‘No conozco a ninguna atleta que no haya tenido un aborto’

|

«Muchas de las mujeres que conozco en mi deporte han tenido al menos un aborto. Priorizar los objetivos deportivos sobre el regalo de la vida era casi una norma», lamenta la ex velocista olímpica.

La ex atleta estadounidense Sanya Richards ha publicado un libro, bajo el título «Cahsing Grace», en el que narra los duros momentos por los que tuvo que pasar durante sus años como velocista profesional. La cuatro veces oro olímpico en 400 y 4×400, confiesa en las páginas de su autobiografía que abortó un día antes de emprender su viaje a los Juegos Olímpicos de Pekín.

La ex deportista denuncia las normas que rigen el mundo del deporte y las imposiciones por parte de los directivos de los equipos y entrenadores, que anteponen siempre una competición a la salud y vida de las jugadoras. «No conozco a una sola atleta que no haya tenido un aborto», cuenta Sanya.

«Pensé en tomar la píldora, pero había visto como muchas compañeras luchaban contra su peso líquido y cambios en su cuerpo y tuve miedo de los efectos secundarios que podría tener en mi velocidad y rendimiento. Quería hacer lo correcto y protegerme de un embarazo no deseado, pero desconocía todas las opciones de un nacimiento controlado y me avergonzaba hablarlo con mi madre o entrenadores», explica Richards en su libro.

La atleta, ahora casada con el jugador de la NFL Aaron Ross, se enteró que estaba embarazada apenas un mes antes de irse a Pekín, y mientras se encontraba en una concentración con los Giants, decidió ir a un centro abortista para acabar con la vida del bebé que crecía en su interior.

Sin embargo, desgraciadamente, su caso no ha sido el único. «Muchas de las mujeres que conozco en mi deporte han tenido al menos un aborto. Priorizar los objetivos deportivos sobre el regalo de la vida era casi una norma», lamenta Sanya, que se retiró en 2016 tras no lograr clasificarse para los Juegos de Río. Nueve años más tarde, dio a luz a su primer hijo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “‘No conozco a ninguna atleta que no haya tenido un aborto’
  1. Yo no culparía tanto a las federaciones deportivas, también hay aquí un componente personal, uno en la vida tiene que elegir, me refiero que tenemos la libertad humana, si una atleta quiere competir en los juegos olímpicos, desde luego que tiene que entrenar duro y tiene que posponer su maternidad. Los demás pueden influir en nuestras elecciones pero en último término está nuestra decisión ganar una medalla o tener un hijo. La sociedad y los demás no son culpables de todo lo que nos ocurre.

  2. Así es, que no se invente ahora justificaciones, porque era libre de haber dejado el deporte y dado a luz a su hijo.
    ¿Competir para qué? ¿que le queda ahora? Ahora parece que le remuerde la conciencia pero es demasiado tarde.
    Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores.

  3. Nunca entendere como una mujer puede anteponer su fisico profecion ala vida de su hijo. No entendere eso del ABORTO a noser que sea por violacion. Y por que se queja? Por aber asesinado? Nunca entendere a estas SEŇORITAS

  4. Claro que puedes elegir, pero si llevas años preparando unas competiciones, y te quedas embarazada la presión propia y la d3 directivos y entrenadores va a ser enorme y no digamos si hay posibilidades de medallas. De todas formas todo esto viene por faltar a la castidad. Si compites, no forniques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles