PUBLICIDAD

Los apóstatas formales superan ya los 50.000 en Italia

|

El pasado mayo se alcanzó en Italia la suma de 50.000 ‘desbautizados’, es decir, de personas que piden formalmente a las autoridaes eclesiásticas que hagan constar su abandono de la Iglesia en sus actas de bautismo, como prevé el motu proprio Omnium in Mente, modificado por Benedicto XVI en 2009. Las cifras las da la UAAR, la Unión de Ateos y Agnósticos Racionalistas.

Ya se sabe que hay mentiras, grandes mentiras y estadísticas; hemos visto en nuestro país esta semana pasada cómo las primarias del Partido Popular revelaban que de su ingente militancia, la mitad de la mitad. Y, en el caso de la descristianización de nuestras sociedades, es difícil ocultar que las cifras de fieles que maneja, por ejemplo, nuestra Conferencia Episcopal vienen a ser bastante fantasiosas.

El problema no es que se mienta, necesariamente; ni de que se minimicen unos datos y se inflen otros; es que, en la abrumadora mayoría de los casos, quien pierde la fe no acostumbra a tomarse la molestia de ir al obispado a dar parte. ¿Para qué? No todos están orgullosos o satisfechos, sencillamente siguen con su vida y se olvidan para siempre de su partida de bautismo. Hace falta ser un ateo muy militante y falto de pereza para meterse en líos burocráticos para que quede clara su nueva condición.

Con lo cual, las cifras que da la UAAR, si son ciertas, hay que multiplicarlas por bastante. Es la secularización rampante, que si hasta hace relativamente poco se manifestaba sobre todo en la ‘toma de poder’ cultural de los no creyentes, hoy es también una riada de ‘deserciones’ de cristianos, algo que el Papa Benedicto XVI calificó en su día de “amenaza”. “La secularización, que se presenta en las culturas como impostación del mundo y de la humanidad sin referencia a la Transcendencia, invade todos los aspectos de la vida cotidiana y desarrolla una mentalidad en la que Dios se ha ausentado, en todo o en parte, de la existencia y la consciencia humanas”.

Tampoco conviene ocultar que esta tendencia se ha acelerado estos últimos años, como revelaba en 2016 el portavoz de la UAAR, Adele Orioli, hablando de un “verdadero récord de peticiones de “desbautizos”.

La modificación por Ratzinger del citado motu proprio tenía como finalidad dejar claras las graves consecuencias del ‘desbautizo’ o apostasía formal en el registro. Advertía, por ejemplo, que el apóstata no podrá casarse por la iglesia ni siquiera con un cónyuge católico”. Pero si la idea era frenar la riada, hay que reconocer que no ha logrado en absoluto su objetivo.

 

 

 

23 comentarios en “Los apóstatas formales superan ya los 50.000 en Italia
  1. La apostasia no supone necesariamente la perdida de la fe. Puede suponer, como en mi caso, no querer formar parte de manera legal de una asociación que no me representa. Las leyes del hombre no representan las leyes del Señor. Y mi perdida de fe no es con Él, sino con la iglesia.

    1. Madcore: Si pierdes la Fe en la Iglesia, pues cambias de parroquia con alguna mas afín o te quedas en casa, pues la primera Iglesia de Jesús Cristo es la familia, a esperar tiempos mejores, Él lo entenderá, pero no apostatas, es decir renunciar a la Iglesia que fundó Él. En el fondo has perdido la Fe en la Santísima Trinidad y la Virgen María.

    2. ¿Acaso no dijo Jesús a los apóstoles “el que a vosotros os escuhca a mí me escucha? ¿Quien te dio autoridad de juzgar por ti mismo y condenar lo que Jesucristo, Hijo de Dios, estableció al fundar su Igleisa? Por otra parte, no hay fe cristiana sin que sea ECLESIAL. ne SE PUEDE SEPARAR A jESCURSTO DE LA iGLESIA, Y SIN LA IGLESIA NO SABRIÂMOS NADA DE JESUCRISTO. NO EXISTIRÍA EL NUEVO TESTAMENTO.
      Quiera Dios que te des cuenta de las racionalizaciones que aquí manifiestas y te arrepientas, pues el apóstata se aboca al infierno, que no es nada agradable.

  2. Yo he apostatado. Y he recibido la carta del obispo diciéndome que tomaba nota. Se supone que debería ir a la iglesia en la que fui bautizado y comprobar que en el libro de bautismos, al lado de mi nombre, se había indicado claramente mi apostasía. Este último paso no lo he hecho.

    ¿Por qué he apostatado? Pues porque mis padres no son nadie para decidir cuáles son mis creencias. Considero una falta de respeto absoluta la de los católicos hacia sus hijos al bautizarlos. ¿Quiénes se creen que son para decirdir cuáles serán las creencias de su hijo?

    Tod@s tenemos derecho a decidir a qué partido político votar, en quién creer, si creer o no creer. Y ese ansia de los padres por imponerle su religión a sus hij@s dice mucho de l@s católic@s.

    Apostaté cuando me enteré, por el libro de Pepe Rodríguez, de la enorme cantidad de sacerdotes que abusan de l@s niñ@s. Mi nombre no puede aparecer relacionado con esa religión, que alimenta y apoya a esos pedófilos.

    1. A mí mis padres me impusieron, entre otras cosas, un idioma, un lugar de nacimiento, una dieta, una escuela, un colegio, alguien que me criara, etc. y todo, todo es irreversible, incluidos tratamientos para enfermedades casi mortales tratadas con medicaciones yatrógenas.

      Supongo que todo lo hicieron con la mejor intención.

    2. La apostasia es un pecado muy grave. Sea formal o informal. Pues se renuncia a la gracia sacramental. Y se renuncia al Bautismo. Se renuncia a la Redención que Jesucristo, Dios y hombre verdadero nos alcanzó. Si es pública y formal, añade el pecado de escándalo. Creo que constituye, sobre todo, si es pública y formal, un pecado contra el Espíritu Santo. Y si no lo es, se le aproxima bastante. Ningún mal ejemplo, crimen o pecado, por grave que sea, cometido por un catolico, sacerdote, obispo, Papa o lo que sea, puede ser motivo de apostasia. Porque nosotros no creemos en ninguno de ellos. Creemos en Jesucristo. Solo El está libre de pecado. Y su Madre Santísima. El resto hemos nacido en pecado. Y todos, absolutamente todos, podemos cometer las peores fechorías. Luego, aunque presenciemos los peores escándalos, ninguno de ellos nos puede arrancar la Fe. Si nos sintiéramos motivados por un escándalo a abandonar la fe, sería, sin duda, un escándalo farisaico.

    3. Mis padres, sin contar con mi autorización, me llevaron al médico a que me vacunara. Como consecuencia de esa medida inconsulta, sobreviví la infancia y niñez en un país en las que esas enfermedades prevenibles por vacuna era altamente prevalentes.

      Ahora, por quien votar o por quien no, lo decido yo y nunca me lo han indicado en la Parroquia.

      No se puede negar los dolorosos casos de abusos a menores que han ocurrido por parte de miembros del clero. Deben ser sancionados por la Iglesia y por las autoridades civiles. Pero tampoco se puede negar que hay muchos, muchísimos más, miembros del clero entregando su vida cada día al servicio de los más necesitados, en lugares a donde muchos no se atreven a llegar. El día que la Iglesia deje esos lugares en manos de otras ONG’s, se cerrarán o verán consumido los recursos en el mantenimiento de pura burocracia.

  3. Uff aparecen los que odian a Cristo como Desiderio que mezcla todo. PodríAntes ejercicio de molestar. Pregunto por qué vacunan a los hijos y no eaperan a que tengan 18 años a ver si quieren vacunarse?

  4. En cuanto a la supuesta Libertad para elegir, se comenta por sí misma. Algunas cosas que me vienen impuestas: el momento de la Historia en que he nacido; el lugar del mundo, los padres, su riqueza o pobreza, el color de los ojos, la estatura, complexión, salud o enfermedad, sociedad en la que he crecido, maestros y profesores, dirigentes políticos, inteligencia natural y otras cualidades, número de hermanos y/o hermanas, estatus social familiar y un larguiiiiiiiiiisimo etcétera. Si uno se siente molesto por haber sido bautizado sin consultarle, ocasionándole tamaño e irreversible perjuicio, en fin, son ganas de fastidiar y de fastidiarse uno mismo.

    1. Si no sabe distinguir usted entre la libertad de todo ser humano, recogida en la Constitución y en los Derechos Humanos, para creer o no creer en lo que le parezca, y la “imposición” del color de los ojos o del momento de la historia en que usted nació… ¿qué le puedo decir yo?

      Quizá le pueda decir que hay una diferencia entre explicarle a su hijo en qué cree usted e imponérselo. Si el niño dice que no quiere ir a clase de religión, o que no quiere confirmarse, ¿deben presionarle sus padres lo más mínimo? o ¿deben obligarle?.

      Respecto al bautizo. ¿Cuál es el motivo? ¿De verdad alguien cree que ese niño, si no es bautizado, se va al infierno? ¿No es más lógico esperar a que pueda decidir, y que decida él o ella si quiere o no bautizarse, como hacen en otras religiones? Si se muere antes de bautizarse, Dios sabe perfectamente si lo habría hecho o no de no morirse antes, y saber perfectamente si era una persona noble o no.

      El bautismo de bebé es una imposición.

  5. En la Constitución no está recogida la libertad de nadie para nacer en la época que le parezca, o donde le parezca, o hijo de un pobre o de un rico, etc… En la Constitución, y en la Declaración de los Derechos Humanos, sí está recogida como algo sagrado la libertad de cualquier persona para creer lo que le parezca.

    Es mi opinión que un padre o una madre debería respetar ese derecho fundamental también de sus hijos. No me parece mal que le cuenten en qué creen. Sí me parece mal que se lo impongan. Que lo obliguen a ir a misa cuando no quiere. Que lo obliguen a ir a clase de religión cuando no quiere. A hacer la confirmación, etc…

    Entre bautizarlo a los 18 años, y hacerlo cuando es un bebé hay muchos puntos intermedios. Yo empecé a ser ateo cuando tenía 14. Los propios católicos dicen que antes de los 7 años no son responsables los niños, etc…

    ¿De verdad alguien cree que se iría al infierno un niño bueno sólo porque no ha sido bautizado, y se murió antes de poder hacerlo?

  6. Y quien quiere “pertenecer” a una iglesia dedicada a abusar de los niños sistemáticamente en todo el mundo como se puede apreciar por las noticias, a blanquear dinero de la mafia: de la prostitución y de la droga, etc, etc, etc.
    NADIE!
    A las emerotecas me remito.

    1. Claro, te engañas y te convences de evidentes mentiras y exageraciones como la siguiente: ” a una iglesia dedicada a abusar de los niños. sistemáticamente en todo el mundo”. Esta afirmación no se sostenta por ningún lado y dice mucho de tí y tus actitudes. Condenar a centenares de miles de personas sin ningún fudamento en la realidad es un pecado grave y si no te arrepientes te queda el infierno para toda la eternidad, nada agradable ciertamente. Produce las hemerotecas que prueban que toda la Iglesia Católica está sistemáticamente dedicada a la pederastia, blanqueo de dinero, prostitución, droga etc. Te manifiestas como una persona que algún desorden mental teine, porque el desorden mental se manifiesta en el rechazo de la realidad.

  7. A un niño se le bautiza para que se le borre el pecado original y habite en él la Santísima Trinidad. Se libra así de muchos pecados futuros y también de la posesión diabólica.
    El Bautismo no quita nada a la libertad de una persona, como está demostrando el tal Desidereo, que luego ha hecho lo que le ha dado la gana. Si le hubieran quitado el prepucio o el clítoris, como en otras religiones, podría quejarse. De un poco de agua y que le inscriban en un libro no tienen derecho a quejarse.
    Pero el tal Desidereo, que miente como un bellaco, necesita justificarse. Dice que no quiere formar parte de una sociedad de pederastas, sociedad de la que forma parte, y no me refiero a la Iglesia, lo quiera o no lo quiera. Si fuera sincero debería renunciar a formar parte de España o de cualquier otro país democrático, donde la pederastia está institucionalizada y se pervierte y corrompe a los niños desde las aulas, ahí sí de forma generalizada. Pero luego dice que es ateo desde los 14. O sea, que no.

  8. Simplicio:

    ¿Ha leído usted el informe John Jay? Página 26. Cada año por cada sacerdote ordenado un caso de abuso sexual en la década de los 70. ¿Cómo se atreve usted a decir que miento?

    Que se pervierte y corrompe lo dice usted. Que la pederastia es generalizada entre el sacerdocio lo dice la propia Iglesia Católica.

  9. Ya estamos con los ataques de los protestantes que no son más que mercachifles de la fe. La iglesia con sus errores y sus virtudes que son muchas, lleva más de veinte siglos de historia y es garante de la fe. Que cansado estoy de los que siempre ponen piedras en el camino o las tiran contra su tejado. No se dan cuenta del daño que provocan a los débiles en la fe? La iglesia a mi me cuida y el servicio que hacen a la sociedad y al mundo es impagable. Que cometen errores como sostener algo tan turbio como COPE y 13tv en España o se acercan a los independentistas? son también humanos y se equivocan pero hacen obras de misericordia y evangelismo como no lo hace ninguna otra confesión. cansado ya de la intoxicación protestante evangélica extranjera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles