PUBLICIDAD

El Papa pide a los sacerdotes que ‘enseñen al pueblo a adorar en silencio’

|

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el primer lunes de febrero el Santo Padre sugirió emplear un poco de tiempo para la oración de adoración, diciendo sólo las palabras: “Escucha y perdona”

(Vatican News)– Ir adelante por el camino en subida, hacia la oración de adoración, con la memoria de la elección y de la alianza, en el corazón. Es la invitación que hizo el Papa Francisco en la homilía de esta mañana, cuya reflexión comenzó a partir de la Primera Lectura del día (1 Re 8,1-7.9-13) en la que se narra que el Rey Salomón convoca al pueblo para subir hacia el Templo, para trasladar el Arca de la Alianza del Señor.

Un camino en subida que, diversamente del de la llanura, no siempre es fácil. Un camino en subida para llevar la alianza, durante el cual el pueblo cargaba encima su propia historia, “la memoria de la elección”. Llevaba dos tablas de piedra, desnuda, tal como había sido dada por Dios, “no – subrayó el Papa – como este pueblo lo había aprendido de los Escribas”, que la habían “vuelto barroca”, hecha barroca “con tantas prescripciones”. “La alianza desnuda: yo te amo, tú me amas”: el primer mandamiento, amar a Dios y, segundo, amar al prójimo. En efecto, en el arca, no había nada más que las dos tablas de piedra.

Por lo tanto introdujeron el arca en el santuario y apenas los sacerdotes salieron del recinto, la nube, la gloria del Señor, llenó el Templo. Entonces el pueblo entró en adoración: “de los sacrificios que hacía  en el camino en subida al silencio, a la humillación de la adoración”. “Muchas veces pienso – dijo el Papa – que nosotros no enseñamos a nuestro pueblo a adorar”.

“Sí, les enseñamos a rezar, a cantar, a alabar a Dios, pero a adorar… La oración de adoración, ésta que nos aniquila sin aniquilarnos: en el aniquilamiento de la adoración nos da nobleza y grandeza. Y aprovecho, hoy, ustedes, con tantos párrocos de nombramiento reciente, para decir: enseñen al pueblo a adorar en silencio, adorar”.

Además, el Santo Padre exhortó a aprender desde ahora lo que haremos en el Cielo: la oración de adoración.

“Pero, sólo podemos llegar allí con la memoria de haber sido elegidos, de tener dentro del corazón una promesa que nos impulsa a ir y con la alianza en la mano y en el corazón. Siempre en camino: camino difícil, camino en subida, pero en camino hacia la adoración”.

Ante la gloria de Dios, las palabras desaparecen, no se sabe qué decir, afirmó Francisco. En efecto, tal como se narra en la Liturgia de mañana, Salomón logra decir sólo dos palabras: “Escucha y perdona”. Al concluir su reflexión el Papa Bergoglio invitó a “adorar en silencio con toda la historia encima y pedir: “Escucha y perdona”.

“Nos hará bien, hoy, dedicar un poco de tiempo a la oración, con la memoria de nuestro camino, la memoria de las gracias recibidas, la memoria de la elección, de la promesa, de la alianza y tratar de subir, hacia la adoración, y en medio de la adoración, con tanta humildad decir sólo esta pequeña oración: ‘Escucha y perdona’”.

9 comentarios en “El Papa pide a los sacerdotes que ‘enseñen al pueblo a adorar en silencio’
  1. Los echeniques de este mundo están obsesionados con el sexo y la intepretación de la AL. Creen que repitiendo hasta la saciedad su error convencerán a alguien pero son tan hoscos y agresivos que los echeniques de este mundo cada vez están más sólo con su “verdad; una ideología religiosa ajena a las enseñanzas de la Iglesia que incluye la AL.

  2. Con todo respeto recuerden al Santo Cura de Ars, el enseñó que el primer paso era instruir y luego de conocer el paso siguiente era obedecer, consejo y obediencia. Tiene razón Francisco cuando junta ora y adora y hace muy bien en agregarle el silencio como estado natural a la oración y a la adoración. Es la aplicación lisa y llana de la Liturgia, del Misal Romano y de la IGMR. Y se lo dice a los párrocos.

  3. Ricardo, por favor, si no estás de acuerdo dilo pero con mansedumbre, yo soy un viejo y he aprendido a que con todos hay que ser “más que mansos”, en la Sede Central hay dos realidades el Sumo P. y el ser humano JB. No es sencillo de entender cómo funciona y cuándo, cómo, por qué a veces aparece un personaje más atenuado, sobre todo cuando se trata de accionar político. En esto San Agustín tiene razón cuando dice ” no es en el tiempo donde nos acercamos o alejamos de Dios: si no te pareces más a él, te apartas de Dios; si te le pareces, tú te acercas a él”. Recemos para que todos nosotros incluso aquellos que no te gustan no perdamos más el tiempo en acercarnos a Dios y así terminaran pacíficamente las discrepancias humanas.

  4. Ricardo, No has entendido, no acepto desafíos, únicamente argumentos y en forma respetuosa. No tengo ni lo haré aplicar nada a nadie, no tengo vocación de vacunar, pido respeto y mansedumbre y donde hay discrepancias buscar concordancias en materia, claro, que sea negociable.

  5. Claudio: Cuando opino la mayoría de la veces doy argumentos. Es curioso la admiración que se advierte en algunos por la teoría de la argumentación cuando en este sitio lo que más se conoce son insultos y gritar contra el Santo PADRE HAGA LO QUE HAGA. Si en algun momento le he ofendido dígamelo y le pediré disculpas. Por lo demás, cuídese de tanta autoreferencialidad. Un consejo por otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles