45.000 euros de multa por contrariar la nueva ley valenciana LGTBI

|

El anteproyecto de la Ley Valenciana para la Igualdad de las Personas Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales e Intersexuales (LGTBI) dedicará un capítulo específico a este último colectivo por primera vez en España y recogerá multas de hasta 45.000 euros en los casos de incumplimiento de la normativa.

(La Gaceta)– El borrador de la ley, presentado este martes por la Generalitat ante entidades y colectivos de personas LGTBI de la Comunitat Valenciana, proclama el derecho a la igualdad y la no discriminación, defiende a las familias “en plural” y considera la diversidad sexual como un valor, con medidas en el ámbito educativo, sanitario y de la seguridad.

Entre las novedades de la ley valenciana respecto a las aprobadas por otras comunidades está el tratamiento a los intersexuales, colectivo al que se dedica un capítulo específico de la ley, que sitúa “a la vanguardia” a la Comunidad Valenciana y para el cual prevé unidades de referencia que atiendan a estas personas con un itinerario individual de atención sanitaria integral.

La nueva legislación prestará una atención integral a las víctimas de violencia por LGTBIfobia (una especie de ley a semejanza de la de violencia de género pero sólo para víctimas homosexuales), con un protocolo específico para ello, y establecerá sanciones por incumplimiento de la ley por vulneración de los derechos de estas personas.

Contra las terapias voluntarias

Prohibirá el uso de métodos, programas o terapias de aversión destinados a modificar la orientación sexual, identidad o expresión de género de las personas y para ello establece que pueden llegar a considerarse como una infracción muy grave, lo que puede llevar aparejado sanciones de hasta 45.000 euros.

En el ámbito educativo, los protocolos de prevención, acompañamiento e intervención ante casos de acoso o violencia incluirán cuestiones específicas cuando sean por causa de LGTBIfobia.

Charlas en colegios

En los centros escolares se incorpora el tratamiento de la diversidad sexual, familiar, de género y del desarrollo sexual en la normativa reguladora del sistema educativo.

En sanidad, se garantizará el acceso a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública a todas las personas con capacidad gestante o sus parejas en condiciones de igualdad; y se prohibirá el uso de métodos, programas o terapias de aversión destinadas a modificar la orientación sexual, identidad o expresión de género.

En municipios de más de 100.000 habitantes la Policía Local contará con grupos especializados en prevención de delitos de odio y, en cuanto a la infancia y la familia, los hijos de personas LGTBI estarán protegidos por la ley para evitar situaciones de discriminación.

Una agencia de control

Asimismo, se considerará violencia familiar la que sufran niños, adolescentes y jóvenes por el hecho de serlo en el ámbito LGTBI.

La ley prevé crear el Consell Valencià LGTBI para velar por el desarrollo de la ley y hacer un seguimiento, y el Espai de la Memòria LGTBI, sobre la represión histórica que ha sufrido el colectivo.

La Generalitat conmemorará el Día Internacional contra la LGTBIfobia el 17 de mayo, apoyará el día del Orgullo LGTBI el 28 de junio y ofrecerá asesoramiento a los municipios para el desarrollo de planes locales, con ayudas económicas de apoyo a estas iniciativas.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “45.000 euros de multa por contrariar la nueva ley valenciana LGTBI
  1. Los lgtb son los nuevos dioses del Olimpo, intocables. Ahora somos los católicos los únicos vulnerables y hasta perseguidos, incluso por la misericorditis, en santa alianza con el islam religión de paz y el laicismo del pensamiento único-polítically correct-gender.

  2. Me pregunto qué dice la «ley» cuando es el sodomita el acosador. ¿Deberá aportar el homosexual la prueba de cargo? El liberalismo es pecado y el nacionalismo también lo es y, en ambos casos, se pervierte y conculca el concepto de libertad y patria abusando de los demás y de uno mismo. Ningún acto «amoral» que predisponga o conduzca a un efecto malo puede ser tachado de bueno y, por lo tanto, de libre. Si no es bueno, no puede ser libre. Enarbolar la bandera de la libertad para hacer de lo malo algo bueno es el primer atentado contra la libertad. El placer (lo bueno) de la maldad tiene un precio y es una maldad mucho mayor para poder seguir disfrutando de ese placer. De ahí nacen los atentados terroristas que no responden a la venganza por una agresión previa. Las puertas de la Misericordia siempre están abiertas pero el Príncipe de este mundo no es, precisamente, misericordioso y seguirá excitando las pasiones que anidan en el interior del hombre de pecado.

  3. Los gobiernos autonómicos no son quien para legislar sobre estas cuestiones morales y discutibles. Como mucho, y no es evidente, sería el Congreso de los Diputados quien podría legislar sobre estas cuestiones tras un debate previo de la sociedad o mejor aún un referéndum.

    Esperemos que alguna acción popular, como las que viene llevando a cabo VOX (gracias), ponga una demanda ante el Defensor del Pueblo o ante el Tribunal Constitucional, …, o ante quien corresponda, pues al PP y a los obispos de la CEE ni están ni se les espera.

  4. La Asociación americana de psiquiatría (APA) en 1973 sacó la homosexualidad de la categoría de enfermedad, no porque alguien aportara un estudio científico al respecto que refutara tal consideración (aunque tampoco los había que demostraran lo contrario), sino por la intimidación de los del «Gay Power». Como les dio tan buen resultado, han «ampliado negocio» a otros colectivos, y dictan ellos por ley a los psicólogos a quiénes pueden ayudar si estos libremente se lo piden tras cambiar de orientación sexual. De hetero a LGTBI: bien, aplausos. De homo a hetero: mal, multa). Y los psicólogos y pediatras, deberían no hablar más alto, los periodistas, lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles