PUBLICIDAD

Cifuentes multa al director del colegio católico Juan Pablo II

|

juan-pablo-ii

Con la ley contra la LGTBIfobia en la mano, la Comunidad de Madrid inicia un procedimiento sancionador al responsable de una carta que advertía sobre la ideología de género y denunciaba los intentos de imponer una ideología a fuerza de sanciones.

El director del colegio católico Juan Pablo II de Alcorcón, Carlos Martínez, se ha convertido en la primera víctima de la ley contra la LGTBIfobia aprobada el pasado mes de julio en la Asamblea de Madrid.

La Comunidad de Madrid, presidida por Cristina Cifuentes, ha iniciado un procedimiento sancionador al director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón por la carta que envió a las familias del centro en la que advertía acerca de la ideología de género y denunciaba los intentos de imponer una ideología a fuerza de sanciones.

La Consejería de Políticas Sociales ha decidido sancionar con una multa de 1.000 euros por una infracción leve de la ley autonómica al director del mencionado centro católico, tras haber expuesto en una carta su punto de vista sobre la ideología de género y la ley contra la “LGTBIfobia”. Ahora el director del colegio dispone de quince días para presentar alegaciones.

La libertad en España, bajo amenaza

Esta sanción da la razón a la recién creada Plataforma por las Libertades que en su Manifiesto señala que la libertad en España se encuentra amenazada por la aprobación de leyes totalitarias que, bajo el pretexto de combatir la “LGTBIfobia”, tratan de imponer una ideología.

La Plataforma por las Libertades ha denunciado, asimismo, que estas leyes impiden que se pueda opinar en libertad bajo pena de sanción, niegan el derecho a la libertad de quienes no comparten la ideología de género y atentan contra la libertad de educación y el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones.

Denunció el ‘despropósito’ de imponer una ideología a fuerza de sanciones

La persecución contra el centro católico Juan Pablo II y su director comenzó el pasado mes de septiembre, cuando en una carta a las familias del colegio se señalaba que “nuestros políticos se entretienen en generar problemas inexistentes y complicar las cosas” y en lugar de “defender la familia y nuestras raíces cristianas”, se ocupan en desarrollar “legislaciones tan absurdas como la Ley de Ideología de Género aprobada en la Asamblea de Madrid”.

En la carta se denunciaba la “barbaridad” que supone “prescindir de la verdad natural del hombre y del derecho inalienable de los padres a la educación de los hijos”. Asimismo, se afirmaba que la ideología de género es una maquinación condenada a la disolución y al fracaso. A continuación, un fragmento del texto por el que el director del mencionado centro ha sido sancionado:

“Qué barbaridad prescindir de la verdad natural del hombre y del derecho inalienable de los padres a la educación de los hijos! ¡Qué dogmatismo acusar de discriminación a quien piensa diferente! ¡Qué despropósito pretender imponer una ideología a fuerza de sanciones! La mentira siempre tiene miedo a la luz de la verdad y al contraste de las ideas. El parecido con el fanatismo terrorista es inquietante.”

PUBLICIDAD

Celebraba, asimismo, que existan “obispos valientes que tienen clara su función pastoral de educadores y testigos de la verdad”. Esta afirmación la hizo en referencia a los obispos de Alcalá de Henares y Getafe que condenaron el “ataque a la libertad religiosa y de conciencia” que suponen las leyes LGTB aprobadas en los últimos meses en la Comunidad de Madrid.

Tras una denuncia de una asociación LGTB que tuvo acceso a esta carta, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ordenó una inspección al colegio y la Consejería de Políticas Sociales abrió una investigación para evaluar si el contenido de la carta conculcaba la ley contra la “LGTBfobia”. Además, la Comunidad de Madrid envió a la Fiscalía la carta para que investigara si su contenido incurría en posible delito.

La Inspección Educativa de la Comunidad de Madrid concluyó que la carta del director del colegio Juan Pablo II no vulneraba la normativa que rige los conciertos y que no había, por tanto, motivo para la revocación del concierto educativo. Asimismo, la inspección comprobó que las familias del colegio Juan Pablo II consultadas afirmaban estar “muy contentas” con la educación que sus hijos reciben en este centro de ideario católico.

12 comentarios en “Cifuentes multa al director del colegio católico Juan Pablo II
  1. Regalico navideño. Los obispos seguirán con los ojos cerrados mientras no se toque el concordato y las habas y lentejas. Ya entiendo su adhesión incondicional al régimen bergogliano.

  2. Serán juzgados en TEDH es una aberración de Ley y Cifuentes muy peligrosa. Boicot a Cifuentes y al bujarxxxxn de Rajoy y PP. Delito de opinión este director ha sido castigado por delito de opinión……… en la UE 2016. Quieren exterminar la familia cristiana y la religión.

  3. Esto es un ultraje, una real mordaza a la libertad de expresión, una odiosa tiranía impropia de las libertades que ellos mismos propugnan. Mejor dicho, ellos propugnan toda clase de libertinaje de acuerdo a sus mentes desorientadas y para imponer sus desviadas ideologías, pasan sobre las libertades ciudadanas. Esto es un ultraje, no una sanción. España va mal así.

  4. Esto es un disparate monumental. No se puede sancionar por opinar contra una ley, otra cosa sería contra un colectivo .Aquí siempre se ha admitido la libertad de expresión contra la Constitución. Por ejemplo, contra la unidad de España que consagra. ¡ Cuánto más contra una simple ley ordinaria de una Comunidad Autónoma ! Cifuentes castiga a muchos de sus votantes, y se lo harán pagar. ¡ Va a sancionar a todos los que estén en contra de las leyes que promueva el PP en la Comunidad de Madrid!

  5. En realidad, esta tolerancia asimétrica que nos oprime fue un proyecto de la Escuela de Frankfurt, que a su vez se inspiró en Gramsci.

    En resumen, Gramsci y la Escuela de Frankfurt se percataron de que el máximo obstáculo a la instauración del marxismo era la existencia de las clases medias y su sistema de valores (familia, religión cristiana, valores morales, etc.).

    Por tanto, dado que en Europa no era posible una revolución marxista abierta, había que emprender lo que Gramsci llamó el “camino largo” hacia el marxismo. Es decir, había que subvertir el orden social tradicional, debilitar o destruir la familia, aplastar el cristianismo y los valores morales, y en definitiva destruir toda la civilización occidental, que se consideraba el máximo obstáculo para el gran advenimiento del marxismo.

    Para ello, la Escuela de Frankfurt y en concreto Marcuse propugnó la infiltración en todas las instituciones (universidad, enseñanza, Iglesia, prensa, etc.).

    Como el propio Marcuse señala en su ensayo “Tolerancia represiva”, era preciso adoptar una tolerancia asimétrica. Había que ser muy tolerante con toda idea y movimiento que supusiera una amenaza contra el llamado “sistema” (ya sea el feminismo, ecologismo radical, ideología de género, revolución sexual, divorcio, aborto o cualquier otra idea o sandez que pudiera socavar el susodicho “sistema” opresor).

    Por el contrario, según Marcuse, había que ser intransigente y “represivo” contra cualquier idea, filosofía o movimiento de carácter tradicional, como el cristianismo, la defensa de la familia, la filosofía tomista, los valores y virtudes cristianos, o simplemente cualquier valor o virtud no revolucionaria.

    Según la Escuela de Frankfurt, la represión de las ideas indeseadas debía llevarse a cabo denigrando y crimininalizando al oponente o simplemente hacíendole objeto de todo tipo de burla y mofa, o mediante el ostracismo social.

    Esto es lo que vemos actualmente tanto en los medios de comunicación como en simples tertulias de café y en toda nuestra sociedad. Todo disidente de las ideas “progresistas” es descalificado, burlado o incluso es objeto de agresión virulenta. Es la triste historia de los últimos 50 o 60 años. El pensamiento ha quedado secuestrado por unas élites marxistas culturales y los disidentes (ellos los llaman “obstruccionistas”) sufren un ataque fulminante. La tolerancia represiva es así.

    Todo esto no son elucubraciones ni conspiranoias. Las publicaciones de Gramsci y la Escuela de Frankfurt están al alcance de todo el que las quiera consultar.

    Por cierto, uno de los iconos de Podemos es, precisamente, Gramsci.

    Tristemente, hoy vemos que la “tolerancia represiva” de la Escuela de Frankfurt invade también la propia Sede de San Pedro.

  6. La casique de Madrid, descendiente de Marx y Lenin , su edad no le permitió todavía andar en las fuerzas rojas de la guerra civil española , pero ahora como dirigente de la Ciudad de Madrid , quiere cumplir sus anhelos seniles de la Dictadura atea que posee, ella y sus concejales y si no acuérdense de la Carmena la concejala que se desnudó un una Misa en la universidad. Hay que pedirle a Dios Nuestr Señor que se APIADE DE ESPAÑA! , PO LA DESCRISTIANIZACION QUE COMO HUMEDAD AVANZA Y AGREDE , entre los Políticos de Izquierda, los seguiidores Eta y gente indiferente que no le importa quitar a DIOS de la vida publica y privada . DIOS SANTO TEN COMPASIÓN DE ELLOS Y DE NOSOTROS . GUADALAJARA MÉXICO.

  7. bueno yo no soy de españa ni se como ande españa de mal..pero eso de la libertad del genero es un afan de querer revivir a como de lugar a sodoma y gomorra y eso de los ataques a los catolicos igual solo se que lo que dios a puesto dentro de cada humano no lo podra quitar nadie..como lo es no ser gay..porque dios no hizo al gay..ni a las lesbianas..tambien dios puso la fe en el corazon humano..y eso nadie podra borrar JAMAS..el hombre sabe y sabra siempre que su padre eterno es dios..nadie mas que el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles