Infovaticana
El evangelio según san Mateo
Cine

El evangelio según san Mateo

paterjm
4 marzo, 2017

Hemos comenzado la Cuaresma. En el aspecto netamente cinematográfico, este es un tiempo propicio para el cine religioso. Como es tradicional, a medida que se acerque la Semana Santa, la televisión emitirá películas tan conocidas como Los diez mandamientos, Ben-Hur, Quo Vadis o La pasión de Cristo, que se ha convertido en un clásico moderno. Aunque procuraremos mencionar estos largometrajes a lo largo de estos días, hoy dedicaremos la sección a una de las mejores cintas sobre la vida del Señor.

Como su propio título indica, la película es una versión del primero de los Evangelios. Aunque hay muchos ejemplos de esto en la historia del cine, lo característico de ella es que su guion es prácticamente una adaptación en imágenes del texto sagrado. En efecto, desde la concepción del Salvador hasta su resurrección, todos los fotogramas se enraízan en las palabras del evangelista. Por ello, es un film que da poco margen a la interpretación; más bien al contrario, y dado su origen, fomenta la religiosidad del espectador cristiano. No en vano, consiguió varios premios en festivales católicos y fue dedicado al papa san Juan XXIII.

Gracias a esta premisa, el lector puede pensar que su responsable es un cineasta de las características de Mel Gibson, es decir, un artista católico sin complejos a la hora de manifestar su fe. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El autor es el italiano Pier Paolo Pasolini, director de las excelentes Teorema y Pajaritos y pajarracos, pero conocido sobre todo por su condición de homosexual, de ateo y de comunista. Estas tendencias, sin embargo, no son óbice para ofrecernos un relato entrañable y apasionado sobre la vida de Jesús.

En honor a la verdad, su ideología política y sus prejuicios contra la Iglesia pueden ser detectados sutilmente en algunas escenas del film. Por ejemplo, respecto a lo primero, la cinta está salpicada de imágenes que muestran a obreros enarbolando hoces y martillos como símbolo de victoria; en cuanto a lo segundo, los miembros del sanedrín que condenan a Jesús visten unas mitras episcopales impropias de la época. Pero ello, como hemos dicho, no desmerece nada de una película que es imprescindible para este tiempo de Cuaresma.

 

paterjm

Sacerdote cinéfilo

@paterjm