PUBLICIDAD

Kasper espera que se abra el camino a la comunión compartida

|

walter kasper

Preguntado por un posible texto conjunto de luteranos y católicos sobre la Iglesia, la Eucaristía y el ministerio, el cardenal Kasper ha manifestado su esperanza en que una declaración abra el camino a la comunión eucarística compartida en situaciones particulares, especialmente en el caso de los matrimonios mixtos. 

El cardenal Walter Kasper ha concedido una entrevista al diario italiano Avvenire en la que ha analizado la visita del Papa Francisco a Suecia con ocasión de la conmemoración de los 500 años de la Reforma y las actuales relaciones entre la Iglesia católica y los luteranos.

El prelado alemán ha asegurado que Lund ha confirmado el proceso ecuménico y los resultados de los diálogos anteriores y ha proporcionado un nuevo impulso. En su entrevista a Avvenire, señala que aunque no se pueden esperar milagros, se espera que este año sirva para completar el camino del conocimiento recíproco que fomente el diálogo y la decisión de caminar juntos hacia el futuro.

Preguntado por un posible texto conjunto de luteranos y católicos sobre la Iglesia, la Eucaristía y el ministerio, el cardenal Kasper ha manifestado su esperanza en que la siguiente declaración abra el camino a la comunión eucarística compartida en situaciones particulares, especialmente respecto a los matrimonios y familias mixtas, “que en países como Alemania y Reino Unido constituye un problema pastoral urgente”.

Según señala el Catecismo de la Iglesia católica, en numerosos países la situación del matrimonio mixto entre un católico y un bautizado no católico se presenta con bastante frecuencia y exige una atención particular de los cónyuges y de los pastores.

En la Declaración Conjunta firmada por el Papa Francisco y el presidente de la Federación Luterana Mundial el pasado 31 de octubre en Lund se señala:

“Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa, como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de los que comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y sed espiritual de nuestro pueblo con el fin de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo”. 

En un artículo sobre la intercomunión entre católicos y protestantes, el vaticanista Sandro Magister recoge la respuesta que el Papa Francisco dio el 15 de noviembre de 2015 en su visita a la Christuskirche, la iglesia de los luteranos de Roma, a una protestante que le preguntaba si podía acercarse a la comunión junto a su marido católico:

“Gracias, señora. La pregunta sobre el hecho de compartir la Cena del Señor para mí no es fácil responderla, sobre todo ante a un teólogo como el cardenal Kasper. ¡Me da miedo! Pienso que el Señor cuando nos dio este mandato nos dijo: ‘Haced esto en memoria mía’. Y cuando compartimos la Cena del Señor, recordamos e imitamos, hacemos lo mismo que hizo el Señor Jesús. Sí que habrá una Cena del Señor, habrá un banquete final en la Nueva Jerusalén, pero será lo último. En cambio en el camino me pregunto – y no sé cómo responder, pero su pregunta la hago mía –: compartir la Cena del Señor, ¿es el final de un camino o es el viático para caminar juntos? Dejo la pregunta a los teólogos, a los que entienden. Es verdad que en cierto sentido compartir es afirmar que no existen diferencias entre nosotros, que tenemos una misma doctrina – destaco la palabra, palabra difícil de comprender –, pero me pregunto: ¿no tenemos el mismo Bautismo? Y si tenemos el mismo Bautismo debemos caminar juntos. Usted es testigo de un camino incluso profundo porque es un camino conyugal, un camino precisamente de familia, de amor humano y de fe compartida. Tenemos el mismo Bautismo. Cuando usted se siente pecadora – también yo me siento muy pecador –, cuando su marido se siente pecador, usted va ante el Señor y pide perdón; su marido hace lo mismo y va al sacerdote y pide la absolución. Son remedios para mantener vivo el Bautismo. Cuando vosotros rezáis juntos, el Bautismo crece, se hace fuerte; cuando vosotros enseñáis a vuestros hijos quién es Jesús, para qué vino Jesús, qué hizo por nosotros Jesús, hacéis lo mismo, tanto en lengua luterana como en lengua católica, pero es lo mismo. La pregunta: ¿y la Cena? Hay preguntas a las que sólo si uno es sincero consigo mismo y con las pocas luces teológicas que tengo, se debe responder lo mismo, vedlo vosotros. ‘Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre’, dijo el Señor, ‘haced esto en memoria mía’; es un viático que nos ayuda a caminar. He tenido una gran amistad con un obispo episcopaliano, de cuarenta y ocho años, casado, con dos hijos, y él tenía esta inquietud: la esposa católica, los hijos católicos, él obispo. Él acompañaba los domingos a su esposa y a sus hijos a misa y luego iba al culto con su comunidad. Era un paso en la participación en la Cena del Señor. Y él siguió adelante, era un hombre justo, y el Señor lo llamó. A su pregunta le respondo sólo con una pregunta: ¿cómo puedo hacer con mi marido, para que la Cena del Señor me acompañe en mi camino? Es una cuestión a la cual cada uno debe responder. Pero me decía un pastor amigo: ‘Nosotros creemos que el Señor está allí presente. Está presente. Vosotros creéis que el Señor está presente. ¿Cuál es la diferencia?’ – ‘Eh, son las explicaciones, las interpretaciones…’. La vida es más grande que las explicaciones e interpretaciones. Haced siempre referencia al Bautismo: ‘Una fe, un bautismo, un Señor’, así nos dice Pablo, y de allí sacad las consecuencias. No me atrevería nunca a dar permiso para hacer esto porque no es mi competencia. Un Bautismo, un Señor, una fe. Hablad con el Señor y seguid adelante. No me atrevo decir más”.

 

14 comentarios en “Kasper espera que se abra el camino a la comunión compartida
  1. ¿ Sólo con los luteranos ? ¡ Qué poco ambicioso ! ¿ Y porqué no con las lesbianas, los trans, los ateos, etc ? ¡ No sabía que los luteranos estuvieran tan cerca de los católicos ! ¿ No será que somos los católicos quienes, cada vez, estamos más cerca de los luteranos ?

  2. Si no interpreto mal, eso puede significar que el Cardenal no crea en la presencia Real de Cristo en la Eucaristía católica, porque en la luterano no está. Y de Dios, en la Eucaristía a la nada en lo otro hay un pequeño….

  3. Si uno no cree en la transubstanciación, pues entonces es normal y coherente que quieran compartir la “comunión” con cualquier ser vivo, ya sea mamífero, vegetal, animal, crustaceo o mineral.

  4. Esto es ridículo.
    San Pio X es cismático porque condenaba la libertad religiosa como los lefebvristas. Es más, todos los papas anteriores a Juan xxiii la condenaban.
    Ergo Kasper no es cismático.
    Tenemos Santos que son cismáticos.
    Vaya. Ni pies ni cabeza.

  5. Quien quiera misa tridentina o es un cismático o tiene que pedir permiso.
    Quien consagre rosquillas o reparta revistas gays en la parroquia, es un luchador por los pobres y no tiene que pedir ningun permiso para sus aquelarres.
    A unos no se les levantaba la excomunion y a otros ni siquiera los excomulgan.
    La incoherencia no viene del Espiritu Santo sino del demonio.

  6. ¡¡adoremus in aeternum Sanctisimun Sacramentum!!
    y a Kasper y su mandante: Dios les dé tiempo de arrepentirse del mal que hacen; pero los arrebate proto prontísimo.

  7. En la sociedad civil, el divorció y el aborto, siguió la misma táctica: presentar casos limite, para que se aprovaran leyes que han resultado ser muy nocivas para la sociedad: una tasa de divorcios de más del 50% , y millones de bebes abortados cada año.
    El demonio sigue con la misma táctica en la Iglesia: casos limite, como una pareja de divorciados recasados, con nuevos hijos, que no pueden abandonarlos, y ¡chas! ya tenemos introducido el “divorcio catolico”, y ahora las parejas mixtas, que la parte luterana no puede comulgar, y ¡chas!, ya tenemos la profanación de la eucarístia. En fin, la misma táctica que se ha usado en la sociedad civil, para cargarse el matrimonio y la vida indefensa, ahora se usa para cargarse los sacramentos, y la teología.
    “Una sola fe, un solo bautismo, etc”, es una frase falsa, porque catolicos y luteranos no compartimos la misma fe. Una frase manipulada para justificar los injustificable.
    Los hijos de Satanás no descansan hasta conseguir lo que quieren. Como dijo alguien, el mal triunfa, sobre todo, por el silencio de los buenos.

  8. Kasper es Bergoglio. No habla por iniciativa propia sino por mandato imperativo de la Mafia de San Galloglio. Se abre otro capítulo más de patadas a los sacramentos. Y luego nos quejamos de profanaciones extraeclesiales cuando estamos sobrados de intraeclesiales que los ” buenos ” consienten.

  9. Elegid bien, o estas con jesucristo fiel a sus enseñanzas, o estas con el demonio, prepararos para el cisma que se avecina. O estas con jesucristo iglesia tradicional, o con el demonio modernista…elegir bien!

  10. Cuántas personas creen que pueden ponerle límites al Poder y Misericordia de Dios pese a que Jesús curaba enfermos en los Sábados, cuyo carácter sagrado era una verdad que los fariseos defendían a brazo partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles