PUBLICIDAD

El Arzobispo de Bamberg declara que no ordenará a homosexuales

|

Monseñor Ludwig Schick, arzobispo de Bamberg, en Alemania, ha declarado a la KNA que no ordenará a ningún seminarista que sea homosexual.

Si hace unas semanas era Monseñor Glen, obispo de Münster, quien aseguraba en declaraciones a la prensa que no estaba dispuesto a ordenar a ningún seminarista con tendencias tradicionalistas, hoy es su colega de Bamberg quien también ha hecho pública su intención de no consagrar a nadie perteneciente a determinado colectivo: el homosexual.

Claro que Glenn, en cuya diócesis solo se ordenaron el año pasado tres sacerdotes sobre una población de millón y medio de católicos, iba más a favor en sus declaraciones de los vagos aires renovadores que de la doctrina de la Iglesia, mientras que Schick se limita a ajustarse a lo dispuesto por Benedicto XVI y refrendado por el Papa Francisco.

Ha ido más lejos Schick en sus declaraciones. Ha dejado claro que un sacerdote tiene la obligación grave de promover el matrimonio y la familia natural. Ha recalcado que no tiene nada personal contra las personas con inclinaciones homosexuales, pero también que el sacerdocio no es su sitio ni puede ser su vocación.

En cuanto a otro asunto polémico actualmente en los ambientes eclesiales, el celibato sacerdotal, el arzobispo de Bamberg sostiene que lo que debe hacer la Iglesia es plantearse formas para que se pueda vivir mejor el celibato, un celibato que, recordó, debe ser parte esencial de la Iglesia dirigido al Reino de los Cuelos.

Eso no empece para que puedan darse sacerdotes casados en casos extraordinarios, como cuando un pastor luterano ya desposado se convierte y quieren mantener su vocación sacerdotal.

Monseñor Schik ya saltó a los titulares como un ‘disidente’ de la muy progresista jerarquía católica alemana el pasado febrero cuando declaró que “muchos musulmanes no han venido como refugiados, si no como terroristas”, añadiendo que “tenemos que ser muy vigilantes.”

37 comentarios en “El Arzobispo de Bamberg declara que no ordenará a homosexuales
  1. Bueno, por fin un obispo normal. Un homosexual puede ser muy santo si vive su castidad como Dios se lo pide, pero pedirle además que sea sacerdote es para él una carga adicional que no tiene sentido, es absurdo. Lo lógico es que viva su relación con Dios en otros ambientes y en otros encargos.

  2. Si el celibato es una exigencia sine qua non para ser sacertote, ¿A qué viene este debate sobre la .homosexualidad, siendo la castidad intrínseca al Orden Sagrado? Por tanto, el que no sea capaz de consagrarse a Dios en cuerpo y alma, no debe entregarse a una misión de una trascendencia incalculable.
    Y porque muchos son los llamados y pocos los escogidos. Un privilegio divino es la vocación al sacerdocio que santifica al que la siente porque está enamorado de Dios que Le llama y nada ha de haber en este mundo que le aparte de su más absoluta fidelidad durante toda su vida…

          1. Pues eso, lo que yo digo, que habla por su experiencia personal…

            ¿Qué más da que hable por su experiencia personal o que hable en su nombre? Es lo mismo, ¿no? Qué manera de liar las cosas…

  3. Muy válida la justificación de Mons. Schick: «El sacerdocio no es su sitio y no puede ser su vocación». Porque un sacerdote homosexual estaría obligado por vocación a predicar que el homosexualismo es rechazado por Dios. No sólo en el Ant. Testamento, sino también en el Nvo. Testamento. Y eso no lo va a predicar, porque choca con sus intereses personales. Es un riesgo que la Iglesia no puede correr. Es equivalente a tener a un ateo como profesor de teología.
    De paso, ¿de dónde resultó Pablo predicando contra esta práctica antinatural? De lo que aprendió de los apóstoles. ¿Y los apóstoles? De lo que aprendieron de Jesús mismo. «Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, habiendo fornicado e ido en pos de VICIOS CONTRA NATURALEZA, fueron puestas como señal de escarmiento, sufriendo el castigo del fuego eterno» (Judas 1,7).

  4. Pero quienes son los homosexuales exactamente? Cuidado que a muchos les gusta mucho acusar a los demas de lo que ellos son. Vieja manera de proceder y forma muy efectiva de vengarse entre gente que ya se cree salvada. Menudo tinglado tienen algunos montado.

  5. Pero alguien se cree que van a ir a un seminario presentándose a sí mismos como mariquitas? La idiotez humana desde el concilio ya vemos que no tiene límites. Por eso estan así. Todo consiste en pura difamación y al final se ordena al que cae mejor sea o no sea mariquita. Todo subjetivo. Ninguna seriedad.

  6. El principal criterio para acusar de mariquita a alguien en España no es que parezca mariquita, el principal criterio es … tachaaan… ser tradi. ¿Qué casualidad, no?.

  7. Monseñor Ludwig Schick sí hace afirmaciones consecuentes con las Sagradas Escrituras y la Tradición de nuestra Iglesia Católica. Todavía tenemos jerarcas que nos orientan correctamente.

  8. Hay muchas formas de saber que alguien es homosexual. De hecho, sabemos que algunos integrantes de la especie humana son homosexuales, muchas veces con nombre y apellido, de modo que ha sido posible que llegásemos a saberlo. Ante todo está el viejo recurso de que alguien sea pillado “in fraganti”, que también ha servido históricamente para saber que algunos esposos/as son adúlteros/as, por ejemplo.

    1. No debe ser fácil porque la prelatura que todo lo sabe y manipula, se los ha encontrado tras desgraciar la vida de docenas de curas. No es pillarlos, es no provocar que lleguen a serlo.

  9. Hay una lógica biológica sexual binaria. El arzobispo está diciendo ¿qué no ordenará personas homosexuales ni heterosexuales? ¿Ordenará personas asexuadas? Hasta ahora tenemos claro que no es aceptable la ideología (identidad) de género porque pretende imponer comportamientos a los que clasifica arbitrariamente como género en reemplazo de sexo. Abstenerse de relaciones sexuales es un comportamiento. Un aspirante a sacerdote, si no es homosexual ¿qué es? Concretamente ¿desde cuándo y hasta donde se exige la abstinencia sexual? Es un tema complejo sobre el que no insistiré en este post.

      1. Hay una cosa que se llama Gracia de Dios. El celibato es una Gracia que Dios la da o no la da a quien Él quiere. Como la herejia modernista ha eliminado el sobrenatural y ha reducido a Dios al subconsciente subjetivo, pretenden que Dios no llama dando el celibato a quien Dios quiere, sino que ellos deciden a quien quiere Dios con el criterio infalible de lo que diga la mayoría de los reunidos, o el sistema de me cae bien me cae mal, o el de es tradi o es “normal”. A esto se le llama el sistema de las vocaciones forzadas por el cual el mariquita es el que ellos deciden y no el que lo es. Por eso son tan utiles las escuelas de anulación de la voluntad con menores de edad q no sepa nadie de tradicion sino q sepan lo q ellos les dicen. El resultado es que Dios no va a dar el celibato a quien ellos digan. Ellos en su nueva religion del Hombre ponen su sillita en el lugar q corresponde al Sagrario. Dios no eligió pederastas, sino q ellos los eligieron por Él. Pues Castigo de Dios.

  10. Cuando quiten el celibato, que lo quitaran, el resultado será, más escándalos y de todo tipo. Como los modernistas son molinistas y repudian a Bañez, es decir, unos liberales, se creen que pueden modificar la voluntad de Dios a su propio criterio. Psicólogos freudianos q presiden asambleas en vez de padres curas elegidos sobrenaturalmente por Dios. El sacerdocio como carrera y como negocio. La x deja de ser para salvar almas sino para el paraiso socialista en la tierra. Patético.

    1. Es triste ver cómo algunos no tienen más respuesta que el insulto.

      Y a pesar de ello, siguen empeñados en creer que son ellos quienes están en posesión de la verdad, quienes tienen razón, quienes tienen “neuronas que funcionan”…

      ¿No se dan cuenta que sus insultos y su falta de respuesta les deja en evidencia?

  11. Hola Masja

    Veo tus comentarios y nunca una opinión, solo criticas los comentarios de los otros.

    Caso parecido al de Horacio Castro, que nunca logre entender que es lo que escribe.

    Creo que esto es para emitir opiniones y hacer comentarios DE LO QUE PASA

    Criticar a los que critican es esteril

    Refutar es lo pertinente no?

  12. Pues que los tradicionalistas que no quiere Münster, se ordenen en Bamberg. Y los maricones que no quiere Bamberg, se ordenen en Münster… Tenemos una Iglesia de taifas, donde lo que es pecado en una diócesis es virud en la diócesis vecina, y viceversa… ¡Señor, ven pronto!

  13. En teoría, una persona con tendencia homosexual no puede acceder al sacramento del orden, pero por lo general el candidato lo oculta o los formadores no lo perciben.
    Tengo entendido que si eres impotente sexual tampoco puedes ser ordenado, al no ser varón íntegro (la verdad es que es una cosa muy peculiar).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles