixtina a pedir sin vacilar…..

  6. La cuestión para todos los disconformes con el hoy y añorantes del ayer «glorioso» es negar (aunque sea difamando a los Papas muertos y a los vivos) que tras el Vaticano II sigue habiendo santidad en la Iglesia… Difícil lo tienen: como tapar el sol con un dedo. Mejor es ponerse al día e ir al ritmo del Dios de la Historia… Habrá en ustedes muy buena voluntad (quiero pensar), pero les falta mucho sentido común y más sensatez…

    1. ¿Santidad en la Iglesia tras el Vaticano II? Sin duda alguna, en muchas almas, no se ha acortado el brazo de Dios. ¡Alabado sea Jesucristo!
      Cuestión muy distinta es la explosión de beatificaciones y canonizaciones en serie tras el Vaticano II. Todo lo que es excesivo es insignificante.

    2. ¿Difamar a papas muertos y vivos?
      Tome usted en sus manos alguna buena Historia de la Iglesia y repase dos mil años de pontificado romano. Cierto que encontrará muchos mártires de los primeros siglos y otros santos después. También papas sabios, buenos gobernantes y grandes mecenas. Pero también bastantes mediocres y hasta escandalosos o pésimos gobernantes. ¿Por qué únicamente tras el Vaticano II serían todos santos? ¿Por qué únicamente tras el Vaticano II estarían exentos de toda crítica?

    3. Lo del Dios de la Historia suena a Herejía modernista, a lo de Cristo de la fe, Cristo de la Historia. Si con eso quieres decir que Dios está sometido a los cambios de la Historia, eso no es católico por mucho q lo digan los curas y los Papas. La verdadera doctrina católica es que la Sagrada Tradición la puso Jesucristo y es peremne y no evoluciona con los tiempos históricos. La herejia de la evolucion del dogma se basa en eso que das a entender. Por lo tanto, de católico normal, nada de nada, el modernismo no es católico y mucho menos normal, aunque se enseñe en los seminarios. Dios se va poner al dia, sí, al día que tú le digas

      1. Pues probablemente le suene mal, si me permite que le diga. Hablar del «Dios de la Historia» es una defensa de la Tradición. Dios ha inspirado la Biblia, pero no la ha escrito. La Biblia no es un Corán, que sí sería palabra increada de Dios. Primero, Dios ha actuado; después, se han hecho escritos. Y esa actuación ha sido en la historia. Y de acuerdo con el conocimiento de Dios que hemos tenido en la historia y a través de la fe, hemos podido determinar el canon bíblico. Cuando decimos «Dios de la Historia» nos referimos a que, previamente al escrito, ha habido una experiencia (que no hay que interpretar como subjetivismo) de Dios. Primero, ha habido Encarnación, Crucifixión, Expiración, Resurrección y Ascensión. Y la Iglesia lo ha sabido desde el primer momento. No ha necesitado esperar a que se escribiera para creerlo. Así que decimos «Dios de la Historia», por ejemplo, frente a los protestantes. Saludos.

  7. Un católico normal:

    Tienes razón; pero ya ves la linea de la mayoría de los comentarios de Infovaticana, caracterizados por la tendencia anti-Papa Francisco, anti Concilio Vaticano II y anti-reformas de cualquier tipo.
    Eso sí, nostálgicos y añorantes del pasado (pasado que nunca volverá) a mas no poder.
    A mi, personalmente, cada vez me apetece menos hacer comentarios de nada, aunque a veces hago alguno,

    1. Comentarios con tendencia a ser comentarios católicos, que sientan tan mal a los conservadores pq se dan cuenta de q es todo un engaño y de conservadores no tienen nada, porque la nueva ortodoxia postconciliar es heterodoxia, por eso había que prohibir la verdadera misa católica instituida por Cristo y suplantarla por la misa de Enrique VIII, y la teología escolástica suplantarla por Rahner. La apostasía de la Iglesia no es que la gente deja de ser católica sino que los que se supone que son católicos desconocen qué es lo católico y creen que lo heretico modernista, es católico. Lo que condena un Papa no lo puede descondenar otro, así de simple.

  8. Ocurre que Dios es Eterno, está fuera del tiempo. Por tanto qué es eso de » ir al ritmo del Dios de la Historia «. En todo caso, es la Historia la que tendría que estar sometida a los mandatos de Dios, que son inamovibles. Y nos constan desde que Le entregó las Tablas de la Ley, a Moisés en el Sinaí.
    En ellas, entonces como ahora, se incluyen de una manera perfecta todas nuestras obligaciones para con Dios y asímismo para con los demás seres humanos. Reivindicada por Jesús que » no había venido a cambiar la Lay, si no a darle cumplimiento·» de una manera excelsa se confirma la base sobre la que debe construirse toda doctrina más allá del » ritmo » que quiera imponer el mundo…

  9. Canonizacion del papa Borgia ya!. Para la nueva teologia todos son santos pq jesucristo por la encarnacion se ha unido a todo hombre de manera misteriosa. Da igual q la nueva teologia la condenara Pio XII

  10. «¿Hay algo por lo que los católicos tradicionalistas admiren a Pablo VI? Sí, claro. Sería una insensatez no reconocer el bien que hizo. Pero ese bien no alcanza para compensar los muchos y graves problemas que llevamos comentados. De hecho, la historia del pontificado montiniano es clara demostración de que sería deseable distinguir entre la persona y el cargo. En el caso de los papas santos, se podría decir que la gracia inherente al cargo los eleva y envuelve transformándolos en luminosos iconos de San Pedro y de Cristo. Y en el de los pontífices malos y mediocres, la gracia del cargo es algo que aflora de modo ocasional, que en situaciones graves sale de su escondrijo, pero no transforma de la misma manera al papa de turno. Esto último es lo que vemos en Pablo VI»

    https://adelantelafe.com/por-que-no-hay-necesidad-de-llamar-santo-a-pablo-vi-ni-se-debe-hacerlo/

  11. La herejia modernista que padecen miles de católicos sin saberlo por efecto de malinterpretar el concilio cuya interpretacion correcta es igualmente incorrecta pq no se puede interpretar correctamente a la luz de la tradicion una cosa que está mal redactada pq contradice la tradicion, empieza por el error del liberalismo. Los católicos conservadores son liberales, y del error liberal se sucede el error del progreso de la fe, que son los famosos progres. Como siguen sin enterarse, quieren solucionar el problema progre clerical con el remedio que precisamente lo causa. No dan pie con bola. El virus modernista progre no se cura inyectando virus modernista pero conservador, se cura extirpando todo lo modernista¿ y qué es todo lo modernista? Pues todo lo que el magisterio verdadero de la Iglesia condena y que todo el mundo conoce. No exite añoranza de cosas pasadas, existe añoranza de restaurar lo que verdaderamente es católico pq está suplantado por algo q está condenado.

  12. Esta retaila q he soltado antes, por ejemplo se ejemplifica con los Papas. De nada sirve que un Papa sea muy conservador si no quiere ser tradicional, la verdadera ortodoxia católica es la tradición, y esta no cambia ni evoluciona y las nuevas ortodoxias conservadoras solo son heterodoxias q parecen ortodoxias si se comparan con heterodoxias mas extremas. Por eso era tan util acabar con la tradicion, para q la nueva ortodoxia pseudo conservadora no parezca lo q realmente es, una heterodoxia. Por eso había que excomulgar la tradicion. Toda la Iglesia era ortodoxamente tradicional hasta que llegó el concilio, y vinieron dos tipos de heterodoxos, unos extremos, y otros moderados, siendo que los moderados se colocaron a sí mismos como nuevos ortodoxos. Cuando creian q ya lo tradicional no volvería, ambos tipos de heterodoxos se empezaron a tirar de los pelos a causa de Francisco porque rompio el equilibrio feliz, y así empezaron a pedir ayuda a los verdaderos ortodoxos, que pasaron.

    1. Estimado UNO es muy interesante lo que planteas el destrabalenguas entre ortodoxos seudortodoxos heterodoxos etc. mezclados con los modernistas progresistas etc., complicado pero excelente mezcla, un turrón de calidad.
      Con relación a tu dicho «Pues todo lo que el magisterio verdadero de la Iglesia condena y que todo el mundo conoce». Quisiera pedir con todo respeto una aclaración, a qué te refieres, qué es y dónde está lo que la Iglesia condena y que todo el mundo conoce ?, y de todo ello qué es lo que en algún caso concreto un Documento de la Autoridad vulnera ?.
      Crees por ejemplo que la Instrucción General del Misal Romano o las Plegarias del Misal Romano que se rezan en las innumerables Misas que se celebran cotidianamente carecen de valor y en consecuencia en esa Liturgia no se produce la Transubstanciación ?.

      1. Benedicto XVI cuando era el prefecto para la doctrina de la fe aprobó como misa católica valida la misa nestoriana adai e mari de los asirios que no contiene de ninguna manera las palabras de la transubstanciacion. Todo el magisterio infalible q se vulnera está contenido en el Dezinger,pero no todo está en el Dezinger. Si el CVII hay q interpretarlo sin vulnerar el Dezinger, vamos listos, pq no se está haciendo ni lo piensan hacer.

        1. Si te refieres a la conclusión del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos plasmada en el documento «Orientaciones para la admisión a la Eucaristía entre la Iglesia caldea y la Iglesia asiria de Oriente», elaborado de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Congregación para las Iglesias orientales, por favor léelo completo y explícalo completo, caso contrario no sirve la mención.

      2. Una de las plegarias del misal romano la tuvo q cambiar benedicto xvi pq era directamente heretica. La de san hipolito es falsa y no tiene ninguna tradicion. La plegaria 1 o canon romano, no es el canon romano de Trento, y lasvpalabras de la consagracion no son las q dice la tradicion que son sino lo q pone en la literalidad de la biblia. El tono narrativo de las palabras de la transubstanciacion ponen en peligro la validez. En eso los del opus se cuidan mucho de no hacerlo invalido.

        1. Es decir en tu criterio Cristo no está presente realmente en esas Misas pero si en el Denzinger y hasta qué Papa ?. Por favor UNO un caso concreto porque estás poniendo en entredicho temas muy serios.

  13. Uno, la sustitución de la misa tradicional por la de Enrique VIII no, peor, porque el rito anglicano se parece mucho más a la misa tradicional que lo que se creó en 1969. Por intervención del ahora santo Pablo VI no se quitaron más cosas de churro, y es que Bugnini quería que fuera algo protestante para así parecernos a los hermanitos separados y en vez de que vuelvan al redil pues hacer que se escapen más ovejitas del corral.
    Dió y da lugar a toda clase de estupideces litúrgicas según sea la creatividad del sacerdote de turno, que a veces se aburre, otras cree que debe hacer el tonto para haber si llena un poco más la parroquia, en otros casos como es un vago redomado y se cansan mucho porque tras tanta reunión, charla sobre discernimiento y espiritualidad oriental y cursos de encontrarse a sí mismo, pues celebrar la misa decentemente es un trabajo que los deja extasiados.

  14. Admirable santa española que vio y nos iluminó sobre el poder salvífico del dolor. Su lema O SUFRIR O MORIR.

    Recordamos con tristeza que Berg oglio no tuvo interés en ir a Ávila en los 500 años de su nacimiento, cuando tiene tiempo de sobra para ir a homenajear a Lutero.

    En cambio, San Juan Pablo II ofició una estupenda misa en Ávila en los 400 años de su muerte.

    Gracias Señor por darnos el santo polaco y la santa española!!!!

    1. Disculpen. Pero la magia de los teclados o debido a la -mala- configuración de la página web hizo que este comentario apareciera aquí, pero corresponde a la nota sobre la fiesta de Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia.

  15. Yo también creía esa leyenda rosa, en la que Pablo VI había confirmado en la fé a sus hermanos con este o aquel documento. Que se había fiado de los «expertos» y que tras la Humanae Vitae había sido perseguido hasta que se quedó como una «uva pasa». Pero no fué así. Se parece más a Bergoglio cometiendo desmanes y luego queriendo cerrar el tema y el debate con la publicación de una Carta al Pueblo de Dios y dos homilías a favor de la tradición.

    Con una diferencia, esa sí, que hay que hacer a favor de Pablo VI: sus encíclicas se pueden leer y, en lo esencial, son correctas doctrinalmente.

    Pero:
    – las cuatro encíclicas importantes las sacó entre 1965 y 1968.
    – Mucho „Mysterium Fidei“, pero es responsable directo de la imposición arbitraria del Novus Ordo Misae a punta de pistola (léase sanciones canónicas).
    (sigo…)

  16. (sigo…)
    – la Populorum Progressio está demasiado influida por un Neo-Maltusianismo innecesario. Esta ideología sirve de coartada para todas las políticas abortistas y de eutanasia de las instituciones laicistas en el mundo
    – la Humanae Vitae ya existía como documento durante el Concilio y Pablo VI prefirió sacarla después y super-edulcorada, en 1968. Después, toleró todo el desmadre interno y la no aplicación de esta encíclica. La lucha por ella la hemos tenido que hacer entre sacerdotes y laicos hasta hoy, con el apoyo de Juan Pablo II.
    – Desde 1968 a 1978 van 10 años, en los que Pablo VI es responsable de la autodemolición de la Iglesia de la que luego se quejó, de la Ostpolitik y del giro hacia la izquierda de los personajes e instituciones de la Iglesia (algo flagrante en especial en España), de no parar a tiempo la degradación de los Jesuitas, entre otros, al no imponer la entonces necesaria escisión para salvar lo bueno.

    Por los frutos los conocereis…

  17. Concilio de Trento, sesion 7, canon dogmatico 13: Si alguno dijere, que se pueden despreciar u omitir por capricho y sin pecado por los ministros, los ritos recibidos y aprobados por la Iglesia católica, que se acostumbran practicar en la administración solemne de los Sacramentos; o que cualquier (quisqumque=el que sea)Pastor de las iglesias puede mudarlos en otros nuevos; sea excomulgado.

  18. Concilio de Trento, sesion 7, canon 13:Si alguno dijere, que se pueden despreciar u omitir por capricho y sin pecado por los ministros, los ritos recibidos y aprobados por la Iglesia católica, que se acostumbran practicar en la administración solemne de los Sacramentos; o que cualquier (quisqumque=el que sea)Pastor de las iglesias puede mudarlos en otros nuevos; sea excomulgado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles