El prelado del Opus Dei sobre Amoris Laetitia: «La doctrina no cambia»

|

D. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei, ha enviado una carta a los miembros de la prelatura y a los laicos que forman parte de las actividades, en la que les anima a formarse y ayudar a formarse a otros esposos y padres y a promover actividades que pongan en valor la vocación al matrimonio.

Ante las dificultades que atraviesa la institución familiar, el prelado del Opus Dei señala en su carta que «la luz de la verdad sobre la familia está inscrita por Dios en el corazón humano» y «se abrirá camino siempre en medio de las tormentas».

«No perdamos la serenidad y las fuerzas lamentándonos ante las dificultades que atraviesan tantas familias, y la misma institución familiar: Procuremos proteger y promover, con fortaleza y profesionalidad, la familia cristiana», aconseja.

En referencia a Amoris Laetitia, Ocáriz asegura que «el Papa Francisco ha reafirmado que la doctrina no cambia, pero urge a mejorar la atención de estos hermanos y hermanas, a los que es preciso acompañar con una mirada más cercana, de acogida y discernimiento, que les facilite superar esas situaciones.»

A continuación, puede leer la carta de D. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei:

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Como ha recordado el reciente Congreso general[1], en las últimas décadas la familia ocupa un lugar destacado entre las prioridades de la Iglesia y, por tanto, de la Prelatura. Con estas líneas querría detenerme de nuevo, brevemente, en este apostolado tan urgente y necesario.

Es patente que muchas personas ven hoy como un modelo más, e incluso cuestionan como una concepción arcaica, lo que en realidad es el designio de Dios para la unión del hombre y la mujer. Sin embargo, debemos llenarnos de esperanza: la luz de la verdad sobre la familia está inscrita por Dios en el corazón humano, y por eso se abre y se abrirá camino siempre en medio de las tormentas.

Cada familia, con su empuje e ilusión por salir adelante unida, «vuelve a entregar la dirección del mundo a la alianza del hombre y de la mujer con Dios»[2]. Al pensar en esta realidad, me vienen a la cabeza unas palabras de san Josemaría: «Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien. No se trata de campañas negativas, ni de ser antinada. Al contrario: vivir de afirmación, llenos de optimismo, con juventud, alegría y paz; ver con comprensión a todos: a los que siguen a Cristo y a los que le abandonan o no le conocen. –Pero comprensión no significa abstencionismo, ni indiferencia, sino actividad»[3]. No perdamos la serenidad y las fuerzas lamentándonos ante las dificultades que atraviesan tantas familias, y la misma institución familiar. Procuremos proteger y promover, con fortaleza y profesionalidad, la familia cristiana: algo que no es solo nuestro, sino que pertenece a Dios, y a las generaciones que vienen y vendrán.

La familia y el matrimonio son un camino de santidad: «¿Te ríes porque te digo que tienes “vocación matrimonial”? –Pues la tienes: así, vocación»[4]. Vocación a la santidad, que es felicidad. La familia es el lugar nativo del amor; es el primer lugar en el que se hace presente en nuestras vidas el Amor de Dios, más allá de lo que podamos hacer o dejar de hacer: «Nosotros amamos, porque Él nos amó primero» (1 Jn 4,19). La paternidad y la maternidad nos dicen quiénes somos, cada una y cada uno: un regalo de Dios, un fruto del Amor. En medio de las mil dificultades que pueden surgir en la vida de una familia, saberse y saber que los demás son un regalo de Dios nos impulsa a quererles más. Y la sociedad requiere siempre ese amor sin condiciones.

Más que en otras épocas, se nota hoy, a todos los niveles, la urgencia de asistir a las familias con mayores dificultades. No se nace sabiendo ser padre o madre, marido o mujer: conviene formarse y ayudar a formarse a otros esposos y padres. ¡Familias que ayudan a otras familias! Con la experiencia que da la vida familiar, se puede colaborar eficazmente en ese campo inmenso de la obra de misericordia que es enseñar al que no sabe. Sin “dar lecciones”, con naturalidad, ¡cuánto se puede hacer para preparar bien a los matrimonios y seguir a los recién casados, o a quienes pasan por un mal momento! Además, a veces la familia en dificultad podría ser la de alguno de vosotros; será entonces el momento de abrir el corazón y de dejaros ayudar, con la misma sencillez con que habéis apoyado a otros.

Pensad también, con corazón grande, cómo ayudar a quienes se encuentran en las así llamadas situaciones irregulares. El Papa Francisco ha reafirmado que la doctrina no cambia[5], pero urge a mejorar la atención de estos hermanos y hermanas, a los que es preciso acompañar con una mirada más cercana, de acogida y discernimiento, que les facilite superar esas situaciones, con la gracia de Dios.

Fijaos en el diálogo de Jesús con la Samaritana (cfr. Jn 4,1-45). Aquella mujer, aun estando lejos de Dios, empezó a rezar sin saberlo: se puso a hablar con Dios, que se hizo el encontradizo, y le fue llevando poco a poco, hasta poner su historia en su verdadera luz. La Samaritana no se queda sola ante su herida: está, a la vez, ante la mirada amabilísima del «Dios de toda consolación, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones» (2 Cor 1,3-4). El Señor nos llama a ser para todas esas personas –a pesar de nuestra poquedad y miseria personal– transmisores de su cercanía y su consuelo.

Interesa, en todo caso, que tratemos de llegar antes: «Aprender a amar a alguien no es algo que se improvisa (…). En realidad, cada persona se prepara para el matrimonio desde su nacimiento»[6]. Os recuerdo que en las actividades apostólicas con gente joven conviene tratar de la belleza del celibato apostólico, y también de la vocación a formar una familia cristiana, abordando con creatividad los distintos aspectos del noviazgo y del matrimonio[7]: testimonios de familias; cursos de orientación familiar para solteros, conferencias, proyecciones, lecturas; actividades para padres en los colegios; colaboración en las parroquias; promoción de diversiones que puedan ser el origen de futuros matrimonios cristianos, etc.

Quienes os encargáis más directamente de las actividades de formación, pensad que la mejora de cada familia tiene un efecto multiplicador en la sociedad. El atractivo de una familia cristiana se contagia: «Con el testimonio, y también con la palabra, las familias hablan de Jesús a los demás, transmiten la fe, despiertan el deseo de Dios, y muestran la belleza del Evangelio»[8].

Puede leer la carta completa en la web del Opus Dei.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
39 comentarios en “El prelado del Opus Dei sobre Amoris Laetitia: «La doctrina no cambia»
  1. Cita el episodio de la samaritana a propósito de las » llamadas situaciones irregulares «, pero no recoge las palabras textuales de Jesucristo » Cinco maridos tuviste y el que ahora tienes no es tu marido «. Ha perdido una ocasión de oro para recoger la doctrina de siempre, desdibujada por Francisco, de que la misericordia no se puede separar de la Verdad y la Justicia. ¿ Porqué tanta concesión a la nueva y ya caduca iglesia de la misericordia ? ¿ Hay que hacerlas para el nombramiento episcopal ?

  2. «Urge a mejorar la atención de estos hermanos y hermanas, a los que es preciso acompañar con una mirada más cercana, de acogida y discernimiento, que les facilite superar esas situaciones.”

    No es posible superar la indisolubilidad del matrimonio!

  3. A ver, sr. Ocáriz, no repitan las misma frasecita de siempre. Ya sabemos que la Doctrina no la puede cambiar nadie, ni el mismísimo Diablo, menos lo va a hacer el general Sosa o sr. Bergoglio. Pero el problema no es ese, sino la intención de cambiarla y de confundir al pueblo fiel con documentos como la Amoris Laetitia.

  4. No estoy de acuerdo con la tónica de los comentarios. D. Fernando no es precisamente tonto, conoce la confusión que ha creado AL y dice: la doctrina no ha cambiado. Y, por si fuera poco, habla de ayudar a superar las situaciones irregulares con la gracia de Dios. No veo ninguna concesión a la iglesia de la misericordia.

  5. Fernando, lo que yo veo es que D. Fernando no denuncia las atrocidades de la A. Laetitia, y se limita, como es tipico en la Obra, a lo políticamente correcto.
    Estoy totalmente de acuerdo con Teresa y Echenique.
    Y si D. Fernando menciona el episodio de la samaritana, tiene que decir todo lo que le dijo Nuestro Señor. Porque, hasta donde yo se, no le dijo: «cinco maridos y el actual ni siquiera es tu marido. No pasa nada, mujer, sigue así».

  6. El Papa Francisco ha reafirmado que la doctrina no cambia, pero urge a mejorar la atención de estos hermanos y hermanas, a los que es preciso acompañar con una mirada más cercana, de acogida y discernimiento, que les facilite superar esas situaciones, con la gracia de Dios.

    Confunden esas palabras melosas como discernimiento que no terminan diciendo nada. Francisco es claro cuando no permite hablar de proselitismo, también es claro cuando quiere confundir…

  7. ¿Por qué la hacen tan difícil?
    Lo que Jesús dijo sobre el tema es:
    «El que se divorcia de su mujer y se casa con otra comete ADULTERIO, y el que se casa con la divorciada comete ADULTERIO»

    Jesús no habló de «discernimiento». La mitad de las conferencias episcopales han dictaminado que hay que dar la comunión a los divorciados recasados. Y bergoglio no ha dicho ni hecho nada en contrario a éso. Ergo, para bergoglio dar la comunión a los divorciados recasados ESTÁ BIEN.

    Por lo tanto, lo que Ocáriz dice que bergoglio dijo NO ES ASÍ. Se está dando la comunión a los divorciados recasados, los obispos de varias conferencias episcopales así lo expresan públicamente con toda claridad.
    Ocáriz dice en su carta «El Papa Francisco ha reafirmado que la doctrina no cambia». Si fuera verdad esto, entonces tendríamos que haber visto un desfile de obispos cesados se sus cargos por Roma y una reafirmación del Vaticano de la doctrina de siempre. Y esto nunca ha ocurrido.
    Ergo, aquí alguien miente. O todos mienten…

  8. «Sin embargo, debemos llenarnos de esperanza: la luz de la verdad sobre la familia está inscrita por Dios en el corazón humano, y por eso se abre y se abrirá camino siempre en medio de las tormentas.»

    Ya. Entonces resulta que Jesucristo gastó saliva en balde, «porque está inscrito en el corazón humano», cuando predicó la indisolubilidad del matrimonio a los fariseos, ¿no?

  9. Los equilibrios del actual Opus Dei entre la sana doctrina y el pontificado de la confusión se rompen cada vez más a favor de la confusión. Muchos del OD se están marchando decepcionados ante la ruptura cada vez más nítida con el santo fundador de las tres campanadas, totalmente abandonadas. Antonio Livi, teólogo del Opus Dei no se corta un pelo en denunciar el modernismo rampante y hasta propiciado por el actual pontífice :http://www.lanuovabq.it/it/articoli-eresie-moderneil-diavolo-vestepadre-sosa-20060.htm

  10. La samaritana se convirtió al instante porque Jesucristo, que no se cortó un pelo y se dejó de discernimientos y acompañamientos, le hizo ver al instante la vaciedad de su vida, necesitada del agua viva después del » Cinco maridos tuviste y el que tienes no es tu marido; en esto has dicho Verdad. Con francisco iría a por el séptimo marido, con comunión incluida.

  11. El prelado huye de los problemas internos que tiene el Opus a saber: 1) Esterilidad apostólica; 2) Salida de masiva de miembros en países claves como España, México y Argentina.; 3) Identidad de carisma que Escrivá no definió aunque proclame una vaga santidad en medio del mundo.
    En cuanto al Episcopado ya el Papa Francisco dictó una norma específico de modo que parece difícil que en este papado y con esa norma le den el episcopado. Por lo demás, el Fundador proclamó que el Opus no tiene doctrina propia sino la doctrina de la Iglesia de modo que la Al es doctrina para el Opus. Ironías de la Providencia.
    Por lo demás, el Opus tiene múltiple discurso de modo que lo que dice el prelado lo puede cambiar puertas adentro.

  12. Por lo demás, en la Iuvenescit Ecclesia, sobre la relación entre “dones jerárquicos” y “carismáticos” la Congregación Doctrina de la Fe aclara lo que es una prelatura. La Congregación en su nota 116 señal : La forma jurídica más simple para el reconocimiento de las realidades eclesiales de naturaleza carismática es la de la Asociación de fieles (cf. Código de Derecho Canónico, can. 321 – 326; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 573, § 2-583). Sin embargo, es bueno considerar atentamente también las otras formas jurídicas con sus propias características específicas, como por ejemplo las Asociaciones públicas de fieles (cf. Código de Derecho Canónico, can. 312 – 320; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 573, § 2-583), las Asociaciones de fieles “clericales” (cf. Código de Derecho Canónico, can. 302), los Institutos de vida consagrada (cf. Código de Derecho Canónico, can. 573-730; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 410-571), las Sociedades de Vida apostólica (cf. Código de Derecho Canónico, can. 531-746; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 572) y las Prelaturas personales (cf. Código de Derecho Canónico, can. 294 – 297). ESTAS INSTITUCIONES NO FORMAN PARTE DE LA JERARQUIA DE LA IGLESIA DE MODO QUE ADIOS EPISCOPADO SIMBOLICO PARA EL OPUS

  13. Son tan cobardes unos cuantos aquí que están esperando al Opus Dei como cabeza de Troya para una Guerra… Son cabezas calvas… Necios e ignorantes. Santurrones.. En fin.
    PD: y debe haber unos cuantos de la Fraternidad entre los que comentan que no se cansaron de apedrear Papas…

  14. es increible lo que una persona puede hacer por ganar puestos.
    en la primera leida que se le da a AL y en espeaciar al Cap VIII se puede identificar gestion incendiaria… y el senor este a esta altura se va en linia sin fondo. que pobres mercaderes, todabia no creen que jesus resucito yponen en riesgo la vina ajena..

  15. » Paris bien vaux une Mese «. ¿ El obispado bien vale una concesión a la profusa, difusa y confusa Amoris ? Si sigue así, Francisco le pedirá más y más concesiones.

  16. «promoción de diversiones que puedan ser el origen de futuros matrimonios cristianos»

    ¿Pero no había 5000Km de distancia entre varones y mujeres?

  17. Le he dado vueltas durante todo el día. Creo que si algo ha conseguido D. Fernando escribiendo que «la doctrina no cambia» y que habrá que ayudar a que «con la ayuda de la gracia se superen esa situaciones llamadas irregulares» es molestar a Francisco y retrasar su improbable episcopado. Por lo que lo conozco, tampoco veo a D. Fernando muy interesado en la mitra.

  18. Que cobardia sobrevuela toda la carta !
    Si fuera por el prelado….., borraría del Evangelio lo que dijo Cristo….

  19. Tiene razón el prelado, la doctrina no cambia. No puede cambiar la indisolubilidad del matrimonio, pues viene del mismísimo Dios y Hombre verdadero, jesucristo, pero esa doctrina es pisoteada con una pastoral de barra libre, de comunión para todos, sin necesidad de conversión, pues,» por ahora, es lo que Dios le pide «, según el punto 303, que consagra la moral de situación.

  20. ¿»La luz de la verdad… se abrirá camino siempre en medio de las tormentas?». Sr. Prelado queda muy bonito, de postverdad, pero no es la verdad. La luz de la Verdad, se abrirá camino usando generalmente de los medios humanos que suscita y de personas que luchan por la Verdad. Las tormentas…¡ay! arrasan en muchos casos, y nadie se abre camino en medio de ellas, en todo caso se sigue el camino a pesar de ellas, soportando, sufriendo, «mojándose» (que en otro sentido significa, actuando y luchando). Sr. Prelado lo suyo parece un querer nadar y guardar la ropa y eso, que no es sí, sí y no, no, no es la voluntad de Dios, sino componendas humanas. Hacen falta testimonios ciertos y guias inamovibles, no veletas «agradables» bajo todos los ropajes que se quieran. No se puede querer contentar a todos y tener amigos «hasta en el infierno», como me decía una vez un miembro del Opus, porque los «amigos» no quieren serlo de uno cuando uno quiere estar con la Verdad; por otro lado, siempre con la mano tendida pero sin renuncias.

  21. El francisquismo se extinguirá, carece de consistencia, pero el Opus Dei ha quedado tocado en su afán de nadar y guardar la ropa. La Iglesia Católica se recuperará porque es de Dios, el Opus Dei no creo. Ha demostrado que no es de fiar.

  22. Catecismo de la Iglesia

    El divorcio es una ofensa grave a la ley natural. Pretende romper el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte. El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo. El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente:

    «No es lícito al varón, una vez separado de su esposa, tomar otra; ni a una mujer repudiada por su marido, ser tomada por otro como esposa» (San Basilio Magno, Moralia, regula 73).

    2385 El divorcio adquiere también su carácter inmoral a causa del desorden que introduce en la célula familiar y en la sociedad. Este desorden entraña daños graves: para el cónyuge, que se ve abandonado; para los hijos, traumatizados por la separación de los padres, y a menudo viviendo en tensión a causa de sus padres; por su efecto contagioso, que hace de él una verdadera plaga social.

    2386 Puede ocurrir que uno de los cónyuges sea la víctima inocente del divorcio dictado en conformidad con la ley civil; entonces no contradice el precepto moral. Existe una diferencia considerable entre el cónyuge que se ha esforzado con sinceridad por ser fiel al sacramento del Matrimonio y se ve injustamente abandonado y el que, por una falta grave de su parte, destruye un matrimonio canónicamente válido 

  23. Con todo respeto unas preguntas: 1) a qué familias en dificultades se refiere el Prelado ?, a las formadas por casados en únicas nupcias o a las de divorciados y vueltos a casar ?, 2): qué alcance tiene que el PP diga que la doctrina no cambia ?, no cambia porque no puede cambiar o no cambia porque lo dice el PP (lo que supondría que podría cambiar dependiendo de su voluntad) ?, 3) si el PP tiene que decir que la doctrina no cambia es porque AL genera alguna duda sobre un cambio ?.

  24. Cuando el propio Prelado del Opus Dei se ve en la necesidad de decir que la doctrina no cambia es que la cosa no está tan clara entre los fieles de la prelatura y que hay división al respecto. No me imagino a Alvaro del portillo diciendo con Juan Pablo II o Benedicto XVI que la doctrina no cambia. Si ahora se dice, mala señal. Algo está pasando. Será por algo.

  25. Una de las claves de AL la dio el propio Papa cuando habló que no se podía esperar que el matrimonio civil pudiera tener los mismos efectos que el sacramental. Es decir, que el reconocimiento actual del matrimonio canónico por la autoridad civil no tenía por qué seguir siendo así cuando, de hecho, no pasa en sentido contrario. Recalcó la separación entre uno y otro. Teniendo en cuenta que en la Iglesia no existe el divorcio ni las segundas nupcias en vida de unos de los cónyuges queda perfectamente circunscrito lo que AL entiende por divorciados vueltos a casar. El matrimonio es una institución de carácter natural y debe distinguirse, a todos los efectos, del sacramento del matrimonio aunque haya un gran número de puntos coincidentes. Los cristianos ni nos casamos, ni parimos para el Estado.

  26. El matrimonio civil para un casado bajo sacramento matrimonial aunque sea divorciado civil es adulterio. El divorcio civil no rompe el lazo matrimonial ni la promesa de fidelidad.
    Jesucristo condeno una nueva union como adulterio.
    El discernimiento del director espiritual y un divorciado para alcanzar los sacramentos no esta escrito en los Evangelios es un invento de Amoris Laetitia

  27. Particularmente encontramos un ejemplo de citar a medias las previas enseñanzas en el parragrafo 298 de AL el
    Cual cita la declaracion del Papa Juan Pablo II, realizada en la Familiaris Consortio, que existen  situationes donde por serias razones como la guarda de los un hombre y una mujer no pueden t satisfacer de separse.” Sinembargo en Amoris Laetitia se omite la segunda parte de la declaracion del Papa Juan Pablo II  que establece “tienen el deber de vivir en completa continencia, que es por abstinencia de los actos propuos de las parejas casadas” (Familiaris Consortio, No. 84), 

  28. «Tomando el Soberano juez a su cargo la causa de la justicia, castigará a los prevaricadores, y sobre todo a los malos pastores de su Iglesia, permitiendo que se les despoje de sus bienes temporales antes de reducirlos por medio de las tribulaciones».(Santa Hildegarda).

  29. El que ha cambiado radicalmente la doctrina sobre la familia cristiana es el Opus, para parte de sus miembros, para los numerarios. Les dice el Opus que todos ellos forman una sola familia, que contraponen a la auténtica de cada uno, a la que para rebajarla el Opus denomina “de sangre”. Ha cambiado la doctrina de la familia cristiana por la de la doctrina de la secta. Enésima herejía consentida al Opus. El Opus hace este mamarracho invento con el objetivo de separar a los numerarios de su familia, como cualquier secta.

    Gente «sin familia» les llamaron adecuadamente en el franquismo, cuando el Opus todavía no tenía todo el poder y se podía hablar de él.

    El Opus es deshumanizador. Es pionero en la ideología de género. Esta tiene como fin último decretar la asexualidad. Y el Opus fuerza a sus miembros numerarios a ser asexuales, no castos sino asexuales. Otra herejía más del Opus, avanzadilla de la ideología de género, que en Madrid aplica salvajemente contra los niños el opusino Juanjo Nieto Romero, director general de enseñanza con la Castradora Cifuentes.

  30. Es el Opus quien ha promovido la campaña contra el Papa y la Iglesia con la excusa de la Amoris Laetitia. La táctica extorsionadora habitual de los dirigentes opusinos. El opusino pata negra José Apezarena, portavoz del núcleo duro catalán, en enero comunicó que el Opus retiraba la campaña, o la reducía provisionalmente, poco antes que con la elección del catalán Ocariz los dueños del Opus se radicalizaran en su fin último, que es la esclavitud que pretenden imponernos los oligarcas negreros catalanes. Estos días están exultantes y van a todo trapo para imponernos la supremacía de la oligarquía catalana, con o sin reforma constitucional. La carta de Ocariz es una cuestión táctica.

    Pitas, pitas, pitas, que venga ahora un disciplinado opusino con la pastilla.

  31. Buen y clarificador artículo, como todos los de la Nuova Bússo Quotidiana. comhttp://www.lanuovabq.it/it/articoli-divorziati-risposati-i-limiti-della-colpa-20069.htm

  32. No es la primera vez que leo a alguien del OD que confunde el “ser” con del “deber ser”. La doctrina no debe cambiar, en eso estamos todos de acuerdo, pues en este punto parece claro que hay verdades que pertenecen al Magisterio definitivo de la Iglesia, que tienen además refrendo en la disciplina eclesial vigente (canon 915). Sin embargo, el capítulo VIII de AL de hecho sí cambia la doctrina, aunque no lo hace de modo suficientemente claro, generando confusión respecto de lo ya enseñado por Juan Pablo II (FC, 84).
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles