Infovaticana
‘Jesús ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva’
a3, Voz del Papa

‘Jesús ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva’

INFOVATICANA
9 agosto, 2017

En su audiencia de este segundo miércoles de agosto, el Papa Francisco continúa su ciclo de catequesis sobre la esperanza y recuerda que Jesús abre los brazos a los pecadores y siempre está ahí, con el corazón abierto, donando esa Misericordia que tiene en el Corazón.

(Radio Vaticano). “El Hijo de Dios va a la cruz sobre todo porque perdona: perdona los pecados, porque quiere la liberación total, definitiva del corazón del hombre. Porque no acepta que el ser humano consuma toda su existencia con este ‘tatuaje’ imborrable, con el pensamiento de no poder ser acogido por el corazón misericordioso de Dios”, con estas palabras el Papa Francisco reflexionó en la Audiencia General del segundo miércoles de agosto, sobre el perdón como motor de nuestra esperanza.

Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo de Roma dijo que, con estos sentimientos Jesús va al encuentro: de los pecadores, de los cuales todos nosotros somos los primeros. De este modo, señaló el Pontífice, los pecadores son perdonados. No solamente somos consolados a nivel psicológico, ya que el perdón nos consuela mucho, porque somos liberados del sentimiento de culpa. “Jesús hace mucho más – afirma el Papa – ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva. Y esta es la esperanza que nos da Jesús. Una vida marcada por el amor”.

Texto completo de la catequesis del Papa Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hemos escuchado la reacción de los comensales de Simón el fariseo: «¿Quién es este hombre, que llega hasta perdonar los pecados?» (Lc 7,49). Jesús ha apenas realizado un gesto escandaloso. Una mujer de la ciudad, conocida por todos como una pecadora, ha entrado en la casa de Simón, se ha inclinado a los pies de Jesús y ha derramado sobre sus pies óleo perfumado. Todos los que estaban ahí en la mesa murmuraban: si Jesús es un profeta, no debería aceptar gestos de este género de una mujer como esta. Desprecio. Aquellas mujeres, pobrecitas, que sólo servían para ser visitadas a escondidas, incluso por los jefes, o para ser lapidadas. Según la mentalidad de ese tiempo, entre el santo y el pecador, entre lo puro y lo impuro, la separación tenía que ser neta.

Pero la actitud de Jesús es diversa. Desde el inicio de su ministerio en Galilea, Él se acerca a los leprosos, a los endemoniados, a todos los enfermos y los marginados. Un comportamiento de este tipo no era para nada habitual, tanto es así que esta simpatía de Jesús por los excluidos, los “intocables”, será una de las cosas que más desconcertaran a sus contemporáneos. Ahí donde hay una persona que sufre, Jesús se hace cargo, y ese sufrimiento se hace suyo. Jesús no predica que la condición de pena debe ser soportada con heroísmo, a la manera de los filósofos estoicos. Jesús comparte el dolor humano, y cuando lo encuentra, de su interior emerge esa actitud que caracteriza el cristianismo: la misericordia. Jesús, ante el dolor humano siente misericordia; el corazón de Jesús es misericordioso. Jesús siente compasión. Literalmente: Jesús siente estremecer sus vísceras. Cuantas veces en los evangelios encontramos reacciones de este tipo. El corazón de Cristo encarna y revela el corazón de Dios, y ahí donde existe un hombre o una mujer que sufre, quiere su sanación, su liberación, su vida plena.

Es por esto que Jesús abre los brazos a los pecadores. Cuanta gente perdura también hoy en una vida equivocada porque no encuentra a nadie disponible a mirarlo o verlo de modo diverso, con los ojos, mejor dicho, con el corazón de Dios, es decir, mirarlos con esperanza. Jesús en cambio, ve una posibilidad de resurrección incluso en quien ha acumulado tantas elecciones equivocadas. Jesús siempre está ahí, con el corazón abierto; donando esa misericordia que tiene en el corazón; perdona, abraza, entiende, se acerca… ¡Eh, así es Jesús!

A veces olvidamos que para Jesús no se ha tratado de un amor fácil, de poco precio. Los evangelios registran las primeras reacciones negativas en relación a Jesús justamente cuando Él perdonó los pecados de un hombre (Cfr. Mc 2,1-12). Era un hombre que sufría doblemente: porque no podía caminar y porque se sentía “equivocado”. Y Jesús entiende que el segundo dolor es más grande que el primero, tanto que lo acoge enseguida con un anuncio de liberación: «Hijo, tus pecados te son perdonados» (v. 5). Libera de aquel sentimiento de opresión de sentirse equivocado. Es entonces que algunos escribas – aquellos que se creen perfectos: yo pienso en tantos católicos que se creen perfectos y desprecian a los demás… es triste esto – algunos escribas allí presentes se escandalizan por las palabras de Jesús, que suenan como una blasfemia, porque sólo Dios puede perdonar los pecados.

Nosotros que estamos acostumbrados a experimentar el perdón de los pecados, quizás demasiado a “buen precio”, deberíamos algunas veces recordarnos cuanto le hemos costado al amor de Dios. Cada uno de nosotros ha costado bastante: ¡la vida de Jesús! Él lo habría dado por cada uno de nosotros. Jesús no va a la cruz porque cura a los enfermos, porque predica la caridad, porque proclama las bienaventuranzas. El Hijo de Dios va a la cruz sobre todo porque perdona: perdona los pecados, porque quiere la liberación total, definitiva del corazón del hombre. Porque no acepta que el ser humano consuma toda su existencia con este “tatuaje” imborrable, con el pensamiento de no poder ser acogido por el corazón misericordioso de Dios. Y con estos sentimientos Jesús va al encuentro: de los pecadores, de los cuales todos nosotros somos los primeros.

Así los pecadores son perdonados. No solamente son consolados a nivel psicológico: el perdón nos consuela mucho, porque son liberados del sentimiento de culpa. Jesús hace mucho más: ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva. “Pero, Señor, yo soy un trapo” – “Pero, mira adelante y te hago un corazón nuevo”. Esta es la esperanza que nos da Jesús. Una vida marcada por el amor. Mateo el publicano se convierte en apóstol de Cristo: Mateo, que era un traidor de la patria, un explotador de la gente. Zaqueo, rico corrupto: este seguramente tenía un título en coimas, ¿eh?, Zaqueo, rico corrupto de Jericó, se transforma en un benefactor de los pobres. La mujer de Samaria, que tenía cinco maridos y ahora convive con otro, recibe la promesa del “agua viva” que podrá brotar por siempre dentro de ella. (Cfr. Jn 4,14). Y así, cambia el corazón, Jesús; hace así con todos.

Nos hace bien pensar que Dios no ha elegido como primera amalgama para formar su Iglesia a las personas que no se equivocan jamás. La Iglesia es un pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios. Pedro ha entendido más la verdad de sí mismo al canto del gallo, en vez que de sus impulsos de generosidad, que le henchían el pecho, haciéndolo sentir superior a los demás.

Hermanos y hermanas, somos todos pobres pecadores, necesitados de la misericordia de Dios que tiene la fuerza de transformarnos y devolvernos la esperanza, y esto cada día. ¡Y lo hace! Y a la gente que ha entendido esta verdad fundamental, Dios regala la misión más bella del mundo, es decir, el amor por los hermanos y las hermanas, y el anuncio de una misericordia que Él no niega a ninguno. Y esta es nuestra esperanza. Vayamos adelante con esta confianza en el perdón, en el amor misericordioso de Jesús. Gracias.

(Traducción del italiano, Renato MartinezRadio Vaticano)

INFOVATICANA


9 COMMENTS ON THIS POST To “‘Jesús ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva’”

  1. Teresa dice:

    Maria Magdalena… el bien ladron..Jose de Arimatea..Maria la pecadora despues de ser perdonados CAMBIARON SUS VIDAS.. eso se llama conversion…dejar la esclavitud del pecado por la Gracia de Dios.
    Los Fariseos no dejaban entrar..los Fariseos de hoy no sacan a los pecadores de la esclavitud cuando no aconsejan seguir a Cristo y cumplir los mandamientos que son Ley de Amor.

  2. Teresa dice:

    Conversos catolicos de hoy

    Dr. Bernard Nathanson  Los centros del doctor Nathanson hacían la mayor cantidad de abortos de USA. Mas tarde reconoció la verdad sobre el aborto y escribió en el prestigioso New England Journal of Medicine: “el aborto debe verse como la interrupción de un proceso que de otro modo habría producido un ciudadano del mundo. Negar esta realidad es el más craso tipo de evasión moral”.  En 1984 el Dr. Nathanson produjo un video, “El grito silencioso”, para enseñar lo que es un aborto. “Le dije a un amigo que practicaba quince, o quizás veinte, abortos al día: Oye, Jay, hazme un favor. El próximo sábado coloca un aparato de ultrasonidos sobre la madre y grábame la intervención. Lo hizo y, cuando vio las cintas conmigo, quedó tan afectado que ya nunca más volvió a realizar un aborto”. 

    El Dr. Nathanson escribió el libro “La Mano de Dios” donde cuenta su conversión de abortista a católico. Cuenta como le ayudó el psiquiatra karl Stern “Transmitía una serenidad y una seguridad indefinibles. Entonces yo no sabía que en 1943, tras largos años de meditación, lectura y estudio, se había convertido al catolicismo. Stern poseía un secreto que yo había buscado durante toda mi vida: El secreto de la paz de Cristo”.

    Otra fuente de inspiración para el fue el movimiento pro vida. En 1989 asistió conOperación Rescate a una manifestación pacífica frente a un centro de abortos. Le asombró la paz y el comportamiento de aquellas personas que actuaban por convicción cristiana. C

  3. Teresa dice:

    Ruben un homosexual que hoy es predicador

    Rubén García nació en Guadalajara, México. Ofrecemos un vídeo, que encabeza este reportaje, grabado en directo, en un seminario sobre homsexualidad, en el que Rubén cuenta su testimonio de conversión que no deja a nadie indiferente. Vivió una infancia en la que le decían cosas como “hablas como una niña, pareces mariquita” explica Rubén, quien pronto empezó a tener sentimientos a una temprana edad que no podía comprender. “Me empezaban a atraer los demás niños. Ya a los 15 años fui a un prostíbulo. Fue un tiempo de perdición, como un animalito que no razona, manchando mi cuerpo, teniendo parejas aquí y allá, con un hombre tras otro hombre. Dios no me importaba. Él me estorbaba para lo que yo quería vivir con parejas de dinero que me decían: ¿Quieres una casa, joyas, viajes…? Pídeme lo que tú quieras. A pesar de eso había un vacío, una soledad tremenda en mi corazón.”

     Un día Rubén va a un retiro espiritual convencido que “Dios ama a todos menos a los que tenemos una atracción homosexual. Me senté al final y la predicadora empezó a decir: Dios te ama. No importa como te hayas ensuciado con tu cuerpo. Dios te ama. No importa lo que tú hayas hecho. Yo sentía que las personas que estaban en aquel retiro es como si hubieran desaparecido y que aquella predicadora decía aquellas palabras únicamente para mi. A pesar de que había empezado a inmunizarme, a pesar de haber andado vestido de mujer en los prostíbulos: Tú me amas. Allí empecé a experimentar al Señor Jesús”.

    Al tener esa experiencia Rubén García decide confesarse y el sacerdote le recomendó que se hiciera la prueba para determinar si tenía el virus del SIDA. Se realiza el test y sale positivo. Entonces intenta suicidarse al escuchar como una enfermera le decía”en dos meses te mueres”. Fue en el momento en que iba a quitarse la vida cuando “de lo más profundo de mi corazón escuche la voz de Jesús que me dijo: hay mucho por qué vivir, hay mucho por qué luchar, hay mucho por qué soñar. Cosas grandes y maravillosas tengo yo para ti”.

    El segundo capítulo de la serie de films de conversos “Te puede pasar a ti”

    El testimonio de Rubén es el segundo capítulo de la serie  de películas de conversos “Te puede pasar a ti”, dirigida por  Juan Manuel Cotelo y realizada por la productora Infinito Más Uno. Puede verse en el vídeo que publicamos, bajo estas lineas, los primeros diez minutos del film sobre la vida de Rubén en el film “¿Dios ama a los homosexuales?” y si deseas adquirir el DVD integro o visionarlo online debes visitar la web de Infinito Más Uno, donde está también el primer capítulo de la serie, cuyo protagonista es el pandillero colombiano Juan Gonzalo Callejas.

  4. teresa dice:

    Rubén García dijo a ACI Prensa que ese tipo de vida terminó cuando asistió a un retiro de la Renovación Carismática donde además de confesarse, se dio cuenta de que “en el corazón de Jesús había un lugar especial para la miseria de aquel que le llamaban la Ruby (…) ahí tuve mi encuentro con Jesús, ahí yo experimenté su misericordia, su amor, su ternura”.
    “Fue un proceso de confrontar, de ver, empecé a tirar la ropa de mujer, los maquillajes, no dejé crecer mi cabello, corté mis uñas. Pero, venía esa duda, yo anhelaba algo más”, prosigue.
    Poco después conoció el apostolado de Courage Latino donde pudo “sanar sus heridas interiores” y comprender que “no nací así, homosexual, sino que viví situaciones que marcaron mi vida” como por ejemplo la carencia de afecto por parte de su padrastro durante su niñez y las constantes burlas en la escuela.
    Desde que comenzó su labor el Courage Latino, García ha entrevistado a más de 800 jóvenes que luego pasaron a alcanzado por la Misericordia de Dios”, que escribió en 4 años y que pudo escribir gracias a la asistencia “del Espíritu Santo”.
    un acompañamiento y seguimiento en un grupo confidencial.
    Ahí reciben la orientación espiritual, psicológica y todas las herramientas para que puedan comprenderse más y transformar su vida, ya sea formando una familia o viviendo en castidad.
    García da testimonio de cómo la gracia del Señor actuó en su vida, también con su libro “Un homosexual

  5. teresa dice:

    su libro “Un homosexual alcanzado por la Misericordia de Dios”, que escribió en 4 años y que pudo escribir gracias a la asistencia “del Espíritu Santo”.

    Vive en castidad y enamorado de Cristo.
    García propuso tratar con caridad a los homosexuales y darles una “sonrisa, un saludo, un Dios te bendiga (…). De repente esas palabritas quedarán en su corazón” y así “ganarlos para Jesús pero con esa Misericordia del Señor”, concluyó.
    Courage Latino es un apostolado autorizado por el Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede y por la Conferencia Episcopal de México que lleva su mensaje a diversos ámbitos de la sociedad.
    Courage Latino es parte de Courage International, una organización fundada en Estados Unidos por el P. John Harvey en 1980. Trabaja en América Latina desde 2002 en países como México, Brasil, Costa Rica, Ecuador y El Salvador.
    Para más información visite: Courage Latino en Facebook

  6. teresa dice:

    Desde que comenzó su labor el Courage Latino, Ruben García ha entrevistado a más de 800 jóvenes que luego pasaron a un acompañamiento y seguimiento en un grupo confidencial.
    Ahí reciben la orientación espiritual, psicológica y todas las herramientas para que puedan comprenderse más y transformar su vida, ya sea formando una familia o viviendo en castidad

  7. J.M.R. dice:

    ” Literalmente: Jesús siente estremecer sus vísceras.” . Al papa Francisco le ha traicionado el subconsciente, como de costumbre, y nos revela su profundidad teológica.
    Misericordia conlleva y es inseparable de penitencia y conversión.

  8. Luis de Argentina dice:

    La catequesis omite totalmente la necesitad de arrepentimiento.
    Habla de un perdón que Dios da Siempre, scon independencia de seguir pecando.
    Ni por pasteles menciona el pecado original.
    Mezcla equivocaciones con pecados.
    En definitiva , de cristiana, está catequesis tiene poco y nada.
    Hay cosas mejores que publicar.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: