Infovaticana
Ronaldo Schmitz: ¿dónde han ido los 17 millones de euros que el IOR se llevó a Malta?
a3, Santa Sede

Ronaldo Schmitz: ¿dónde han ido los 17 millones de euros que el IOR se llevó a Malta?

Gabriel Ariza
11 octubre, 2017


Durante los 9 meses que transcurrieron entre la destitución de Gotti Tedeschi y la elección de Ernst Von Freiberg como presidente, no es cierto que el IOR estuviera sin presidente, como han dicho varios medios. El Banco Vaticano estuvo gobernando por Schmitz, alemán de origen brasileño y ex alto cargo del Deutsche Bank, nombrado por Bertone.

Hay 17 millones de euros del IOR de los que nadie sabe nada. Un escueto comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede emitido ayer por la tarde ha desatado una oleada de especulaciones sobre qué hacía el Banco Vaticano invirtiendo fondos en Malta. No parece lo más razonable que el Vaticano pueda meterse en inversiones de alto risgo con decenas de millones de euros.

El comunicado, hecho público a mediodía de ayer, revelaba que “en los últimos días, el Instituto para las Obras de Religión (IOR) ha iniciado una acción civil ante las autoridades judiciales competentes de Malta contra diversas terceras partes consideradas responsables de haber causado daños significativos al IOR en relación con determinadas operaciones de inversión en las que el Instituto había participado”.

En su explicación, Greg Burke, portavoz de Sala Stampa, señalaba que la inversión había sido decidida por el IOR “a principios de 2013”, coincidiendo con la misteriosa renuncia de Benedicto XVI. Varios medios han comentado que la inversión se había hecho mientras el IOR “no tenía presidente”, una exactitud que precisa de un comentario.

Tras la destitución de Gotti Tedeschi (mayo de 2012), no se nombró inmediatamente un sucesor. Efectivamente no fue hasta febrero de 2013, justo tras la renuncia de Benedicto XVI, cuando la comisión cardenalicia que debía designar presidente eligió a Ernst Von Freyberg, caballero de la Orden de Malta, tras el cambio de Nicora por Calcagno.

Sin embargo, ello no significa que el IOR estuviera sin presidente durante los 9 meses entre mayo de 2012 y febrero de 2013. Durante ese tiempo ocupó el puesto de presidente “ad interim”, por designación específica del cardenal Tarcisio Bertone, un alemán de origen brasileño que formaba parte del consejo del Banco como vicepresidente, y que había protagonizado alguna disputa pública con el propio Gotti: Ronaldo Schmitz.

Rumores en los sacros palacios insinúan que Schmitz, que había sido alto cargo del Deutsche Bank, de acuerdo con Cipriani, quería llevar a Londres el dinero del banco vaticano que había sido retenido en entidades italianas que habían cerrado las cuentas tras la modificación de las leyes antiblanqueo, pero ni el Cardenal Nicora ni Gotti Tedeschi eran partidarios del desvío de los fondos y la disputa derivó en la destitución de Gotti.

Ronaldo Schmitz actuó como presidente en funciones durante 9 meses, pero su nombramiento nunca fue ratificado por la comisión cardenalicia, que tardó 9 meses en elegir a un sustituto tras la destitución de Gotti Tedeschi. ¿Acaso no alcanzaba un acuerdo la comisión cardenalicia?

Quizá nunca sepamos lo que ocurrió en aquellas reuniones, pero un testigo valioso habría sido sin duda el cardenal Nicora, por entonces presidente de la AIF, que fue removido de la comisión cardenalicia por orden de Bertone, ya renunciado Benedicto XVI, para poner en su lugar al que es ahora su vecino de escalera en el palacio de San Carlo: Domenico Calcagno. ¿Por qué ese empeño por quitar a Nicora de la comisión?

Pero sin duda lo que siempre ha resultado más misterioso es la fecha que se eligió para nombrar presidente a Von Freyberg:  15 de febrero de 2013. Dos días después de la renuncia de Benedicto XVI. ¿Qué ocurrió esa semana? Lo que sabemos es que una semana antes el cardenal Bertone, en casa de otro cardenal, le dijo a Gotti Tedeschi que “el Santo Padre había dispuesto mi rehabilitación inmediata, y me pidió que permaneciera disponible en los siguientes días para estar en Roma.”

Lo cierto y verdad es que el 11 de febrero, el Santo Padre renunció, y dos días después el caballero de Malta Von Freyberg, fabricante de buques de guerra, fue designado presidente del IOR, en las semanas en las que se decidía una inversión de 17 millones de euros en Malta que han volado.

¿Por qué tuvieron que esperar a que renunciara Benedicto XVI para ejecutar el nombramiento?

¿Qué ocurre en Malta? Una isla estrechamente vinculada a la Santa Sede.

En el comunicado emitido ayer, Greg Burke pretendía poner en valor que “esta iniciativa confirma el compromiso en favor de la transparencia asumido por el IOR de denunciar, en las sedes competentes, las potenciales irregularidades cometidas contra él y de tomar, como en este caso, cualquier medida apropiada para proteger sus intereses financieros y su reputación también fuera de las fronteras de la Ciudad del Vaticano.”

Sin embargo, la consecuencia de la nota no ha sido la deseada, esto es, mostrar una imagen implacable del Vaticano en el control de operaciones sospechosas, sino volver a poner el foco en una isla de poco más de 300 kilómetros cuadrados al sur de Sicilia con la que el Vaticano siempre ha tenido recientemente ciertos intereses cruzados: Malta.

Desde Charles Scicluna, que fue promotor de Justicia del Santo Oficio durante años, hasta Alfred Xuereb, otrora secretario de dos papas, han sido varios los malteses con puestos de responsabilidad en la Santa Sede en los últimos años, pero ninguno tan conocido en su país como Joseph Zahra.

Zahra, que fue presidente del Banco de Valletta y del comité nacional para la introducción del Euro en la isla, entró en Vaticano a través de “Centesimus Annus Pro Pontifice”, una fundación pontificia que tiene desde 2008 una filial en Malta. Tras el paso por la Comisión para la reforma de la estructura económico administrativa de la Santa Sede, la malograda COSEA, de la que fue presidente, Zahra sigue vinculado al Vaticano como vice coordinador del Consejo de Economía, organismo de “vigilancia” instituido por el Papa en el Motu Proprio “Fidelis dispensator et prudens”.

El misterio sigue abierto, querido Burke.

Gabriel Ariza


8 COMMENTS ON THIS POST To “Ronaldo Schmitz: ¿dónde han ido los 17 millones de euros que el IOR se llevó a Malta?”

  1. JUAN NADIE dice:

    Todo lo que aquí se cuenta sobre el gobierno del IOR, es escandaloso. Me refiero de escandalo bíblico, de las piedras de molino. Que Dios haga pagar a esos canallas el mal que han hecho.

  2. lindor covas dice:

    Que Dios tenga piedad de estas canallas y …..de nosotros tambien …

  3. Luis de Argentina dice:

    Esto pasó hace casi 5 años, y salta ahora.
    Durante este tiempo nadie se dio cuenta que faltaban 17 millones de euros ?
    El caradurismo de portavoz del Papa y numerario del Opus Dei , Burke, es asombroso.
    Tal vez el prelado del IOR , Monseñor Ricca, nombrado por el Papa EN 2013, pudiera saber que sucedió.

  4. pedro franco dice:

    hay una investigacion al vaticano que si hubiese sido un partido Politico a traves de cajas de ahorro y bancos no se investiga miles de millones desaparecidos—el erario publico paga…..

  5. pedro franco dice:

    o una multinacional como JP Morgan,BANK OF AMERICA,GOLDMAN SACHS ECT……

  6. Echenique dice:

    ¡ Desastre de pontificado ! Oscurece la doctrina y no aclara los dineros. No acerca a los lejanos y espanta a los cercanos.

  7. lindor covas dice:

    Por fin , gracias a Francisco se destapa la olla .

  8. Echenique dice:

    Como era previsible la cosa de los sacros dineros distraídos en el paraiso Maltes va adelante. Infovaticana, y su director, que es experto en estas cosas, nos está brindando maravillosa información sobre el IOR y, además de recomendar su lectura, se está convirtiendo en referencia informativa para los sufridos vaticanistas e incluso para la Sala Stampa que no parece entender mucho de los que está sucediendo. Incluimos un interesante artículo de Malta que empieza a tener datos del tribunal. La prensa italiana ya habla con abundancia de la misteriosa perdida . Traemos como recuerdo un artículo de hace un año en el que se decían distraídos de 300 millones, y parece que por confesión propia del Banco Vaticano. Parecen demasiadas “distracciones” en poco tiempo y lo preocupante es el porque se querían tener escondidas. Iremos sabiendo con precisión en qué cosas inconfesables terminan los tesoros papales. Son demasiadas cosas a cubrir y la manta ya no da para más y se está rompiendo. Specola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Únete a InfoVaticana


Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: