Infovaticana
Iglesia en España

El Papa recuerda a los mártires españoles de la guerra civil beatificados en Madrid

Aciprensa
13 noviembre, 2017

Tras el rezo del ángelus, el Santo Padre se refirió a quienes fueron asesinados por odio a la fe durante la persecución religiosa sufrida en la guerra civil española: “Damos gracias a Dios por el gran don de estos testimonios ejemplares de Cristo y del Evangelio”.

(ACI Prensa) Tras el rezo del Ángelus este domingo 12 de noviembre, el Papa Francisco dio las gracias por la beatificación en Madrid de 60 mártires asesinados durante la guerra civil española entre 1936 y 1937 por el odio a la fe cristiana.

“Ayer en Madrid han sido proclamados beatos Vicente Queralt Lloret y 20 compañeros mártires, y José María Fernández Sánchez y 38 compañeros mártires. Algunos de los nuevos Beatos eran miembros de la Congregación de la Misión: sacerdotes, hermanos coadjutores, novicios; otros eran laicos pertenecientes a la Asociación de la Medalla Milagrosa”, señaló el Santo Padre.

También destacó que “todos fueron asesinados en odio a la fe durante la persecución religiosa desarrollada durante la guerra civil española entre los años 1936 y 1937. Damos gracias a Dios por el gran don de estos testimonios ejemplares de Cristo y del Evangelio”.

Los mártires fueron beatificados este sábado 11 de noviembre en una ceremonia oficiada por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en la capital de España.

En su homilía, el Cardenal señaló que “con frecuencia en España se realizan beatificaciones de la fatídica persecución religiosa de los años 36 al 39. La Iglesia celebra estos eventos con un doble propósito: para invitar a los fieles a permanecer fieles a la fe y para exhortar a todos a evitar el terror de aquellos años oscuros que cubrieron nuestra hermosa patria de la sangre de personas inocentes e indefensas”.

El Cardenal Amato recordó las circunstancias en que fueron martirizados el P. Vicente Queralt y el laico Rafael Lluc, quienes encabezan el grupo de beatificados.

El P. Vicente Queralt “fue denunciado durante la persecución por una conocida, capturado en noviembre del 1936 y fusilado el mismo día. A quien preguntaba el motivo del asesinato, el jefe de las patrullas marxistas respondía: ‘Era sacerdote, ¿no te parece bastante este motivo?’”.

Sobre el laico Rafael Lluc, de 19 años, que trabajaba en una farmacia en la localidad de Picassent, en la ciudad de Valencia (España), el Cardenal recordó cómo “un día llegaron al pueblo un grupo de milicianos que registraron las casas y quemaban documentos e imágenes sagradas. Entraron en la farmacia gritando y blasfemando. Rafael respondió: ‘Aquí no se blasfema, yo soy responsable y no se blasfema’”.

“En el laboratorio el joven tenía un calendario con la imagen de la Virgen y pidió a los milicianos que no la profanaran, esto enfureció a una miliciana, que maldiciendo indujo a sus compañeros a detener al joven y condenarlo a muerte. Fue asesinado el 15 de octubre de 1936 mientras gritaba: ‘Viva Cristo Rey’”.

Aciprensa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles