El cardenal Zen entrega al Papa un mensaje de los católicos de China

|

La periodista Serena Sartini informa en su blog en Il Giornale de que el arzobispo emérito de Hong Kong dio al Papa Francisco cartas de fieles y representantes del episcopado chino que permanecen fieles a Roma: «Entregué las cartas al Papa para asegurarme de que llegaran directamente a sus manos las expresiones de los cristianos en China».

El pasado 10 de enero, las imágenes difundidas por medios vaticanos de la audiencia general en el Aula Pablo VI dejaban constancia del encuentro entre el Papa Francisco y el cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, y de cómo el purpurado chino entregaba una carta al pontífice.

Según recoge la periodista italiana Serena Sartini en su blog en Il Giornale, el cardenal Zen entregó al Papa cartas de fieles y representantes del episcopado chino que permanecen fieles a Roma en las que relatan las dificultades que tienen para profesar su fe y la persecución que sufren.

La periodista añade en su artículo las siguientes declaraciones: “Estoy aquí en una misión secreta — nos dijo el cardenal de 82 años— entregué las cartas al Papa para asegurarme de que llegaran directamente a sus manos las expresiones de los cristianos en China. Pero no puedo decir nada más, la situación de los cristianos en China es realmente mala”. ¿Y qué respondió el Papa? “Me aseguró que leerá las cartas”.

En una entrevista publicada este viernes por La Nuova Bussola Quotidiana, el cardenal Zen explica que le suplicaron que entregara las cartas al Papa: «Así que decidí asistir a la audiencia general del miércoles y darle una carta en persona. El Santo Padre fue tan bueno que me llamó para conversar con él.»

«Por todo esto, tengo la impresión de que el Santo Padre no está a favor de esta rendición completa, de estos compromisos sin fundamento. Esperamos que el Santo Padre detenga esta tendencia equivocada», añade el prelado, en referencia a las últimas noticias relacionadas con las negociaciones entre la Santa Sede y el Gobierno chino.

Hace unos días, AsiaNews informaba de que la Santa Sede había pedido a Mons. Pedro Zhuang Jianjian, obispo de Shantou, que se retirase para ceder el puesto a un obispo excomulgado que estaría a punto de ser reconocido por el Vaticano. A otro obispo, fiel a Roma y no reconocido por el Gobierno chino, se le habría pedido que se hiciera a un lado para pasar a ser obispo auxiliar o coadjutor de un obispo ilícito.

AsiaNews también subrayaba en esta información que el posible reconocimiento de siete obispos ilícitos por parte de la Santa Sede es una parte espinosa de las negociaciones entre China y el Vaticano. A cambio, China debería reconocer a 20 candidatos al episcopado nombrados por la Santa Sede en los últimos años. En total, se estaría buscando el reconocimiento estatal de hasta 40 obispos de la comunidad católica clandestina.

Roma pide a obispos chinos que abdiquen en favor de los elegidos por el Régimen comunista

En sus declaraciones a La Nuova Bussola Quotidiana, el arzobispo emérito de Hong Kong señala que controlar las ordenaciones episcopales siempre ha sido una pretensión del gobierno chino y añade: «En noviembre llegó la noticia de que a dos obispos legítimos se les pidió que dieran su puesto a dos ilegítimos, uno de los cuales fue excomulgado. Esto preocupa, será una cosa trágica para la Iglesia en China.»

No es la primera vez que el cardenal Zen advierte acerca de las negociaciones entre la Santa Sede y el Gobierno chino y el peligro de llegar a un mal acuerdo. En una entrevista con LifeSiteNews en febrero de 2017el purpurado chino aseguraba estar abogando para que el Vaticano no “vendiera” a los católicos que se ven obligados a vivir su fe de forma clandestina en China por llegar a un acuerdo con el Gobierno comunista.

Asimismo, el pasado mes de noviembre, a raíz del cese del arzobispo chino Savio Hon Tai-Fai -conocido por su oposición al régimen comunista de Beijing- de sus funciones en la Congregación para la Evangelización de los Pueblos para ser enviado de nuncio a Grecia, el cardenal Zen advertía de que el Vaticano pediría a los obispos fieles que renuncien “con el fin de dejar su puesto a obispos ilícitos y excomulgados”. Un hecho que sería, añadía Zen, “un enorme desastre para la Iglesia”.

El Cardenal Zen pide al Vaticano que “no venda a la Iglesia china” al régimen comunista

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “El cardenal Zen entrega al Papa un mensaje de los católicos de China
  1. Este sí es un cardenal que defiende a la Iglesia frente a las concesiones de Roma a cambio de nada.
    È veramente difficile capire questo. Non riusciamo a vedere cosa vogliono concedere, il governo vuole controllare tutto! E noi consegniamo tutto! E questo è incomprensibile. Se il Vaticano comanda di arrendersi, alcuni, dopo anni di lotte e privazioni, accetteranno; arrendersi è facile. Ma ci saranno quelli che continueranno ad opporsi e a dire che la Chiesa gli ha sempre detto che una Chiesa indipendente è oggettivamente scismatica. La parola “scisma” è evitata dai Papi per misericordia. Come si può dire che è un progresso forzare tutti a entrare in questa Chiesa scismatica?
    Incredibile, semplicemente incredibile.
    La Nuova Bússola Quotidiana.

  2. La Santa Sede no debería pasar por alto que Jesucristo dijo que nadie puede servir a dos señores; por lo tanto, ningún obispo puede servir a Dios y al «Partido».

  3. Beatriz, por favor, no sea tan blandita. El Señor entregó el destino del Evangelio a sus hermanos (Mt 18, 18) de un modo clarísimo. Es tan absurdo hacer rogativas para pedir agua cuando no se ha hecho una buena planificación hidráulica, como pedir al Señor que arregle los desaguisados de los hombres. Alguien tendrá que decirle a este incompetente que está traicionando a la Iglesia de Cristo, que no es suya, sino de Cristo. Y luego las oraciones para que nadie interfiera en el proceso.

  4. Negociar con los comunistas me parece totalmente inútil, ya que no son de fiar en absoluto. La Iglesia no puede salir ganando en ese pacto. San Juan Pablo II y Benedicto XVI eran muy conscientes de esto. Es una pena que Francisco no lo sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles