Padre Tom Uzhunnalil: ‘Siempre he sabido que no estaba solo’

|

El misionero salesiano secuestrado en Yemen en marzo de 2016 ha mantenido un encuentro con el Papa Francisco en el que le ha confiado que rezaba todos los días por él, ofreciendo su propio sufrimiento por su misión y por el bien de la Iglesia. 

El martes 12 de septiembre llegó a Roma el Padre Tom Uzhunnalil, el misionero salesiano recientemente liberado tras 18 meses de cautiverio. El Padre Tom fue secuestrado durante el ataque a una residencia de las Misioneras de la Caridad en Yemen en marzo de 2016.

Este miércoles 13 de septiembre, tras la audiencia general, el Papa Francisco ha mantenido un encuentro con el misionero. Según recoge L’Osservatore Romano, el Padre Tom ha confiado al pontífice que rezaba todos los días por él, ofreciendo su propio sufrimiento por su misión y por el bien de la Iglesia.

El religioso indio también ha asegurado que durante la conversación que mantuvo con el Papa le explicó que no había podido celebrar la Eucaristía, pero añadió: «Todos los días repetía dentro de mí, en mi corazón, todas las palabras de la celebración».

«De hecho, cada día, he sentido a Jesús a mi lado, siempre he sabido y he sentido en mi corazón que no estaba solo«, ha manifestado el salesiano secuestrado en Adén, según el testimonio recogido por el diario oficial de la Santa Sede. 

En el día de ayer, algunos hermanos salesianos pudieron reunirse en el Vaticano con el Padre Tom, que no dejó de pronunciar palabras de agradecimiento, en primer lugar a Dios y a la Virgen, según recoge la Agenzia Info Salesiana.

Una de las primeras peticiones del religioso al llegar a Roma fue rezar en la capilla de la comunidad salesiana en el Vaticano. También quiso celebrar la Santa Misa, aunque tuvo que posponer este deseo a causa de los exámenes médicos. En el encuentro que mantuvo con la Comunidad Salesiana, el P. Uzhunnalil reiteró que durante su secuestro continuó celebrando espiritualmente la Santa Misa todos los días.

En respuesta a las preguntas de los hermanos salesianos, el Padre Tom confirmó que en el momento de su secuestro se encontraba en la capilla de las Misioneras de la Caridad de Adén. También ha indicado que durante el periodo en el que ha permanecido cautivo ha usado la misma ropa.

El misionero, que asegura que nunca ha tenido miedo de morir, ha compartido un incidente ocurrido el 3 de marzo de 2016, la noche antes del secuestro y del ataque a la residencia de las Misioneras de la Caridad en el que fueron asesinadas cuatro religiosas.

Comentando la difícil situación en la que se encontraban como religiosas en territorio de guerra, la Superiora de las Misioneras de la Caridad de Adén había manifestado que sería bueno ser martirizadas todas juntas por Cristo. La más joven de las religiosas y única superviviente del ataque respondió: «Quiero vivir por Cristo».

Tras 18 meses de cautiverio, el Padre Tom se encuentra ahora hospedado en la Comunidad Salesiana que presta su servicio en el Estado de la Ciudad del Vaticano. El P. Ángel Fernández Artime, Rector Mayor, ha explicado que permanece allí para poder asegurar los primeros estudios médicos y un necesario descanso.

Asimismo, el Rector Mayor de la Congregación Salesiana ha mostrado su agradecimiento a todas las personas que han contribuido a la liberación del misionero y a las «miles y miles de personas que en estos 18 meses de Getsemaní de nuestro hermano Tom han orado con tanta fe».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “Padre Tom Uzhunnalil: ‘Siempre he sabido que no estaba solo’
  1. Por cierto ¿ no va a denunciar a sus secuestradores ? ¿ no ha pasado nada ? ¿ qué precio se ha pagado por su liberación ? Las dudas están para despejarlas o ¿ es que queremos más secuestros islamistas de esa religión de paz y después gloria a buen recaudo ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles