Detenido un marroquí tras irrumpir al grito de ‘Alá es grande’ en una iglesia de Valladolid

|

La Gaceta– La Policía Nacional ha detenido este sábado a un joven marroquí que irrumpió al grito de ‘Alá es grande’ en una boda que se estaba celebrado en la iglesia de San Pablo, en Valladolid, actitud que movió a los agentes a inspeccionar el templo.

El joven detenido, de 22 años, que se acercó al altar con la intención de derribar la cruz y varios objetos litúrgicos, ha sido acusado de alteración del orden público, amenazas y delito contra los sentimientos religiosos, ha informado la Subdelegación del Gobierno en Valladolid.

Se trata de un joven de nacionalidad marroquí residente en la capital vallisoletana con permiso de estudiante y antecedentes policiales por alteración del orden.

La cadena Cope en Valladolid ha compartido a través de sus redes sociales el vídeo del ataque.

La ceremonia religiosa, iniciada a las 18,30 horas, se reanudó después de que el templo, uno de los más emblemáticos de Valladolid, fuera inspeccionado por una dotación de los Tedax, técnicos en la búsqueda y desarticulación de explosivos.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “Detenido un marroquí tras irrumpir al grito de ‘Alá es grande’ en una iglesia de Valladolid
  1. Seguro que aún sale algún especimen abominable, de eso repugnates que hay por ahí sueltos, diciendo que era su libertad de expresión. La patada que le hubiera dado yo si llego a estar ahí tambien habría sido mi libertad de expresión.

  2. Todo esto ocurre por culpa nuestra -españoles- y de la propia iglesia catolica con el Papa Francisco a la cabeza.
    Con esta gente no se puede ser blando ni generoso, si lo hacemos se nos suben a la espalda. Se piensan que el perdón es sinónimo de debilidad y estupidez. Se tiene que ser firme en la defensa de nuestra cultura y de nuestra fe, de lo contrario corremos el peligro de desaparecer. Mano dura contra estos intolerantes y nada de perdón.

  3. Han dicho que el individuo este estaba hasta las cejas de cocaína y alcohol. No era entonces un buen hijo del profeta… como la mayoría de los mojamés que andan haciendo el burro por ahí, aunque no lleguen a terroristas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles