¿Ha llegado el momento de bajar el tono?

Hay un modo razonable de avanzar, eliminar de raíz la corrupción en la Iglesia y restablecer una cierta armonía
|

Días después de la publicación del testimonio del arzobispo mons. Carlo Maria Viganò, el escenario en el Vaticano parece haber ido de mal en peor. Pero esto no significa que no hay un modo razonable de avanzar, eliminar de raíz la corrupción en la Iglesia y de restablecer una cierta armonía.

Fue un error por parte de mons. Viganò pedir la dimisión del Papa Francisco. Si el Papa dimitiera estando en entredicho sería una catástrofe para la credibilidad y unidad del catolicismo. El error que hizo Benedicto XVI de renunciar al pontificado en 2013 se agravaría porque habría gente -sobre todo prelados de alto rango- que tratarían el oficio papal como algo mundano, un cargo al que se puede renunciar cuando hay circunstancias adversas.

También quienes defienden al Papa Francisco cometen un error al poner en duda el carácter y la veracidad de mons. Viganò. Las acusaciones fueron un error táctico, ya que se ha demostrado que, respecto a las cuestiones no relacionadas -el arzobispo John Nienstedt y Kim Davis-, el relato del arzobispo Viganò era correcto en la mayoría de los puntos. Si bien la difamación ha enturbiado las aguas durante unos días, es la claridad en las cuestiones fundamentales -lo que se sabía sobre la conducta inapropiada del arzobispo Theodore McCarrick y cómo el tema fue abordado por Benedicto XVI y por Francisco-, lo que es importante.

No hace falta decir que el espectáculo del arzobispo Viganò afirmando que el cardenal Donald Wuerl «miente descaradamente», mientras sus detractores dicen de él que es el verdadero «mentiroso», no ayuda nada a la misión de la Iglesia.

Este ambiente desasosegado ha llevado a quienes tienen una memoria (sumamente) corta a considerar que este momento sin precedentes tiene sólo dos posibles resultados: o mons. Viganò tiene razón y el Papa debe dimitir, o mons. Viganò está equivocado y esto es una prueba clara de un cisma de facto por parte de quienes se oponen al Papa Francisco.

Ha llegado el momento de bajar el tono. Es obvio que si las acusaciones de Viganò son ciertas, esto sería muy perjudicial para el Santo Padre personalmente y para la Iglesia en general. Frustraría las posibilidades de justicia y reconciliación para las víctimas del arzobispo McCarrick, y crisparía aún más los nervios de los fieles católicos. Pero hemos tenidos situaciones como esta antes. De hecho, durante casi todo el año 2018.

El caso del obispo Juan Barros en Chile es mucho más condenatorio: el Santo Padre hizo el desafortunado nombramiento desoyendo las objeciones de los líderes del episcopado chileno y luego, durante tres años, difamó públicamente a quienes habían protestado por este nombramiento. En abril, el Papa Francisco invirtió el rumbo totalmente y, admitiendo de manera dramática y sentida su error, expresó su arrepentimiento.

Ningún observador objetivo puede comparar los supuestos errores de la Iglesia en relación al arzobispo McCarrick, que hay que admitir que son poco claros y confusos, a los desacertados y malignos giros y cambios que ha tenido el caso del obispo Barrios -y temas relacionados- en Chile y en Roma, tal como han reconocido ahora el Santo Padre y los obispos de Chile.

El camino de la confesión y la contrición está abierto para el Santo Padre y todos los implicados, y es un camino mucho mejor que la recriminación y la resignación. Mientras la atención de los medios de comunicación, durante el vuelo de vuelta desde Dublín, estuvo centrada en la afirmación del Santo Padre de que «no diría una palabra» sobre el testimonio de mons. Viganò, en esa misma rueda de prensa, más adelante, el Papa Francisco habló detenidamente de otro caso, uno en el que él había cometido un error significativo.

Se refería a la acusación que había presentado un hombre joven en Granada de haber sido víctima de despreciables abusos sexuales. En 2014 escribió personalmente una carta al Santo Padre, en la que afirmaba que había un círculo diabólico de sacerdotes que cometían acciones monstruosas. Francisco llamó personalmente a este hombre para pedirle disculpas y ordenó una investigación que llevó a la suspensión de diez sacerdotes, uno de los cuales fue arrestado y acusado de cargos criminales. El año pasado, los tribunales españoles declararon falsas las acusaciones y obligaron al denunciante a pagar los costes de la defensa. El mes de julio pasado, el Papa Francisco invitó al sacerdote falsamente acusado a ir a Roma y, en persona, le pidió perdón por su acción, que había precipitado el juicio que ha arruinado su vida.

El Papa Francisco es, por consiguiente, perfectamente capaz de admitir que ha cometido un gran error. También Benedicto XVI dio una respuesta similar en 2009, cuando levantó la excomunión a cuatro obispos de la Sociedad de San Pío X; entre ellos, al obispo Richard Williamson, un negacionista del Holocausto. El hecho desencadenó un infierno que puso en peligro el avance de las relaciones católico-judías.

El 10 de marzo de 2009, Benedicto escribió una detallada carta dirigida a todos los obispos del mundo, observando que se había desencadenado una «avalancha de protestas, cuya amargura mostraba heridas que se remontaban más allá de este momento», palabras que se pueden aplicar a la situación actual. El Papa expresó que lamentaba «profundamente» que su decisión no hubiera sido «ilustrada de modo suficientemente claro». Por lo tanto, es posible tratar con serios errores papales reconociendo que son sólo esto, errores serios que requieren confesión, contrición y propósito de enmienda.

Como se podría esperar de un maestro teólogo, Benedicto situó la disputa en el contexto de la Sagrada Escritura y escribió: «Queridos Hermanos, por circunstancias fortuitas, en los días en que me vino a la mente escribir esta carta, tuve que interpretar y comentar en el Seminario Romano el texto de Ga 5, 13-15. Percibí con sorpresa la inmediatez con que estas frases nos hablan del momento actual: «No una libertad para que se aproveche el egoísmo; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se concentra en esta frase: «Amarás al prójimo como a ti mismo». Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente»”.

Siempre siento la tentación de ver en estas palabras uno de los excesos retóricos que, en ocasiones, encontramos en san Pablo. En cierta medida, ese podía ser el caso entonces. Pero, es triste decirlo, este «morder y devorar» también existe en la Iglesia hoy como expresión de una libertad mal entendida. ¿Deberíamos sorprendernos de ver que no somos mejores que los gálatas? ¿Que, como poco, nos acechan las mismas tentaciones? ¿Que siempre debemos aprender de nuevo el uso adecuado de la libertad? ¿Y que siempre debemos aprender de nuevo la prioridad suprema, es decir, el amor?

El lunes, volviendo a su misa matinal en la Domus Sanctae Marthae, el Papa Francisco hizo la homilía sobre Lucas 4, la expulsión de Jesús de la sinagoga de Nazaret. Como es habitual durante la homilía de la mañana, el Santo Padre hizo una condena firme, llamando en esta ocasión a la gente de Nazaret una «jauría de perros salvajes». Abordando indirectamente el testimonio del arzobispo Viganò, el Santo Padre explicó su enfoque: «Con gente que no tiene buena voluntad, con gente que sólo busca el escándalo, la división, la destrucción, incluso en la familia: silencio, oración».

Hay, por lo tanto, otro enfoque. Desde luego, el Papa Francisco ya lo utilizó antes, como hizo Benedicto antes de él.

El padre Raymond J. de Souza es editor en jefe de la revista Convivium.

Publicado por el padre Raymond J. de Souza en The National Catholic Register. Traducción de Elena Faccia para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
15 comentarios en “¿Ha llegado el momento de bajar el tono?
  1. ¿Momento de bajar el tono?

    A ver… ¿No quieren que toda la porquería salga a la luz? Lo importante no es si Francisco estaba al tanto o no… porque es EVIDENTE que estaba al tanto de todo. Es EVIDENTE que TODOS lo sabían…

    Lo importante es que la denuncia se haga en comisaría, en cuanto se tiene constancia de los HECHOS. Y lo importante es que se abran los archivos en todo el mundo, para que se sepa la verdad.

    ¿Puede la VERDAD hacer daño a la Iglesia Católica? ¿O es mejor mantener escondidos esos archivos bajo la alfombra?

    En los EEUU, en varios estados, la transparencia está en camino, forzada por la justicia.

  2. «También Benedicto XVI dio una respuesta similar en 2009, cuando levantó la excomunión a cuatro obispos de la Sociedad de San Pío X; entre ellos, al obispo Richard Williamson, un negacionista del Holocausto.»

    Negar el Holocausto no es causa de excomunión según el Derecho Canónico.

  3. ¿Por qué hay que bajar el tono? ¿Para que los responsables de la red homosexual infiltrada en el clero y en la jerarquía se vayan de rositas? ¿Para que la porquería se quede enquistada y termine por infectar a toda la Iglesia? Los tumores hay que extirparlos; en caso contrario, se extienden y acaban con el organismo que los padece.

  4. Los»excesos retóricos de san Pablo» de los que habla el autor, creo que son más bien las «incapacidades del exégeta actual para entender en profundidad la verdad revelada». Muchas veces nos falta fe e iluminación para entender a san Pablo. Hay que pedir más fe al Señor para que nos haga comprender

  5. Pues yo me conozco un seminario menor que hasta no hace mucho publicaba en la web las fotos de los seminaristas en un escenario vestidos con minifalda de cuero y pelucas de colores. Todo muy educativo y divertido. Al final va a ser verdad, cada uno tiene lo que se merece y recoge lo que ha sembrado

  6. NO
    Hay que ir hasta el hueso.
    Esto no es un resfriado.
    ES CANCER.
    Y requiere primero eliminar los tumores malignos.
    Luego curar lo que queda en el cuerpo de Cristo afectado y escarnecido por los abusadores y quienes los que actuan como una Mafia.

    Ho hay errores, Hay conducta pesistente y pertinaz de ocultar para que sigan los abusos.

    Celibato y fornicacion no son compatibles.

    Vida consagrada y juergas Gays tampoco.

    El Articulo de hoy de Robert Sarah es clarisimo.

    Basta de chachara y de intentar confundir con palabras para seguir destruyendo la Iglesia desde dentro.

  7. El reverendo R. J. de Souza hace un manipulador malabarismo, desviando la atención de la conducta del papa, como máximo y consciente responsable ella y llevando algo tan grave a la pura moral personal que puede repararse por la contrición y las disculpas; no baja el tono, es angelismo falaz y desvía la mirada de lo nuclear. Olvida de Souza que además de la reconciliación sacramental y el ofrecimiento publico de excusas, es preciso asumir las consecuencias de un liderazgo que en este caso se ha conducido con criterios más mundanos que evangélicos.

  8. A ver. No he entendido nada. Porque se titula «es hora de bajar el tono» y en vez de decir claramente las razones (1. Por… 2. Por… Y 3. Por…) se escribe un largo y farragoso artículo que habla de muchos de las s casos) pero nada se dice del porque de este cambio radical. Conclusión: que al autor del articulo algo muy serio le han debido decir. En autor debería leerse sus propios artículos de porque decir y hablar claramente y denunciarlo todo para que na iglesia de limpie de todacesta inmundicia.

  9. Discrepo, respetuosa pero totalmente, del fondo del artículo. Y lo siento, por venir de la persona que viene; pero me da que la lía más en lugar de explicar y dar luces sobre los casos y las cosas.

  10. Bajar el tono, para no insultar a los demás ni afirmar cosas terribles que no se pueden demostrar, pero no para: «Os escribi en la carta que no os relacionarais con los impuros. No me referia en general a todos los impuros o usureros o ladrones o idolatras de la sociedad, pues en este caso precisaria salierais del mundo. Ahora bién lo que os prescribi es que no os relacionarais con quien teniendo el nombre de hermano, es con todo impuro, o usurero, o idolatra, o agraviador, o borracho, o ladron. Con ese tal ni comer. Pues no me toca a mi juzgar a los de fuera……..»Arrojar al malvado de entre vosotros» 1 Cor 5 : 9

  11. ¿El Sr. de Souza cree que es bueno o indiferente que haya una red homosexual en la Iglesia que aspira a cambiar la doctrina católica encaramándose a cargos de poder? ¿Le parece que eso es simplemente un tema de «morderse y devorarse» entre católicos? ¿Le parece que es un tema menor que no merece demasiada atención? ¿Vio al P. Martin en el encuentro de las familias en Irlanda? ¿Piensa que se coló allí, o que llegó allí por casualidad? ¿Que nadie sabía que iba a hablar y lo que iba a decir? ¿Ayuda más a la misión de la Iglesia tapar estas cosas y dejar que sigan creciendo en poder, dominio y opresión de los verdaderos fieles?

  12. Lo del levantamiento de la excomunión de Williamson; es tan claro que fue una trampa que le tendieron a su Santidad Benedicto XVI, porque la negación del holocausto por parte de este tipo se supo después de la decisión del Santo Padre Ratzinger. Sin duda fueron los mismos que ahora están en altos cargos en la curia vaticana. Ese no fue error de Benedicto y sin embargo él dijo que le faltó información; no llamó «jauría de perros» a los que hicieron la fechoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles