PUBLICIDAD

Jim Caviezel: ‘Necesitamos guerreros que arriesguen su vida por Cristo’

|

“El mundo necesita guerreros animados por su fe. Guerreros como San Pablo y San Lucas que arriesgaron su nombre, su reputación y su vida para extender su fe, su amor a Jesús, por todo el mundo”, ha aseverado Caviezel, protagonista de ‘La Pasión’.

(Julio Llorente / La Gaceta)– En una época que confina la religión en el ámbito privado, las apelaciones a dar testimonio público de la fe escasean. Por ello, cuando se producen, se nos presentan más impactantes, más valientes. Es lo que sucede con las recientes declaraciones del actor Jim Caviezel, en las que conmina a todos los cristianos a llevar sus convicciones religiosas hasta las últimas consecuencias; a adecuar su comportamiento público a sus creencias más profundas.

Ante un grupo de universitarios católicos, el protagonista del filme ‘La Pasión de Cristo’ ha reflexionado sobre la necesidad de que los creyentes se revuelvan contra esa indiferencia, contra esa tolerancia con el mal, que domina nuestro tiempo: ‘Debemos desprendernos de esa indiferencia, de esa destructiva tolerancia con lo que es malo. Pero sólo nuestra fe y la sabiduría de Cristo pueden salvarnos (…) ‘Necesitamos guerreros dispuestos a arriesgar su reputación, su nombre, incluso su vida, por defender la verdad’, ha aseverado Caviezel en un tono manifiestamente inactual.

‘El mundo necesita guerreros animados por su fe. Guerreros como San Pablo y San Lucas que arriesgaron su nombre, su reputación y su vida para extender su fe, su amor a Jesús, por todo el mundo’, ha añadido.

En este sentido, el actor estadounidense ha impelido a los católicos a combatir los vicios que aquejan al mundo hodierno; a ‘separarse de esta generación corrupta’. Así, se ha pronunciado sobre la importancia de llevar una vida de fe: ‘Sed santos. No estáis hechos para encajar. Habéis nacido para sobresalir’.

En un evento organizado por estudiantes católicos en Chicago, Caviezel se ha mostrado proclive a que la religión salga de la intimidad de los templos y de los hogares: ‘Quiero que salgáis a este mundo pagano. Quiero que tengáis el coraje de salir a este mundo pagano y que, sin vergüenza alguna, expreséis vuestra fe en público’, ha asegurado el actor ante un público entusiasmado.

El falso cristianismo

Durante su políticamente incorrecta conferencia, este egregio intérprete ha arremetido contra ese cristianismo modoso y mórbido que se funde con el mundo actual, manifiestamente anticristiano: ‘Algunas personas abrazan ahora ese falso cristianismo que predica enseñanzas risueñas y a un Jesucristo buenecito’.

En esta línea, y en un contexto en el que se entiende la libertad como una ilimitada posibilidad de satisfacer pasiones y apetencias, ha reflexionado sobre el verdadero significado de ese precioso don divino. ‘Cada generación de americanos debe saber que la libertad no existe para hacer lo que te apetezca, sino para hacer lo que debes. Ésta es la libertad que yo quiero para vosotros: que seáis libres del pecado, libres de vuestras debilidades, libres de esa esclavitud en la que nos sume a todos el pecado. Ésta es la libertad por la que vale la pena morir’, ha señalado, impetuoso

Como culmen a su encendido y ovacionado discurso, Caviezel nos ha instado a expulsar al demonio de las corrientes filosóficas y las prácticas sociales hodiernas: ‘¡Uníos a San Miguel y a todos los ángeles y devolved a Lucifer y a sus secuaces directamente al infierno al que pertenecen!’

PUBLICIDAD

5 comentarios en “Jim Caviezel: ‘Necesitamos guerreros que arriesguen su vida por Cristo’
  1. ” Durante su políticamente incorrecta conferencia, este egregio intérprete ha arremetido contra ese cristianismo modoso y mórbido que se funde con el mundo actual, manifiestamente anticristiano: ‘Algunas personas abrazan ahora ese falso cristianismo que predica enseñanzas risueñas y a un Jesucristo buenecito’.
    Muchos a eso le llamamos misericorditis, pero ese cristianismo del Jesucristo buenecito ¡ oh paradoja ! persigue con saña a los católicos, por su bendita rigidez, que no acepta componendas con el mundo, como hace la misericorditis para recibir los aplausos mundanos.

  2. La misericorditis es la misericordia que se vuelve loca cuando se la desvincula de la Justicia y la Verdad, a las que está indisolublemente unida, como hace este desastroso pontificado de los recortes del evangelio, de la doctrina, de los dogmas, de la moral, de los mandamientos, de la liturgia. Un cristianismo tan recortado, tan empobrecido, es irreconocible como tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles