Así se siente un periodista católico ante los abusos

Reflexiones sobre la saga de los abusos: no se trata sólo de McCarrick
|

Por su interés, reproducimos, traducido al español, el artículo de Inés San Martín en Crux bajo el título «reflexiones sobre la saga de los abusos».

En los últimos días me he sumergido en profundidad en el drama que está viviendo la Iglesia católica chilena, en una de los más grandes crisis de abusos sexuales cometidos por sacerdotes que ha habido nunca.

Es asqueroso. Es criminal. Es imperdonable. Tiene la capacidad de socavar la fe de una persona.

Y, sin embargo, una y otra vez, cuando comparto lo que he escrito sobre este tema, incluyendo un informe de 4.000 palabras sobre una red de depredadores homosexuales que hacen que los delitos del ex-cardenal Theodore McCarrick parezcan leves en comparación, recibo mensajes a través de las redes sociales y por email de americanos que me exigen que investigue al deshonrado cardenal estadounidense.

Déjenme compartir con ustedes unos pensamientos sobre esto. Habitualmente, en Crux no hacemos comentarios personales, pero a veces una historia llega a tener tanto eco que sólo informar sobre ella no es suficiente.

Hace unos días entrevisté a varios hombres de Chile que, mientras se estaban preparando para dedicar sus vidas a una institución que amaban, esperando poder servir a los fieles en nombre de un Dios al que conocieron en sus familias, fueron víctimas de abusos sexuales en sus seminarios, abusos perpetrados por las personas cuya misión era formarles.

Son hombres que vieron a su obispo ignorar las acusaciones. Hombres que, en junio, vieron al Papa Francisco aceptar la renuncia de ese mismo obispo, supuestamente por una cuestión de edad, sin que se hicieran, aparentemente, más preguntas.

Gente que no me conoce en absoluto me ha acusado en Facebook de haberme convertido en una periodista sensacionalista, que busca la parte más oscura y sucia de la Iglesia sólo por capricho. Es gente que no sabe que he vomitado más en estos últimos días que en toda mi vida. Gente que no sabe lo que he llegado a llorar en estos últimos días me ha acusado de querer acabar con la Iglesia.

Gente que no sabe cuánto ha sido puesta a prueba mi fe.

He llorado por las víctimas, por la inacción de la Iglesia, por la Comunión de los Santos.

Déjenme ser clara: lo que hizo McCarrick es terrible. Y lo que hizo la jerarquía de los Estados Unidos para encubrirle es asqueroso.

Por qué demonios se le permitió a un hombre, no con una, sino con dos resoluciones judiciales por conducta sexual inapropiada, seguir siendo cardenal durante casi dos décadas es algo que muchos tendrán que explicar cuando llamen a la puerta de San Pedro.

Pero por muy asqueroso y terrible que sea lo que sucedió en los Estados Unidos, lo que me destroza es saber que no es el único caso.

Durante años, unos cuantos cardenales del Vaticano intentaron convencernos que lo que había pasado en Boston, Irlanda y Australia era un “problema anglosajón”, limitado a una cultura y una región concretas. ¿Saben qué? Me sumergí dentro de la bestia y descubrí que no era así.

Por muy preocupante que sea el escándalo McCarrick para los católicos americanos que, día tras día, luchan para ser miembros orgullosos de la Iglesia fundada por el Hijo de Dios, que la confió a doce hombres, uno de los cuales le traicionó y los once restantes huyeron ante el primer atisbo de problemas, déjenme decirles que esto empeorará. Mi historia sobre un seminario chileno lo demuestra.

Y seguirá empeorando.

Pero también mejorará. Tiene que hacerlo.

No sé cómo, cuándo o cuánto mejorará.

Pero sé que sólo sucederá cuando seamos capaces de dejar de lado las ideologías.

Sucederá cuando dejemos de lado el orgullo y reconozcamos que no es la prensa la que persigue a la Iglesia. Algunos de nosotros estamos haciendo lo que hacemos con el apoyo de cardenales en los que -esperamos- podemos confiar.

Mejorará cuando dejemos de decir “todo el mundo lo sabía” (en el caso de McCarrick aparentemente todos, salvo los obispos de los Estados Unidos, según lo que han declarado en público cuando estalló el escándalo) y hagamos realmente algo al respecto.

Mejorará cuando nosotros, como Iglesia (sí, soy una católica bautizada y a pesar de los crímenes y pecados que he oído en estas últimas semanas, sigo yendo a misa los domingos), seamos capaces de arreglarlo y no lo no dejemos en manos de la “jerarquía”.

Los estudios dicen que en cualquier lugar del mundo, entre el 3 y el 7 por ciento de los sacerdotes son parte del problema.

Es una cifra enorme.

Pero el número de sacerdotes, obispos, monjas, religiosos y papas que quieren ser parte de la solución es aún mayor.

Encontrémosles. Apoyémosles. Sintámonos orgullosos de ellos. Recemos por ellos.

Y dejemos que el resto se pudra en el infierno.

Publicado por Inés San Martin en Crux; traducido por Elena Faccia Serrano para InfoVaticana.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
47 comentarios en “Así se siente un periodista católico ante los abusos
  1. Lo curioso del caso, es que el Papa y las jerarquías de los países, se pasan la vida criticando decisiones de los gobiernos que no son de su competencia, (no me refiero a moral natural, si no a decisiones económicas de inmigración etc, corrupción, de contratos laborales, de ecología, en fin saltan como resortes. Cuando ellos tienen una pila de algo que empieza por m que los puede enterrar. Al menos la sociedad civil de vez en cuando políticos van a la cárcel por corrupción, pero ellos metiendo todo debajo de la alfombra. Y encima dando un nuevo destino al delincuente, para que siga haciendo fechorías. Y estos son los que se quieren meter a políticos y arreglar el mundo. ¡ pues estamos apañados!. Menos mal que Dios está por encima, y en estas épocas obscuras, la Biblia, el rosario y rezar. Hasta que se purifique todo.

  2. De acuerdo en todo menos en la cifra final. Son muchos más que ese 7 por cien.

    En Pensilvania 410 sacerdotes pederastas de un total de 2400. Eso es 1 de cada 6. Un 16 por cien. Demostrado con papeles internos de la propia Iglesia.

    Y es lógico suponer que es sólo la punta del iceberg.

    Según el informe John Jay en los 70-80 unos 400 casos al año. Casi tantos como ordenaciones anuales.

    Esto es mucho más gordo que un 7 por cien de ovejas negras. Y más importante aún es la mafia de encubridores… Todos a una contra la víctima defendiendo al pederasta. ¿O no?

  3. El informe original (1356 páginas):

    http://media-downloads.pacourts.us/InterimRedactedReportandResponses.pdf?cb=42148

    Queda claro que los medios de comunicación de masas no meten el dedo en la llaga, sino lo contrario. En las noticias que he visto en el telediario se suaviza muchísimo lo que aquí se cuenta: Beber vasos de orina de una niña, o guardarlos como tesoros al lado de sangre de menstruación, o guardar pelos del pubis de los niños. Sacarle fotos a un niño desnudo haciendo de Cristo en la cruz de la iglesia. Sadomasoquismo, etc, etc… No es sólo meterle mano a los niños… es todavía más. Una bacanal de orgía sin freno, demoníaca…

    1. Pues eso, asqueroso. Por eso estos casos han disminuido radicalmente en cuando la Santa Sede prohibió el ingreso a los seminarios a los homosexuales. Mano de santo, oiga…

      1. ¿Prohibir el ingreso a los homosexuales? ¿Y cómo se hace eso, exactamente? ¿Cómo sabe usted que el sacerdote es homosexual para prohibirle el ingreso?

        Más aún: ¿De dónde narices saca usted que los casos «han disminuido radicalmente»?. Eso es FALSO.

        Responda, por favor.

        1. Una conclusión clara del informe es que las víctimas tardan 20-30 años en atreverse a denunciarlo ante las autoridades civiles.

          Desde que se tomase cualquier medida habría que esperar otros 20-30 años para saber si surte efecto.

          Pero es que, como demuestra el informe, NO SE HA TOMADO NINGUNA MEDIDA. NO HAY TOLERANCIA CERO. HAY VIGILANCIA CERO.

          El primer paso que debería tomar la Iglesia es abrir sus archivos, como ha hecho en Pennsylvania, en TODO el mundo. Que salga a la luz toda la porquería. Después se podría empezar a hablar de soluciones.

      2. Supongo que ya no vale la pena hablar del cardenal Bernard Law, defensor de pederastas, a la vista del informe, ¿verdad?

        Ahora tiene usted 1356 páginas, con las confesiones manuscritas de 300 sacerdotes y el apoyo de todos (absolutamente todos) los arzobispos y cardenales implicados, con firma y sello, a estos asquerosos pederastas. Lo tiene usted por escrito.

        Forget about Cardinal Law. It’s just one who run away to Vatican State… one of many. Isn’t it?

        A disfrutarlo, Alejandro. Puede usted contarse entre uno de tantos de a pie que defendió a los pederastas. Uno de tantos que apoyó para que la mierda no saliera a la luz, para que la orgía continuase. Y me tenía usted en frente, denunciándolo…

        Y cada palo que aguante su vela.

        1. Como ya te he comentario per longum et latum, tu labor de troll en infovaticana es especialmente interesada en la defensa de la cultura LGBTXYZ(…).

          El Card. Law NUNCA fue siquiera imputado (todavía menos acusado) por tribunal alguno (a pesar de haber declarado ante un Gran Jurado) de encubrimiento o defensa de los pedófilos. Te lo he demostrado, per longum et latum.

          Pero yo no me rindo. Puedes mentir y mentir, pero si algo queda demostrado, es tu patente condición de Troll.

          Por ejemplo, que de 2400 sacerdotes hay 410 pedofilos. Cifras radicalmente falsas. El informe habla de 300 sacerdotes (algunos no identificados) en 80 AÑOS. La cifra de 2400 sacerdotes es del número actual de sacerdotes, no la de sacerdotes en estos 80 años. Miente, miente….

          Niegas que desde que la Santa Sede mandó negar la entrada a los seminarios a los homosexuales, los abusos se hayan reducido RADICALMENTE. Pues las cifras de este informe y del de John Jay dicen LO MISMO. Miente, miente…

          1. Alejandro… Alejandro…

            No basta con llamarme troll para que se lleve usted la razón. ¿Sabe? O con repetir que miento.

            Efectivamente, el cardenal Bernard Law murió sin ser nunca juzgado por sus delitos. Exactamente igual que esos 300 sacerdotes, que nunca serán juzgados (salvo 2 de ellos que todavía viven). ¿Verdad o mentira?

            Del informe que usted no se ha leído, página 1 (tiene el enlace más arriba):

            «every diocese in the state except Philadelphia and Altoona -Johnstown, which were the subject of previous grand juries»

            Y un poco más adelante, página 9, último párrafo:
            «The 2005 Philadelphia archdiocese grand jury report identified over 60 priests. The 2016 Altoona -Johnstown report named about 50 abusers»

            Y ahora sumamos: 300+50+60=410 sacerdotes pederastas en el estado de Pennsylvania. No es en 80 años, como usted dice, sino en 70 años, la edad media de un sacerdote, y por tanto el número correcto.

            Yo no niego nada. Aporto datos, y pregunto. Y usted no responde.

        2. Y el que las víctimas tarden entre 20-30 años en denunciar los abusos, se da en un ámbito donde estos abusos, mediáticamente, no existían. Hoy en día se publicitan a capa y espada, todo el mundo sabe que existen, y que es necesario denunciarlos. Hay investigaciones públicas que hace 40 años no existían. Es un cambio radical de situación.

          1. Alejandro… Alejandro: Más le valdría a usted responder, y dejar de apoyar a los pederatas.

            ¿Apoya que la Guardia Civil entre en los obispados a investigar, o no? ¿Por qué en Pennsylvania y no España?

            Léase el informe, que no se entera usted:

            http://media-downloads.pacourts.us/InterimRedactedReportandResponses.pdf?cb=42148

            Página 1, párrafo 2: «every diocese in the state except Philadelphia and Altoona -Johnstown»
            Página 9, última línea: «The 2005 Philadelphia archdiocese grand jury report identified over 60
            priests. The 2016 Altoona -Johnstown report named about 50 abusers».

            300+60+50=410.

            P-U-N-T-O.

            ¿Quién miente aquí?

          2. Las víctimas tardan 20-30 años porque cuando ocurren los hechos son niños. Después pasan por el alcohol y las drogas, intentando superar el trauma… De los que sobreviven y consiguen rehacer su vida algunos se atreven finalmente a denunciar. Eso no ha cambiado. Ni una coma.

            ¿Verdad o mentira?

          3. Ha cambiado TODO. Hay una película, con un OSCAR, que relata justamente todo esto. Hay nuevas normas, comités nuevos, difusión, páginas web, teléfonos, gente especializada. Los jóvenes abusados (si, lo siento, la mayoría son adolescentes) tienen recursos que no se podrían soñar hace 20 años. Y mucho más los padres. Eso es un cambio RADICAL.

          4. Se equivoca, Alejandro.

            Nada ha cambiado. Sigue siendo la palabra del joven contra la del sacerdote, y nadie más, nada más. Y los obispos, arzobispos, cardenales y usted siguen apoyando a los pederastas y a los que los ayudan. Nada ha cambiado.

            Incluso a pesar de esa película con un óscar, contándo lo que pasó en la diócesis de Boston, usted continúa apoyando al cardenal de Boston Bernard Law y diciendo que no sabía nada. Nada ha cambiado.

          5. Y sobre todo nada ha cambiado porque es IMPOSIBLE prohibir a un homosexual acceder al seminario, y luego ser sacerdote. Y es IMPOSIBLe prohibir a un pederasta acceder al sacerdocio. Ridículo siguiera proponerlo. ¿Cómo? ¿Quién le pone el cascabel al gato?

            Sí es POSIBLE en cuanto el obispo se entera, denunciar al sacerdote en comisaría, y meterlo en la cárcel. Pero eso tampoco ha cambiado. Y la prueba es que NUNCA ha ocurrido en ese orden. ¿Verdad? Siempre es al revés. El obispo oculta, financia, apoya y mantiene al pederasta para que pueda seguir violando.

          6. Por cierto, la diferencia RADICAL entre Boston y Pennsylvania es que en Boston sólo había el testimonio de las víctimas. En Pennsylvania la poli accedió a los archivos de las diócesis, y la investigación se hace con los testimonios de los sacerdotes pederastas y de los obispos que les apoyan. Es una diferencia fundamental, porque ya no cabe hablar de denuncias falsas.

            Repito: Léase el informe, al menos las primeras páginas. Es muy revelador. Y deje de apoyar a Bernard Law, defensor de pederastas.

          7. Por último habla usted del informe John Jay. ¿Se lo ha leído? En la página 28 se puede ver cómo el número de casos tiende a 0 hacia el año 2002. ¿Por qué? Pues simplemente porque el informe es del 2002. Fácil, ¿eh?

            Lo dice muy claro el jurado de Pennsylvania: 20-30 años para denunciar. Por eso desde los 80 hasta el 2000 el número de casos «baja», porque todavía no se ha denunciado. Fácil de entender.

            Pero usted, nada… Siga defendiendo a los pederastas, que es lo suyo. Afortunadamente, aunque nada ha cambiado entre la jerarquía, muchos por aquí sí han descubierto de qué va el tema. Lo que yo llevo años denunciando, por fin sale a la luz…

          8. <"Nada ha cambiado. Sigue siendo la palabra del joven contra la del sacerdote, y nadie más, nada más."
            Pues el Gran Jurado de MA y la Santa Sede no dicen eso. Leete el informe
            <"usted continúa apoyando al cardenal de Boston Bernard Law y diciendo que no sabía nada. Nada ha cambiado."
            Y es que está demostrado – por sentencia de tribunal de boston- de que el Card. Law no incurrió en delito alguno. Demostrado
            <"Siempre es al revés. El obispo oculta, financia, apoya y mantiene al pederasta para que pueda seguir violando."
            Vaya, nueva acusación: el obispo que financia las violaciones. Alguna referencia, o es tu habitual psicosis?
            <Y sobre todo nada ha cambiado porque es IMPOSIBLE prohibir a un homosexual acceder al seminario,
            Y por qué sigues empeñado en negar la mayor? Si será evidente que funciona, que el Card. de Boston cancela una importante reunión para evitar eso mismo. Escuece, falla, pero funciona. Tus reclamaciones son la prueba.
            (sigo…)

          9. Respecto a los cambios. Página 6 del informe:

            «It appears that the church is now advising law enforcement of abuse reports more promptly. Internal review processes have been established. Victims are no longer quite so invisible. But the full picture is not yet clear. We know that child abuse in the church has not yet
            disappeared»

            Vamos. Que NADA ha cambiado. Parece que se lo toman un poquito más en serio. Las víctimas son ahora un poquito más visibles. Pero en lo importante NADA ha cambiado. ¿Y qué es lo importante? Pues hombre, lo que se denuncia aquí en Infovaticana: Cosas como ésta:
            https://infovaticana.com/2018/08/18/wuerl-recurre-a-una-agencia-top-para-lavar-su-imagen/

            Eso es lo importante. Darle un apatada en el culo a los que permitieron y apoyaron el horror.

          10. Alejandro:

            Esto es lo que dice el alto tribunal de MA:

            «It appears that the church … But the full picture is not yet clear. We know that child abuse in the church has not yet disappeared … And we know there might be many additional recent victims, who have not yet developed
            the resources to come forward»

            El tribunal NO dice que algo ha cambiado. Dice que «parece», pero «no está nada claro». Sobre lo que diga la Santa Sede, parte acusada… ¿qué valor puede tener? ¿Qué va a decir el reo?

          11. Alejandro:

            Si no responde usted, al menos no insista: ¿Cómo se evita que un homosexual entre al seminario?

            Lo de los 410 supongo que ya lo ha entendido, ¿verdad? Podía usted admitirlo claramente, al menos, tras llamarme mentiroso… ¿no le parece?

          12. El obispo que financia las violaciones. Página 3 del informe:

            «Fifth, even if a priest is raping children, keep providing him housing and living expenses, although he may be using these resources to facilitate more sexual assaults.»

            Más claro agua. ¿Se lo traduzco o lo traduce usted mismo? Seguir dándole recursos incluso si esos recursos facilitan más violaciones. Cazi ná… Esa fue la tónica habitual, la forma de hacer, de TODOS los jerarcas.

            ¿Le queda alguna tontería más por aclarar, o ya se ha llevado suficientes zascas «en toda la boca»?

            Repito: Léase el informe.

          13. Por cierto, he escrito «el obispo que financia violaciones» pero debí decir «todos los obispos, cardenales, yarzobispos» que financiaron violaciones. Porque la forma de actuar fue SIEMPRE la misma. Ninguno acudió a comisaría a denunciarlo. ¿Verdad? ¿O sí? Eso sí sería un cambio, ¿eh? Un cambio radical.

          14. <Por cierto, la diferencia RADICAL entre Boston y Pennsylvania es que en Boston sólo había el testimonio de las víctimas.
            Falso. En la página https://www.bishop-accountability.org/ están los archivos de la diócesis, proporcionada por la misma. Informate un poquico, se bueno…..
            <En la página 28 se puede ver cómo el número de casos tiende a 0 hacia el año 2002. ¿Por qué? Pues simplemente porque el informe es del 2002. Fácil, ¿eh?
            Se ve perfectamente la gráfica descendente, que acaba en el ultimo año del estudio. Que coincide casi exactamente con la misma gráfica, de este estudio de 2018. Casi punto por punto. Ya son dos testimonios: después de la anomalía de los años 80, los casos han bajado drasticamente. Datos, datos….

            (sigue)

          15. Lo que te recomiendo es que te leas, de verdad el informe: p. 6 «At the same time, we recognize that much has changed over the last fifteen years.»Y además, p. 7 «What we can say, though, is that despite some institutional reform, individual leaders of the church have largely escaped public accountability.»

            Hay cambios, y están funcionando: el problema es a un nivel de algunos lideres, no sistemático. Pero leete el informe, anda….

          16. Tiene usted razón, Alejandro. He cambiado de opinión. Ha cambiado muchísimo. Lo que ha cambiado es que AHORA TODO EL MUNDO LO SABE.

            En el informe lo dice bien claro lo que ha cambiado, justo tras ese «At the same time…». Ahora los obispos no ignoran a las víctimas. No les ha quedado más remedio.

            Pero en el tratamiento de los abusos, NADA ha cambiado. El obispo sigue protegiendo al sacerdote. ¿O no?

            Sobre el resto, veo que se ha quedado usted sin palabras.

          17. Alejandro Galván:

            No se ha publicado uno de mis comentarios. Ahí va de nuevo:

            Sobre los 410 sacerdotes. En la página 1 del informe dice:
            «every diocese in the state except Philadelphia and Altoona -Johnstown, which were the subject of previous grand juries.»

            Y en la página 9 dice:
            «The 2005 Philadelphia archdiocese grand jury report identified over 60 priests. The 2016 Altoona -Johnstown report named about 50 abusers.»

            Luego 300+60+50 son 410 sacerdotes pederastas en total en el estado de Pennsylvania.

            ¿Le ha quedado claro? Me ha llamado usted mentiroso. Le ruego lo retire.

            Y deje de apoyar a los pederastas y sus defensores, como el cardenal Law.

  4. Todo es horrible, pero he de decir que hace unos meses, salió una foto de un obispo dando una conferencia, la foto da la espalda de él, y se ve al frente la audiencia, eran mujeres , medio vestidas, enseñando lo más que podían. Por favor, no se piense por ningún motivo que trato de justificar, y menos aún el espanto cuando se trata de un niño, Dios me libre, lo que quiero hacer ver, es que dentro de tanta podredumbre, los que solo somos fieles laicos, no somos tan inocentitos, mujeres y hombres hay, que se divierten haciendo la lucha por hacer caer a un sacerdote, y éso lo sé muy bien , es como un estúpido orgullo, hacer caer a una persona prohibida para ellas, es solo maldad

  5. Spes:

    No entiendo qué narices quiere decir usted. Mi suegra es de misa de domingo. Explíqueme la relación que hay entre mi suegra y estas barbaridades.

    No entiendo qué tiene que ver que en alguna parroquia haya un problema con el sacerdote y alguna gente, con razón o sin ella, intente o consiga hacerle caer… con los abusos… Me lo explique.

    Si el sacerdote se pone a una señora en su contra, la señora lleva las de perder si no tiene el apoyo del resto del pueblo. Y si un sacerdote se pone al pueblo en contra, por algo será… en principio. ¿No?

  6. Perdón Desidereo, me faltó decir mujeres jóvenes, sin pudor ni vergüenza, es todo, pero nunca mencioné a su suegra, a quien no tengo el gusto de conocer, pero ya por su parentesco, considero que es una mujer mayorcita, a ella mis respetos, y a Ud.tambien

    1. Spes: Sigo sin ver la relación con la pederastia. Vale, la sociedad está descocada. Vale, no se guarda el debido respeto en misa. ¿Y? ¿Por eso los sacerdotes se dedican a violar niños, y los obispos a defenderlos a capa y espada?

  7. Entiendo a Spes, hoy en día la gente va a comulgar y entra o entramos a la iglesia de cualqueir manera, y muchas mujeres han perdido al respeto al sacerdote le tutean le abrazan para saludarlo.

    1. Y claro, el sacerdote se pone caliente y le da por violar niños… ¿verdad? Acabe usted el razonamiento, haga el favor… Y no se despiste, que estamos hablando de violar monaguillos.

  8. Pido encarecidamente a cualquiera que lea estas líneas que me diga, exactamente, cómo se hace para prohibir a los homosexuales el acceso al sacerdocio.

      1. Alejandro:

        Ahí sólo hay palabrería. Soltar la lengua a pacer es muy fácil. Mire: Yo propongo un plan de recuperación de la economía para que se acaben los pobres. Pondré el salario mínimo en 3000 euros/mes, y ya está. ¿Qué le parece? Nada. Humo. Palabras. No funciona así. Si fuera así de fácil…

        Exactamente igual que todo lo que usted me envía sobre la Iglesia Católica. La realidad es ESTA:

        https://infovaticana.com/2016/12/12/arzobispo-espanol-ordeno-presbiteros-dos-homosexuales-sabiendo-pareja/

        Y al margen de esa realidad, que estoy seguro que usted conoce, es IMPOSIBLE prohibirle a un homosexual entrar en el seminario. ¿Por qué? Porque si él no se lo dice, usted no sabe que es homosexual. ¿A que es fácil? Simple. Diáfano.

        De este razonamiento, ¿qué es lo que no entiende Alejandro Galván?

        NADA ha cambiado. Y NADA cambiará mientras usted siga defendiendo a los pederastas.

          1. Algunos comentarios aparecieron repetidos. Pido disculpas.

            Por otra parte, ha dado usted en el clavo. Soy el único iluminado que se ha leído el informe, y que piensa por aquí. Y efectivamente soy el señor de la verdad.

            Por eso NADIE me responde a todo lo dicho. Usted tampoco.

  9. Esto es el producto de la falta de fe. El recorte y tergiversacion de la Palabra de Dios ya desde los seminarios. La predica mundana. La falta de oracion. La demagogia. El quien soy yo…La amistad con el mundo. La iglesia como ong. El «aggiornamento».

  10. Desidereo, su pregunta está, con todo respeto, bastante ilusa,¿Que cómo se le hace para que ya no se haga el mal? ! Pues haciendo el bien!, Si volviéramos a Dios, si lo amaramos de verdad, todo sería distinto, ésto que ocurre es ausencia de Amor, de todos nosotros, no solo de los violadores, que en mala hora, cometen ése horrendo crimen

  11. Veo que Desiderio ahora cree en el demonio, lo cual es ya un gran paso. Cuando se llega a saber que un aspirante al sacerdocio es homosexual activo, se le informa que no será ordenado y se lo despide del seminario. No es tan difícil, después de todo. Pero, Desiderio, ¿no te das cuenta de que todo esto demuestra la verdad de la fe católica? Sin la gracia de Cristo, el pecado original hace que el hombre haga cosas realmente demoníacas, como tú dices. Nada de buenos salvajes al estilo de Rousseau. Y la gracia de Cristo se nos comunica por los Sacramentos de la Iglesia. Fuera de eso sólo nos quedan cosas banales, como por ejemplo trollear por Internet a la espera de la hora de la muerte.

  12. José:

    ¿Y cómo se llega a saber que un aspirante es un homosexual activo? Venga, póngale de una vez el cascabel al gato, si puede.

  13. Por cierto: ¡Vaya por Dios! ¡Qué demonio de perro!, etc… son expresiones que yo podría tranquilamente utilizar. Igual que salí a ver las hogueras en la noche de San Juan (y no en la noche del Solsticio de Verano), etc, etc…

    Eso no significa que yo sea creyente. Y además a ustedes hay que hablarles en su lenguaje. Es difícil no vomitar al leer según qué partes de ese informe. No era sólo propensión a meterle mano a los niños. Era algo más (como desnudar al niño en la Iglesia y ponerlo delante de la cruz con los brazos levantados a la altura de los hombros para sacarle fotos como si fuera Jesucristo… en fin,… incalificable, de lo peor). ¿Se imagina que eso esté pasando en su iglesia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles