‘Dichosos aquellos siervos a los que al volver su amo los encuentre vigilando’

|

Lucas 12, 35-38

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Tened ceñidas vuestras cinturas y encendidas las lámparas, y estad como quienes aguardan a su amo cuando vuelve de las nupcias, para abrirle al instante en cuanto venga y llame.

Dichosos aquellos siervos a los que al volver su amo los encuentre vigilando. En verdad os digo que se ceñirá la cintura, les hará sentar a la mesa y acercándose les servirá.

Y si viniese en la segunda vigilia o en la tercera, y los encontrase así, dichosos ellos.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles