Infovaticana
‘Me conmueve continuamente la bondad que el Papa Francisco demuestra por Benedicto’
Sin categoría

‘Me conmueve continuamente la bondad que el Papa Francisco demuestra por Benedicto’

INFOVATICANA
16 abril, 2018

En el día en el que el Papa Emérito cumple 91 años publicamos algunos fragmentos de la entrevista de la periodista Deborah Castellano al prefecto de la Casa Pontificia y secretario de Benedicto XVI, Georg Gänswein, recogida en el libro El otro Francisco. En esta entrevista, monseñor Gänswein habla de la relación entre el Papa emérito y Francisco y destaca la estima recíproca, el aprecio y el respeto que sienten el uno por el otro. 

La cohabitación de dos Papas en el Vaticano es una situación verdaderamente insólita, sin embargo, parece que Benedicto XVI y Francisco la viven con mucha naturalidad. ¿Es así?

Es así, desde el principio. No es sólo una impresión mía; sencillamente, es la verdad. Se ha visto en particular el año pasado (el 28 de junio de 2016), en ocasión del sesenta y cinco aniversario de la ordenación sacerdotal del Papa emérito, cuando Francisco habló de Benedicto a los cardenales y Benedicto se lo agradeció. Los sentimientos de amistad que les unen fueron evidentes durante ese encuentro. Confirmo lo que usted ha dicho.

Pero en su opinión, ¿cuál es el secreto de esta naturalidad?

Es la estima recíproca, el aprecio y el respeto que sienten el uno por el otro. No es una realidad ficticia, de fachada, sino verdadera, vivida, de la que soy testigo a diario. Si fuera algo formal, aparente, no se captaría la naturalidad de esta relación, sería evidente su artificialidad. Las cosas artificiales no son sinceras y no convencen.

(…)

Usted ha sido testigo de varios encuentros entre Francisco y Benedicto. ¿Nos cuenta un episodio o un detalle que le haya emocionado?

No me ha emocionado un único episodio; me conmueve continuamente la bondad que el Papa Francisco demuestra por Benedicto. Ya en el primer encuentro en Castel Gandoflo, el 23 de marzo de 2013, diez días después de su elección, era evidente la gran bondad de corazón del nuevo Papa hacia su predecesor. Y cada vez que Francisco visita a Benedicto en el monasterio Mater Ecclesiae, en el Vaticano, soy testigo de esta bondad. Recientemente, Benedicto, en ocasión del sesenta y cinco aniversario de su ordenación sacerdotal, habló de la bondad que Francisco demuestra hacia él utilizando una expresión muy emotiva: “Más que en los Jardines Vaticanos, con su belleza, su bondad es el lugar donde habito”.

                Comprar aquí                 

 

¿Y el Papa Francisco? Imagino que alguna vez habla con él de Benedicto XVI. Si la pregunta no es muy indiscreta, ¿nos puede contar algo? Una vez Francisco dijo que tener al Papa Ratzinger en el Vaticano era como tener un abuelo sabio en casa. ¿Qué quería decir?

La primera vez que el Papa Francisco utilizó la frase que usted cita, fue en ocasión de un encuentro con los periodistas, a la vuelta de un viaje pastoral. Yo había ido a Ciampino para recibirle. En cuanto salió del avión, bajó por la escalerilla y le saludé, dijo: “Hoy he dicho algo un poco fuerte. ¡He hablado del Papa Benedicto como de un abuelo sabio en casa! Espero que no se ofenda”. Es una hermosa imagen, aunque tal vez sea una frase que sorprende si la pronuncia un Papa, pero es evidente que es sincera y sentida, dicha con gran simpatía y afecto. Es una imagen fuerte, inmediata, sincera y bella, coherente con el estilo del Papa Francisco. Si pienso en la riqueza espiritual de Benedicto XVI, no es absurdo oír hablar de él como un abuelo lleno de experiencia, fe y vida.

(…)

Ratzinger y Bergoglio son personalidades muy diferentes. Sin embargo, en varias ocasiones, han manifestado una estima recíproca y también afinidades. Usted, que conoce a ambos tan de cerca, ¿nos puede decir qué tienen en común?

A un observador externo le podría parecer que las personalidades del Papa Francisco y del Papa Benedicto son distintas: en el estilo, en los dones que han recibido del Señor, por las experiencias humanas y eclesiales que han tenido. Esto, sin embargo, no debe ser causa de asombro, porque lo que tienen en común es la fe en Cristo, el amor por el Señor y por su Iglesia, que se manifiesta cotidianamente en todo lo que hacen.

¿Cuál es la diferencia más evidente?

El modo de relacionarse con las personas, es una diferencia evidente. El Papa Francisco instaura una relación directa con las personas. Benedicto es una persona que se acerca con discreción al otro. El modo distinto de comportarse con los otros no es el resultado de una decisión querida y ponderada, sino que forma parte de la personalidad de ambos Papas.

(…)

A propósito de la renuncia del Papa Benedicto XVI, Francisco ha dicho en más de una ocasión que hay que considerarla una puerta abierta. ¿Cree usted que en el futuro un Papa podrá repetir esta decisión?

Sí. Benedicto XVI ha abierto una puerta y el Papa Francisco ha abordado esta cuestión en diversas ocasiones hablando del Papa emérito, demostrando comprensión y aprecio por esa valiente decisión. Sin embargo, esto –hay que subrayarlo– ¡no es un automatismo! Debe ser una decisión libre y consciente, haciendo cuentas con el Señor. Además, si no fuera una decisión libre, ni siquiera sería válida.

En el pasado, Francisco ha dicho que en un futuro también él podría considerar esta posibilidad.

Los periodistas a menudo interpretan las palabras sacándolas del contexto, creando falsas noticias. Es necesario distinguir entre lo que el Papa efectivamente dice y lo que es fruto de interpretaciones; o, peor aún, de instrumentalizaciones y manipulaciones periodísticas.

¿Se corre el riesgo de que el papado se convierta en un servicio a tiempo determinado?

No, ¡estoy convencido que nunca será así! Además, no se comprendería plenamente la decisión tomada por Benedicto y no se entendería su valor si se pensara que la renuncia se hizo con esta intención. Si un Papa sabe que ya no es capaz de llevar adelante el mandato petrino, es legítimo renunciar por amor al Señor y a la Iglesia, es un acto valiente y de gran humildad.

(…)

¿Con qué frecuencia comenta con Benedicto XVI episodios o gestos de este pontificado?

A menudo cuento en casa cómo han ido las audiencias privadas, las generales y los encuentros del día. El Papa Benedicto escucha sin comentar, interesándose en las distintas anécdotas. No es su estilo hacer comentarios.

Muchos comentadores enfatizan los cambios y las novedades; hablan incluso de una revolución de Francisco. ¿Cuáles son, en cambio, en su opinión, los elementos de continuidad con Benedicto XVI?

Hay que distinguir entre el contenido y el modo de actuar, es decir, el estilo personal. Hacer la misma cosa, pero de manera distinta, no significa en absoluto cambiar el contenido. Diversos comentaristas, a veces improvisados, a menudo tergiversan la realidad, confundiendo el estilo con el contenido. En algunos casos se busca a toda costa un cambio, una novedad, aunque no exista. Es evidente una continuidad en el magisterio del Papa Francisco con el de sus predecesores: ésta es la única realidad, sin excepción alguna. Hay una persistente y esencial continuidad entre el magisterio de Benedicto XVI y el de Francisco; yo no veo diferencias, veo sólo aspectos a los que se da más realce y un estilo diferente, pero la sustancia no ha cambiado.

 

INFOVATICANA


2 COMMENTS ON THIS POST To “‘Me conmueve continuamente la bondad que el Papa Francisco demuestra por Benedicto’”

  1. Echenique dice:

    La diplomacia no está mal, siempre que no se falte a la verdad. El intento, por parte de Francisco, de instrumentalización de Benedicto, a través de Viganó y los volumetti heterodoxos, ha dejado en evidencia al manipulador, pues no ha querido prescindir de Viganó después de descubierta la manipulación previa violación de correspondencia.

  2. Inés dice:

    “Es evidente una continuidad en el magisterio del Papa Francisco con el de sus predecesores: ésta es la única realidad, sin excepción alguna”.
    Es así, simplemente es tal cual. Por ejemplo estoy leyendo el mensaje de Juan Pablo II en la jornada de la Paz de 1990 y el mensaje de BXVI de 2009 y no puedo dejar ver la continuidad en Laudato Si. Y no solo hay continuidad en el magisterio actual, antes cuando era arzobispo ponía en práctica las enseñanzas de los Papas, no perdía el tiempo en criticas y debates ilustrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles