Infovaticana
El Papa recuerda que la fe es, sobre todo, una historia de amor con Dios
a3, Voz del Papa

El Papa recuerda que la fe es, sobre todo, una historia de amor con Dios

INFOVATICANA
8 octubre, 2017

A través de las “piedras descartadas” Dios sigue poniendo en circulación el «vino nuevo» de su viña, es decir, la misericordia. En el XXVII domingo del tiempo ordinario, tras reflexionar sobre el Evangelio del día que presenta la parábola de los viñadores malvados, el pontífice exhortó a los cristianos a responder con frutos de bien a la propuesta de amor del Señor de ser su viña: una viña que es “vivaz y abierta”, “rica de esperanza y de frutos para todos”.

La parábola de los labradores a quienes el propietario confía una viña que había plantado para luego irse de viaje, -quienes se niegan a entregar la cosecha al dueño a su regreso- pone de manifiesto, según Francisco, “la urgencia de responder con frutos de bien a la llamada del Señor”, que nos invita a convertirnos en su viña, y nos ayuda a comprender lo que hay “de nuevo y original en la fe cristiana”.

Una fe cristiana que, tal como ha afirmado el Papa en diversas ocasiones, “no es sólo la suma de preceptos y normas morales”, sino “una propuesta de amor que Dios, por medio de Jesús, ha hecho y sigue haciendo a la humanidad”.

El llamado que Jesucristo hace con esta parábola es, pues, a entrar en Su “historia de amor”, para convertirnos en su viña, de modo de poner en circulación aquel «vino nuevo», que es, precisamente, la misericordia de Dios.

A continuación, la alocución del Papa previa al rezo mariano del Ángelus dominical:

 

Queridos hermanos y hermanas,

La liturgia de este domingo nos propone la parábola de los labradores, a quienes el propietario arrienda la viña que había plantado y luego se va. (cf. Mt 21.33 a 43). De este modo es puesta a la prueba la lealtad de estos labradores: la viña está confiada a ellos, que deben custodiarla, hacerla fructificar y entregar la cosecha al dueño. Una vez llegado el tiempo de la cosecha, el dueño envía a sus siervos a cosechar los frutos. Pero los viñadores asumen una actitud posesiva: no se consideran simples gestores, sino propietarios, y se niegan a entregar la cosecha. Maltratan a los sirvientes, hasta el punto de matarlos. El dueño se muestra paciente con ellos: envía a otros siervos, más numerosos que los primeros, pero el resultado es el mismo. Al final, con su paciencia, decide enviar a su propio hijo; pero esos labradores, prisioneros de su comportamiento posesivo, también matan a su hijo pensando que así habrían podido tener su herencia.

Este relato ilustra de manera alegórica los reproches que los Profetas habían dicho sobre de la historia de Israel. Es una historia que nos pertenece: se habla de la alianza que Dios quiso establecer con la humanidad y a la cual llamó a participar también a nosotros. Sin embargo, esta historia de alianza, como cada historia de amor, conoce sus momentos positivos, pero también está signada por traiciones y rechazos. Para hacer entender cómo Dios Padre responde a los rechazos opuestos a su amor y a su propuesta de alianza, el pasaje evangélico pone en los labios del dueño del  viñedo una pregunta: «Cuando vuelva el dueño, ¿qué hará con esos labradores?» (v. 40). Esta pregunta subraya que la desilusión de Dios por el comportamiento malvado de los hombres no es la última palabra. He aquí la gran novedad del cristianismo: un Dios que, aunque decepcionado por nuestros errores y nuestros pecados, no rompe su palabra, no se detiene y sobre todo no se venga.

Hermanos y hermanas, ¡Dios no se venga! Dios ama, no se venga, nos espera para perdonarnos, para abrazarnos. A través de las “piedras de descarte”- Cristo es la primera piedra que los constructores han desechado- a través de situaciones de debilidad y de pecado, Dios sigue poniendo en circulación el «vino nuevo» de su viña, es decir, la misericordia; éste es el vino nuevo de la viña del Señor: la misericordia. Sólo hay un impedimento ante la tenaz y tierna voluntad de Dios: nuestra arrogancia y nuestra presunción, que a veces se convierte también en violencia. Frente a estas actitudes y donde no se producen frutos, la Palabra de Dios conserva toda su fuerza de reprensión y admonición: «el Reino de Dios se les quitará a ustedes y se le entregará a un pueblo que produzca los frutos del Reino» (vs. 43)

La urgencia de responder con frutos, frutos de bien a la llamada del Señor, que nos llama a convertirnos en su viña, nos ayuda a comprender qué hay de nuevo y original en la fe cristiana. Ella no es sólo la suma de preceptos y normas morales, sino que es ante todo una propuesta de amor que Dios, por medio de Jesús, ha hecho y sigue haciendo a la humanidad. Es una invitación a entrar en esta historia de amor, convirtiéndose en una viña viva y abierta, rica de frutos y de esperanza para todos. Una viña cerrada puede volverse salvaje y producir uvas silvestres. Estamos llamados a salir de la viña para ponernos al servicio de los hermanos que no están con nosotros, para sacudirnos mutuamente y animarnos, para recordarnos que debemos ser la viña del Señor en cualquier ambiente, incluso en los más lejanos e incómodos.

Queridos hermanos y hermanas, invocamos la intercesión de María Santísima para que nos ayude a ser, en todas partes, especialmente en las periferias de la sociedad, la viña que el Señor ha plantado para el bien de todos y a llevar el vino nuevo de la misericordia del Señor.

(Traducción del italiano: Griselda Mutual – Radio Vaticano)

Tras el rezo del Ángelus, el Papa Francisco recordó la reciente beatificación del padre Arsenio de Trigolo, sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y fundador de la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación y alabó a Dios por este humilde discípulo, quien a pesar de las duras pruebas de la vida, siempre mantuvo firme su esperanza. Fue el 20 de enero de este año 2017 cuando su Santidad el Papa Francisco autorizó la promulgación del decreto reconociendo un milagro obrado por Dios atribuido a la intercesión de Arsenio da Trigolo y ayer, 7 de octubre fue declarado beato siendo así honrado con culto.

Palabras del Santo Padre después de la oración mariana del Ángelus: 

 

Queridos hermanos y hermanas,

Ayer en Milán fue proclamado Beato el padre Arsenio de Trigolo ( en el siglo José Migliavacca), sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y fundador de la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación. Alabamos al Señor por este humilde discípulo suyo, que aún en la adversidad y las pruebas, y ha tenido tantas, nunca perdió  la esperanza.

Saludo con afecto a todos ustedes peregrinos, sobre todo a las familias y a los grupos parroquiales, provenientes de Italia y de diversas partes del mundo. En particular: a los fieles de Australia, de Francia y de Eslovaquia, así como a los de Polonia que se unen espiritualmente a los compatriotas que hoy celebran el Día del Papa.

Saludo con afecto a ustedes, grupo del Santuario de la Virgen de Fátima en la ciudad de Pieve, acompañados por el Cardenal Gualtiero Bassetti: queridos hermanos y hermanas, les animo a que continúen con alegría vuestro camino de fe, bajo la mirada pensativa y tierna de nuestra madre celestial: ella es nuestro refugio y nuestra esperanza. ¡Id adelante!

Saludo a los fieles de Grumo Appula, a los Scout de Gloriosa Ionica, al coro parroquial de Siror (Triento) y a los confirmandos de San Teodoro en Cerdeña.

A todos ustedes, les deseo un buen domingo. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y ¡hasta la vista!

(Traducción del italiano: Mireia Bonilla – Radio Vaticano)

INFOVATICANA


10 COMMENTS ON THIS POST To “El Papa recuerda que la fe es, sobre todo, una historia de amor con Dios”

  1. Echenique dice:

    Me pregunto porqué tiene una manía absoluta a los mandamientos de la Ley de Dios, que son una manifestación de la Misericordia Divina, al marcarnos el camino al Cielo para que no seamos esclavos del pecado, en especial a la prohibición del divorcio. El cristianismo no es sólo una moral, ciertamente, pero también es una moral, le moleste a quien le moleste, aunque sea el papa. Ama y haz lo que quieres, nos dice San Agustín, a sabiendas de que quien ama de verdad hará la voluntad de Dios en todo momento, empezando por los mandamientos, con el auxilio de su gracia, que no nos es negada si la pedimos. Me cansa ya la obsesión francisquita en ridiculizar los preceptos, como si fueran ataduras. Y más en una época que ya de por sí los desprecia. No hace falta que insista en ello quien tendría que revaluarlos. Devaluándolos se lleva a muchas almas al infierno, que parece ser l especialidad de la casa de la misericorditis.

  2. María R dice:

    C.V. II. Lumen Gentium n 40: Nuestro Señor Jesucristo predicó la santidad de vida de la que Él es Maestro y Modelo, a todos y cada uno de sus discípulos, de cualquier condición que fuesen. Sed, pues, vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto (Mt 5,48). Envió a todos el Espíritu Santo…para que amen a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con todas la fuerzas. Los seguidores de Cristo justificados en Cristo Nuestro Señor…en la fe del bautismo han sido hechos hijos de Dios y partícipes de la naturaleza divina y por lo mismo santos. Conviene… que esa santidad que recibieron sepan conservarla y perfeccionarla en su vida con la ayuda de Dios.(…).Una misma es la santidad que cultivan en cualquier clase de vida y de profesión los que son guiados por el Espíritu de Dios y, OBEDECIENDO a la voz del Padre, adorando a Dios …en ESPÍRITU y VERDAD siguen a Cristo pobre, humilde, y cargado con la cruz, para merecer la participación de su gloria.

  3. Fulgencio de Écija dice:

    La presunción es pecado contra la esperanza. El papa enseña que Dios siempre perdonará, hagas lo que hagas y vivas como vivas. El perdón hay que pedirlo y sólo lo pide quien se sabe culpable. Dios sólo perdona a quien se humilla pidiendo misericordia y sólo pide misericordia quien recibe de Dios la gracia del arrepentimiento.

  4. ricardo blaine dice:

    “Sólo hay un impedimento ante la tenaz y tierna voluntad de Dios: nuestra arrogancia y nuestra presunción, que a veces se convierte también en violencia. Frente a estas actitudes y donde no se producen frutos, la Palabra de Dios conserva toda su fuerza de reprensión y admonición: «el Reino de Dios se les quitará a ustedes y se le entregará a un pueblo que produzca los frutos del Reino»
    La crítica obsesiva descalifica a sus autores atrincherados en su “verdad” esa nueva forma de violencia refinada que ejercen contra el Romano Pontifice y la Iglesia. Son por suerte una minoría que sigue el camino de los “doctrinarios” lefebristas cuyo fundador murió excomulgado. Espero que Nuestro Señor haya tenido misericordia.

  5. ricardo blaine dice:

    ¿Donde dice el Papa que Dios perdonará siempre hagas lo que hagas y digas los que digas? Se me pasado esa frase en boca del Romano Pontífice.

  6. Francisco Antonio dice:

    El papa jesuita se olvida, intencionadamente, del segundo mandamiento: NO TOMARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO.

  7. Echenique dice:

    La gente se está organizando solita. Hay un clamor popular en política, y sobre todo en religión, que se está alejando, o mejor vive al margen, de las autoridades constituidas. Están como ovejas sin pastor. Los pastores están ausentes del sensus fidei y quieren, o eso parece, imponer como tiene que pensar las ovejas. Pero da la impresión de que las ovejas se están encabritando y no les gustan mucho las órdenes arbitrarias de unos pastores que las quieren llevar por donde su naturaleza no quiere. “Si callais vosotros hablaran las piedras”. Nos quieren imponer una forma de pensar, una forma de pensamiento único, una forma de entender y vivir la fe única. Parece que cada vez más esto se ve con claridad y las tranquilas ovejas, a las que no les gusta que les rompan mucho su paz, están diciendo que no. No se nos puede decir que la fe vivida durante siglos es un error. Ahora parece que nadie hasta ahora ha entendido bien lo que Jesús quería decir. Specola.

  8. Echenique dice:

    ¿ Cuándo hablará el papa del pecado, la necesidad de conversión, los novísimos, el juicio particular, el purgatorio, el cielo, el infierno y no sólo de la misericorditis, que genera falsas expectativas y se lleva almas al infierno a mogollón ?