PUBLICIDAD

El Liceo de Barcelona se planteó cambiar «cruz» por «amor» para no ofender al Islam

|

Rossini censurado. Esto es lo que iba a suceder del 13 al 20 de septiembre en el Liceo de Barcelona, situado precisamente en esas Ramblas que fueron teatro de uno de los atentados terroristas más crueles que han tenido lugar recientemente.

El Liceo de Barcelona planteó sustituir la palabra “Cruz” por “Amor” en el libreto de la ópera“El viaje a Reims” que se representará este mes de septiembre aludiendo a la “corrección política”.

La entidad ha señalado en un comunicado que se planteó y se comunicó al reparto dicha alteración, aunque finalmente se representará el original italiano de la ópera de Gioacchino Rossini.

La cantante lírica Irina Lungu censuró en un primer momento la decisión a través de Facebook. “Ha sido cambiada la frase “la cruz brillará” por motivos de corrección religiosa. Yo no debo defender mi credo religioso saliendo al palco, no es la tarea de una cantante, pero no estoy de acuerdo con esta imposición ridícula”, dijo.

Posteriormente, Lungu ha reconocido que se “precipitó” y ha borrado su post en la red social. “Ciertamente, me precipité en anunciar a través de Facebook un cambio en el libreto que aún no estaba 100% decidido”, aseveró, según ha comunicado el Liceo.

Por temor a otras masacres y queriendo complacer a los lobos del Isis, el director o el guionista, no se sabe exactamente cuál de los dos, barajó eliminar de una aria de la soprano la palabra «cruz» y poner en su lugar el término «amor», más inclusivo y menos problemático.

En el libreto de Luigi Balocchi la frase es ésta: «Como en el Tebbro y en Solima, anunciadora de victoria, símbolo de paz y gloria, la cruz resplandecerá». En el nuevo libreto Isis-friendly se iba a imponer, en cambio, la siguiente versión, menos espinosa: «Como en el Tebbro y en Solima, anunciador de victoria, símbolo de paz y gloria, el amor resplandecerá».

La soprano Irina Lungu cantó las cuarenta a la gente del Liceo que, paradójicamente, fue uno de los lugares donde los transeúntes se refugiaron el día del atentado, y ha escrito en Facebook:

«La frase “la cruz resplandecerá” ha sido eliminada de mi aria por motivos de corrección religiosa. Entonces, cuando debute en los Pescadores [los Pescadores de perlas, de Bizet, ndt] me espero que en lugar de “O Dieu Brahma” cante algo del tipo “la paz y la alegría estén con vosotros”. ¿O Brahma no molesta a nadie por el momento?».

Muchos han expresado su solidaridad a la soprano, muchos otros no lo han hecho y la cantante ha preferido borrar todos sus posts.

El teatro catalán iba a motivar así la decisión de manipular el texto de Rossini: «Oportunidad religiosa». Motivación que se podía interpretar también así: óptima oportunidad del Isis para confirmar que la estrategia del terror funciona. Más matas, y más pávidas y obsequiosos son las víctimas.

Perdonen la comparación, tal vez no adecuada del todo, pero en el colegio, cuando el acosador veja al empollón o al gordo, el sometimiento y la docilidad de estos refuerzan la arrogancia del primero. Cuanto más se comporte la víctima como víctima, más libertad tendrá el verdugo para ensañarse. Sólo una rebelión del débil podrá hacer que cese la persecución.

PUBLICIDAD

El Isis odia el cristianismo y ¿qué hacen los del Liceo? Les siguen la corriente y les ayudan a borrar cualquier mención a la religión cristiana. La cruz, símbolo bajo el cual, hace tiempo, se reunían legiones para expulsar y enviar a su casa al feroz Saladino, se ha convertido -no es la primera vez que pasa- en objeto de escándalo, en símbolo que hay que esconder. Ya no se apela a su poder salvífico, sino que se tiene temor de ella porque es peligrosa.

La historia es siempre la misma: es imperativo esconder las propias raíces cristianas (por desgracia, el tronco y las ramas hace tiempo que han sido cortados), para evitar problemas. Despojarse de toda identidad que pueda producir incomodidad, permanecer desnudos esperando que ningún camión nos atropelle.

Pero en realidad, y también éste es un dato que ciertamente no es nuevo, cuanto más se neutralice el cristianismo y más se aniquile, mayor será el poder del islam, pues no encontrará en Europa ningún anticuerpo que frene su avance. De por sí, el occidental medio ya ha hecho un excelente trabajo cortándole la garganta al cristianismo al abandonar en masa la práctica religiosa y entregándose al aborto, la fecundación artificial, el divorcio y los «matrimonios gais». Lo que queda del cristianismo, incluso en un inocuo texto de opera, debe ser extirpado sin piedad. Podemos concluir que los señores del teatro catalán han ultimado culturalmente la obra sanguinaria iniciada por los hombres del Isis el 17 de agosto pasado.

Para volver a Rossini, la exégesis islamofila a la que ha sido sometida El viaje a Reims ¿qué forma asumirá cuando se represente su Moisés en Egipto?

(La Nuova Bussola Quotidiana. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

2 comentarios en “El Liceo de Barcelona se planteó cambiar «cruz» por «amor» para no ofender al Islam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles