PUBLICIDAD

Osoro y Blázquez le montan el lío al Gobierno con el cadáver de Franco

|

El Gobierno consultó a la Iglesia española -Blázquez y Osoro, en concreto- antes de anunciar su intención de exhumar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos. Ambos prelados dieron su plácet, sin advertir que la abadía no depende de obispado alguno.

Antes de que Pedro Sánchez se sacara de la manga su as demagógico para animar a las tropas y distraer de sus tropelías, la exhumación del cadáver de Francisco Franco, el presidente del Gobierno consultó con el episcopado español, concretamente con el presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Blázquez, y con el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Fue en julio, y Sánchez se las prometía muy felices. Él mismo se había reunido con Monseñor Ricardo Blázquez y, de modo más discreto, su subsecretario de Vicepresidencia, Antonio Hidalgo, y el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, lo habían hecho con Osoro, a quien consideraban, además de arzobispo, prelado cercano al Papa Francisco. El motivo era saber si pondrían alguna pega al proyecto de exhumar al anterior jefe del Estado y sacarlo del Valle de los Caídos.
Parecía tener sentido. Con indepenencia de que Franco fuera el responsable de haber detenido, con su alzamiento el 18 de julio de 1936, de una masacre de católicos que ha dado una gran cantidad de mártires reconocidos por Roma a la Iglesia, no dejaba de ser la violación de una sepultura religiosa. Y es lógico que Sánchez, que no gobierna desde la posición electoral más sólida del mundo, sino merced a la más extraña alianza política de nuestra democracia, no quisiera líos con la Iglesia ni una hipotética ‘internacionalización’ del asunto.

No había, naturalmente, nada que temer, que ni Blázquez tiene madera de héroe ni Osoro se ha distinguido nunca por ponerle problemas al poder, sea del color que fuere. Así que ambos dijero que adelante, que por ellos no iba a haber problemas. Y, claro, la liaron.
Porque la abadía benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos que custodia los restos es eso, una abadía, y no depende ni de Blázquez, ni de Osoro ni de obispo alguno, sino de su casa madre, en la localidad francesa de Solesmes, bastante menos laxa con los bailes de cadáveres por razones políticas que cualquiera de los dos prelados de nuestra historia.

Mientras, el prior del Valle, Santiago Cantera, se planta y dice que no va a permitir ninguna exhumación que vaya contra la legislación vigente y no haya sido solicitada por la familia del finado, en cuyo caso se consentiría el traslado al lugar elegido por esta.

¿Y saben dónde disponen los herederos de Francisco Franco de varias popiedades funerarias? En la Catedral de la Almudena, Catedral de Madrid. La pelota vuelve así al tejado de Osoro y convierte la artera maniobra de Sánchez en una pesadilla, trayendo el cadáver del dictador al centro de la capital, a una zona céntrica y perfectamente visitable.

Ahora Osoro no puede poner la menor pega. La familia dispone desde hace años de espacio en la cripta de la Almudena y Franco, como dice el arzobispo, “naturalmente, como cualquier cristiano, tiene derecho a poder enterrarse donde ellos crean conveniente”. Naturalmente, Ilustrísima.

Osoro hace lo imposible por ponerse de perfil en esta última crisis, asegurando que “es una cuestión que deben resolver el Gobierno y la familia” y que él no va a poner problemas: “No tenemos inconveniente en acoger a nadie. La Iglesia ha sabido acoger siempre a todas las personas”.

Queda la opción de recurrir directamente a Roma, pero la posibilidad es más bien remota, y los trámites y negociaciones podrían alargarse hasta el infinito. Así que, en resumen, Blázquez y Osoro han convertido, sin pretenderlo, la asututa medida de Sánchez en un quedradero de cabeza, que podría convertir la Catedral de la Almudena en un centro de peregrinación de franquistas.

17 comentarios en “Osoro y Blázquez le montan el lío al Gobierno con el cadáver de Franco
  1. Ahí donde está el caudillo, es donde más tranquilito estaba, donde menos se sentía y a sus enemigos menos estorbaba… jejejeje… Pero, quien menea muertos -sea inconsciente, subconsciente o conscientemente- es porque los requiere vivos. ¡Allá ellos, que inventan esos meneos!

  2. Dar su aquiescencia al doctor fraude y no advertirle de quien tiene la jurisdicción sobre la Abadía, y por consiguiente sobre las sepulturas que hay en ella, es de ser muy ignorantes (de cuestiones administrativas eclesiásticas), o muy presuntuosos (por pensar que ellos pueden hacer lo que quieran en la Iglesia en España), o muy malos (por desear en el fondo también ellos, y nunca mejor dicho, quitarse al muerto de encima No creo que hayan querido hacerle una putadita al doctor fraude). Y estos son el presidente de la Conferencia Episcopal y el hombre de Bergoglio en España!! Como para encomendarse a Dios.

  3. Ahora como se dan cuenta de la metedura de pata y que va a ser peor hacer algo que no hacer nada, que total lleva desde 1975 allí, dice el telediario con toda su caradura que va a ir el Gobierno junto a la esperpéntica ministra Calvo (la de que el dinero público no es de nadie) al Vaticano a la Secretaría de Estado para entrevistarse con el Papa para que los restos de Franco no puedan ser llevados a la Almudena.
    Esta gente o es muy perversa que también o son tontitos del todo. No se enteran que allí hay varios panteones y tumbas que pertenecen a familias que ayudaron a terminar la catedral de la Almudena en este caso. Que hay muchos casos así y no va a decir un arzobispo de Madrid por mucho que lo desee que no pueden enterrar el cadaver de un cristiano en una tumba que les pertenece como a muchos otros y que ir al Vaticano para eso es ridículo y que más estúpido es no pensar las cosas en serio en vez de hacer demagogia barata.

  4. Pues vaya nivel el de la jerarquía. Eso se llama columpiarse y meter la pata. Se lanzaron a la piscina sin saber si había agua. En fin, que el colegio cardenalicio está en horas bajas.

    Con lo fácil que es contestar “estudiaremos el caso” y mientras se recaba toda la información, se va viendo el ambiente, que no es precisamente favorable a mover muertos y luego se dan largas y como el gobierno tampoco son para premio Nobel, tampoco hubiera sido tan difícil convencerlos que mejor dejar las cosas como están.

    Ahora todos han quedado como tontos del antifonario.

  5. Qué se puede esperar de estos INANES, anticristo, antireligión católica¡. Son unos traidores porque ellos saben que los comunistas asesinaban a diestro y siniestro: a curas, monjas, religios@s, quemaban iglesias, asesinaron a 8.316 personas inocentes en Paracuellos del Jarama, a más de 100.000 civiles por ser cristianos o ir a Misa, etc, etc, etc. Eso es memoria histórica. Gracias a Franco España existe y la Iglesia Católica sigue viva en España; aunque actualmente enferma. Ni olvido ni perdonoperdono.

  6. Dar su aquiescencia al doctor fraude y no advertirle de quién tiene la jurisdicción sobre la Abadía, y por consiguiente sobre las sepulturas que hay en ella, es de ser muy ignorantes (de cuestiones de administración eclesiástica), o muy presuntuosos (por pensar que ellos pueden hacer lo que quieran en la Iglesia en España), o muy malos (por desear en el fondo también ellos, y nunca mejor dicho, quitarse al muerto de encima. No creo que hayan querido hacerle una jugadita al doctor fraude). Y estos son el presidente de la Conferencia Episcopal y el hombre de Bergoglio en España!! Como para encomendarse a Dios.

  7. En realidad, el lío se lo ha montado a sí mismo este Gobierno de sectarios e ineptos. Y ha influido bastante, también, la inteligencia y astucia con que ha procedido la familia del Caudillo. Esperemos que Franco pueda seguir descansando en un lugar digno de su grandeza, derivada del mucho bien que hizo a la Iglesia y a España.

  8. Que Sánchez no supiera que la basílica es Pontificia y depende directamente de los benedictins y El Vaticano no es raro. Pero que no lo supieran estos dos cardenales, tiene delito.
    Veo difícil que Sánchez pueda sacarlo del Valle. Ya lo intentó Zapatero y no pudo, podría haberse asesorado antes para no hacer este espantoso ridículo.

  9. La persecución y masacre de católicos por parte de la Segunda República es un hecho. Se trata de la mayor matanza de católicos registrada en la historia. Se entiende persecución por odio a la fe, no por otros motivos. La victoria del gneralísimo Franco cortó de raíz esa soah, ese holocausto hoy injustamente olvidado. ¿Cuántos de nosotros, católicos españoles, estamos vivos porque él ganó la guerra?. La Iglesia está en deuda con él, mi familia y yo mismo también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles