Infovaticana
¿Curas incultos, o falta de Fe?
a3

¿Curas incultos, o falta de Fe?

INFOVATICANA
30 julio, 2017

Un sacerdote de la archidiócesis de La Plata, en Argentina, responde al artículo de L’ Osservatore Romano que señala “el modesto nivel cultural de parte del clero” como causa de una actitud cerrada e incluso hostil hacia la “conversión” pedida por el Papa. 

El Padre Christian Viña indica que “la crisis está en la falta de fe, en la protestantización del catolicismo, en la búsqueda de ser una gran ONG, en hablar mucho de la Tierra y poco o nada de su Creador”. A continuación, pueden leer el artículo completo: 

Leí, con asombro, que el diario oficial de la Santa Sede, L’ Osservatore Romano, en su edición del pasado 22 de julio, señala “el modesto nivel cultural de parte del clero” como causa de una actitud cerrada e incluso hostil hacia la “conversión” pedida por el Papa. Esos sacerdotes, según el impreso, “como los discípulos en el Huerto de los Olivos, todavía están dormidos…Mientras gran parte de los fieles ha entendido el momento favorable, el kairos que el Señor está dando a su comunidad, los más cercanos a pastores poco iluminados, sin embargo, se mantienen dentro de un horizonte viejo, el horizonte de las prácticas habituales, el lenguaje anticuado, el pensamiento repetitivo y sin vida”.

Añade, igualmente, que “en muchos sacerdotes, por desgracia, la cultura teológica es pobre, y aun menor la preparación bíblica”. Y, por lo tanto, ni sus palabras ni sus acciones son las adecuadas para esa conversión que se reclama.

Sé, perfectamente, como Sacerdote que nunca será mucho lo que debamos aprender sobre Biblia y teología. Sé, igualmente, que no siempre los más cultos, los más brillantes, son los más fieles y los más apostólicos. Como hay de todo en la Viña del Señor, existen obispos y sacerdotes preparadísimos, intelectualmente celosísimos por la Casa del Señor (Jn 2, 17), y otros que con similar talla intelectual naufragan entre la inacción (presuntamente para no caer en lo que llaman proselitismo) y el protestantismo. Hay también otros más modestos en su preparación que, como el Santo Cura de Ars –cuyo ingreso estaría seguramente vedado a más de un seminario actual-, de cualquier modo, gastan sus neuronas, y todas sus demás células por conquistar y reconquistar almas para el Señor. Y duele decirlo están, igualmente, los que hacen agua entre la pereza y la ignorancia.

Si realmente buscamos una Iglesia en salida bueno sería llevar a la práctica, en serio, la profética exhortación apostólica Pastores dabo vobis, de San Juan Pablo II, sobre la formación sacerdotal, que acaba de cumplir 25 años. En su punto Nº 51, hablando de laformación intelectual como inteligencia de la Fe, destaca que la situación actual, marcada gravemente por la indiferencia religiosa y por una difundida desconfianza en la verdadera capacidad de la razón para alcanzar la verdad objetiva y universal, así como por los problemas y nuevos interrogantes provocados por los descubrimientos científicos y tecnológicos, exige un excelente nivel de formación intelectual, que haga a los sacerdotes capaces de anunciar —precisamente en ese contexto— el inmutable Evangelio de Cristo y hacerlo creíble frente a las legítimas exigencias de la razón humana.

Puede verse entonces que se habla de anunciar el inmutable Evangelio de Cristo y hacerlo creíble frente a las exigencias de la razón. No se habla de anunciar otro Evangelio, acomodado a las circunstancias, y al gusto de los oyentes (Gal 1, 8), sino de anunciar oportuna e inoportunamente la Verdad (2 Tm 4, 2).

¿A qué se llama, entonces, mantenerse dentro de un horizonte viejo, el horizonte de las prácticas habituales? ¿A realizar lo que la Iglesia realiza desde hace dos mil años? ¿A celebrar la Misa y los sacramentos como Dios manda; sin poner ni quitar nada de lo que está establecido, como lo ordena el Concilio Vaticano II?

¿A qué se llama, entonces, el lenguaje anticuado? ¿Al de la Biblia? ¿Al de la Tradición de la Iglesia? ¿Al decir  -como nos manda Jesús- sí, sí, o no, no porque lo demás es del demonio (Mt 5, 37)?.

¿Qué se entiende por pensamiento repetitivo y sin vida? ¿Pensar y vivir como nos pide Cristo, y como nos enseñan la Biblia y el Catecismo de la Iglesia Católica? ¿Pensar y vivir como nos enseñaron miles de santos, mártires y confesores de la fe, en estos dos mil años? ¿O es que acaso se nos ocurrirá estar también en contra de la repetición de los latidos del corazón, en nuestro deseo de cambiar todo y hacernos una nueva Iglesia?

Más que crisis en la formación de sus sacerdotes lo que hoy sufre la Iglesia es falta de fe, en buena parte de sus estructuras y miembros. Hay facultades de teología, de universidades pontificias, que demuelen, sistemática y arteramente toda la enseñanza bimilenaria en materia de fe y de moral; y que, lejos de ser corregidas, gozan de toda clase de favores. Hay seminarios donde reina la heterodoxia más demoledora y, sin embargo, no son intervenidos.

La Iglesia hace opciones, como la de los pobres; y los pobres hacen la opción por las sectas pentecostales. En países que alguna vez fueron católicos, como Italia, desciende notoriamente el aporte a la Iglesia, y crece para los budistas. En nuestras predicaciones –por temor a no ser tachados de retrógrados- casi ni se habla de pureza y castidad; mientras sectas evangélicas llenan estadios y canchas de fútbol, con miles de jóvenes novios que prometen, en público, llegar vírgenes al matrimonio.

Paralelamente a eso, donde la Iglesia está más en salida, más entre los pobres, más en las periferias, más en la búsqueda de los alejados o de los que nunca estuvieron, es en donde obispos y sacerdotes íntegros, llenos de celo apostólico, cuidan la formación humana, intelectual, espiritual y pastoral de los candidatos al Sacerdocio. Donde se muestra el esplendor de la verdad, sin descuentos. Donde se busca, en serio, ser absolutamente fieles y ortodoxos. Y donde se llama a todos, de modo especial a los jóvenes, a ser héroes y santos.

No es problema, entonces, de ignorancia. La crisis está en la falta de fe, en la protestantización del catolicismo, en la búsqueda de ser una gran ONG, en hablar mucho de la Tierra y poco o nada de su Creador… Más que nunca, entonces, es apremiante lo que nos manda Nuestro Señor Jesucristo (Mt 25, 18 -20): Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

+ Pater Christian VIÑA

La Plata, martes 25 de Julio de 2017.

Fiesta de Santiago Apóstol, patrono de España, fundamento de la Hispanidad.

INFOVATICANA


30 COMMENTS ON THIS POST To “¿Curas incultos, o falta de Fe?”

  1. María dice:

    Este sacerdote tienen razón, la iglesia ha hecho la opción por los pobres, pero los pobres hacen la opción por los pentecostales o por los evangélicos. Los evangélicos llenan estadios de fútbol y deportivos, mientras las iglesias católicas se vacían.

  2. Echenique dice:

    Los partidos comunistas clásicos tenían sus “intelectuales orgánicos”. Pero también los tiene el Papa Francisco. Se llaman Antonio Spadaro, Marcelo Figueroa, Víctor Manuel Fernández.

    El primero es italiano y jesuita, director de “La Civiltà Cattolica”. Los otros dos son argentinos y el segundo no es ni siquiera católico, sino que es pastor presbiteriano, a pesar de lo cual Francisco lo ha puesto como director de la edición de Buenos Aires de “L’Osservatore Romano”.

    Spadaro ha transformado “La Civiltà Cattolica” en el órgano de la Casa Santa Marta, es decir, del Papa. Y junto a Figueroa ha firmado en el último número de la revista un artículo que se ha abatido sobre los Estados Unidos como un tornado: en él acusa a las corrientes conservadores, tanto católicas como protestantes, de actuar en ese país “con una lógica que no es distinta de la que inspira el fundamentalismo islámico”; ni más ni menos que el de Osama bin Laden y el Califato.

    ¿Y respecto a qué luchan estos católicos y protestantes juntos como “neocruzados”? Respecto a “temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la educación religiosa en las escuelas”; en otras palabras, acerca de “una particular forma de defensa de la libertad religiosa”. Con el resultado, según los dos autores del artículo, de fomentar un “ecumenismo del odio”, que siente nostalgia de “un estado de rasgos teocráticos”. Lo opuesto totalmente al ecumenismo de Jorge Mario Bergoglio, Papa “de la inclusión, la paz y el encuentro”.

    El problema es que la defensa de la vida, la familia, la libertad religiosa están, desde hace más de un decenio, en el primer puesto de la agenda de la Iglesia católica americana. Que, por consiguiente, no podía no reaccionar al ver “a una parte de sus creyentes atacados por propios correligionarios sólo porque combaten por lo que sus Iglesias han creído siempre que es verdad”.

    La protesta de más alto nivel ha venido del arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, que ha tachado el artículo de Spadaro y Figueroa como “un ejercicio simplista e inadecuado”. Pero otros comentarios han sido mucho más duros y les ha sido fácil individuar en el artículo una serie de burdos disparates históricos y lógicos.

    Cualquier otra revista habría tirado a la basura un artículo como éste, ha escrito, por ejemplo, el canadiense Raymond J. de Souza en “Crux”, el portal de información católica de los Estados Unidos más importante y equilibrado.

    Pero en Santa Marta, en el escritorio de Francisco, no ha sucedido esto. Más bien al contrario, el artículo de Spadaro y Figueroa ha sido plenamente aprobado y ha causado impresión porque se le ha considerado expresión real no sólo del pensamiento del Papa, sino también de su estilo de gobierno: en este caso, un ataque de una fuerza inaudita contra el liderazgo “ratzingeriano” de la Iglesia católica de los Estados Unidos, lanzado por interpuestas personas.

    En campo doctrinal, el padre Spadaro es muy desenvuelto, teoriza que “en teología 2 más 2 suman 5”, y es infalible cuando pronostica las grandes y pequeñas revoluciones de Bergoglio. Pero entre los consejeros y los confidentes, hay uno que está aún más cercano al Papa que él. Es el argentino Víctor Manuel Fernández, un teólogo cuya opera prima y reveladora fue, en 1995, un volumen titulado: “Sáname con tu boca. El arte de besar”.

    No sorprende que tras este inicio y después de otras publicaciones suyas no menos discutibles, Roma se opusiera al nombramiento de Fernández como rector de la Universidad Católica Argentina. Pero en 2009 tuvo que plegarse ante el entonces arzobispo de Buenos Aires, que removió cielo y tierra para obtener el nihil obstat con el fin de promover a su pupilo.

    En 2013, apenas elegido Papa, Bergoglio incluso hizo arzobispo a Fernández. Desde entonces, este personaje pasa más tiempo en Roma que en Argentina, ocupadísimo como consejero y escritor fantasma de su amigo Papa.

    Se ha descubierto que párrafos enteros del capítulo octavo de “Amoris laetitia”, el documento del Papa Francisco que más terremoto ha causado dentro de la Iglesia, han sido copiados íntegros de artículos de Fernández escritos hace una decena de años.

    ———-

    Esta nota ha sido publicada en “L’Espresso” n. 30 del 2017, en los kioscos el 30 de julio, en la página de opinión titulada “Settimo Cielo” confiada a Sandro Magister.

  3. Carlos dice:

    No lo podía haber dicho mejor, D. Christian. Ud. si que tiene E. Santo.

  4. Echenique dice:

    En estos momentos, y espero que Infovaticana le dedique la atención que se merece, lo más grave que estamos padeciendo es que se ha aplicado la eutanasia a Charlie con la bendición de la nueva iglesia de la misericorditis. Me remito a los artículos publicados en La Nuova Bússola Quotidiana de Riccardo Cascioli y al artículo de nuestro bioético en Infovaticana, de enmarcar por su claridad y sencillez : Retirar el oxigenador es eutanasia. Una gran parte de enfermos con ventilador corre el riesgo de que se les retire con la bendición de los misericordiosos. En breve tendremos en la iglesia el aborto por misericordia. Bueno, ya lo tenemos, aplicado por las monjitas irlandesas con el silencio de Roma.

  5. Echenique dice:

    Resulta paradójico que quien critica la falta de cultura de los sacerdotes, establezca como remedio más incultura : menos dogmas, menos doctrina, menos catecismo. Detrás de ese artículo crítico, o mejor dicho, delante, ya sabemos quien está : Francisco, que no soporta que no aceptemos la Amoris y su desmoralización.

  6. Filemón dice:

    La falta de Fe es el problema. La falta de Fe como consecuencia de la justificación del pecado. Las instituciones de la Iglesia se convierten, así, en un anexo del poder político (sector negocis, sector religión,…)

  7. Juan Pablo Somiedo dice:

    Miren caballeros. Les voy a contar mi experiencia. Cuando yo estudiaba en el seminario, no se daba casi importancia al tema de los estudios. Es más, te decían que nunca nadie había dejado de ordenarse por esa cuestión. Los seminaristas decían abiertamente que no se esforzaban porque no servía para nada sacar mejores notas. Al final, llevarse bien con el obispo o tener padrino era mucho mejor de cara a los futuros destinos pastorales. Yo me pase noches enteras estudiando, obteniendo matriculas de honor, para ver como otros compañeros con cincos raspados en toda la carrera eran enviados a continuar estudios en Roma o a las mejores parroquias. Se de curas que no han vuelto a abrir un libro desde que terminaron los estudios. En varias ocasiones fui a contarle al obispo mis inquietudes intelectuales. La respuesta siempre era que me configurara con Cristo pero nada de permiso para ir a la universidad y estudiar cosas diferentes a filosofía o teología. Después estuve como capellán militar durante un tiempo. Bueno…allí les puedo decir que había curas incapaces de decir algo coherente en una homilía que no fuera proclamar las grandezas de Maria. Lo cierto, pese a quien le pese, es que el punto no se ha puesto en la formación sino en el celibato, que es el filtro para ordenarte como sacerdote. Lo demás no importaba. Como tampoco importaba ni importa lo desfasados que están los planes de estudio. ¿Puede hoy en día considerarse culta una persona que no domine el inglés? ¿Y que no tenga conocimientos mínimos estadísticos y numéricos?. La filosofía y la teología están muy bien, pero necesitan de otras cosas. Termino diciendo que solo pude estudiar la carrera que me gustaba y el doctorado una vez que abandoné el ministerio. Da pena, pero es la realidad. Con lo fácil que hubiese sido, en mi caso, hacer las cosas de otra manera, respetando las inquietudes del sujeto y haciendo que la persona se sintiese realizada y feliz.
    ¿Por qué esta cerrazon de los obispos en impedir a los curas estudiar otras materias?. Es evidente que temen que una vez estudien, abandonen el ministerio y además no quieren que se ganen la vida con otras cosas porque eso les suena a protestantismo y porque ese es un mecanismo de control más.
    La formación no está reñida con la fe, lo que si choca con ella es los continuos abusos de ciertos obispos hacia su clero. La lista de deberes de los curas es bastante amplia pero su lista de derechos bastante reducida. Y mientras esto siga así, no podemos pedir a la juventud más preparada que opte por el ministerio ordenado. La vocación es cuestión de Dios, pero a Dios rogando y con el mazo dando.
    Y sí, caballeros, es obvio que una gran parte del clero arrastra mucha incultura, salvo honrosas excepciones, que también las hay. Y añado que muchos obispos son verdaderos terroristas intelectuales. Ahora, Cigoña, espero que tú publiques esto y no seas como Vidal, que no acepta ni una sola crítica al cardenal Osoro porque claro, ES COLABORADOR. Viva al periodismo libre e independiente.

  8. pacomio dice:

    Este desastroso pontificado pasarà a la historia por ser denostador de todo lo católico y piadoso. Un verdadero vòmito del infierno.

  9. Andariega dice:

    Este Sacerdote se puede decir que es valiente y no teme la persecución por hablar claro y conciso de lo que es la fe.
    La pena es, que en gen eral prefieren el silencio para que les dejen vivir tranquilos.
    Oremos por él, y para que haya muchos como él.

  10. Sancho dice:

    Tiene toda la razón. Lo primero que se necesita para ser sacerdote es tener fe, creer en las verdades contenidas en el credo. No solo no hace falta tener un doctorado, sino que hasta puede ser un obstáculo, más aun cuando en las universidades “católicas” abunda el relativismo religioso. Ahí tenemos el ejemplo de a quienes escogió Jesucristo para ser sus discípulos y administrar su Iglesia. Tengo la impresión de que incluso algún obispo, o arzobispo, manda a ampliar sus estudios a algún sacerdote en esas universidades para rebajar su celo sacerdotal, para que deje de crear enfrentamientos con el mundo.

    “En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Lc 10, 21-22).

  11. Echenique dice:

    Esto sí es teología de rodillas, ante Dios, y no ante el mundo, como kaspergoglio. La repasaré de rodillas, como se merece tan alta teología.

  12. Pe. José William dice:

    No Brasil os cenários descritos pelo Padre é igual ou pior. Até que enfim um eclesiástico tem a coragem de dizer as verdades óbvias sobre a crise que assola a Igreja, dentre elas a mais grave: a decadência da Fé. Quantos sacerdotes leram a Encíclica, assinada por Francisco, mas escrita por Bento XVI ?

  13. Quirós dice:

    Y el Papa Francisco, de esta ofensa a todos los sacerdotes del mundo desde ese periódico suyo convertido ahora en panfleto propagandístico ¿qué dice ? ¿Está de acuerdo con lo dicho ahí?

  14. Pe. José William dice:

    No Brasil os cenários descritos pelo Padre são iguais ou piores. Até que enfim um eclesiástico tem a coragem de dizer as verdades óbvias sobre a crise que assola a Igreja, dentre elas a mais grave: a decadência da Fé. Quantos sacerdotes leram a Encíclica, assinada por Francisco, mas escrita por Bento XVI ?

  15. Antonio dice:

    ¿Lo que están diciendo es que ser inculto es no estudiar a Ranher ? Si eres inculto estudiaras a Santo Tomas y Agustín

  16. Macabeo dice:

    La falta de fe, en general, de todos los fieles, pero en particular, de los sacerdotes, es el origen de la actual apostasia. Como consecuencia, no se reza, o se reza mal; las celebraciones litúrgicas son una caricatura de lo que debieran ser: indignas e, incluso irreverentes. Las obligaciones sacerdotales, abandonadas: no al rezo del Breviario; no a la oración ante el Santísimo; no, en general a la vida sobrenatural. Y sí, a todos los placercillos; si, a la mundanidad, a la búsqueda de futilidades, a los ascensos en la carrera eclesiástica; si, a bordear las situaciones de pecado; etc., etc. Si a todo esto añadimos la aversión a todo tipo de mortificación, y la no administración del Sacramento de la Penitencia, tenemos el cuadro perfecto para realimentar esa falta de fe. Además, efectivamente, la defectuosa, cuando no, heretica, formación recibida en los Seminarios, y la falta de orientación y apoyo por parte de los obispos, sin dirección espiritual alguna…¿Para que seguir?… Todo esto, y otras cosas, deberían ser las preocupaciones fundamentales de la Jerarquía católica. En lugar del seguimiento de la agenda mundialista de la ONU. Grave responsabilidad de los obispos y del papa. Deberían ser conscientes de que han de dar cuentas de los talentos recibidos. Que su principal deber es cuidar el rebaño de Jesucristo. Y sin embargo, lo están conduciendo a despeñaderos…Dediquemos buena parte de nuestras oraciones y sufrimientos a los sacerdotes y obispos. Lo necesitan con urgencia.

  17. Felicitas dice:

    Me alegro mucho de que haya almas de sacerdotes y también laícos, verdaderas islas de Paz en medio de un océano convulso y tempestuoso. El Espíritu Santo sopla fuerte por ellas y esto es maravilloso pues nos hace ver que Cristo no abandona a su iglesia, verdaderamente la sostiene hasta el final, en los cristianos de una pieza que aún hay.
    Confiemos en el Señor y oremos por la salvación de las almas. Bendito sacerdote de Jesucristo, Don Christian Viña, la Madre del cielo le asista siempre.

  18. Antonio dice:

    Pues Francisco no es una persona muy docta y culta que digamos y en comparación con BXVI y JPII, mejor ni hablamos

  19. José dice:

    Que el nivel intelectual de los sacerdotes es cada vez más bajo es indudable.
    Antes ser sacerdote tenía prestigio y mucha gente brillante quería serlo, tenían preoaración no solo en el ambito teologico si no que con frecuencia tenian otros estudios, en ciencias, en lenguas, etc, habia gente realmente muy brillante en la iglesia, también había curas bastante justitos pero aún así en los seminarios se les habia exigido un mínimo, de la otra parte la gente común no tenía esas oportunidades y era más limitada.
    Pero ahora por la politica de expansion de universidades, becas, bibliotecas…, la gente común tiene muchas oportunidades y algunos las aprovechan decdonde salén cientificos muy capaces, ingenieros, …
    al contrario ser sacerdote ya no es prestigioso y no suele ser un camino muy atractivo para alguien con capacidades, los seminarios están vacios, los rectores presionados por los obispos tienen que aceptar a casi cualquiera, además mo pueden exigir casi nada, de otra parte el tipo de persona que suele ingresar hoy en dia en el seminario es alguien “raro”, incluso los jovenes catolicos no ven el sacerdocio como para ellos, se apunta la gente rara, si antes discutia un sacerdote con alguien normalmente lo arrasaba, ahora es al revés, un cientifico eminente arrasa a un obispo que llegó al puesto simplemente por ser obediente y porque necesitaban colocar a alguien, y ese era el más discreto
    Si a eso añadimos que a medida que se va conociendo el mundo se hace más patente que la vision del catolicismo está muy lejos de la realidad, deja al sacerdote en inferioridad en el mundo, no tiene preoaración y además tiene que defender un punto de vista claramente erroneo, a nadie le gustaría estar en su puesto

  20. Juan Montero dice:

    Como católico me parece interesantísima la reflexión de éste sacerdote. Verdaderamente sin Fé se avanza poco en la espiritualidad y en la evangelización, pero (a mi modesto y parco entender) sin Cultura se puede caer en el fanatismo como única fuente de principios. Para ser buen sacerdote se requiere mucho sacrificio y mucho trabajo.

  21. claudio dice:

    Con todo respeto el Sacerdote argentino tiene razón. La dispersión de acciones en búsqueda de un mayor número de seguidores no es acción misionera y por lo tanto no da resultados misioneros. Hablar de conversión a la ligera, como hacen algunos en Roma, no va a resultar necesariamente de la sumatoria de conocimientos o de cultura de los sacerdotes ni de los fieles (bautizados en ejercicio de su sacerdocio), los pastores de Fátima no sabían leer ni escribir pero debían haber recibido formación catequística en la Parroquia o de la religiosidad popular de la zona o en su familia y creyeron en la Señora. Solamente por la Fe vamos a llegar a la Caridad. Para trasmitir la Fe es indudable que debe ser sólida y teniéndola lo demás se dará por añadidura. Santo Tomas enseñaba “Es lógico que la meta de todos nuestros deseos, es decir, la vida eterna, sea mencionado en el Credo, al final de todo lo que se nos propone creer: “Y la vida eterna. Amén.”

  22. carmelo dice:

    Al mason que publico ese articulo “la costubre no es fidelidad” y que lo ha hecho con fondos de la Religion Catoloca, seria bueno que apesar de ese puestecito que tiene ahi recordara esto:
    837 «Están plenamente incorporados a la sociedad que es la Iglesia aquellos que, teniendo el Espíritu de Cristo, aceptan íntegramente su constitución y todos los medios de salvación establecidos en ella y están unidos, dentro de su estructura visible, a Cristo, que la rige por medio del Sumo Pontífice y de los obispos, mediante los lazos de la profesión de la fe, de los sacramentos, del gobierno eclesiástico y de la comunión. No se salva, en cambio, el que no permanece en el amor, aunque esté incorporado a la Iglesia, pero está en el seno de la Iglesia con el “cuerpo”, pero no con el “corazón”» (LG 14).
    Si odia a los curas, obispos el orden sacerdotal, a los sacramentos el rosario la misa, el oficio divino, dejeme decirle que afirma ser Mason.. ni mas menos y si dice que el Dios de la religuion catoloca es ina hipotecies.. dejeme decirle que dejo de ser cura inmediatamente.. ya ni consagra. Puede ire disfrasado pero no es nada.. y ese tesoro de la tierra lo va a dejar mas enterrado en la tierra si no lo suelta hoy mismo!

  23. Macabeo dice:

    Para José:
    De su comentario se deduce que Vd. no cree en nada sobrenatural. La vocación sacerdotal la da Dios a quien El elige. Y los hay de todos los colores. Hay gente que se ordena con varias carreras acabadas. Y los hay que han logrado acabar con dificultad los estudios eclesiasticos. Los hay muy inteligentes. Y los hay corticos, como usted, por poner un ejemplo. Pero hombre ¿Qué hace un hombre como usted en una página como esta? Con las mismas, métase en una página de discusión científica. Ah! Que ahí no pinta nada y le echarían a patadas!? Pues si Vd. no es creyente, aquí tampoco.

  24. Echenique dice:

    ¿ Hay que ponerse de rodillas y con incienso para el nombramiento episcopal del prelado ?
    Infovaticana ya tiene el titular : EL OPUS DEI A LA GREÑA.
    Nunca lo había visto. Cardenal del Opus Dei, que ataca a los cardenales de los dubia, pero no a los que generan los dubia con sus errores y heterodoxias, duramente criticado por sacerdote del Opus Dei que ni se calla ni piensa hacerlo en esta época de tanto silencio cómplice o tanto incienso a la ambigüedad y al error. El cisma también se da en el Opus Dei. ¿ Porqué han enterrado las tres campanadas ?
    Vamos a aclarar las cosas, de una vez. I
    A las 5:02 PM, por José Luis Aberasturi
    Cipriani

  25. Filemón dice:

    El gran peligro para la Iglesia será siempre el integrismo. Los progres acaban arrepintiéndose pero los fundamentalistas no. Un sacerdote puede ser docto en otras materias si antes de ordenarse ha tenido la oportunidad de estudiarlas y las enfoca, después, en el ejercicio de su ministerio. Si no es así, es que no le hacían ninguna falta. La mayoría de las instituciones que exigen estudios de todo tipo, antes de recibir el orden sagrado, lo hacen con el único objetivo de ocupar puestos relevantes en la estructura jerárquica de la Iglesia. Son los más peligrosos.

    El integrismo realiza estudios comparados entre lo que dicen unos y lo que dijeron otros sin darse cuenta de que no es posible hacerlo pues lo que se contrasta son dos espíritus y no sólo dos afirmaciones. Si uno de los dos no está presente alguien estaría usurpando sus palabras y el sentido de lo que dijo. La única excepción se produce en la definición dogmática porque, en ese caso, hablamos del Espíritu Santo que se mantiene presente en la Iglesia como nos aseguró nuestro Señor Jesucristo.

    Un espíritu docto podrá convencer pero sólo el Espíritu Santo por medio de la humildad de sus sacerdotes puede convertir. Un progre acaba percibiendo sus contradicciones, por eso le cuesta tanto convertirse, pero un fundamentalista es más difícil que lo haga porque siempre se verá justificado por su razón. La justificación viene dada por la fe, pero una fe con obras que como decía santa Teresa de Jesús no es tanto para teorizar como para practicar. El Espíritu Santo asiste a la Iglesia católica en todo momento aunque no se pueda negar que ciertos elementos de la fe, previas a la separación, subsistan en orden a lo que fueron en la Iglesias reformadas.

    Con que un sacerdote conozca y ponga por obra el Magisterio de la Iglesia es más que suficiente para obrar lo que entiende y acabar entendiendo lo que cree. No es la ciencia profana la que aporta a la ciencia de Dios sino al revés, estableciéndose la primera como una certeza más de la segunda. Puede cambiar la parábola pero no puede cambiar el dogma de la parábola. Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida y es la Iglesia la que define qué es Camino, qué es Verdad y qué es Vida.

    Aprovecho para rogar al editor de la página la publicación de la retahíla de improperios atribuidas al papa Francisco en la presente en los primeros meses de su pontificado. Por el sentido del humor se distingue a los que no pertenecen a ninguna de las dos categorías mencionadas al principio.

  26. José dice:

    Hola Macabeo, como bautizado y creyente que Cristo es Dios pinto en este foro lo mismo que tú
    A los nenes de 12 años nombrados cardenales en el renacimiento también los eligió el espiritu santo?
    Se puede ser cristiano, se puede ser católico, se puede ser presuntuoso y se puede ser ignorante, yo me quedo con lo primero lo demás te lo dejo a tí

  27. Filemón dice:

    El fundamentalismo es el de aquél que desea cambiar lo ya fundamentado y lo mismo puede decirse del integrismo. No tiene nada que ver con la fidelidad al fundador y la integridad de su doctrina. Los fundamentos no pueden cambiar sin pervertir lo edificado y la integración sólo puede darse desde la integridad.

  28. Macabeo dice:

    Señor José: no tengo el menor empeño en mantener con Vd. una discusión de tipo bizantino. Es usted solito quien se contradice. Su primer comentario se contradice con el segundo. Ahora sale con que es catolico bautizado. Pues si lo es, no lo parece, ya que dice que el catolicismo no está en la realidad. Si no está en la realidad ¿en que está? Puede Vd. declarar su catolicismo. Pero, según se desprende de su prosa, no parece que sea tal. Y luego me pregunta por algún papa que fue elegido con 12 años ¿ que tiene que ver esto con todo lo demás? En fin, intente aclararse un poco, si es que se siente catolico, búsquese un buen sacerdote o persona creyente que le pueda ayudar, pero, por favor deje de decir incoherencias y topicazos. Si uno no es capaz de aportar algo positivo, lo mejor es callarse.

  29. José dice:

    Macabeo, tienes que aprender a leer bien, soy bautizado como católico, soy cristiano por fe y no, no tengo la fe católica en absoluto, soy un librepensador y espero que un dia se pueda rescatar a la iglesia de la gente que la tienen secuestrada y vuelva a ser la iglesia de Cristo, ¿te queda ya claro como pienso?, ¿te queda claro que mi pensamiento es más cercano al del papa que el tuyo? y ¿te queda también claro que todos los que creen que Cristo es Dios son tan cristianos como tú y que infovaticana no es un club exclusivo para socios con carné VIP?

  30. Macabeo dice:

    Señor José: le voy a responder por última vez. No quiero perder más tiempo. Ahora sí; ahora ha dejado Vd. claro de qué pie cojea. Usted es de esos católicos que cree, no en el Credo que profesamos. No, a lo que parece ,Vd. cree en, según qué cosas. Es decir, para entendernos, el suyo es un catolicismo a la carta. Por eso usted es un entusiasta de Francisco. Yo no lo soy, efectivamente. Pero no en cuanto me caiga mejor o peor, que eso es indiferente, sino en cuanto a sus dichos y hechos, que, en demasiadas ocasiones se alejan bastante de la doctrina de Jesucristo y de las enseñanzas bimilenarias de los concilios y de los antecesores a el. Y mire por donde, no soy el único. Por algo será. Pero no por las tonterías que suelen decir una y otra vez los progres, como esa de querer conservar privilegios y otras semejantes. Ni yo ni nadie de los que yo conozco tiene un solo privilegio que conservar, por la sencilla razón de que no tenemos cargo alguno, ni lo deseamos. El único privilegio que deseamos de verdad es que se nos predique el Evangelio auténtico, el de siempre. No invenciones modernistas que mutilan el mandato de Cristo, y que ya han sido condenadas por otros papas. ¿Cuál es la verdadera razón de tanto entusiasmo por Francisco, por parte de los peores enemigos de la Iglesia?. No hace falta ser muy listo para deducirlo. Porque está destruyendo a la Iglesia desde dentro. Solo hay que ver la camarilla de la que se ha rodeado. Son lo peor. ¿Y que me dice de sus intervenciones ?. Sería demasiado largo contar sus hazañas. Como todo eso es del dominio público, no es necesario incidir más sobre ello. ¿ Que a Vd. le entusiasma Francisco? Allá Vd. con sus entusiasmos, pero permítanos a los demás pensar de otra forma. Y deje de decir chorradas.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: