Infovaticana
“La familia cristiana y la escuela católica han de reconocerse como «minorías creativas» para la renovación de la sociedad”
a3, Entrevistas

“La familia cristiana y la escuela católica han de reconocerse como «minorías creativas» para la renovación de la sociedad”

Gabriel Ariza
6 marzo, 2017

Los próximos días 10, 11 y 12 de marzo tendrá lugar en el palacio arzobispal de Alcalá de Henares un Congreso titulado «La familia cristiana y la escuela católica, minorías creativas para la renovación de la sociedad». Con este motivo D. Juan Antonio Reig Pla, como responsable de este acontecimiento eclesial, ha concedido una entrevista a la web de su diócesis.

P. ¿Cómo ha nacido la iniciativa de este Congreso que tendrá lugar en Alcalá de Henares los días 10, 11 y 12 de marzo?

R. Celebrar este Congreso sobre la Familia cristiana y la Escuela católica nace de las llamadas que hemos recibido constantemente del Papa Francisco a «poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera que no puede dejar las cosas como están» (Evangelium gaudium, 25). Al mismo tiempo la recepción de la Exhortación postsinodal Amoris laetitia nos invita a la colaboración con quienes tienen el derecho-deber de educar. Como dice el Papa Francisco «la Iglesia está llamada a colaborar con una acción pastoral adecuada, para que los propios padres puedan cumplir con su misión educativa. Siempre debe hacerlo ayudándoles a valorar su propia función, y a reconocer que quienes han recibido el sacramento del matrimonio se convierten en verdaderos ministros educativos, porque cuando forman a sus hijos, edifican la Iglesia, y al hacerlo aceptan una vocación que Dios les propone (Amoris laetitia, 85).

P. ¿Qué se pretende con este Congreso?

R. En primer lugar este Congreso pretende levantar el ánimo de los padres de familia y de los docentes católicos en la situación presente caracterizada por la confusión y la ambigüedad. Son muchos los católicos que sienten una gran orfandad por la deriva que han seguido en España los partidos políticos, las grandes agrupaciones sociales e incluso la mayoría de los medios de comunicación que han desertado del patrimonio cultural católico e incluso están provocando la censura pública de Dios y de la tradición católica.

P. ¿Puede desarrollar más ampliamente este primer objetivo del Congreso?

R. De la mano de Benedicto XVI estamos convencidos de que estamos asistiendo a una época de cerrazón ideológica, de olvido de Dios y de rechazo de Cristo que está conduciendo a la deconstrucción de lo humano. Como decía el Papa emérito «el humanismo que excluye a Dios es un humanismo antihumano» (Caritas in veritate, 78).

En este momento las grandes ideologías (el relativismo cultural, el tecno-nihilismo, la ideología de género unida a las teorías «queer» y «ciborg», el transhumanismo y posthumanismo, etc.) atraviesan transversalmente el ejercicio de la política, la actividad sindical, los medios de comunicación, etc., presentándose como el paradigma cultural hegemónico. Esta nueva versión de la cultura se vehicula a través de la manipulación del lenguaje, la construcción artificial de relatos sobre la idea del hombre, la promoción de nuevos derechos y nuevas leyes que atentan contra la dignidad de la vida humana, la santidad del matrimonio y el bien social de la familia cristiana, llegando a impregnar el sistema educativo y la regulación de la sanidad.

P. ¿Y cuál es la propuesta del Congreso?

R. Dos son las propuestas fundamentales de este Congreso. La primera es ofrecer lo que San Juan Pablo II llamaba «la antropología adecuada», una imagen del hombre que deriva de los contenidos de la antropología cristiana: la unidad de la persona (cuerpo-espíritu), la diferencia sexual (varón – mujer) y, como respuesta a la herida del pecado (original y actual), la redención del cuerpo o del corazón. No podemos olvidar que, como nos recordaba Benedicto XVI «hoy es preciso afirmar que la cuestión social se ha convertido radicalmente en una cuestión antropológica» (Caritas in veritate, 75).

P. ¿Por qué es tan importante la cuestión antropológica?

R. Sin una imagen clara del hombre (varón – mujer) y sin el conocimiento de los bienes de la persona es imposible educar. Esto se refiere tanto a los padres como a los docentes. Es más, sin una sana concepción de la persona humana es inútil pretender políticas familiares justas y leyes que promuevan la perfección de la persona humana y el bien común. De nuevo es importante recordar que el fin de la sociedad es el mismo fin de la persona. Por eso, familia, escuela, relaciones sociales y la misma política deben confluir todas en procurar los bienes que definen a la persona.

P. Ud. hablaba de una segunda propuesta

R. Ancladas en la antropología adecuada, la familia cristiana y la escuela católica han de reconocerse como «minorías creativas» para la renovación de la sociedad. Este es el germen de esperanza que promueve constantemente la nueva evangelización. El término «minoría creativa» lo tomamos de Benedicto XVI quien está convencido de que el destino de una sociedad depende siempre de minorías creativas. Así ha sucedido a lo largo de la historia, basta recordar la caída del Imperio Romano o la situación de Europa después de la Segunda Guerra Mundial.

P. ¿Se trata en definitiva de volver a ser cristianos?

R. Gestar nuevos cristianos es lo que pretende siempre la evangelización. En estos momentos, además, hay que apelar a la inteligencia – sanada por la gracia de Dios – para que el emotivismo no desvirtúe el amor conyugal. Hay que proponer de nuevo la belleza del matrimonio y de la familia como auténtica ecología humana. Del mismo modo, puestos a educar en el arte de vivir hemos de recurrir al verdadero Maestro de la vida que es Jesucristo. Sólo nos puede enseñar a vivir Aquel que es la misma vida y el vencedor de la muerte. Con Él hemos de recuperar la herencia y el patrimonio cultural católico que a través la iniciativa de tantos santos ha verificado la consistencia de la educación católica.

P. ¿Por dónde habría que empezar?

R. Lo definitivo es siempre la gestación del sujeto humano y cristiano. Para ello hemos de recuperar el proceso de la iniciación cristiana unido a una educación afectivo-sexual que propicie tanto la identidad humana (varón – mujer) como la auténtica vocación al amor. Se trata de lograr una respuesta integral que armonice tanto la inteligencia y la voluntad como los sentimientos, emociones, e impulsos innatos. Esta integración de la persona y su propia identidad como varón y como mujer han sido asaltadas por las ideologías que nacen del individualismo, el dualismo antropológico y del relativismo moral. A ello ha contribuido el mal uso de la tecnología que precisa de una sociedad nihilista para hacer consumo incluso del cuerpo humano mediante la pornografía y la sustitución de lo humano por lo virtual.

P. ¿Cómo educar para el amor conyugal?

R. El hombre, varón – mujer, no logra su propio bien ni alcanza su perfección sin las virtudes. Entiendo por virtud la capacidad adquirida, en colaboración con la gracia de Dios, de obrar el bien de manera pronta y permanente. En el ámbito del amor la virtud que capacita para la donación de sí mismo es la castidad. Sin la castidad, que integra en la persona las emociones y los instintos, es imposible alcanzar la libertad para el amor. Hoy, cuando más se habla de libertad sexual, se está llegando a cotas elevadísimas de esclavos de la pornografía, de las emociones y de los estímulos que propician los medios de comunicación. Por eso es tan importante el arte de educar para el amor que haga recuperar el noviazgo como un itinerario de maduración en la propia identidad y en la comunión amorosa que en el matrimonio se abrirá al don de la paternidad y maternidad.

P. ¿Cómo se puede ayudar a los matrimonios y a los padres?

R. Tanto para la vida conyugal como para la misión como padres y educadores es necesario un aprendizaje. Por eso en este mismo Congreso hemos introducido propuestas de acompañamiento de los casados mediante las escuelas de padres y de familias. Se trata de experiencias contrastadas que favorecen tanto la ayuda a los esposos en su amor conyugal como el sostenimiento de su misión como padres y educadores de sus hijos o de sus alumnos.

P. Y ¿qué podemos hacer cuando llegan las heridas, las dificultades en el trato, las desavenencias conyugales, etc.?

R. Como experiencia de muchos años nuestra diócesis cuenta con el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae que viene ayudando a muchas familias año tras año de manera gratuita. Es una experiencia consoladora y que genera mucha esperanza porque podemos constatar que es cierto que «para Dios no hay nada imposible» (Lc 1, 37). Los profesionales y orientadores familiares son testigos de muchos milagros a la vez que constatan la necesidad de una buena educación para el diálogo amoroso, para salir del analfabetismo afectivo y para hacer descansar su matrimonio sobre la roca que es Cristo. Cuando las personas se dejan curar y descubren la terapia del perdón los caminos se allanan. Con la fuerza de la fe y la gracia todo se hace posible.

P. Y ¿qué nos dice de la función social de la familia cristiana y la escuela católica?

R. Ambas instituciones no están encerradas en sí mismas. Si toda persona está abierta a la sociabilidad, la familia y la escuela son una prolongación de este carácter social de la persona. Ambas están llamadas a ser regeneradoras de la sociedad en la medida que recuperen de manera clara su identidad. El espacio del nosotros, o de la sociedad, depende de lo que sean la familia y la escuela. Es aquí donde se forman las personas llamadas a construir el bien común desde la cultura y el trabajo. Hoy, tanto la cultura como el trabajo necesitan redescubrir los auténticos bienes de la persona y el bien común. Cuando sólo se habla de «interés general» o de la «sociedad del bienestar» estamos practicando un reduccionismo que no hace justicia a los bienes de la persona que nunca se reducen a los intereses subjetivos de los individuos ni se agotan en el «bienestar». Tanto la actividad económica como la política deben volver a plantearse la cuestión del «bien integral de la persona». Para ello son necesarias la «minorías creativas» que testifiquen la belleza y el bien humanos en su dimensión individual-personal y social. La fe cristiana propone a Jesucristo como el verdadero hombre que revela la verdad del hombre y lo orienta al don de sí. Una sociedad con raíces cristianas es la que se edifica desde el bien común como anticipo del reinado social de Cristo.

P. Todavía no nos ha hablado Ud. de la Exhortación Postsinodal del Papa Francisco «Amoris laetitia».

R. Aunque la Exhortación del Papa Francisco atraviesa todas las ponencias del Congreso, es verdad que le hemos destinado la ponencia final con una propuesta concreta: la presentación del «Vademécum para una nueva pastoral familiar a partir de la exhortación ‘Amoris laetitia’». Este Vademécum, preparado por tres profesores del Pontificio Instituto Juan Pablo II, será ofrecido como criterio para el acompañamiento de la pastoral familiar de la diócesis y como medio de formación de los sacerdotes y de cuantos colaboran en esta pastoral.

Del mismo modo en las conclusiones del Congreso se están preparando las claves para una lectura según la tradición del capítulo VIII: Acompañar, discernir e integrar la fragilidad. Se trata en definitiva de ofrecer certezas en un campo tan delicado y que no admite ningún tipo de ambigüedad.

P. ¿Alguna cosa más?

R. Como puede imaginar este Congreso está preparado por muchas personas que, tanto desde la delegación de Enseñanza como desde la de pastoral Familiar, han querido ofrecer un espacio de reflexión y un modo de obrar con carácter eminentemente católico. Para ello se ha cuidado que todo el desarrollo del Congreso esté acompañado por la oración: adoración al Santísimo, celebración de la Eucaristía y Vigilia de Oración para las familias. También habrá una oferta para los niños que seguirán su propio itinerario del Congreso. Además de los congresistas que participen directamente, se podrá seguir el Congreso por Internet accediendo a: www.obispadoalcala.org

Convencidos del don que hemos recibido de la fe transmitida por nuestros padres y educadores, queremos comunicar a cuantos se interesen por seguir este Congreso el legado que nos ofrece la tradición familiar y educativa engendrada en el seno de la Iglesia Católica, nuestra Madre. Nuestro modelo de referencia, como no puede ser de otro modo, es la Sagrada Familia de Nazaret. A ella encomendamos este Congreso que ofrecemos desde la diócesis de Alcalá de Henares.

(Realizó la entrevista el Equipo WEB de la diócesis de Alcalá de Henares)

Gabriel Ariza


3 COMMENTS ON THIS POST To ““La familia cristiana y la escuela católica han de reconocerse como «minorías creativas» para la renovación de la sociedad””

  1. bergantinproaalcielo dice:

    Salvo honrosas excepciones que nunca faltan gracias a Dios y a la fuerza de su Espíritu, hoy día la escuela católica se ha convertido en un nido de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias, fábrica de agnósticos y de ateos, y en todo caso promotora del laicismo o como mucho de un falso catolicismo “light”.

    A pulso se lo ha ganado la Iglesia, esto es, la mala acción pastoral de no pocos de sus pastores. Lo digo con un ejemplo práctico de mi cosecha: desde hade varios lustros me consta que algunos profesionales de la docencia vecinos de mi pequeña ciudad, la cual no llega ni a los 40.000 habitantes (o sea, que “nos conocemos todos”), imparten docencia en la escuela católica. Pues bien, conozco el dato siguiente: puesto que los conozco un poco en persona, dado que ellos y ellas mismos me lo han confesado en algún momento, y dado que jamás de los jamases los he visto en misa en la parroquia a la que ellos y yo pertenecemos (y esto así confirmado, durante lustros), concluyo con que no son católicos practicantes.

    De modo que otra conclusión: la inmensa mayoría de los educadores de la escuela católica no son católicos practicantes, no digamos ya militantes. E incluso los hay abiertamente laicistas, en diverso grado anticatólicos. Pero ¿militantes entusiasmados con Cristo y con su Iglesia, fieles al Evangelio, la Tradición y el Magisterio, seglares empeñados en sacar adelante familias militantes abiertas con generosidad a la vida (tener hijos según el plan de Dios) y a una espiritualidad conyugal de conversión? De estos, se cuentan con los dedos de la mano y sobran dedos.

    Otro ejemplo personal más, me van a permitir. Mientras quien estas líneas escribe estaba en el Seminario Diocesano de Canarias (cursos 2001-2004), todos los veranos escribía a todos los centros católicos concertados-privados de la isla de Gran Canaria. Les pedía que, dado que había tenido que dejar de trabajar como docente para la escuela pública canaria para poder ingresar al Seminario y considerando los gastos que debía acometer durante los años de formación (pagar la estancia en el Seminario, ayudar un poco en mi casa, mantener un coche, mantener suscripción a publicaciones escritas misioneras y militantes, etcétera), me presentaba como candidato a dar clases de apoyo en verano a alumnos de Secundaria y aun de Primaria en las asignaturas propias de mi especialidad (Lengua Castellana y Literatura) y de Humanidades: Filosofía, Historia…

    Era, huelga casi aclararlo, para ganar algo de dinero con que costear el gasto de todos esos años, el gasto previsto. Todo habría sido en la economía sumergida. Empero, jamás de los jamases recibí una respuesta, ni siquiera una respuesta; mejor, la callada por respuesta, esto es lo que recibí siempre, invariablemente.

    Luego, ya dejado el Seminario Diocesano en el 2004, seguí enviando mi currícuum vitae invariablemente, año tras año, curso tras curso (a veces, hasta tres veces a lo largo de un mismo curso), a cientos de colegios católicos concertados y privados de toda España (debo tener más de 1000 direcciones de centros educativos católicos españoles). Siempre con el mismo resultado: en el 99% de los casos, ni te responden, nada, la callada por respuesta; en el 1% restante, te dicen que lo lamentan, que no tienen hueco.

    Para toda clase de arribistas, advenedizos, antimilitantes, tibios, burócratas, antinatalistas, feministas incluso, neomarxistas, apóstatas y demás familia sí tienen “hueco”, pero para un servidor nunca han tenido hueco. Ni siquiera tras explicarles mi trayectoria militante, mi condición de apologeta de la fe católica con mantenencia de bitácora en Internet, mi fidelidad a Cristo y a su Iglesia, mi estar al día en la vida de la Iglesia, mi inquietud intelectual capaz de ir con facilidad de la literatura a la filosofía y de esta a la teología y de esta al cine, etcétera, mi apuesta por la familia cristiana militante como Iglesia doméstica o escuela de evangelización (fidelidad, apertura generosa a la vida, espiritualidad conyugal…), mi gesto entre ingenuo y generoso e idealista al renunciar a mi plaza como funcionario interino al ingresar al Seminario Diocesano de Canarias: quemé las naves por idealista, por ingenuo, ya he dicho, y luego me he hinchado a pedir ayuda, desde la diócesis de Canarias y al resto de diócesis y obispados de toda España, y nada, en el 99% de los casos , la callada por respuesta. Incluso al papa Francisco escribí una carta como de 4-5 folios hace ya 2 años y 2 meses, y envié el regalo de un ejemplar dedicado de mi última obra publicada, con idéntico fruto o resultado: la callada por respuesta. Más sangrante si cabe la misma porque durante todo este tiempo, Francisco ha seguido recibiendo a ateos, feministas, abortistas, laicistas, a la pareja homosexual española compuesta por el transexual Diego Neira y su compañera lesbiana Macarena (a estos los llamó el propio papa Francisco, los agasajó, se les pagó el viaje, se hicieron juntos fotos que se han hecho virales…).

    A mí, empero, ni agua. Me han tratado como a un apestado. A este respecto, querría confesar que con monseñor Francisco Cases Andreu, actual titular de la diócesis de Canarias, me sucedió que luego de estar meses y meses enviando mi currículum vitae a su obispado, de llamadas telefónicas para concertar una cita, de recurrir incluso a correos electrónicos para lo mismo, vamos, de echar mano de todos los canales posibles para llegar a hablar con tan distinguido señor, por fin conseguí que desde la secretaría del obispado me dieran una respuesta de respuesta en forma de “sí, de acuerdo, él está ahora, está ya avisado, sube y lo esperas en los bancos de arriba, él una vez salga te ve y ya te recibe”. Y así precedí. Mas tampoco: el prelado nada más verme me dirigió una mirada que a mí me resultó muy fría, incluso despectiva, y sin mediar palabra me dejó que siguiera esperándolo, toda vez que él bajaba de la parte alta del obispado. Y hoy sin embargo ha quedado como un héroe nacional casi, como un celoso pastor de su Iglesia capaz de convocar hasta un acto de desagravio por la mofa blasfema acontecida hace unas pocas fechas en la Gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

    Vivir para ver. Pero en fin, aunque humillado, despreciado y ninguneado por las autoridades eclesiásticas a cuyas puertas he venido tocado en petición de ayuda desde el año de gracia de nuestro Señor de 2004 hasta la actualidad, uno no ha de ser rencoroso, uno ha de tratar de perdonar aunque cueste; por esto, deseo toda clase de éxitos pastorales a este evento a celebrar en la diócesis de Alcalá de Henares entre los días 11 y 12 del corriente marzo, bajo el título de “La familia cristiana y la escuela católica”, con el subtítulo de “minorías creativas para la renovación de la sociedad”.

  2. Jaimito dice:

    Gracias Mn. Reig

  3. dnjp dice:

    Lo has clavado bergantinproaalcielo, pero así va la escuela “católica” como va. Te animo a que oposites y te olvides de todos esos miserables. Un abrazo en el Señor.