PUBLICIDAD

La CEE desaprovecha su mensaje de Corpus Christi para explicar la Eucaristía

|

“Compromiso social y caridad transformadora” es el título del mensaje que la Conferencia Episcopal Española hace público con motivo de la festividad del Corpus Christi, y llama la atención por el hecho de que, como su propio epígrafe indica, dedica a una mínima catequesis, más necesaria hoy que nunca, sobre el significado de la Sagrada Eucaristía.

“La Solemnidad del Corpus Christi nos invita a contemplar y celebrar el gran don de la presencia real de Cristo vivo entre nosotros en su cuerpo entregado y en su sangre derramada para la vida del mundo”, comienza, y también acaba aquí la única y hasta cierto punto vaga explicación de lo que significa este sacramento. El resto de sus trece párrafos desarrollar un programa de activismo solidario y ‘social’ a la luz de un misterio que no expone con claridad e impulsado por un sacramento que no se hace el menor esfuerzo por explicar.

Sería un mensaje extrañamente elíptico en el mejor de los casos, porque si bien es siempre oportuno animar a la caridad a los cristianos, parece razonable esperar de nuestros pastores mayor dedicación al Misterio en el que se anonada la Divinidad por amor a los hombres.

PUBLICIDAD

Pero es que ni siquiera estamos, ni de lejos, en el mejor de los casos. Vivimos, de hecho, momentos de una enorme confusión y un encendido debate que gira, precisamente, en torno a la Sagrada Eucaristía.

El primer aldabonazo, el primer gran motivo de desconcierto para muchos cristianos vino con la interpretación pastoral del ambiguo Capítulo 8 de la exhortación papal ‘Amoris Laetitia’, por la que se permitiría el acceso a la Eucaristía a divorciados vueltos a casar que viven en una relación conyugal plena -lo que la Iglesia siempre ha considerado adulterio- en ‘casos concretos’.

El segundo lo estamos viviendo hoy mismo en pleno apogeo: la instrucción de la Conferencia Episcopal Alemana para permitir a los sacerdotes que ofrezcan la comunión a los cónyuges luteranos de fieles católicos, una vez más, “en casos concretos”.

La escandalosa medida se aprobó por abrumadora mayoría en asamblea y no fue hasta que siete obispos ‘disidentes’ escribieron a Roma implorando su intervención que el Papa convocó a los interesados, solo para acabar remitiendo la cuestión de vuelta a la CEA.

El Cardenal Walter Kasper, teólogo recomendado por Su Santidad, ha escrito en favor de la asmombrosa medida alegando que, si bien los luteranos no creen en la Transubstanciación, tampoco la mayoría de los católicos entienden este término.

El resultado parece estar siendo una abominable trivialización de la Eucaristía, y precisamente porque nos tememos que Kasper tiene en esto mucha razón es por lo que se hace urgente que los pastores catequicen y recuerden a los fieles el extraordinario milagro en que consiste la Sagrada Eucaristía.

Por eso es descorazonador el mensaje de nuestros obispos, eludiendo tras la llamada a una “mística social” (?) la urgente, la imprescindible, la necesaria catequesis.

“El hombre debería temblar, el mundo debería vibrar, el Cielo entero debería conmoverse profundamente cuando el Hijo de Dios aparece sobre el altar en las manos del sacerdote”, decía el santo cuyo nombre quiso adoptar el actual Pontífice. Pero sus palabras no parecen haber llegado a nuestros prelados.

A continuación, el mensaje de la CEE:

PUBLICIDAD

“Compromiso social y caridad transformadora”

La Solemnidad del Corpus Christi nos invita a contemplar y celebrar el gran don de la presencia real de Cristo vivo entre nosotros en su cuerpo entregado y en su sangre derramada para la vida del mundo.1 De manera muy especial, es una llamada a entrar en el misterio de la Eucaristía para configurarnos con él. Este misterio, en palabras de Benedicto XVI, “se convierte en el factor renovador de la historia y de todo el cosmos [pues], en efecto, la institución de la Eucaristía muestra cómo aquella muerte, de por sí violenta y absurda, se ha transformado en Jesús en un supremo acto de amor y de liberación definitiva del mal para la humanidad”.2

A la luz de este misterio de amor renovador, liberador y transformador, que es la Eucaristía, invitamos a todos los cristianos, en particular a cuantos trabajáis en la acción caritativa y social, a un compromiso que sea liberador, que contribuya a mejorar el mundo y que impulse a todos los bautizados a vivir la caridad en las relación con los hermanos y en la transformación de las estructuras sociales.

Tu compromiso mejora el mundo

Transformados interiormente por la contemplación del amor incondicional de Jesucristo, que entrega su vida para liberarnos del mal y hacernos pasar de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida, queremos recordar a todos y cada uno de los cristianos, así como a los hombres y mujeres de buena voluntad que quieran escucharnos, el mensaje de la campaña institucional de Cáritas: “Tu compromiso mejora el mundo”.3

Somos conscientes de que, hoy, no está de moda hablar del compromiso. Es más, para muchos, en esta cultura de lo virtual, de lo inmediato y pasajero, la preocupación por los demás se considera como algo trasnochado. Sin embargo, el compromiso en favor de los más débiles y por la transformación del mundo, es la más noble expresión de nuestra dignidad, de nuestra responsabilidad y solidaridad.

Para los cristianos, el compromiso caritativo y social, el ser con los demás y totalmente entregado a ellos, camina en paralelo con nuestra configuración con Cristo. Se trata de un compromiso que nace de la fe en la Trinidad. Los cristianos creemos en un Dios, que es Padre, que ama incondicionalmente a cada uno de sus hijos y les confiere la misma dignidad; un Dios Hijo que entrega su vida para liberarnos del pecado y de las esclavitudes cotidianas, haciéndonos pasar de la muerte a la vida; un Dios Espíritu que alienta el amor que habita en cada ser humano y nos hace vivir la comunión con todos, tejiendo redes de fraternidad y de solidaridad al estilo de Jesús, que “no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por todos”(Mt 20,28). Desde esta configuración con Cristo, os proponemos un cuádruple compromiso:

1. Vivir con los ojos y el corazón abiertos a los que sufren: Hemos de abrir los ojos y el corazón a todo el dolor, pobreza, marginación y exclusión que hay junto a nosotros. Convivimos con una cultura que ignora, que excluye, oculta y silencia los rostros del sufrimiento y la pobreza. Sin embargo, no podemos ignorarlos. Como dice el papa Francisco, “la pobreza nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión (…), el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio, la miseria y la migración forzosa”.4 Este desafío resulta “cruel”, cuando constatamos que estas situaciones no son el fruto de la casualidad, sino la consecuencia de la injusticia social, de la miseria moral, de la codicia de unos pocos y de la indiferencia generalizada de muchos.

2. Cultivar un corazón compasivo: La multiplicación y la complejidad de los problemas pueden saturar nuestra atención y endurecer nuestro corazón. Frente a la tentación de la indiferencia y del individualismo, los cristianos debemos cultivar la compasión y la misericordia, que son como la protesta silenciosa contra el sufrimiento y el paso imprescindible para la solidaridad.

3. Ser capaces de ir contracorriente: Esta invitación al compromiso no es algo superficial o periférico. Pone en juego dimensiones tan hondas como la propia libertad. En la vida, podemos seguir la corriente de quienes permanecen instalados en los intereses personales y pasajeros o podemos vivir como personas comprometidas al estilo de Jesús, actuando contracorriente y poniendo los medios para que los intereses económicos no estén nunca por encima de la dignidad de los seres humanos y del bien común.

4. Ser sujeto comunitario y transformador: Los cristianos estamos llamados a ser agentes de transformación de la sociedad y del mundo, pero esto sólo es posible desde el ejercicio de un compromiso comunitario, vivido como vocación al servicio de los demás. Esto quiere decir que hemos de poner todos los medios a nuestro alcance para la creación de comunidades, que sean signo y sacramento del amor de Dios. Comunidades capaces de compartir y poner al servicio de los hermanos los bienes materiales, el tiempo, el trabajo, la disponibilidad y la propia existencia. Comunidades capaces de poner a la persona en el centro de su mirada, palabra y acción.

La caridad es transformadora

Para todos aquellos que trabajan en el ámbito de la acción caritativa y social de la Iglesia, este compromiso transformador se hace todavía más urgente al tomar conciencia de la fuerza transformadora de la caridad. La doctrina social de la Iglesia habla permanentemente de ella.

Recordemos un texto antológico del papa Francisco: «La Iglesia, guiada por el Evangelio de la misericordia y por el amor al hombre, escucha el clamor por la justicia y quiere responde a él con todas sus fuerzas. En este marco se comprende el pedido de Jesús a sus discípulos: “¡Dadles vosotros de comer!” (Mc 6,37) lo cual implica tanto la cooperación para resolver las causas estructurales de la pobreza y para promover el desarrollo integral de los pobres como los gestos más simples y cotidianos de solidaridad ante las miserias muy concretas que encontramos» (EG, nº 188). De acuerdo con estas enseñanzas del Santo Padre, podemos concluir que la acción caritativa no es mera asistencia. La caridad, además de ofrecer los gestos más simples y cotidianos de solidaridad, promueve el desarrollo integral de los pobres y coopera a la solución de las causas estructurales de la pobreza.

Los obispos españoles también hemos insistido en esta dimensión transformadora de la actividad caritativa y hemos manifestado que «nuestra caridad no puede ser meramente paliativa, debe ser preventiva, curativa y propositiva. La voz del Señor nos llama a orientar toda nuestra vida y nuestra acción desde la realidad transformadora del reino de Dios».5 Esto implica desenmascarar la injusticia por medio de la denuncia profética, socorrer al necesitado mediante la asistencia y colaborar en la organización de estructuras más justas por medio de la transformación social.

Pidamos al Espíritu una mística social transformadora

En la plegaria eucarística hay dos momentos especialmente significativos en los que se manifiesta la fuerza transformadora de la Eucaristía. Son las dos “epíclesis” o invocaciones al Espíritu Santo que hacemos en la celebración eucarística. En la primera pedimos al Padre que envíe su Espíritu para que el pan y el vino se conviertan en el cuerpo y la sangre del Señor. En la segunda, invocamos la acción del Espíritu sobre la comunidad eclesial para que sea una sola cosa en Cristo y haga así posible la salvación de los que participan de ella. En ambas epíclesis los cristianos expresamos el dinamismo transformador que encarna la celebración eucarística y descubrimos la necesidad de ser instrumentos de renovación del cosmos y de la humanidad, desde la comunión con Cristo. Pidamos, hoy, al Espíritu Santo que esta mística social y transformadora de la Eucaristía nos ayude a comprometernos en la transformación del mundo y en la promoción de una caridad transformadora en todas nuestras organizaciones caritativas y sociales. Sabemos que la tarea no es fácil, pero la caridad no está para dejar las cosas como están ni consiste en hacer lo que siempre se ha hecho en el campo social. La caridad denuncia la injusticia y promueve el desarrollo humano integral, nos impulsa a la conversión de nuestros criterios y actitudes, de nuestra manera de pensar y de actuar, para colaborar con el Señor en el acompañamiento a las personas y en la transformación de las estructuras que generan pobreza, discriminación y desigualdad.

Los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social


1 Cfr Jn 6,48-58.

2 BENEDICTO XVI, Exhortación Apostólica Sacramentum caritatis, nº 10.

3 CARITAS ESPAÑOLA, Campaña Institucional 2017-2018, Tu compromiso mejora el mundo, Madrid, 2017.

4 Mensaje en la Jornada Mundial de los Pobres, nº 5, 2017.

5 CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, Iglesia, servidora de los pobres, nº 42, Madrid, 2015

4 thoughts on “La CEE desaprovecha su mensaje de Corpus Christi para explicar la Eucaristía
  1. Cuando Kasper afirma que un gran número de católicos desconocen qué es eso de la transubstanción, por una vez, dice la verdad; le falta añadir que cerca del 65% de los católicos españoles tampoco cree realmente en la vida tras la muerte. Los hechos so los que son y sólo hay que intentar explicar los porqués. En el asunto de transubstanciación, la consubstanciación y la transignificación, la cosa tiene su enjundia; recuerda a la polémica del filioque que es uno de los motivos del cisma aún vigente. Por otra parte, la separación un tanto excesiva de la comunión y la adoración eucarística, no favorecen una concepción integrada, simple, que no precisa de elevadas concepciones teológicas, de la presencia real sacramental, de Cristo total, en el pan consagrado, dentro o fuera de la comunión. Y una vez más una palabrita, por cierto de filosogía escolástica, substancia, es el escollo, Con Agustín y aún mejor, en la Didaché, no hay escollo terminológico y sí Presencia real y reconfortante.

  2. Lo que dicen ya lo sabemos casi todos, pues está más hablado y escrito que la historia de Jesus, pero lo que a mucha gente se le ha olvidado es que en los sagrarios esta el cuerpo de Cristo, que cuando uno está en una iglesia no se debe hablar con el de al lado, sino con el protagonista de la casa de Dios que es Dios mismo PRESENTE en el sagrario. Que la Adoración cura, y que en ella se le repara a Cristo de todos las abominaciones que recibe hoy en día por parte de grupos de ideologia LGTB, satanistas y otros que solo quieren degradar a su sagrada persona. Como también que no se puede fornicar e ir a comulgar. O que esos padres que despues de la 1ª comunion, no vuelven a llevar a sus hijos a la Iglesia, que como se les puede preparar para que reciban a Dios y luego decirles que nunca más. Que los domingos es obligación ir a misa, y que es materia de pecado mortal no ir, en fin todas esas cosas mal hechas que se hacen hoy en día contra el Cuerpo de Cristo y de las que no se habla.

  3. Se les pegó el estribillo de Mina (“Parole, parole, parole”) un día lejanísimo en la risueña Roma, y a partir de ahí colmaron para siempre de sentido sus grises aunque sosegadas vidas…

  4. Hoy conmemoramos a san Pascual Bailón, un franciscano aragonés que desde la sencillez del Poverello, proveniente de los más sencillos estratos sociales, es apóstol de la adoración aucarística, pero no solo de ella. No precisó de honduras teológicas ni de investiduras eclesiales o académicas, para que la gente más encilla, los que somos del pueblo llano, vamos, entendiéramos de qué iba la cosa. Como su hermano de profesión, José de Cupertino, el más “tonto” de los hijos de Francisco ordenados, no precisó de saber teológico ni encargos pastorales extraordinarios para no poder ocultar que vivía la Presencia en la vida cotidiana tanto como en el templo. Una vez más, los mitrados se han cubierto de gloria y han desaprovechado la ocasión. Aunque, bien mirado, para el caso que les hacemos, y que se han ganado a pulso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles