PUBLICIDAD

La visita del Papa y los nuevos cardenales a Benedicto XVI

Vatican Media
|

Ayer, tras la celebración del Consistorio en el que el Papa Francisco creó a 14 nuevos cardenales para la Iglesia, se vivió una conmovedora imagen en el Mater Eclesiae, el momento en el que Francisco le besa la mano a su predecesor.

Es habitual que Francisco, junto a una nueva hornada de cardenales, tras un Consistorio, acuda a visitar a su predecesor, que vive a tan sólo unos pasos de la Basílica de San Pedro, en los jardines vaticanos.

Lo que nos dejó la visita de ayer fue una impactante imagen del actual Pontífice inclinado besando la mano del que fuera su predecesor, el Papa alemán Joseph Ratzinger.

En esta ocasión el Papa emérito les recibió sentado, ya que desde hace algunos meses Benedicto XVI ya no puede andar, ni tan siquiera con el andador. De hecho se comenta que sus acostumbrados paseos con su secretario personal Georg Ganswein, se han reducido ahora a salir un rato a algún banco de los jardines vaticanos, al que es llevado con un cochecito parecido a los que se utilizan en los campos de golf.

Vatican Media

También disfruta de ratos en la terraza de la residencia donde vive, a la que es llevado en una silla de ruedas. A pesar del debilitamiento de sus piernas, que le impiden caminar, su cabeza está lúcida como antaño y continúa con su ‘labor’ de oración por la Iglesia.

Los nuevos cardenales fueron saludándole uno a uno, con Francisco a su lado también sentado en una silla, junto al altar del «Mater Ecclesiae».

2 comentarios en “La visita del Papa y los nuevos cardenales a Benedicto XVI
  1. Es una forma intrínseca de reconocer al verdadero Papa y su derrota, pues a él no ha podido corromperlo para sus reformas, puesto que era la pieza del tablero mas importante para darlas credibilidad teológica doctrinal y poder llevarlas a buen puerto. Benedicto XVI sigue siendo la «roca» en la que Jesús Cristo fundó su Iglesia.

  2. Que fotografìas màs raras, parecen de pelìcula, sentì mucha compasiòn por el Papa Benedicto, su cuerpo tan acabado, y seguro su mente muy lùcida, ¿ què sentirà de estar ahì, con èsas personas? Que Dios le permita ver mejorìa en la Iglesia, ya que està tan enferma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles