PUBLICIDAD

El Papa pide a un niño que “rece” a su padre muerto

|

Llega a aparecer en una de esas películas de sobremesa del domingo y no queda un ojo seco con la escena.

El Papa de las periferias visitaba este domingo una de las periferias romanas, la Parroquia de San Pablo de la Cruz, en el barrio obrero de Corviale. Esta vez, no por sorpresa, que gracias a lo prefijado de la visita se animó el ayuntamiento de la urbe a tapar algunos de las grietas más descaradas de sus calles.

Francisco anima a los congregados a plantearle preguntas. Un niño pequeño se levanta, quiere hablar, tiene una duda que le atormenta pero apenas se atreve a hablar. La voz entrecortada por el llanto, Emanuele murmura que no se atreve a plantear la consulta al Santo Padre.

Entonces Francisco le pide que se acerque y se lo pregunte al oído, lo que hace el niño. Su padre murió recientemente, explica, pero, aunque un hombre bueno que hizo bautizar a sus cuatro hijos, era ateo. Y ahora quiere preguntar a Su Santidad “si papá estaba en el cielo”.

El Papa le abraza y se dirige a los congregados (y al mundo): “¡Qué bonito que un hijo diga que su papá era bueno! Un bonito testimonio de aquel hombre para que sus hijos puedan decir de él que era un hombre bueno. Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre”.

Después de responder a Emanuele que “quien dice quién va al cielo es Dios”, se dirige a los presentes para consultarles: “¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?”, y todos responden con un colectivo “no”.

“Bueno, Emanuele, esta es la respuesta. Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es más fácil que, siendo creyente, se bautice a los hijos que, siendo no creyente, bautizarlos. Y seguramente esto a Dios le ha gustado mucho”, añadió el Papa.

Pero lo más inquietante estaba por llegar, dirigido al pequeño: “Habla con tu papá, reza a tu papá. Gracias, Emanuele, por tu valentía”.

No recuerdo escena más conmovedora en Las Sandalias del Pescador, y no dudo que se incluirá en lugar de honor en la película definitiva que acabe haciéndose sobre el Papa de la Misericordia. Apenas hay que cambiar nada: es puro Hollywood.

La Misericordia. Confieso que tengo un problema con este tipo de misericordia. Consolar a un niño cuyo querido padre ha muerto recientemente me parece, como a cualquiera, un acto de misericordia conmovedor, si bien al alcance de cualquiera con una micra de sensibilidad.

Pero solo en nuestro mundo ‘yonqui’ de sentimentalismo peliculero y adicto a la fotogenia puede plantearse un conflicto serio entre dos ‘misericordias’: la que busca el consuelo inmediato y que se basa en la verdad y no la compromete

Yo le pido al Santo Padre, le suplico, le ruego, misericordia. De las Obras de Misericordia que Francisco ha puesto, rectamente, como eje de su pontificado, le atraen especialmente las materiales, más visuales, que hizo representar en el belén de San Pedro las pasadas Navidades. Pero no son menores las espirituales, y de ellas me interesa ahora una muy especialmente, la de “enseñar al que no sabe”.

PUBLICIDAD

Me interesa, sobre todo, porque es la que más explícitamente corresponde ejercer al Santo Padre. Dar de comer al hambriento, de beber al sediento, vestir al desnudo y todas las otras de esta naturaleza constituyen mandatos de caridad que se dirigen a todos los cristianos por igual. A la que me refiero, en cambio, es un deber específico y particular de los sucesores de Pedro, a quien Cristo encargó explícitamente “confirma en la fe a tus hermanos”.

La pregunta de Emanuel ofrecía a Su Santidad una ocasión magnífica para hacer precisamente esto, sin dejar de consolar al pequeño. Pero, ¿decirle que rece A su padre, en lugar de rezar POR su padre?

Probablemente sea eminentemente disculpable en un particular y en una ocasión privada lo que, según instrucciones canónicas que la abrumadora mayoría ignora, se exige a los sacerdotes que presiden misas funerales en sus homilías: no presumir la salvación del difunto.

Pero en este caso, ante el mundo entero, nada menos que el Papa no solo parece incurrir en esa súbita forma de canonización sino que aconseja rezarle al muerto, con la necesidad que tienen nuestros difuntos que pidamos a Dios por ellos.

No hay nada malo, imagino, en que Emanuel ‘hable’ con su papá. ‘Rezarle’ a su papá ya suena absolutamente desconcertante, tanto como olvidar pedirle que rece por él.

Es siempre un papel ingrato el de aguafiestas, aún más cuando le acusan a uno de actuar por dureza de corazón y con desprecio de la misericordia. No puedo, en realidad, despreciarla cuando tantísima necesidad tengo de ella.

Pero de la misericordia espero, como de la humildad, que sea de verdad, que esté fundada en la verdad, aunque resulte menos fotogénica.

30 comentarios en “El Papa pide a un niño que “rece” a su padre muerto
  1. Puede escuchar el autor del artículo lo que dice el Papa anteriormente: Todos son hijos De Dios, también los que no conocen a Jesucristo y los de otras religiones. En ese diálogo con los niños se carga la filiación divina y promueve la salvación para todos, sin juicios. Le ruego complete la información, comprobará la sorpresa de la nueva teología vaticana – protestante.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con Ud.
    Nos ha tocado ser esos fariseos, duros de corazón, que, en realidad, son amantes de la Verdad.
    ¿Qué Verdad?
    Jesucristo.
    ” Yo soy la Verdad, el Camino y la Vida ”
    No somos más que el Maestro, que tuvo que pasar por loco, blasfemo y malo, siendo Dios y hombre verdadero.
    El amor a la Verdad es una gracia maravillosa y comprometedora.
    Gloria a Tí, Señor Jesús

  3. Ya sabemos lo que le paso a Aquél que dijo Yo soy el Camino, LA VERDAD, y la vida. Los judios lo apresaron y lo mandaron matar. Parece que Francisco ha tomado el papel de los judios y nos acusa de defender a LA VERDAD. Espero que no nos entregue a los romanos.

  4. Se dice que santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, conocida como santa Teresita, decía a sus hermanas monjas: no vayan a asumir, cuando muera, que ya soy santa y que estaré en el Cielo, porque entonces dejarán de rezar por mí y quién sabe cuanto tiempo tenga que pasar en el Purgatorio si no rezan por mí.
    Pues bien, cuánta más necesidad tiene de que se rece por su alma este pobre hombre, que se rece por su conversión en el último momento y eterna salvación, más aún si vivía como ateo, como afirma su buen hijo.
    Los sacerdotes que canonizan de esta forma a los recién difuntos cometen una injusticia muy grande contra sus almas al cortarles la oración que por ellos podrían ofrecer sus familiares.
    Qué terrible que esto lo haga no un simple cura ignorante que quiere quedar bien con todos, sino nada menos que el Papa. Es verdaderamente terrible a lo que asistimos con diarios sobresaltos.
    Pocas veces en la Historia la figura del papado ha recaido en hombros tan impreparados para ella…

  5. El Santo Padre no ha dicho ninguna tontería, el teólogo Antonio Royo Marín en su libro “Teología de la salvación” explica las razones por las que que algunos teólogos aceptan que a las almas del Purgatorio se les puede rezar.

    A mí me viene el ejemplo de la Dormición o de la muerte de la Virgen María, tema que teológicamente tampoco está cerrado.

  6. Nadie sabe si se va a salvar o se va a condenar. Muchos santos se declaraban grandes pecadores, a pesar de todo el bien que hacían porque consideraban que si otras personas hubieran tenido las posibilidades de ellos habrían hecho mucho gran bien que ellos podían hacer.

    Leyendo estos días al padre Fortea nos recuerda que muchas veces pensamos que se salvarán pocas personas, y por ello nuestra manera de pensar se asemeja al fariseo del evangelio que se considera así mismo bueno, y por ello condena al publicano. pero el que nos tiene que juzgar es Dios cuya misericordia puede salvar a cualquier persona.

    A saber si ese padre estando en la situación nuestra y nosotros en la de él hubiéramos hecho el bien que hizo en vida y el bien que podría haber hecho estando en nuestra situación.

    Bautizó a su hijo y con ello el bien que le hizo, gracias a ello hasta su hijo puede llegar a ser sacerdote y salvar muchas almas ejerciendo el sagrado ministerio. Quién sabe, la semilla ya está plantada.

  7. Para los Echeniques es mejor decirle al niño que su padre ardera eternamente en el infierno aún cuando ha hecho mucho bien por sus hijos y los demás sin tener en cuenta el sufrimiento de un niño preocupado por su padre.
    Es mejor no consolar a los niños en pos de VUESTRA verdad.

  8. Sólo Dios puede juzgar. Era ateo, si; pero bautizó a sus hijos y era un hombre bueno. En la misa pedimos a Dios “para que te encuentren los que te buscan con sincero corazón”. ¿Qué sabemos nosotros si ese hombre encontró a Dios en el último instante de su vida?. Había sido bueno, había seguido la Ley de Dios escrita en su conciencia.Y hasta el último aliento hay esperanza de conversión. Maxence Van der Meersch cuenta en la biografia del Santo Cura de Ars un hecho que éste protagoniza: ” Se acerca a una desgraciada cuyo marido se ha suicidado tirándose al agua. Es la primera vez que viene a Ars. Jamás se han visto, ni ella misma sabe por qué ha venido aquí, al azar. Hace meses que guarda su angustia y su dolor sin haber hablado de ello a nadie. El cura de Ars, sin embargo, va derecho a ella y le dice dos palabras. Dos palabras que nadie comprende, pero que a ella le salvan de la deseperación por toda su vida:-Valor señora, entre el puente y el río hay espacio para arrepentirse…”.

  9. Creo que para un niño, la teología papal fue suficiente y admirable su plasticidad, sobre todo porque este niño estaba muy dolorido. No es tan difícil de comprender. Tal vez sí es difícil de aceptar para mentes mas acostumbradas a un lenguaje primordialmente científico.

  10. Lindor, Bobaine te pasó la posta?

    No me preocupa tanto el Dios de Echenique, que tal vez sea el Dios católico, como el Dios de Bergo glio que no es Jesucristo. Si lo fuera le diría al niño la verdad, que la increencia de su padre biológico hay que evitarla porque “el que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.”

    Bergo glio le miente a la gente, predica lo contrario que predicó el Señor.

    Bergo glio no es el Vicario de Cristo, es el Vicario de San Gallen.

  11. Ud juzgan y juzgan y juzgan. Hasta son capaces de determinar quiénes se salvan !!! No sé: Creo que ese legalismo, ese pretender determinar cada acción de las personas a la luz de lo que consideran la verdad lo he leído una y otra vez en otro sitio. Y me parece que los adjetivos con que fueron calificados quienes actúan de esa forma en ese sitio no eran los más recomendables…

  12. Gracias Carlos Esteban. El poder de la gracia puede mover a la atrición a una persona atea y es capaz de actuar en el momento de su muerte y llevarla a creer de corazón que Jesús es el Señor resucitado de entre los muertos. Ojalá todos los presentes hubieran rezado juntos por el alma del papá de Emanuele.

  13. Pensar que Francisco utiliza una situación “lacrimógena” involucrando a un niño para asestar un nuevo golpe a nuestra fe es algo comprensible: es lo que sucede cuando el que debería confirmar en la fe lleva 5 años renunciando a su principal misión, no se nos puede culpar por tener la mosca detrás de la oreja constantemente.

  14. Durante el viaje de Francisco a EEUU en 2015 se produjo una escena aparentemente espontánea que dio la vuelta al mundo pero que enseguida se supo que había sido orquestada y planificada por un grupo proinmigración; en la visita de Francisco a Washington una niña pequeña, hija de inmigrantes ilegales, “logró” burlar la seguridad y llegar al papamóvil para que Francisco la abrazara y entregarle una carta. Esta situación se utilizó para darle un espaldarazo a la política globalista de puertas abiertas de Obama respecto de la inmigración ilegal. Quiero decir con esto que hay precedentes de escenas fabricadas del actual Papa con niños para promover ciertas hojas de ruta.

  15. Querido niño, dando buenos frutos, salvas a tu padre
    17Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. 18Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. 19Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego.…
    Mateo 7

  16. Para sus dos hijas, Heinrich Himmler fue un excelente padre, un hombre bueno. Y también lo fue Pepe Stalin, al menos para la menor de sus hijas, la que tras su muerte se convirtió y escapó a occidente.

    Pero me parece que en ambos casos, la delicada paternidad de los ambos personajes, no es, ni por asomo, argumento válido para llamarles buenos (solo Dios es bueno y lo dijo el mismo Dios), cuanto menos, para canonizarles, como hace Su Santidad con ese pobre ateo difunto.

    Si su condición de ateos no permite saber si en el último momento se arrepintieron y Dios les salvó, menos aún su condición de “buenos” (según la ley natural) permite dar su salvación por cosa segura y El “Papacisco” debería saberlo (y demostrar que lo sabe), pero ya se sabe que el gaucho confunde el tocino con el cuadrado de la velocidad.

  17. Echenique: La misericorditis es otra cosa. Lutero, a través de la doctrina de la justificación sólo por la fe, afirma, como se explica en Wikipedia, que “La única forma que el hombre tiene de alcanzar la justificación es la fe sola, que es confianza en que Dios con su misericordia perdona al pecador. El perdón así recibido no anula la falta, sino que Dios decide no hacer caso de ella, ya que, según afirma Lutero, la concupiscencia-que es parte de la naturaleza humana- se identifica con el pecado original. De ahí que pueda afirmar que EL HOMBRE JUSTIFICADO A LA VEZ ES JUSTO Y PECADOR”. El pecado para Lutero no aparta al pecador de Dios, sino que Dios por su misericordia le perdona igual y le sigue justificando. Para los protestantes no existe el arrepentimeinto y ninguna de las religiones protestantes tienen el sacramento de la Penitencia. Por eso decía Lutero: “Sé pecador y peca fuerte, pero confía y alégrate más fuertemente aún en Cristo” o “hay que pecar mientras vivamos aquí”.

  18. Por pura prudencia en un caso como este, el sacerdote se debe limitar a pedir al niño que rece por el alma de su padre, porque el destino de las alma sólo lo sabe Dios, pero Dios siempre escucha las oraciones.
    El mensaje que está dando Francisco, es que no importa ser ateo, y que todo el mundo se salva. O sea el mensaje contrario que dio Jesucristo.

  19. De forma muy natural, muchas veces, queremos minimizar o suavizar las palabras ante una situación como la que se le presentó al Papa.
    Como decía Fred, por prudencia, es muy recomendable limitarse a rezar por su padre, implorando la misericordia de Dios. Casi que cada palabra más que se añada solo puede conducir a conclusiones erradas. Ya el niño tendrá tiempo de madurar y entender el camino que eligió su padre, y ojalá que no quiera seguir sus caminos, cosa que es posible si “alentamos” a seguirlo insinuando que puede llevar a Dios.
    A veces el silencio es mejor que las palabras.

  20. Lo que se está transmitiendo es la importancia de ser bueno. El ser humano tiene inscrita en su conciencia la Ley de Dios y cumple la voluntad de Dios quien hace caso del dictamen de su conciencia. Pero el juicio sólo le corresponde a Dios, que es el único que conoce lo que cada corazón encierra: “Yo, Yavé, yo escudriño el corazón y sondeo las entrañas. Yo doy a cada cual según su conducta y según el fruto de sus obras”.(Jeremías 17)

  21. Dios quiere que todos los hombres se salven:

    1.Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres;

    2.por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad.

    3.Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador,

    4.que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad.

    Timoteo 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles