Profanan la tumba del obispo camerunés que apareció en un río

|

 

“Se ha producido un claro acto de profanación en la Catedral de Bafia en la noche entre el domingo 27 y el lunes 28 de agosto. Se han encontrado rastros de sangre en la catedral”, ha afirmado Su Exc. Mons. Sosthène Léopold Bayemi Matjei, obispo de la cercana diócesis de Obala, que ha sido enviado al lugar por Su Exc. Kome Abraham, obispo de Bafang y Administrador Apostólico de Bafia.

Los restos de sangre estaban sobre la tumba de Su Exc. Mons. Jean Marie Benoît Bala, obispo de Bafia, cuyo cuerpo fue hallado son vida en el río Sanaga, el 2 de junio. Según la Conferencia Episcopal local Mons. Bala fue asesinado mientras que las autoridades afirman que se ha tratado de un suicidio.

Después de la profanación, se ha decidido cerrar la catedral de San Sebastián al público, que sólo será reabierta después de la purificación del lugar. “La catedral está cerrada al culto público hasta que se celebre un rito penitencial según lo prescrito por el Código y el rito litúrgico”, ha declarado Mons. Sosthène Bayemi. (L.M.)

Sobre la muerte del obispo

“Mons. Jean Marie Benoît Bala no se suicidio, sino que fue brutalmente asesinado” afirma el comunicado de la Conferencia Episcopal de Camerún sobre la muerte de Su Exc. Mons. Jean Marie Benoît Bala, Obispo de Bafia, cuyo cuerpo fue encontrado en las aguas del río Sanaga, el 2 de junio.

La desaparición del obispo fue denunciada la mañana del 31 de marzo, cuando su coche fue encontrado en el Pont de l’Enfance. En el coche se encontró también “un mensaje extraño (…) junto a su documento de identidad y otros cosas personales”, recuerda el mensaje enviado a la Agencia Fides.

Al principio algunos habían sugerido que el Obispo se había suicidado y las autoridades enviaron buzos para buscar el cuerpo en el río. El 2 de junio, un pescador encontró los restos de Mons. Bala a pocos km del Pont de l’Enfance.

“Actualmente el cuerpo está a disposición de las autoridades judiciales para la investigación de las circunstancias, de las causas exactas y de los autores de este crimen atroz e inaceptable. (…) Nosotros, los obispos de Camerún afirmamos que Mons Jean Marie Benoît no se suicidó; fue brutalmente asesinado. Se trata de un asesinato más, uno de más”, se lee en el comunicado.

Los Obispos subrayan “la triste memoria de varios prelados, sacerdotes y personas consagradas que fueron asesinadas en circunstancias poco claras hasta la fecha. En particular, recordamos a Mons. Yves Plumey, Arzobispo Emerito de Garoua (asesinado en Ngaoundéré – 1991), don Joseph Mbassi (Yaoundé – 1988), p. Antony Fontegh (Kumbo-1990), las Hermanas de Djoum (1992), P. Engelbert Mveng (Yaoundé – 1995), solo por citar algunos”.

“Tenemos la impresión de que el clero de Camerún está particularmente perseguido por fuerzas oscuras y malvadas” denuncian los obispos de Camerún.

Al tiempo que piden que “se haga luz sobre las circunstancias y los motivos del asesinato del Mons. Bala, y que sean identificados y llevados ante la justicia para ser juzgados según la ley, todos los responsables”. También exigen al Estado que “asuma el deber real de proteger la vida humana”; a los medios de comunicación y a los usuarios de las redes sociales que no difundan mentiras y respeten la dignidad de los seres humanos. Por último, los Obispos piden a los asesinos de Mons. Bala “qué realicen un camino de conversión urgente y radical”.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “Profanan la tumba del obispo camerunés que apareció en un río
  1. Esa fuerza oscura y malvada, ¿son islamistas, son funcionarios corruptos del gobierno, gente que practica brujeria, delincuentes comunes, gente del entorno de la iglesia?, la verdad que no queda nada claro lo que está sucediendo
    La profanación y el epiteto «oscuro», parece indicar brujería, algo muy común en esa parte de áfrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles