Maduro amenaza a dos obispos con acusarles de ‘delitos de odio’

|

El presidente de Venezuela y cabeza visible del bolivarismo pretende abrir una investigación sobre el Arzobispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, y el de de San Felipe, Víctor Hugo Basabe, por presuntos ‘delitos de odio’ en sus homilías.

Mucho habrá que reformar en esta Iglesia nuestra, porque sus representantes siguen teniendo serios problemas con aquellos regímenes que, por tener a los pobres y desheredados por centro y base, mejor dispuestos deberían estar a su labor. El último en caer en este deplorable malentendido ha sido Nicolás Maduro, presidente de Venezuela y cabeza visible del bolivarismo, quien va a abrir una investigación sobre dos obispos por presuntos ‘delitos de odio’ en sus homilías.

Los probables culpables -no es fácil encontrar un juez que quiera llevarle la contraria a Maduro en Venezuela- son el Arzobispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, y el de de San Felipe, Víctor Hugo Basabe.

En sus homilías, los prelados clamaron por el fin del «hambre y la corrupción», lo que Maduro leyó del siguiente modo:  «Ahora viene un diablo con sotana a llamar a enfrentamientos violentos, a llamar a la guerra civil (…), y le agradezco a la gente del estado Lara que fue la que me alertó de esta cochinada, porque yo la verdad no escucho a esa gente, nosotros no escuchamos a esos bandidos».

El Papa, dice Castillo, le llamó para expresarle su apoyo. Y no dudamos de que Su Santidad hará pública su enérgica protesta o, mejor, hará valer la cordial relación que mantiene con los regímenes indigenistas de Latinoamérica para lograr un final feliz.

Por su parte, Basabe afirma en una carta en la que responde a las acusaciones que su «único delito es servir a la verdad», y que su conciencia no tiene nada que reprocharle. «Maduro ha puesto en mi boca palabras que no he pronunciado», asegura. Cierto, no las ha pronunciado, pero no es novedad que decir la verdad en una dictadura es alta traición, y que todos los tiranos han tenido en los buenos prelados su más incómodos enemigos.

Mario Monta, quien fuera primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, saltó también a la palestra para solidarizarse con sus colegas y advertir que el ataque de Maduro es «contra todo el episcopado y contra toda la Iglesia Católica», así como que, puestos a hablar de ‘delitos de odio’, llamar a dos obispos «diablos con sotana» parece encajar bastante mejor en la definición.

Monta recordó que “hay mucha gente pasando hambre», y que si señalarlo es una llamada a la violencia según la ley, la ley debe cambiarse.

El problema de la Iglesia con la izquierda no es que los prelados y los fieles tengan algún tipo de obligación doctrinal de «ser de derechas», sino que por más que la institución pueda querer acercarse a sus grupos, regímenes y partidos, estos se han obstinado sin excepción en perseguir a los creyentes y, con el tiempo, a proscribir la práctica de la religión, salvo que la jerarquía esté dispuesta a renunciar por entero a su misión de ser testigo de la verdad.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Maduro amenaza a dos obispos con acusarles de ‘delitos de odio’
  1. EL COMUNISMO, RÉGIMEN DE SATANÁS Y SUS SECUACES, TIENE SUS DÍAS CONTADOS, JESÚS DE NAZARET, DIOS ETERNO, ESTÁ DE REGRESO AMÉN

  2. El mantra de los «delitos de odio» daría risa si no diera tanto asco. Lo han aprendido bien los progretas. No he visto cosa más necia que acusar anadie por lo que se supone que siente.

  3. Vg2: «Dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios», dijo Jesús. También dijo: «Id y predicad la Palabra…» No dijo a sus discípulos id y resolved los problemas sociales, políticos o económicos; no. Porque esa no es la tarea de los obipos sino de llevarlos a Dios. Cuidar del Rebaño de Jesús como colaboradores o ayudantes del único PASTOR y no como líderes sociales. No tienen que atraerlos hacía sí sino hacia Jesús.

  4. En tiempos de Stalin en 1937 fue peor (solo de la iglesia rusa más de 130 000 sacerdotes arrestados, y unos 88 000 ejecutados ese mismo años, desconozco la cifra de arrestados y ejecutados del clero de otras religiones, o lo que les pasó a los catequistas y a las monjas, que supongo que no sería solamente decirles piropos machistas). Por aquel entonces el delito era ser «enemigo del pueblo», ahora es «el delito de odio», pero aplicado _como los nazis y antes en los imperios islámicos a los cristianos y judíos_ como delito de autor, solo pueden ese víctimas de tal delito los musulmanes, los homosexuales, las feministas de género, y los de extrema izquierda.

    Casi hay que darle las gracias a Maduro por usar de este concepto, ya que así queda aún más desprestigiado.

    Ánimo obispos y cristianos venezolanos, ánimo demócratas venezolanos, ánimo. Ojalá vuestro sufrimiento por la tiranía chavista-bolivariana-neosocialista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles