Infovaticana
‘El islam no es una religión de paz’
a3, Cristianos perseguidos, Entrevistas, Nazarenos perseguidos, Noticias, Sin categoría

‘El islam no es una religión de paz’

Almudena Martínez-Bordiú
15 Marzo, 2017

Guiado por su pasión, inquietud y grandísima fe, el periodista Jaume Vives se ha propuesto mostrar al mundo entero que realmente, ahí fuera, existen personas que siendo perseguidas por sus religión son capaces de entregar su vida por Dios. InfoVaticana recibe a este joven “contador de historias” para hablar de su experiencia y de su documental “Guardianes de la Fe”.

Jaume Vives es una de esas personas que cuando entra en una habitación, la llena de vida. Este joven de tan solo 24 años se ha convertido en un gran contador de historias, en un periodista y escritor que se ha atrevido a dejarlo todo para viajar al corazón de Oriente Medio y conocer la situación en la que viven millones de cristianos en pleno siglo XXI.

Guiado por su pasión, inquietud y grandísima fe, Jaume se ha propuesto mostrar al mundo entero que realmente, ahí fuera, existen personas que siendo perseguidas por sus religión son capaces de entregar su vida por Dios.

A pesar de su corta edad, este muchacho extrovertido, de larga barba y ojos repletos de historias que contar ha publicado tres libros (Las putas comen en la mesa del Rey, Pobres pobres:8 días viviendo en la calle y Viaje al horror del Estado Islámico). Ha viajado a Irak y a El Líbano para conocer de primera mano el día a día de los cristianos perseguidos por los terroristas del Estado Islámico.

El sábado 11 de marzo estrenó en Madrid “Guardianes de la Fe”, el documental que cuenta el testimonio de los cristianos perseguidos de Irak, la realidad del islam en esos países y el papel que juega Occidente. InfoVaticana recibe a Jaume para escuchar su experiencia y todos los detalles de la película.

Tú has estado allí, has vivido con la gente que está perseguida y que a pesar de haberlo perdido todo, su fe es cada vez mayor. Sin embargo nosotros, que lo tenemos todo, cada vez tenemos menos fe. ¿Es necesario el sufrimiento? ¿Tenemos que ser perseguidos y pasarlo mal para aumentar nuestra fe en Cristo?

Cuando la persecución es cruenta, uno se reafirma en su fe. Los cristianos no son héroes, pero han estado cerca de Dios cuando tocaba y el Señor les ha dado la Gracia. En cambio, la persecución social, que es la que hay en España, no te reafirma la fe, sino todo lo contrario, te hace avergonzarte.

En un escenario tan cruel y doloroso, ¿hay sitio para la esperanza?

Si lo hay, pero no para una esperanza humana. Hueco para la esperanza humana no hay ni en Irak ni en ninguna parte del mundo. Cuando el hombre pone la esperanza en sí mismo, se da una castaña y se da cuenta de que uno no puede confiar en el hombre, en sí mismo, porque somos limitados. Sin embargo en Dios sí.

Esa esperanza y tranquilidad que tienen los cristianos perseguidos por el Estado Islámico nace de que el Señor les sostiene. No les viene de ellos, les viene de fuera, Dios sostiene a esos cristianos. Por mucho que creas que hay un más allá, que Dios existe, si eso es mentira, no lo aguantas durante cinco años en Siria y casi tres años en Irak. Eso solamente se entiende si realmente el Señor está detrás sosteniendo a esa gente.

En medio de la guerra, ¿hay sentimientos de odio?

Hay de todo, porque los cristianos son humanos. También hacemos cosas mal. Te encuentras de todo… gente que te dice que perdona, gente a la que le han matado a su hijo y te dice que perdona. Y te encuentras a gente que te dice que no puede perdonar. Lo que no te encuentras nunca es gente que te diga “por qué el Señor me ha hecho esto”, que se rebelen contra el Señor. A veces no pueden perdonar al Estado Islámico o a sus vecinos, pero no tienen nada contra Dios.

Si pudieras contar solamente una historia de todas las que has vivido, ¿cuál sería?

¿Crees que el islam es una religión de paz como muchos defienden?

No. Es evidente que el islam no es una religión de paz. La historia, su libro y su profeta demuestran todo lo contrario. Aunque es verdad que hoy en día hay dos temas en los que uno no se puede meter, y últimamente no paramos de verlo en los medios, es el tema de la ideología de género y el islam. Cuando se tocan uno de esos dos temas, la consecuencia es la persecución social.

El islam no es una religión de paz, lo que no quiere decir que todos los musulmanes sean unos asesinos despiadados. Hay musulmanes que son buenas personas y católicos que son unos capullos. Esa es la realidad.

¿Qué opinas sobre la situación de los refugiados?

Hay dos temas cuando se habla de refugiados. Uno es la generosidad y otro es la prudencia.  La generosidad nos toca a nosotros, y la prudencia le corresponde al Estado. Es vergonzoso que en El Líbano, más de la mitad de la población sea gente refugiada. Es un país más pobre, es un país más pequeño y acoge a más de dos millones de refugiados sirios. Mientras, nosotros acogemos a diez mil y parece que no vamos a poder soportarlo. Pero, repito, hay que ser prudente. Para ser generoso, hay que saber qué es el islam.

Y esa generosidad, ¿puede abrir la puerta a terroristas?

¿Por qué crees que no nos informan sobre ello, sobre la posibilidad de que entren terroristas en nuestro país?

No lo sé. Lo que mueve el mundo es el dinero y el poder. Y detrás del dinero y del poder está el demonio. Lo lógico sería que los refugiados musulmanes fueran acogidos por los países musulmanes.

¿Crees que este genocidio va a terminar en algún momento?

No lo sé. Lo que sí que sé es que la Iglesia hace dos mil años que está perseguida. Persecución siempre la ha habido y siempre la habrá. “Por causa de mi nombre os perseguirán”. ¿Acabará la guerra?, posiblemente. ¿Acabará en Irak?, no lo sé. ¿Cuándo acabe la guerra acabará la persecución a los cristianos?, no.

Tú que has estado allí, ¿qué opinan en El Líbano o en Irak de la intervención de Occidente?

Muchos católicos sienten que les hemos dado la espalda.

Tras los atentados perpetrados por el Estado Islámico en Europa, ¿somos más conscientes de lo que está ocurriendo en esos países?

Se ha demostrado que Europa no es que esté dormida, es que está hibernando desde hace años. En Francia ha habido un montón de atentados y ha pasado el tiempo ¿y qué ha pasado en Francia?, no ha pasado nada. Hay días de más nervios, de más intranquilidad, pero luego con el tiempo todo vuelve a su cauce.

¿Cuál es la labor de la Iglesia en esos países?

La Iglesia es la institución que más ha ayudado. Donde nosotros estuvimos no vimos gobiernos y no vimos ONG’s. Vimos Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), vimos a la Iglesia y a Cáritas. La que más ayuda es la Iglesia. Tanto la de allí como la de aquí.

La de allí con sus monjas y sus sacerdotes, que son los únicos que tienen libertad y capacidad para salir del país si lo desean. Sin embargo, escogen quedarse con su gente y morir como su gente, y eso los cristianos lo valoran muchísimo, les da fuerzas y piensan que su Iglesia no les abandona. Los sacerdotes y monjas se podrían ir a Estados Unidos, Roma o España y vivir cómodamente y airearse, porque también han sufrido igual o más que el resto, pero se quedan allí. Y luego aquí con las fundaciones, que yo podría decirte que la mejor y la que más hace es Ayuda a la Iglesia Necesitada.

¿Por qué decidiste empezar este proyecto?

Sobre todo fue al ver que hay gente que muere por Cristo y nosotros nos avergonzamos. Y quise saber qué tenían que enseñarnos. Aunque todo viene por proceso de reconversión. Nace de una infancia difícil, donde por problemas de diferentes tipos te juntas con gente que no tienes que juntarte y te empiezas a tragar lo que la sociedad te dice que tienes que hacer para ser feliz; drogas, fiesta, chicas…Pero el corazón tiene que llenarse de algo y sólo se puede llenar de Dios. Y te das cuenta de que cuanto más te vas llenando de lo que te dicta la sociedad, estás más hecho polvo.

Con 13 años, cuando ya había metido la pata hasta el fondo, conocí a los jóvenes de San José e hice un trabajo sobre ellos en el colegio. Son gente que hace verdadera caridad y ayudan a la gente de la calle con los más importante, que no es la comida, sino Dios. Fue eso y un viaje a Medjugorje.

Antes de escribir el libro Pobres pobres: 8 días viviendo en la calle, estuviste durante ocho días en la calle para conocer cómo vivían los que no tienen nada. ¿Qué aprendiste durante ese tiempo?

Como periodista, ¿qué noticia te gustaría dar?

(Después de un buen rato pensando…)

Háblanos un poco sobre el documental ‘Guardianes de la Fe’, ¿cómo ha sido la acogida?

Puede conocer más detalles sobre el documental pinchando aquí.

Almudena Martínez-Bordiú


12 COMMENTS ON THIS POST To “‘El islam no es una religión de paz’”

  1. alicia dice:

    Mayor difusión.Se ignora mucho de lo que pasa.

  2. Echenique dice:

    No. Es evidente que el islam no es una religión de paz. La historia, su libro y su profeta demuestran todo lo contrario. Aunque es verdad que hoy en día hay dos temas en los que uno no se puede meter, y últimamente no paramos de verlo en los medios, es el tema de la ideología de género y el islam. Cuando se tocan uno de esos dos temas, la consecuencia es la persecución social.
    Pues digáselo a Francisco, que no se entera o no se quiere enterar.

  3. Dora García CAmpos dice:

    Necesitamos mas católicos comprometidos, y familias que enseñan a sus hijos el amor a Dios y al prójimo, desprendernos de lo que tenemos para compartirlo con los demás, ser solidario y ver que todo le pertenece a Dios, que ni el poder ni el dinero nos darán la eternidad, que todos vamos a morir y nada nos llevaremos, que lo único importante es las buenas obras que hacemos, que este mundo es pasajero y que en la muerto encontraremos nuestro verdadero hora, la eternidad con Dios.

  4. Dora García CAmpos dice:

    Necesitamos mas católicos comprometidos, y familias que enseñan a sus hijos el amor a Dios y al prójimo, desprendernos de lo que tenemos para compartirlo con los demás, ser solidario y ver que todo le pertenece a Dios, que ni el poder ni el dinero nos darán la eternidad, que todos vamos a morir y nada nos llevaremos, que lo único importante es las buenas obras que hacemos, que este mundo es pasajero y que en la muerte encontraremos nuestro verdadero hogar, la eternidad con Dios.

  5. Javi dice:

    No es cierto, el Islam no es una religión. Es una ideología satánica, igual que la ideología de género.

  6. Echenique dice:

    «Altro che terrorismo, è una invasione islamica» Parla una ex jihadista: c’è un piano di conquista
    di Benedetta Frigerio
    16-03-2017 AA+A++
    Il libro di Isik Abla
    AddThis Sharing Buttons
    Share to Facebook
    Share to Twitter
    Stampa Invia ad un amico Scarica il PDF RSS
    E’ passata dal volersi uccidere nel nome di Dio al voler dare la vita agli uomini in Suo nome, fino a rischiare la propria pelle per le rivelazioni circa la strategia della Jihad a cui apparteneva. L’ex musulmana Isik Abla, prima residente in Turchia e poi scappata in America dal secondo marito, violento come il primo, ha mostrato al Christian Post il piano con cui gli islamisti pensano di conquistare l’Occidente. Alma ha così messo in chiaro che le preoccupazioni sull’immigrazione non sono da minimizzare, spiegando che non si può ridurre il problema agli attentati in Occidente come si trattasse di un’azione circoscrivibile a certe schegge impazzite. Infatti, insieme alla violenza manifesta, esiste un’operazione più subdola e pericolosa: “Esiste un’educazione alla Jihad – ha spiegato Abla – c’è una popolazione della Jihad, un sistema mediatico della Jihad e un sistema economico della Jihad”.

    E’ un dato, ha continuato la donna, che “ci sono diversi tipi di jihad integrati al mondo occidentale di oggi”. E se “quando ero una musulmana fanatica, credevo nella Jihad fisica, perché “primariamente e soprattutto se sei un vero musulmano e se studi il Corano devi credere che la jihad fisica sia necessaria perché non c’è nulla come uccidere, dice il Corano”, d’altra parte però la Jihad non è solo questo. Infatti, “io facevo parte di una Jihad diversa. Era una Jihad educativa che vivevo attraverso il mio primo marito musulmano perché la sua famiglia supportava la Jihad”. Questa guerra santa avviene tramite “il pagamento delle lezioni agli studenti per inviarli nelle università più rinomate e prestigiose del mondo occidentale. Pagano l’educazione ad Harvard, la pagano a Princeton, a Yale. Noi elargivamo soldi a questo tipo di educazione jihadista, affinché le persone potessero raggiungere le più alte cariche di potere per governare quello che deve avvenire in Occidente e per islamizzare il mondo occidentale. Questo è un tipo di islam ideologico a cui io appartenevo”.

    A 12 anni, conclusi gli studi sul Corano, Abla sognava già di morire martire per Allah e di diventare così un’eroina, perché “questa è l’ideologia che l’islam inculca in ogni singolo musulmano”. La donna, fuggita negli Stati Uniti, trovò un lavoro dove aveva come capo un fervente cristiano che le parlava sempre di Gesù. La donna era seriamente colpita dalla gioia e dalla serenità di quell’uomo, anche se poi, disperata e sola, pensò comunque di uccidersi: “Ma quando stavo per suicidarmi Gesù Cristo mi si mostrò in un modo miracoloso che ha completamente cambiato la mia vita”.

    Ora la missione di Abla è anche quella di “minare le fondamenta della presentazione dell’islam come pacifico, perché è un inganno terribile. Non capisco come il mondo occidentale non riesca a capirlo. Direi che è ingenuo, ma penso che sia idiota non comprendere che l’islam non ha nulla a che fare con la pace”. Anche se spesso l’apparenza può ingannare: “Ero una di loro. Apparivo moderna, questa è la parte più preoccupante dell’islam di oggi, che i suoi individui possono apparire molto moderni. Possono apparire molto occidentali, come me. Ma se mi avessero detto di uccidere nel nome di Allah mi sarei messa in prima linea”.

    Eppure non è arrabbiata, non nutre rancore né odio a causa del suo passato, come si potrebbe provare a sostenere per minimizzare la sua testimonianza. Abla non pensa nemmeno che le persone islamiche, dotate di cuore e ragione, non possano comprendere che la pace è ciò di cui hanno veramente bisogno. Per questo evangelizza anche conducendo una trasmissione tv e una radiofonica, in turco, arabo, urdu, farsi e inglese, che raggiunge 370 milioni di persone in 150 paesi. Evangelizza, appunto, perciò non tace la verità: “Trova il tuo scopo e la tua identità in Dio – ripete alla sua audience. Quando vedi che l’islam uccide e che i musulmani uccidono fatti questa domanda come musulmano, guardati intorno e domandati: “E’ questo Dio? Può essere questo Dio? Può essere questo il Creatore?”. Per la stessa ragione Abla spiega anche perché è “anticristico e umanitarista” dire che tutti preghiamo lo stesso Dio: “Quando siamo in Gesù Cristo e conosciamo la Parola di Dio, diciamo che esiste un solo nome e il suo nome è Yeshua Hamashiach (Gesù il Messia). Devi capire chi stai servendo e qual è il tuo scopo. Perché senza di Lui non sai chi sei e non sai perché ci sei”.

  7. JoSé dice:

    El ISLAM es una religón de PAZ, siempre y cuando no seas cristiano y entonces cometerás el gravísimo pecado de SER POLITÉISTA en su modo de entender….

  8. Oscar Garjón Zamborán dice:

    El Islam no puede ser una religión de paz en la vida. Hemos visto ya demasiadas pruebas visibles de cómo es una naturaleza diabólica que asesina a homosexuales, a mujeres cuales las viola y las tratan como animales, que asesina si no se comulga con ellos en su ideología, una naturaleza diabólica que tiende a menospreciar y a acabar con las demás religiones.

  9. Javier dice:

    Lo que yo digo siempre es que para ser buena persona has de ser un mal islamista. Ser buen Islamista y buena persona es algo incompatible; solo son personas decentes los musulmanes que no se toman demasiado en serio su Religion, porque el profeta ( alabado sea su santo nombre ) era un tipo verdaderamente nefasto en todos los sentidos, y sus enseñanzas, caprichosas, arbitrarias, incomprensibles y huerfanas totalmente de ningun atisbo de moralidad o etica…¿ es que toda nuestra progresia no lee el Coran ? Yo lo he leido, y se trata de un manueal de odio al enemigo…nada, pero nada, nada nada que ver con el Xtmo., o si me apuras, con las demas religiones vigentes en el Mundo. Los cristianos tenemos mas en comun con el Budismo, Zoroastrismo, Sintoismo, Sincretismo, o Espiritualismo, Naturalismo, y casi cualquier cosa que con el Islam. Sinceramente, creo que Dios no debe existir; no es posible que un dios tolerase la existencia de una Religion con mas de mil millones de fieles tan singular como esa.

  10. BLAS dice:

    Yo conozco musulmanes buenos de verdad, tolerantes como cualquier católico y estoy seguro que merecen ir al cielo como cualquier santo cristiano. A menudo se confunde religión y la manera como los hombres la interpretan.
    Me parece que el Islam está ahora como estaba la Iglesia en tiempos de la inquisición: Lleno de Intolerantes. Esperemos que puedan cambiar. Los primeros que sufren de esa intolerancia son ellos mismos. La violencia engendra mås violencia.

  11. Chimo Vice dice:

    Blas, no suelte exabruptos. El Islam, teológicamente hablando, es una herejía del cristianismo. Si esos musulmanes que “conoce” son buenos de “verdad”, será a pesar de su adscripción a esta ideologia. Por contra, la Iglesia, siempre ha utilizado el arma de la razón, y la única sangre derramada en su expansión ha sido la de los propios mártires a imitación de Jesucristo. La Inquisición fue un tribunal modélico, ejemplo para los tribunales civiles que surgirían después.

  12. El gato con botas dice:

    No es sólo que no es una religión de paz, que, la historia muestra que no lo es, sino que produce el atraso en cualquier sociedad que la acoja. Ni un solo invento, descubrimiento, patente o idea que redunde en beneficio de la humanidad se ha generado en uno de los cincuenta y tantos países islámicos desde hace 700 años. Islam= guerra + neolítico.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: