PUBLICIDAD

Los Franciscanos de la Inmaculada, perseguidos sin causa conocida, ganan una importante batalla legal

|

Los Frailes Franciscanos de la Inmaculada, oprimidos por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, con la aprobación del Papa Francisco, han conseguido otra victoria, una victoria moral, que debería ser ocasión para que en el Vaticano se llevara a cabo un proceso de reflexión. Pero no hay señales de que esto vaya a suceder.

A pesar de su joven edad, la orden, que no se estableció hasta los primeros años 90, destacaba por el gran número de vocaciones a la vida religiosa y al sacerdocio, incluso en Europa, donde la mayoría de las órdenes se lamentan por la falta de vocaciones.

Rito antiguo y misión.

Mientras gran parte de la Iglesia y, también, muchos miembros de la orden, sobre todo durante y después del Concilio, estaban entusiasmados por “cortar con el pasado” e introducir todo tipo de innovaciones en nombre de las nuevas “libertades”, desde dejar de lado el nombre de la orden hasta abandonar el hábito, desde la conveniente ampliación de las celdas a la disminución de las horas de oración comunitaria, dos frailes menores fueron en dirección contraria. Pidieron abandonar la compañía de sus hermanos “progresistas” y retirarse a un monasterio abandonado, para recuperarlo, en el que no pretendían someter su regla religiosa a un “aggiornamento”, sino construirla sobre la regla original de la orden franciscana y profundizar la espiritualidad mariana.

A los dos frailes, padre Stefano Maria Manelli y padre Gabriele Pellettieri, se les unieron otros, y se convirtieron en los fundadores de los Frailes Franciscanos de la Inmaculada, una orden mariana y tradicional. Cuando el Papa Benedicto XVI liberó la práctica de la forma extraordinaria del rito romano con el Motu proprio Summorum Pontificum y le proporcionó un lugar en la iglesia, la joven comunidad religiosa no dudó en seguirle. Los Franciscanos de la Inmaculada se convirtieron en la primera y, por ahora, única orden religiosa que ha vuelto al rito tradicional, pero siendo pastoral y bi-ritual. El carisma especial que distinguía a esta orden de otras comunidades altruistas fue su fervor misionero.

Benedicto XVI puso su mano protectora sobre esta orden, que parecía estar convirtiéndose en un modelo único e interesante para los miembros jóvenes de otras órdenes.

El comisario

Entonces llegó la renuncia inesperada de Benedicto XVI y la elección del Papa Francisco. En la orden, una pequeña minoría de cinco hermanos descontentos y progresistas se habían quejado al Vaticano del cambio a la forma extraordinaria del rito romano. Bajo el pontificado de Benedicto XVI, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada no se atrevió a emprender acciones, pero con Francisco como Papa, inmediatamente vio en la queja de esa pequeña minoría una oportunidad para tomar medidas enérgicas y drásticas contra ese modelo, al que rechazaba.

Manelli fue destituido como Superior general y puesto en arresto domiciliario. Quienes guiaban la orden fueron obligados a dejar sus cargos y a los sacerdotes se les prohibió celebrar en la forma extraordinaria. Se nombró un comisario apostólico. Contra lo que se establece en Summorum Pontificum, cada sacerdote tuvo que pedir, de manera individual, un permiso especial para celebrar en esta forma.

Para exorcizar el carisma de la orden, se cerraron los monasterios y el seminario de la orden y se llevaron a cabo deshaucios. Se prohibió su transformación en una comunidad Ecclesia Dei, como también la fundación de una nueva orden. Se amenazó a los obispos, prohibiéndoles que aceptaran a Franciscanos de la Inmaculada que habían abandonado la orden.

Durante ese verano de 2013 se llevó a cabo una campaña verdaderamente destructiva. La consecuencia fue la desaparición de las vocaciones.

Ninguna razón

PUBLICIDAD

Hasta la fecha, el Vaticano no ha dado razones de esta interferencia radical, mucho menos sobre los cargos de acusación. Los Franciscanos de la Inmaculada no han tenido la posibilidad de defenderse contra las medidas opresivas del papado o, simplemente, de defenderse. Las peticiones y consultas del padre Manelli para ser recibido y escuchado por el Papa no han recibido respuesta por parte de Francisco.

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada nombró como comisario al capuchino padre Fidenzio Volpi, hombre sin ninguna simpatía por la tradición o la forma extraordinaria y que, por consiguiente, sentía verdadera animadversión hacia la orden. De manera no oficial, aludía crípticamente a una “deriva lefebvrista” de la orden. Posteriormente, incluso declaró que la orden había sido intervenida temporalmente cuatro meses después de la elección del Papa Francisco porque quería “derrocar” al Papa. Cada vez estaba más claro que la tradición y la forma extraordinaria del rito romano eran el enemigo real.

En mayo de 2013, el fundador, padre Manelli, celebró su octogésimo cumpleaños (ver Father Stefano Maria Manelli is 80 – success story of the Franciscans of the Immaculate: Old Rite and Missionary) sin ser consciente de la tormenta que se abatiría pronto sobre su trabajo. Ahora el padre Manelli tiene 85 años y ha estado en arresto domiciliario casi cinco años, como ordenó el Vaticano.

El libro de la calumnia

En cambio, hace mucho que el padre Volpi ha fallecido. Actualmente sigue en funciones el segundo comisario, algo más reservado que su predecesor. Volpi murió en medio de un contencioso civil y criminal ante los tribunales italianos. El camino ante los tribunales estatales está, por lo menos, abierto para el padre Manelli y los representantes de las organizaciones laicas afiliadas a la orden, porque el Vaticano no tiene acceso.

Un tribunal italiano había condenado a Volpi, acusado de difamación, al pago de daños, pero la ejecución de la sentencia no pudo llevarse a cabo debido a su fallecimiento.

Loredana Volpi, una sobrina del comisario fallecido, vio la reputación de su tío dañada y, junto a Mario Castellano, escribió un libro: Verità e giustizia per padre Fidenzio Volpi, Una oscura vicenda nel Pontificato di Papa Francesco [Verdad y justicia para el padre Fidenzio Volpi. Un hecho oscuro en el pontificado del Papa Francisco]. Ahora, acaba de admitir que ha acusado a la orden sin pruebas, difamando también a quienes estaban en la dirección de las organizaciones religiosas laicas.

“Mientras los Frailes Franciscanos de la Inmaculada llevan cinco (!) años intervenidos, sin que se vea por ahora una posible solución a este extraordinario caso que será, junto a otras acciones que rozan la arbitrariedad (véase el caso de la Orden de Malta), una de las manchas de este Pontificado, hay que resaltar un hecho importante en el castillo de acusaciones y difamaciones que han envenenado esta historia”, escribe el vaticanista Marco Tosatti.

Mario Castellano, el coautor con Loredana Volpi, fue asesor del comisario Volpi. Numerosas insinuaciones, consejos y “recomendaciones” del padre Alfonso Bruno, el principal detractor del padre Manelli, convertido en el principal beneficiario de la administración provisional de la orden, fueron incluidas en el libro.

En cada país hay palabras clave que funcionan como códigos. Si quieres difamar a alguien, basta incorporar una de estas palabras clave y dejar caer algunas alusiones que se entiendan. En su libro, Castellano y Volpi vincularon la orden y las organizaciones laicas con la camorra, la mafia napolitana. En Italia, si quieres difamar a alguien, basta aludir a la mafia.

Por su aparente mérito en la lucha contra los Franciscanos de la Inmaculada, Loredana Volpi fue incluso recibida en audiencia por el Papa Francisco, al que entregó una copia del libro.

La disculpa

Sin embargo, los dos autores cometieron un error. En libro lanzan acusaciones graves contra los representantes de los dirigentes laicos, citados con nombre y apellidos, y estos han presentado una denuncia criminal por difamación. Para evitar el enjuiciamiento, Loredana Volpi ha decidido llegar a un acuerdo con los demandantes fuera de los tribunales y ha escrito una carta de disculpa para que sea publicada en el periódico más importante del sur de Italia, Il Mattino, y en el periódico nacional La Repubblica. Este periódico progresista no ha sido el único en participar en la campaña contra los Franciscanos de la Inmaculada, pero es el único que el Papa Francisco lee a diario, según ha declarado él mismo.

No obstante, para que el mensaje le llegue al Papa reinante, que tiene la responsabilidad de todo el caso, Volpi también debe enviarle a él la carta.

Tosatti ha publicado algunos pasajes de la carta de disculpa:

“Es absolutamente cierto que las frases utilizadas no tenían razón de ser, porque no eran verdaderas y, por este motivo, deben considerarse gratuitas y totalmente injustificadas. A la luz de todo lo expuesto anteriormente, renuevo mis disculpas formales por la deplorable e injustificada conducta tenida hacia usted, y le informo que transmitiré la presente a los medios de comunicación, y que será publicada también en internet para que se dé adecuada difusión y reparar el daño causado”.

A cambio, las personas afectadas han retirado la querella criminal.

El Papa Francisco, el responsable principal

Este caso demuestra, “una vez más”, según Tosatti, que todo el asunto, que llevó a una orden joven, extraordinariamente floreciente, al borde de la aniquilación, está basado en una serie de alegaciones no demostradas, rumores, alusiones sin ningún fundamento, numerosas agresiones verbales y difamaciones increíbles. En resumen: es una intriga. Y los intrigantes, es seguro, parecen estar motivados, en parte, por algo personal, pero también por cuestiones ideológicas.

La responsabilidad última de todo esto recae sobre el Papa Francisco, pero no sólo porque aprobó la intervención de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, sino también porque puso a las ramas masculina y femenina, que también ha sido intervenida sin saber por qué, en dos casos separados, negándose a que las religiosas apelaran al Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica contra las medidas dictadas por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada. Es decir, decidió, en virtud de sus poderes, como un monarca absoluto. ¿Por qué esta insistencia con una orden con la que nunca ha tenido contacto directo? Un proceso legal ordinario hubiera aclarado la legalidad y validez de las medidas tomadas por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y, sobre todo, habría revelado de qué va todo. Esto no era (y no es) lo que, claramente, se desea.

La disculpa de Loredana Volpi, según Marco Tosatti, “arroja una sombra oscura sobre la credibilidad del partido de la fronda [de los detractores]”, muy activo contra el padre Manelli y su orden.

Publicado por The Eponymous Flower y traducido por Helena Faccia para InfoVaticana.

17 comentarios en “Los Franciscanos de la Inmaculada, perseguidos sin causa conocida, ganan una importante batalla legal
  1. Mucho me alegro que esta Orden haya regresado al Rito Romano, llamado tradicional, según la edición típica de este misal de Juan Pablo II, que prácticamente es el mismo que el llamado de San Pio V, que es el Rito Romano extendido a toda la iglesia. No se si con categoría de Orden,existen otras instituciones aprobadas por Roma que celebran todos sus ritos según el citado misal ( lo que vulgarmente decimos “en latin y cara al levante”) existen el Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote ( de derecho pontificio) y la Hermandad de San Pedro y supongo que alguna otra institución religiosa aprobada por la Santa Sede. Tanto mi esposa como yo tenemos en raro privilegio de haber traído a España al Instituto Cristo Rey y que de forma regular se diga la misa de San Pio V, sin embargo hasta que Benedicto XVI dio sus normas para que se pudiese decir la misa según este Venerable Rito, hemos sufrido escarnios, amenazas y persecución durante treinta años, en los cuales luchamos casi en solitario

  2. El grado de hostilidad y los ataques descarnados hacia los Franciscanos de la Inmaculada son instrumento del Señor para transmitirnos la importancia de la devoción mariana y la práctica de la forma extraordinaria del rito romano como fuente de vocaciones de sacerdotes santos y fieles a las enseñanzas bimilenarias y como bastión para blindar el Sacrificio perpetuo, la Eucaristía, de los poderes satánicos que persiguen suprimirla. La persecución y el ensañamiento contra los Franciscanos de la Inmaculada indican la importancia de lo que custodian.

    1. Desde siempre se sabe que cuanto mayor es el ataque mayor el mérito y mayor la recompensa, de modo que por ese lado estoy de acuerdo con usted.

      El problema es que la persecución y ensañamiento, que no cabe duda son una prueba de santificación para los FF.II., significan lo contrario para sus perseguidores y hablamos de las altas esferas del Vaticano. Por otra parte esta hostilidad no puede ser obra del Señor, dado que los perseguidores ponen en riesgo su alma y Dios no pone en riesgo las almas. Deja que cada cual utilice su libertad para obrar el bien o no.

  3. La gran prueba final de la Iglesia, detallada en el n. 675 del CIC e invocada recientemente por los cardenales Burke y Eijk para explicar la situación actual de la Iglesia, consiste en la apostasía en la barca de Pedro culminada mediante la conquista del timón por parte de la masonería y la consecuente convulsión y lucha interna que se desencadenan para desalojarla. La Sinagoga de Satanás necesita el armazón de la Iglesia Católica para erigir la iglesia del anticristo, cuya meta consiste en diluir la Eucaristía en una suerte de “memorial”, quedando suprimido el Sacrificio perpetuo y dando así un paso de gigante hacia un sincretismo religioso que está entre los postulados del Nuevo Orden Mundial: un gobierno mundial con una religión mundial en la que el hombre se glorifica a sí mismo, un ser humano al que se ha arrebatado su dignidad y se le ha convertido en una bestia, en un esclavo.

  4. https://infovaticana.com/2017/03/29/el-tercer-secreto-de-fatima-un-papa-con-ojos-de-demonio/

    “Estaríamos equivocados al pensar que la misión profética de Fátima se ha completado.[…] Que los siete años que nos separan del centenario de las apariciones apresuren el cumplimiento de la profecía del triunfo del Inmaculado Corazón de María, a la gloria de la Santísima Trinidad.”
    Su Santidad Benedicto XVI, 13 de Mayo de 2010, Fátima (Portugal)

  5. infovaticana.com/2017/03/29/el-tercer-secreto-de-fatima-un-papa-con-ojos-de-demonio/

    “Estaríamos equivocados al pensar que la misión profética de Fátima se ha completado.[…] Que los siete años que nos separan del centenario de las apariciones apresuren el cumplimiento de la profecía del triunfo del Inmaculado Corazón de María, a la gloria de la Santísima Trinidad.”
    Su Santidad Benedicto XVI, 13 de Mayo de 2010, Fátima (Portugal)

    1. Es usted muy dueño de tener las simpatías que quiera, pero un poco de hechos ciertos no le vendrían mal. Y el hecho cierto es que tras cinco años de castigos, no sabemos de qué se les acusa y si no hay acusación no hay posibilidad de un juicio justo y una sentencia justa y por tanto los castigos son arbitrarios.

      Y queda muy feo eso de un papa arbitrario.

  6. Por supuesto que como deja caer algún comentarista aunque la moda última sea canonizar a los Papas, el actual lo tiene muy difícil pues son muchos los puntos negros de su pontificado y de antes de su pontificado. Sin duda este de los franciscanos de la INmaculada que es una gran injusticia, honra a quien la padece, y que les ocurre como a muchos fundadores en su día que sufrieron incomprensiones e injusticias de otros. En esete caso al injusticia está producida desde muy arriba y por querencia del que está arriba.

  7. Está claro en qué consiste el problema: O firmas lo contrario de lo que la Iglesia tradicionalmente condenó de manera infalible en su magisterio o no estás en comunion. Más vale ilegal pero católico que legal farisaico pero condenado por la tradicion.

  8. Ocurre que el pecado -a los ojos desviados de bergo glianos y lefebvrianos- que comete esta orden mariana es aceptar TODOS los concilios de la Santa Madre Iglesia Católica y, al mismo tiempo, aceptar y practicar tanto el novus ordo como el vetus ordo. Esta actitud netamente católica demuestra fe y racionalidad en el amor a Cristo y a su Iglesia. Que Bergo glio no perdona.

  9. Pues si Trento enseña que la misa tiene que ser propiamente y visualmente un sacrificio y el novus ordo visualmente es una cena que impropiamente por tanto contiene un sacrificio, no se pueden aceptar las dos cosas al mismo tiempo. Y si Trento condena al anatema al que niege el acceso al sacerdocio gradualmente a traves de ordenes clericales menores y viene un papa y las suprime y en su lugar pone una admision a ordenes laicales, a ver a quien se obedece. Que chapuza.

  10. Pablo VI se saltó la legalidad de la Iglesia suprimiendo irregularmente la fsspx saltandose todos los procedimientos legales.¿por qué Francisco no va a poder hacer lo mismo con los franciscanos de la inmaculada?. Hay que obedecer en todo al Papa. Ea, pues repartid la comunion a los divorciados y no os quejeis tanto. Que el que obedece no se equivoca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles