PUBLICIDAD

Un teólogo alemán ‘invita’ al sacrilegio masivo en Stuttgart-Rottenburg

|

Uno de los principales temores de los críticos con la ambigüedad de Amoris Laetitia, la polémica exhortación papal que ha movido, primero, a cuatro cardenales con sus Dubia y luego a cuarenta teólogos y pensadores con su ‘correctio filialis’, es el riesgo de que una mala interpretación de la misma llevara a devaluar lo que para un católico es el centro de la vida espiritual: la Eucaristía.
Y esos temores parecen concretarse en la diócesis alemana (cómo no) de Stuttgart-Rottenburg, donde el teólogo católico Theodor Pindl ha ‘invitado’ a la comunión masiva de protestantes, es decir, de quienes niegan la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía en una nota de prensa (‘Kirche lädt ein’ -la Iglesia invita) donde se afirma que «la hospitalidad eucarística entre diferentes confesiones cristiana es ya una práctica en muchos servicios litírgicos. Pero oficialmente la Iglesia Católica niega a los cristianos protestantes el acceso a la Comunión”.
Ese ‘oficialmente’ es puro veneno en una época en que ha llegado a asociarse lo ‘oficial’ con todo lo rígido, hipócrita y urgentemente necesitado de ‘superación’. Pero lo que ha sucedido en Stuttgart-Rottenburg no es otra cosa que un sacrilegio masivo propiciado, oh sorpresa, por un teólogo católico.
La sacrílega invitación no se produce en un vacío ni surge de la nada. En el ‘Manifiesto de Ravensburg’, firmado el pasado día 8, podía leerse que el modo de iniciar el camino hacia una Iglesia ‘hospitalaria’ es «invitarnos unos a otros abierta y cordialmente a la Comunión y a la Celebración de la Última Cena». El ecumenismo enloquecido.
La iniciativa se retrotrae a 2013, cuando el llamado ‘Concilio de Ravensburg’ -un foro católico para el diálogo y el ecumenismo- culminó con este disparate. Desde noviembre de 2015, cada primer domingo de mes un grupo de ‘fieles’ forma una cadena humana que contecta las iglesias católicas y protestantes de la ciudad. Hasta ahí, nada que se salga de la ñoñería infantil, pero relativamente inocua, a que nos tienen acostumbrados los modernos activistas religiosos.
Pero en nuestros tiempos, el salto entre lo meramente grimoso y lo abiertamente herético y/o sacrílego parece darse siempre con una facilidad siniestra, y enseguida se pasó a invitar a los protestantes de participar en la una Eucaristía que ellos entienden de un modo muy distinto a los católicos.
No es fácil, de hecho, determinar qué cree estar haciendo un luterano cuando comulga, cuando la teoría del libre examen permite infinitas interpretaciones y el propio Lutero se mostró vago y cambiante al respecto, aunque la tesis más extendida es la de la ‘impanación’, es decir, que Cristo ‘convive’ en la Hostia con el pan.
Pero Pindl, portavoz del mal llamado ‘concilio’, escribió ya en 2016 que hay que echar abajo el muro que separa a católicos de protestantes. «Los participantes quieren expresar que la Iglesia católica necesita acercarse a la iglesia protestante», escribe Pindl. «Aún les prohíben las autoridades oficiales a los católicos -estén o no casados con un protestante- particiar en la celebración protestante de la Última Cena, a pesar del hecho de que los protestantes les invitan. Y a los protestantes -una vez más, estén o no casados con católicos- no se les permite recibir la comunión y no se les puede invitar».
Y, claro, Pindl no se conforma con que el sacrilegio se tolere en la práctica, sino que exige «una invitación activa» en el «espíritu acogedor de Cristo», que no «excluía a nadie de su mesa».
«La Iglesia -concluye Pindl- no es un área prohibida, sino la cada del padre».

11 comentarios en “Un teólogo alemán ‘invita’ al sacrilegio masivo en Stuttgart-Rottenburg
  1. Pues para este viaje no hacían falta alforjas. Y este señor ¿no se pregunta porqué llevamos quinientos años separados? ¿todos han estado equivocados hasta que llegó él?

  2. «Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta. «Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?». El otro permaneció en silencio. Entonces el rey dijo a los guardias: «Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes». Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos» (Mt 22,11-14).

  3. Si como parece se elimina la transubstanciación de la Eucaristía después de la Última Cena, en la firma del papa Francisco con los luteranos en 2016. Comulgar en las mismas será un acto simbólico e intrascendente, por lo que se puede estar hasta en pecado mortal, puesto que ya no es el cuerpo y la sangre de Jesús Cristo. Si éstas prácticas se generalizan muchas almas no se salvarán y la jerarquía de la Iglesia Católica será responsable por acción u omisión al no aplicar la Doctrina e impedir la condena de las almas y corregir estos desvaríos.

  4. Y los teólogos y filósofos de las Universidades del Opus Dei, en especial la de Navarra y de la Santa Croce en Roma, callados como muertos, en sintonía comodona con el entierro de las tres campanadas. San Josemaría Escrivá no impulsó estas universidades para estos silencios culpables. Dios les pedirá especiales cuentas pues la doctrina que recibieron de labios de san Josemaría son auténticas joyas. Una pena la deriva del Opus Dei, con un Mariano Fazio, vicario general, recortando los derechos de los fieles del OD a la corrección filial, en especial de Éttore Gotti Tedeschi y Antonio Livi.

  5. De todos modos el sacrilegio masivo ya está bendecido por el 303 de AL. Por eso mismo Francisco bendice y aplaude las interpretaciones más heterodoxas, porque ya están, in noce, en el 303.

  6. ¡ Qué razón tenía el cardenal Giácomo Biffi ! » A mí no me preocupan los católicos no practicantes sino los practicantes no católicos «. Y esa locura activista está bendecida por Francisco. No nos chupemos el dedo.

  7. ¿ Y qué tal si compartimos primero la doctrina, toda la doctrina, sobre todo la de la eucaristía ? ¿ Cómo vamos a comulgar con quienes profanan la eucaristía porque no creen en la presencia real de Jesucristo en la eucaristía e ignoran que hay que recibirla en gracia de Dios ? Todo esto no son sino consecuencias ruinosas de la AL, un documento a derogar cuanto antes todo enterito, pues todo está envenenado.

  8. Echenique creo que usted aún no he entendido este «papado». Al jesuita no le interesa la doctrina multisecular, excepto para echar basura sobre ella. La actividad de la CDF es nula bajo sus órdenes. Su foco excluyente es el poder, hay, por tanto, una gigantesca hiperactividad en la Secretaría de Estado y en la congregación de los Obispos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles