Más de 500 niños del coro de Ratisbona, víctimas de malos tratos y abusos

|

Un informe del abogado alemán Ulrich Weber señala que «un total de 547 antiguos alumnos del coro de la catedral fueron clasificados con alta verosimilitud como víctimas de la violencia física (500) y / o violencia sexual (67)» desde 1945. 

La diócesis de Ratisbona ha hecho público el informe final sobre los casos de malos tratos y abusos a niños del coro de la catedral elaborado por el abogado Ulrich Weber. Los autores del documento han examinado los incidentes de violencia por parte del personal educativo a los estudiantes del coro de la catedral desde 1945.

En el informe se afirma que «un total de 547 antiguos alumnos del coro de la catedral fueron clasificados con alta verosimilitud como víctimas de la violencia física (500) y / o violencia sexual (67)». Según revela este informe, 67 alumnos fueron víctimas de violencia sexual. 

La investigación ha contado con entrevistas a las víctimas, testigos, acusados ​​y administradores. Weber habla de una «cultura del silencio» y señala en su informe a 49 personas que «con alta probabilidad» cometieron actos violentos, de las cuales nueve habrían perpetrado agresiones sexuales.

Según recoge BBC, aunque los presuntos autores de estos actos habrían sido identificados, no se espera que se enfrenten a la justicia porque los supuestos crímenes han prescrito. La Iglesia ha ofrecido a las víctimas de Regensburg una compensación económica de entre 5.000 y 20.000 euros.

El autor de esta investigación informa de que la mayoría de las víctimas sufrieron los abusos en los años 60 y 70. Estas víctimas hacen referencia al centro como «una prisión», «un infierno» o «un campo de concentración». Muchos de estos antiguos alumnos hablan de esta época como la peor de sus vidas, marcada por la violencia, el miedo y la impotencia. 

El informe publicado indica que la violencia física era frecuente y que muchos estudiantes también sufrieron violencia psicológica en forma de humillaciones o amenazas. Weber también concluye que los responsables del coro de la catedral debieron tener al menos «conocimientos superficiales» de los casos de violencia.

Puede leer el informe completo en alemán en este enlace. 

CNA Deustch informa de que el vicario general de Ratisbona, Michael Fuchs, ha aceptado que la Iglesia «cometió todos esos errores», «ha aprendido mucho», aunque reconoce que pudieron «haber hecho las cosas mucho mejor». «La prensa ha trabajado duro y hoy solo podemos pedir perdón», añadió.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “Más de 500 niños del coro de Ratisbona, víctimas de malos tratos y abusos
  1. Tengo muchaa amigas alemanas que me explican que sus padres eran excesivamente duros..se trata de padres que eran la generacion de los niños de la segunda guerra mundial..estos niños padecieron hambruna y muchos perdieron a sus padres…estos niños quedaron dañados afectivamente y no pudieron transmitir amor a sus descendientes sino una exigencia para preparar a sus propios hijos a ahorrar dinero.. y se olvidaron de otros valores.

    Esa generacion y otra inmediata fueron expuestos a la primera revolucion sexual…posiblemente Alemania del Este se habria preservado de esta revolucion.

    Explica el expresidente de la conferencia episcopal italiana que los religiosos pedofilos son producto de la influencia de la revolucion sexual.
    Lei que hay tres revoluciones sexuales..la primera se da por influencia de la ilustracion que eliimina la sacralidad del matrimonio con la union civil..despues desde los años 30 la Iglwsia protestante fue permitiendo la anticoncepcion por motivos importantes hasta llegar a 1960 donde las Iglesias lo admitieron sin restricciones.
    La invencion de la pildoea en 1961 separo la procreacion de la actividad sexual al mismo tiempo que inicio el movimiento hippi para enfrentarse con la autoridad paterna y consumian drogas.
    Dentro de mi familia los religiosos y sacerdotes que vivieron el Concilio Vaticano comentan que cantidad de personas dejaron la vida religiosa y se casaron incluso sacerdotes como monjas.
    Se vieron muy afectados porque los rextos de discucion de celibato aacerdotal salieron en la prensa y llegaron a robarles el convencimiento de que la Gracia estaba por encima..
    Muchos conventos decieron acercarse al mundo porqye hicieron discusiones provibciales de como volver a la raiz de sus fundadores y por eso abandonaron los habitos..y se dejaron llevar por la teologia de la liberacion en America…y dejaron la vida de comunidad.. muchos se sintieron vulnerables y dejaron las reglas…iban al cine por ejemplo.

  2. Este informe es muy mal intencionado. En los años 50 y 60 era habitual dar cachetes y pegar moderadamente a los alumnos en todo el mundo. De hecho sigue siendo normal en muchos paises de todo el mundo que no se han vuelto idiotas como Europa. Hasta hace muy pocos años, en todas las legislaciones europeas estaba permitivo pegar moderadamente, sin dañarlos, a los menores con el fin de corregirlos. Ahora el niño se ha vuelto el rey y pobre de alguien que le toca un pelo.
    Decir que esto eran malos tratos y abusos, es ser mentiroso, mezquizo y malvado.

  3. ¿Y los 67 que fueron abusados también te parece normal?, ¿vais a reconocer de una vez que la visión antropologica que tiene la iglesia está equivocada?¿o vais a seguir con la venda en los ojos elaborando excusa tras excusa para mantener vuestra visión equivocada?
    Los hippies, la pildora, caperucita…
    ¿Por qué no reconoceis que vuestra visión ridicula de la sexualidad neurotiza a la gente?

  4. Jose: Los 67 no es normal, pero lo que nunca reconoce la gente como tu, es que abusos han dado en colegios, en familias, etc. y que los abusos de menores en el ámbito religioso es minoria. De hecho en Alemania, la propia Merkel hace tiempo declaró que no llegaba al 1% del total. Pero claro, algunos solo les interesa resaltar los que se producen en el ambito de la Iglesia, y decir estupideces como que «la visión antropologica que tiene la Iglesia está equivocada». Si tu estás neurotizado, es tu problema y no pienses como el ladron que todos son de su condición.

  5. Los psicólogos dicen que los llamados «nietos de la guerra» están agobiados por problemas directamente relacionados con las experiencias de sus padres durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

    MUNICH – Una guerra no termina cuando se firma un acuerdo de paz. Deja cicatrices y herencias, y los nacidos con el permanente legado de la Segunda Guerra Mundial tienen entre los 40 y los 55 años de edad. Se ven a sí mismos como los «nietos de la guerra,» llevan la carga de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y el legado del régimen Nacionalsocialista y del Holocausto.

    Es un peso psicológico que puede parecer fuera de lugar en la era de paz y abundancia en la cual fueron criados. Pese a ello, sin embargo, han sido tocados por la huida, el desplazamiento, las bombas y la violación profunda de la civilización que sus padres tuvieron que presenciar.

    Los miembros de esa generación de «nietos» intercambian sus ideas y experiencias en Internet, a través de foros y grupos de autoayuda. Esta comunidad virtual está creciendo constantemente, así como grupos de nietos que se reúnen regularmente en ciudades alemanas para compartir sus historias y experiencias personales.

    El término «nietos de la guerra» deriva del término usado para la generación de sus padres, los llamados «hijos de la guerra,» que lo sufrieron de primera mano durante su juventud. «Los ‘nietos de la guerra’ son los hijos de personas muy traumatizadas,» dice la autora Sabine Bode de ‘The Grandchildren of War: The Heirs of a Lost Generation…’ «Sus problemas, que están arraigados en las experiencias de guerra de sus padres, no desaparecen por sí mismos.»

    Bode entrevistó a miembros de la generación de posguerra y descubrió que muchos de ellos sufrían los mismos traumas, como enfermedades psicosomáticas, problemas de pareja, falta de confianza en sí mismos, un mayor temor al riesgo, inexplicable inquietud y depresión.

    La negación y el silencio

    Un patrón recurrente es el silencio generalizado. «La raíz del problema es el perdurable silencio en las familias», dice Bode. «La gente que fue testigo de la guerra cuando niños, le dirá que la guerra era normal en el momento, que no era tan malo. No son conscientes del hecho de que tuvieron que vivir cosas terribles».

    Es claro para los psicólogos que los niños se insensibilizan contra los horrores que presenciaron durante la guerra. Exteriormente parecen haber sobrevivido sin daños, pero las heridas son psicológicas y sociales. «Estos niños ‘de acero’ se convirtieron en adultos ‘de acero’ que no podrían entender o tomar en serio los problemas de sus propios hijos», explica Bode.

    La psicóloga social Angela Moré explica que el trauma de los padres «pasa a través del lenguaje corporal, que los niños aprenden muy temprano a desarrollar.» Muchos ‘nietos’ lamentan la falta de emoción mostrada por sus padres, lo  que Moré dice es el resultado de suprimir el dolor y la tristeza de la guerra, ya sea que se trate de actos abominables realizados por soldados alemanes o mujeres alemanas violadas por las tropas de ocupación.

    «Usted podría no haber llorado durante o después de la guerra porque estaba demasiado ocupado tratando simplemente de sobrevivir,» dice

    El psicoanalista Andreas Bachhofen dice que se encuentra a menudo con los mismos patrones en su práctica. «Una manera de lidiar con el trauma de la guerra es la creación de un mundo ideal», dice. «Los padres hacen cualquier cosa para cuidar a sus hijos, para darles una vida mejor que la que ellos tuvieron, y son los pilares en defensa de ese mundo ideal.»

    Surgen conflictos cuando sus hijos quieren huir de ese mundo ideal, por, digamos, aprender un oficio en lugar de trabajar en una oficina como los padres habían planeado. Es entonces cuando ese mundo se derrumba, llevan a la agresión tanto por parte los padres y del rencor por parte de los hijos.

    Esperanza vs realidad

    Entre los temas que los ‘nietos’ deben ocuparse están el conflicto interno entre lo que son a menudo sus sueños incumplidos y las expectativas que el mundo exterior pone sobre ellos. Bachhofen explica que el trauma que vivieron sus padres moldearon las relaciones dentro de la familia y por lo tanto también la identidad de sus hijos.

    El teólogo Joachim Süss, jefe de la Asociación de Nietos de la Guerra, ve a menudo inseguridad y descontento entre esa generación. La mayoría de las veces, se presenta como una especie de crisis de mediana edad en la que se sienten inconformes con sus puestos de trabajo o con sus relaciones. Es entonces cuando muchos de ellos comienzan a profundizar en la historia de sus padres como una forma de entenderse a sí mismos.

    «Aprendes que tus padres no pudieron impartir la fuerza necesaria en ti porque estaban traumatizados», dice Süss. «Te das cuenta que no todo es tu culpa, que hay cosas sobre las que tenías control». Llegar a comprenderlo puede ayudar a los ‘nietos’ a aliviar su trauma y reconciliarse con su pasado.

    Bode concuerda. «Tienes que aceptar tu propio pasado, cosas de las que no eres responsable, para entender el peso que has cargado durante toda tu vida,» dice ella.

    La investigación llevada a cabo hasta la fecha sobre el impacto de la guerra en los niños en general, que se ha consolidado bastante en los últimos años, se convertirá en algo aún más importante frente a los conflictos mundiales actuales, dice Moré. «Nos ayudará a brindar ayuda terapéutica a los niños que han huido de la guerra en Siria. Estos niños han sufrido cosas horribles y están en peligro de pasar ese trauma a sus hijos si no les ayudamos a enfrentar su pasado.

    Worldcrunch: A New Generation Of Germans Plagued By World War II Demons

    Categories: Biografías
    Tags: Alemania

    Fuente: Una nueva generación de alemanes vive agobiada por los demonios de la Segunda Guerra Mundial | Blog de Exordio 

  6. Que los abusos se producen en todos los ámbitos estamos de acuerdo, que dentro de la iglesia igual que fuera son minoría, pues también, ahora que la visión de la iglesia de la sexualidad humana es totalmente erronea es tan evidente que hay que querer estar ciego para no verlo, de hecho hay que llamar estúpidos a los demás para no entrar a discutir con argumentos racionales y hacer el ridículo.
    Pues nada, seguid en vuestro mundo con vuestra venda, para que vais a tener en cuenta la realidad, siempre podreis crear sofismas y retorcer argumentos para defender lo indefendible

  7. Una reflexion personal

    Que sera que la conferencia episcopal alemana y los obispos de Austria y Belgica tambien son una generacion esquizofrenica que deviene de una segunda guerra mundial…del horror del nacionalsocialismo ademas de tener por escuela teologica la que prescinde de la fe?
    No sera que los pecados de la guerra se conectan hasta formar una mafia contra Benedicto y su Iglesia?

  8. Entonces para el abuso siempre hay una justificación; «hijos de la guerra»»revolución sexual», «el abuso en la iglesia es una minoría», siempre se encontrará una razón para defender lo indefendible, ¿que importa si es un niño o 500?, abuso es abuso y quién abusa de alguien, (física, psicológica y peor aun, sexualmente) y preciso aun mas; de un NIÑO, merece el castigo mas grande de todos, merece ser juzgada con brutalidad, no hay excusa que deshaga semejante acto. Y una cosa es totalmente real y no creo que pueda ser contrariada, la iglesia católica ha hecho terriblemente las cosas, y no hablo de una cuestión de fe, hablo de una institución, hablo de personas, de actos y de voluntades.

  9. Equiparar, como hace el informe, la violencia física y las agresiones sexuales es, o una estupidez, o, más probablemente, algo muy malintencionado. ¿De qué tipo de violencia física estamos hablando? En aquella época, prácticamente en todas las instituciones educativas del mundo se empleaban a veces la violencia física y los castigos duros y humillantes, pero ésto era algo público, conocido, aceptado e incluso practicado por los padres, y se consideraba positivo su valor pedagógico y educativo, siempre que no fuese de forma exagerada. Por el contrario, los abusos sexuales a menores eran una actividad clandestina, prohibida, delictiva y monstruosa a los ojos de cualquier persona de bien. Al meter en el mismo saco ambas cosas, se califican sutilmente ambas como delictivas, cuando eso es un anacronismo, o sea, una mentira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles